Artista honra a animales muertos con hermosas camas de flores

Maria Ionova-Gribina adorna la muerte de animales con flores que los hace parecer que están en un sueño profundo.

“Cuando mi hermano y yo encontrábamos un topo, pájaro o insecto muerto lo enterrábamos en la frontera de un bosque. Decorábamos su tumba con flores y piedras”, relata la artista de la serie Natura Morta, Maria Ionova-Gribina.

Sus fotos muestran la finitud de la vida y a la vez la belleza de la naturaleza muerta. La tradición de adornar tumbas con flores es tan antigua como la humanidad, pero en este caso, la fotógrafa rusa presenta los cuerpos de los animales recién muertos como si estuvieran en sueño profundo. El pájaro sueña que vuela, la ardilla sueña que corre, el puerco espín que cruza un paisaje… Las flores que adornan a cada animal fueron recolectadas del mismo lugar en que murieron (casi todos en accidentes) o del jardín de la artista. Las flores también son naturaleza muerta, y la composición está, paradójicamente, llena de vida.



La singular belleza y alegría de las ventanas con flores (FOTOS)

Es una costumbre milenaria y primaveral que le da vida y color a las ciudades. Acoplar tu jardinera de ventana es muy sencillo

Ya llegó la primavera y, con ella, las flores que inundan el mundo con su alegría. En las ciudades no es muy común ver este fenómeno estacional, de no ser por los parques y algunos jardines; pero hay una manera preciosa y milenaria en que las calles se llenan de esta ola estética y de vida: las flores en las ventanas. 

Es muy sencillo crecer flores en tu ventana; lo único que debes hacer es conseguir un contenedor y acoplarlo, algo así como lo que se muestra en la siguiente imagen. (Para darles espacio, tu contenedor debe tener el largo de tu ventana y de ancho entre unos 20 y 25cm como mínimo).

Te mostramos algunos ejemplos de esta preciosa costumbre de asomar las flores primaverales por la ventana:

 



¿Qué pensarías de convertirte en composta cuando mueras?

Este nuevo proyecto propone construir edificios donde los cuerpos puedan ser convertidos en composta para alimentar plantíos y jardines comunitarios dentro de la ciudad donde se encuentren.

Tan solo en Estados Unidos, cada año se usan más de 90 mil toneladas de acero y más de un millón y medio de hectáreas de árboles para construir ataúdes, y se usan más de 750 mil galones de formaldehido para embalsamar, así que los cuerpos no se pueden descomponer naturalmente. La cremación también requiere una dosis enorme de combustibles fósiles. En pocas palabras, la muerte es natural pero el entierro moderno no lo es.

Si lo pensamos, es bastante ridículo que incluso después de muertos sigamos dejando nuestra huella de carbón en el planeta. Por ello, la diseñadora Katrina Spade inventó un proyecto llamado Urban Death Project.

Spade lleva tiempo trabajando en una alternativa más orgánica para la muerte. No solo en cuanto a problemas ambientales, sino también considera el problema del espacio en los cementerios, que toman muchísimas hectáreas de tierra y cada vez se expanden más. La diseñadora quería encontrar una alternativa que permitiera que las personas fueran enterradas en las ciudades.

3034424-inline-i-3-burial-isnt-green-so-this-design-turns-you-into-compost-when-you-die

El diseño utiliza composta para convertir a los cuerpos en material nutritivo para la tierra para granjas o plantíos cercanos o jardines comunitarios. Así, las personas literalmente se vuelven parte de la ciudad que alguna vez amaron.

Spade visualiza un edificio de cuatro pisos que pueda construirse en barrios alrededor de una ciudad, que sirvan para generar composta y como un lugar para rituales donde los familiares y seres queridos puedan acudir y ver a la persona fallecida por última vez. El proceso de composta tomaría alrededor de 30 días.

La diseñadora está consciente de que esto no será atractivo para todos, especialmente para aquellos muy religiosos o tradicionales, sin embrago, será una opción ecológica para aquellos que vean la muerte como parte de la naturaleza, como un evento que está diseñado por la naturaleza para regresar a la naturaleza y alimentarla.

El sugestivo lema del proyecto lo resume bien: “Solo vives dos veces”.

 

También en Ecoosfera: Poetree: la urna fúnebre que te permite plantar un árbol en las cenizas