Di adiós a las bebidas energéticas: estimúlate naturalmente con estos 6 hacks

La cafeína, taurina y azúcares que contienen las bebidas energéticas pueden tener muchas consecuencias negativas, mejor prueba con uno de estos métodos naturales para sentirte mejor.

Según estudios consumir de una a tres bebidas energéticas al día podría causar serios problemas cardíacos, de presión sanguínea y hasta podrían afectar nuestros hábitos de sueño. Muchos pensamos que es mejor beber una bebida con altos niveles de azúcar y otros compuestos que estar cansados, sin embargo, consumir estos productos puede ser muy nocivo y no nos ayudan a confrontar el verdadero problema.

Si quieres dejar atrás este tipo de bebidas, te recomendamos algunas maneras de llenar tu vida de energía. Aquí te compartimos algunas de ellas:

  1. Desayuna: según un estudio publicado en 1999, las personas que comen desayunos altos en fibra y carbohidratos se mantienen más alerta que aquellos que no desayunan.
  2. Bebe agua: empieza tu día con un vaso de agua, esto mantendrá a tus células hidratas y además estimulará tu sistema digestivo.
  3. Ejercítate: quizá no tengas ganas de hacer ejercicio cuando más cansado te sientas, pero las endorfinas y el movimiento te harán sentir mejor y fortalecerán tu sistema inmune.
  4. Continúa bebiendo agua: estar bien hidratado cambia todo, con solo tomar suficiente agua te sentirás mucho mejor en términos energéticos y físicos. Si no te gusta tomar agua busca una alternativa natural, como té o agua con limón.
  5. Come más salmón: los ácidos del omega 3 son ideales para la producción de energía, la circulación sanguínea y la salud cardíaca.
  6. Come chocolate oscuro: Si te sientes cansado puede que a tu cuerpo le haga falta hierro. El hierro ayuda a transportar el oxígeno alrededor del cuerpo, lo cual ayuda con muchos procesos celulares y a la producción de células rojas. 

Estos hábitos pueden mejorar tu vida de muchas maneras, pero lo mejor es que son fáciles de llevar a cabo. Si quieres cuidar te cuerpo debes nutrirlo todos los días, las bebidas procesadas solo te llenarán de energía por poco tiempo y después te harán sentir peor. 



Re-conoce tu organismo con la data sobre salud de la Web

En algún momento de la historia, la sociedad urbanizada perdimos los conocimientos básicos sobre la salud –el lenguaje de nuestro organismo–. La información compartida, tal vez sea un punto de retorno.

Conócete a ti mismo.

Aforismo griego

 

Con la llegada de internet y su extenso espacio de información disponible, las ciencias abrieron sus posibilidades de expansión. Hoy cualquier mente es una potencial productora de data, nueva o reinterpretada. Y aunque los especialistas juegan un papel relevante, millones de mentes están ahora en contacto con un compendio informativo, disponible para ser cotidianamente encausado. 

Históricamente, el mundo de la medicina, se ha construido con el análisis de información. ¿Qué fue lo que vivió un paciente, y qué pudo haberle causado tal reacción? los patrones, las semejanzas, son conjugadas para sugerir nuevos diagnósticos –y recordemos que la similitud de síntomas es el principal criterio para una prescripción médica. 

Los doctores han empleado por milenios el cruce analítico de datos para llegar a conclusiones sanitarias. Hoy que hay tanta información disponible en la web ¿cómo puede beneficiarse el mundo sanitario de ello? Sin duda, los doctores tienen acceso al análisis de millones de casos que podrían auxiliarlos en los suyos, pero, ¿y las personas comunes? 

Un problema originado por el estilo de vida, y también por la especialización, es que la mayoría de nosotros no tenemos siquiera los conocimientos básicos para entender cómo funciona nuestro organismo en un plano salud/enfermedad: síntomas básicos, reacciones, y tratamientos por molestias comunes.

Pero ahora con internet están disponibles bases de datos sobre miles de casos de personas que han pasado por tratamientos y enfermedades; ¿será que volveremos a familiarizarnos con la información básica de salud? Jonathann Bush, creador del libro Where Does it Hurt? An Enterpreneur’s Guide To Fixing Health Care, está convencido de que hay ahí una variedad de datos útiles para empresas de salud, y para millones de pacientes que pueden, con las preguntas necesarias, ayudar a sus médicos a que encuentren soluciones mucho más precisas y personalizadas.

El conocimiento de uno mismo está relacionado estrechamente no solo a la personalidad, sino a las características del cuerpo, a sus avisos sutiles de cuando algo está mal, o a ubicar sus agradecimientos cuando se encuentra en orden. La separación cultural entre nuestra mente y cuerpo se confirma justo en ese hueco cultural sobre el conocimiento de nuestro organismo. La información está ahí, lo que se requiere es la activación de un interés que nos devuelva la fascinación e inteligencia por comprender, una vez más, nuestro ser de manera integral.



¿Cómo hacer tu propia bebida casera de electrolitos?

Las bebidas energetizantes no son tan elaboradas como parecieran; en casa puedes hacerles la competencia, y más sanamente.

Los electrolitos son esas sustancias que tu cuerpo usa para que las células lleven impulsos eléctricos a otras células. El magnesio, sodio, fosfato, potasio, cloruro, etc., son electrolitos, y son especialmente necesarios al momento y después de hacer ejercicio.

Como recordarás, en la década de los 90 las bebidas de electrolitos se volvieron muy populares, sin duda, la más conocida, Gatorade. Sin embargo, estos líquidos no dejan de ser procesados y de tener endulzantes refinados, por ejemplo. Por ello, una mejor opción es hacer tus propias bebidas de electrolitos caseras (y a mucho menor precio) para mantener el balance en tu cuerpo durante periodos de ejercicio.

El sitio everydayroots comparte una utilísima receta para que te hagas tu bebida casera de electrolitos:

Ingredientes:

1/4 de taza de jugo de limón

1/4 de taza de jugo de lima

De 1 1/2 a 2 tazas de agua natural (depende de qué tanto quieras diluir el sabor de los cítricos).

1/8 de cuchara tetera de sal de mar

2 cucharadas de azúcar natural o de miel

Instrucciones:

Pon todo lo anterior en una licuadora y licúa hasta que la miel haya sido disuelta. O bien, coloca en una jarra y mezcla tú mismo el líquido. Finalmente tómalo con o son hielos y disfruta.