¿Hay más granos de arena en la Tierra o estrellas en el universo?

No se puede calcular un número exacto, pero la estimación que se tiene es inesperadamente bella.

Para ver el mundo en un grano de arena,
Y el Cielo en una flor silvestre,
Abarca el infinito en la palma de tu mano
Y la eternidad en una hora.

– William Blake

¿Cuántos granos de arena hay en el planeta, y cuántas estrellas en el universo? Aunque la pregunta sea tautológica –ya que a simple vista la respuesta puede parecer poco útil– el acto de preguntarlo es imprescindible para vislumbrar la maravillosa maquinaria del universo.

Un grupo de científicos en Hawái se propuso contestar estas dos preguntas, y averiguar si hay más granos de arena que estrellas, o viceversa. Para ello, primero postularon el tamaño promedio de un grano de arena y el número de granos de arena que caben en una cucharada de té. Luego el número de playas y desiertos del mundo. Multiplicados todos juntos, el número es impactante: 7.5 x 10 a la dieciochava potencia. En otros términos, 7 quintillones, 500 cuatrillones de granos.

Calcular el número de las estrellas es aún más complicado, ya que los límites del espacio son en gran medida especulativos. Los científicos estimaron el número de estrellas potencialmente observables por el Hubble (el telescopio satelital más poderoso del planeta) e incluyeron todo lo que tintinea en el firmamento, desde estrellas ordinarias, cuásares, enanos rojos e incluso galaxias completas. ¿El resultado? 70 mil millones de millones de millones de estrellas (y sólo es un estimado).

hay-mas-granos-de-arena-en-la-tierra-o-estrellas-en-el-universo-

Las implicaciones de esta respuesta son grandiosas. La Tierra es un pequeño planeta en el contexto del universo entero, y el hecho de que contenga tantos granos de arena comparados con las estrellas en el cielo es inspirador, por decir lo menos. El universo es tan vasto visto desde cerca como lo es desde lejos. La Tierra es un grano de arena del inconcebible universo, que contiene a su vez millones y trillones de granos de arena. Y lo decía William Blake: Para ver el mundo en un grano de arena y el cielo en una flor silvestre, abarca el infinito en la palma de tu mano.

Para rematar esta investigación, los científicos se hicieron una tercera pregunta: ¿Cuántas moléculas hay en una gota de agua? Resulta que toma solo 10 gotas de agua para que el número de moléculas de H2O igualen el número de estrellas en el cielo.

Si consideras esta información, la perspectiva de la realidad da un tremendo giro. Si un universo puede caber en una gota de agua, entonces quizá todo lo que conocemos este contenido en una un grano de arena cósmico o en una gotita.

Este tipo de cuestionamientos, como por ejemplo ¿Cuánto pesa una nube? parecen diseñadas para hacernos reflexionar y narrarnos la existencia desde otra perspectiva.



Mira el documental favorito de Stanley Kubrick que fue nominado al Óscar (📽️)

El documental “Universo” (1960) inspiró una de las más aclamadas películas de Kubrick. ¡Míralo!

La asombrosa visión del universo que el aclamado director Stanley Kubrick logró con 2001: Odisea del espacio (1968) es un milagro de los efectos especiales. Antes de las técnicas digitales, e incluso antes de que la primera fotografía del planeta Tierra se diera a conocer, Kubrick retrató el espacio exterior de manera impresionante y exquisita. Su incomparable imaginación tuvo mucho que ver, pero pocos conocen la influencia que Universe, un documental corto nominado al Óscar en 1961, tuvo en él.

Este documental fue olvidado con el paso del tiempo, pero su lanzamiento dejó una huella indeleble en Kubrick. ¿Qué hay de interesante en Universe? En primer lugar, sus fascinantes efectos visuales. El filme de Roman Kroitor y Colin Low incorpora la técnica de “animación realista” que Kubrick llevaría a la más alta cúspide. En Universe se exploran las regiones más remotas del espacio, más allá de donde podría llegar cualquier telescopio. 

El aclamado director quedó tan sorprendido con el documental que lo estudió detalladamente para poder replicar su técnica. Incluso fue un paso más allá: contrató a Wally Gentleman, el maestro detrás de esos efectos visuales, para su película. Pero quizá la contratación que más ha marcado la historia del cine es la de Douglas Rain, narrador de Universe, cuya voz animaría nada menos que a HAL 9000, la supercomputadora frívola más querida de todos los tiempos. 

Este documental fue el primero en probar que la cámara podía servir de telescopio para asomarse a los cielos. Míralo entero aquí: