Aprende a combinar las frutas para mejorar tu alimentación

Para aprovechar al máximo sus beneficios, evitando que nos perjudique en la digestión, es necesario saber cuáles son los tipos de fruta y la combinación más saludable para nuestro organismo.

Comer frutas, además de nutritivo, es sencillamente delicioso. A través de sus sabores exóticos, ácidos y dulzones, las frutas transmiten increíbles fuentes de nutrientes y energía, tales como la fibra, antioxidantes y vitaminas.

A pesar de ser un alimento de fácil digestión, hay ocasiones en que nuestro estómago no soporta del todo cierta fruta a una hora del día. Esto sucede pues la fructosa natural de las frutas es azúcar que nutre al cerebro y al páncreas, la cual no causa fermentación siempre y cuando se le combine correctamente.

 Por lo que, es recomendable evitar combinar la fruta con otros alimentos, ya que el azúcar de las frutas fermentará el complemento con el que se le combine, causando descomposición prematura e indigestión. Además que lo ideal es comerlas solas y con el estómago vacío, esperando a que hagan digestión (aproximadamente media hora) para consumir otro tipo de alimentos. Por ejemplo, combinar pan o guisados con jugo de naranja no es lo mejor para la digestión, ya que la naranja fermentará los alimentos afectando al hígado. De modo que el cuerpo, a la larga, pueda debilitarse y esté más propenso a otro tipo de enfermedades.

Para aprovechar al máximo sus beneficios, evitando que nos perjudique en la digestión, es necesario saber cuáles son los tipos de fruta y la combinación más saludable para nuestro organismo: 

 frutas

Puedes combinar las frutas ácidas con las semiácidas, las dulces con las semidulces. Sin embargo, evita mezclar más de tres tipos de frutas a la vez, de modo que no sobrecargues la digestión estomacal. Como por ejemplo: un licuado de piña con limón y guayaba (frutas ácidas), licuado de plátano con pera o papaya (frutas semidulces), licuado de jugo de naranja con fresas (frutas ácidas).

Por cierto, nunca agregues azúcar blanca o refinada, ya que estarías estropeando las cualidades nutricionales de la fruta. 



Así de fácil puedes distinguir si la fruta y verdura que compras es transgénica u orgánica

Es mucho más fácil de lo que podrías creer, y haciéndolo te ahorrarás un coctel de transgénicos y pesticidas.

Las efectos de los transgénicos sobre la salud humana no son todavía del todo claros. Apenas dos generaciones han estado expuestas a esta ingeniería genética en los alimentos. Pero lo cierto es que la multinacional Monsanto comenzó a usar discrecionalmente esta tecnología, sin molestarse en verificar antes sus consecuencias.

frutas-organicas-transgenicas-como-distinguir-comprar

Aunque está comprobado que nuestro sistema digestivo descompone el ADN mutante de los transgénicos como si se tratase de cualquier otro alimento, lo cierto es que evitar consumir alimentos modificados es lo mejor que podemos hacer ante la incertidumbre que generan.

Además, lo que sí se sabe con certeza es el efecto nocivo que el herbicida de Monsanto, RounUp, tiene sobre la salud humana. Este herbicida, que provoca cáncer y malformaciones en recién nacidos, es usado sobre los cultivos cuyas semillas han sido modificadas para ser resistentes al glisofato. El objetivo es optimizar la producción y poder usar herbicidas y pesticidas a mansalva sin dañar los cultivos. Pero todo esto, otra vez, en detrimento de nuestra salud y del ambiente.

Otra buena razón para evitar los transgénicos es porque están poniendo en riesgo la diversidad natural de cultivos como el maíz, que en países como México es más que un alimento: es un cohesionador cultural. Por si fuera poco, el “monopolio” de los cultivos queda en manos de Monsanto y otras cinco empresas, lo que está desgastando los ciclos naturales y a las culturas que viven de la agricultura, así como atentando contra la soberanía alimentaria de naciones en vías de desarrollo.

Por eso esta vez te hablaremos de cómo eludir a toda costa las frutas transgénicas.

frutas-organicas-transgenicas-como-distinguir-comprar

Mark Lobo

La cuestión no es dejar de consumir frutas. Al contrario, porque se ha demostrado lo importantes que son sus aportes nutricionales para nuestra evolución. Pero si quieres obtener todos sus beneficios sin ningún efecto secundario de por medio, tienes que saber escogerlas.

Esa etiqueta que siempre remueves de la fruta sin ver… ¡es la clave!

