Extraño pero verdadero: beber demasiada agua puede matarte

Contrario a la moda que aconseja beber ocho vasos de agua al día, la ciencia nos advierte que no es verdad: demasiada agua nos deja sin minerales y puede causar hiponatremia, que es potencialmente fatal.

La mayoría de las personas cree que el líquido H2O es sinónimo de salud física. Constituyendo el 66 por ciento del cuerpo humano, el agua corre por la sangre, habita las células y se almacena en los espacios de en medio. El agua escapa de nuestro cuerpo todo el tiempo a través de la orina, el sudor, le defecación y el aliento exhalado. Reemplazar estas pérdidas es imprescindible, pero la rehidratación puede ser sobrepasada. Exista tal cosa como la sobredosis de agua, y ha habido cientos de casos que lo demuestran.

La hiponatremia se traduce como “insuficiente sal en la sangre”. Cuantitativamente hablando, significa tener una concentración de sodio en la sangre menos a 135 milimoles por litro, o aproximadamente 0.4 onzas por galón. La concentración normal es alrededor de 135 y 145 milimoles por litro. Casos severos de hiponatremia pueden llevar a la intoxicación de agua y enfermedades cuyos síntomas incluyen el dolor de cabeza, la fatiga, las náuseas, vómito, micción frecuente y desorientación mental.

¿De dónde sacó la idea la gente de que beber enormes cantidades de agua es sano? Hace algunos años, Heinz Valtin, un especialista en riñones del Dartmouth Medical School, decidió determinar si el consejo común de beber ocho vasos de ocho onzas de agua al día podía sostenerse al escrutinio científico. Después de explorar la literatura médica al respecto, Valtin concluyó que ningún estudio científico respalda el hecho “ocho por ocho”, beber tanto o más podría “ser dañino tanto en precipitar la potencialmente peligrosa hiponatremia y la exposición a contaminantes, y también en hacer que muchas personas se sientan culpables de no beber suficiente”. Desde que publicó sus hallazgos en American Journal of Physiology—Regulatory, Integrative and Comparative Physiology en 2002, ninguna publicación seria a probado lo contrario.

little baby drinking water from the tap during bathingEn los humanos, los riñones controlan la cantidad de agua, sales y otros solubles que dejan el cuerpo. Cuando una persona bebe demasiada agua en un corto periodo de tiempo, los riñones no pueden deshacerse de ella suficientemente rápido y la sagre se satura de agua. El exceso de agua es entonces llevada a los lugares del cuerpo con mayor concentración de sales y minerales y ultimadamente entra a las células, que se hinchan como globos para acomodarlas.

Y mientras la mayoría de las células tienen suficiente espacio para inflarse, no es el caso de las neuronas. Las células cerebrales tienen prácticamente cero espacio para inflarse, es por ello que un edema cerebral, que puede ser causado por demasiada agua, es tan peligroso.

Sin embargo, cuando una persona se ejercita las cosas cambian, “debes balancear lo que estas bebiendo con lo que estás sudando”, aconseja Verbalis, y ello incluye las bebidas para el deporte, que también pueden causar hiponatremia. Y aunque no es fácil medir la sudoración, una persona puede determinar cuánta agua consumir siguiendo el consejo principal de Verbalis: “bebe cuando tengas sed. Ese el mejor indicador”, después de todo así funciona la naturaleza, baste observar a los animales y los niños. 



Así se ve tu cuerpo sin el agua suficiente (Infográfico)

Sobre todo tu rostro, te indica que cuando está haciendo falta agua a tu organismo con indicios importantes.

El alimento es el motor de tu organismo, pero quizá en la misma proporción, también lo es el agua… No solo el cuerpo sobrevive menos tiempo sin agua que sin alimento; este líquido es responsable en gran parte de que en tu vida diaria tengas energía.

Cuando no te hidratas bien, te sientes más cansado, y  también menos feliz; el agua es un fundamental aliciente para tener un buen estado de ánimo. A nivel físico, tu cuerpo resiente notablemente la falta de hidratación, y no solo es cuestión de estética; tus uñas, cabello, piel… todos ellos te avisan continuamente que no estás bien hidratado con señales evidentes.

El siguiente infográfico realizado para mindbodygreen explica sintéticamente los efectos casi inmediatos de estar mal hidratado, muchos de ellos expresados en el rostro.

Traducción:

Columna izquierda:

Deshidratado

Acné:

La falta de agua promueve la acumulación de toxinas, que a su vez puede traducirse en brotes de acné.

Dolorosas quemaduras de sol:

La hidratación reduce los efectos de quemaduras y alivia la fatiga del cuerpo.

Ojeras:

La deshidratación debilita la frágil piel debajo de los ojos, lo que propicia las ojeras.

Nariz seca y roja:

Sobre todo si estas en lugares fríos, estar hidratado protegerá la piel de tu nariz y prevendrá su irritación.

Mayores resacas:

Si te hidratas, las resacas se aliviarán mucho más rápido.

Columna Derecha

Hidratado:

Cuero Cabelludo sano:

La caspa y la picazón están muy vinculadas a falta de hidratación ¡así que bebe agua!

Cabello y uñas fuertes:

Es muy importante tomar agua para que estén sanas; 8 vasos diarios.

Ojos brillantes y claros:

La deshidratación reduce los niveles de electrolitos y potasio en tu cuerpo, los cuales son esenciales para la salud de tus ojos.

Pérdida de peso:

Tomar 2 tazas de agua 20 minutos antes de cada comida te ayudará a perder peso.

Piel tersa y suave:

Beber agua promueve la elasticidad en la piel, lo que a su ves previene las arrugas.

Screen Shot 2015-08-13 at 7

 

 

 

 



¿Comer agua? Estos son los alimentos que más la contienen (Infográfico)

Si no te encanta beber agua natural, conoce las frutas y verduras que te aportarán más este líquido.

Somos muchas sustancias y procesos, pero sobre todo, somos agua. Este líquido es el principal componente en el organismo humano con un 70% del total. El cerebro humano, por ejemplo, es un 70% de agua, la sangre un 80% y los pulmones un 90%.

Tomar 2 litros de agua al día es lo recomendado, y puedes hacerlo directamente con agua natural o, si no te gusta el sabor, dándole un toque con cítricos, por ejemplo; aunque también es poco conocido que también podrías “comer” tu agua ingiriendo los alimentos que son más ricos en esta sustancia.

Compartimos este infográfico elaborado por skinnyms para que conozcas loa alimentos más ricos en agua y la cantidad en porcentajes de este líquido contenido:

 

Traducción:

Columna izquierda:

Lechuga iceberg; 96% de agua

Tomate rojo: 94% agua

Piña:87% agua

Pepino: 96% agua

Durazno: 88% agua

Chabacano: 86% agua

Naranja: 87% agua

Arándano: 87% agua

Coliflor: 87% agua

 

Columna derecha:

Carbage verde: 93% agua

Rábano: 95% agua

Calabacín: 95% agua

Fresas: 92% agua

Sandía: 92% agua

Pimientos dulces: 92% agua

Tomate verde: 93% agua

Toronja: 91% agua

Melón: 90% agua

Espinaca: 96% agua

Apio: 96% agua

744a4eb1b0b230f0b9a49d7b4e304f3c