De entre los alimentos, las frutas son las que más fácilmente podemos diferenciar entre orgánicas, modificadas o convencionales. Esto es gracias a las etiquetas que suelen estar pegadas en ellas y que a veces solo removamos sin siquiera echar un vistazo. Estas etiquetas han sido usadas desde 1990, y son una forma de hacer más fácil la clasificación de la fruta por precios.

Por eso en inglés esta etiqueta se conoce como PLU Code: Price Look Up. Y se le llama “código” porque consta de 4 ó 5 dígitos que forman un sistema de clasificación más claro de lo que podrías creer. A través de él puedes saber cómo fue sembrado el producto, si fue rociado con herbicidas o pesticidas y si contiene preservativos.

frutas-organicas-transgenicas-como-distinguir-comprar

Es orgánica:

Cuando consta de 5 dígitos que comienzan con el número 9, querrá decir que tienes en tus manos una fruta 100% orgánica.

Es convencional:

Cuando el código consta de 4 dígitos, sin importar con qué numero comience, querrá decir que tienes en tus manos una fruta cultivada de manera convencional. Esto quiere decir que no es orgánica pero, en teoría, tampoco modificada. Eso sí: sin duda fue rociada con pesticidas (aunque no con RoundUp)

Es modificada:

En cambio, si consta de 5 dígitos que comienzan con el número 8, querrá decir que tienes en tus manos una fruta modificada genéticamente con ingeniería, y que seguramente fue rociada con RoundUp y muchos pesticidas.

¡Pero cuidado…!

frutas-organicas-transgenicas-como-distinguir-comprar

Lo malo es que cada vez hay menos frutas cuya etiqueta comience con el dígito 8.

Y no porque no sean modificadas, sino porque las multinacionales evitan ponérselo a propósito, a sabiendas que los consumidores no queremos comprar alimentos modificados. Y como el etiquetado no es ninguna medida obligatoria sino meramente técnica, pueden hacerlo sin que nadie haga nada.

Por ello es mejor que evites también las frutas que están marcadas como “convencionales”, pues son éstas los que pueden ser “modificadas encubiertas”. En ese sentido es importante no comprar cultivos exportados que empiecen con el dígito 4. Porque en frutas como las manzanas, por ejemplo, casi siempre que se lee USA su etiqueta empiezan con 4 (es decir, rara vez son libres de transgénicos). Así que mejor intenta comprar fruta orgánica que sea de tu país.

Si por alguna razón es inevitable que compres la fruta de cultivo convencional, es importante que sepas cuales frutas y verduras tienen menos pesticidas, para que en caso de no poder comprar orgánicos te expongas lo menos posible a estos tóxicos químicos. Y ten en cuenta que siempre hay manera de remover los pesticidas de manera rápida y natural.



¿Conocías estos sorprendentes usos del vinagre de manzana?

El uso cotidiano del vinagre de manzana ha trascendido las barreras del tiempo y de los países

¿Sabías que el vinagre de manzana es un elixir que data del 400 a.C.? Fue Hipócrates, el padre de la medicina moderna, quien descubrió sólo unos cuantos beneficios de este sencillo menjurje. Y desde ese entonces, el empleo cotidiano del vinagre de manzana ha trascendido las barreras del tiempo y de los países.

Actualmente pueden encontrarse múltiples usos de este líquido; sin embargo existen cientos de recetas que, en ocasiones, se contradicen entre sí. Por ello, en Ecoosfera te compartimos varias maneras en las que el vinagre de manzana puede cambiar tu vida:

Para la casa

Es un limpiador natural (es decir, está libre de tóxicos nocivos) para el hogar. Basta con una mezcla de la misma cantidad de agua y vinagre de manzana, añadiéndole un poco de bicarbonato de sodio. Notarás que tu casa estará libre de toxinas, bacterias y suciedad. Y no te preocupes por el olor: se irá en cuanto se seque.

Es posible liberarse de la mala hierba con mezclar vinagre de manzana, 1/4 de taza de sal y 1/2 cucharadita de jabón para platos. Esto matará efectivamente a las hierbas, evitando que dañe a las flores y otras plantas que quieras salvar.

Es un neutralizador de olores. Coloca el vinagre en un plato, cerca de aquello que desprenda el mal olor.

Para la salud

El vinagre de manzana reduce el azúcar en la sangre, previniendo así la diabetes. Prueba consumir 2 cucharadas antes de dormir.

Además de disminuir los niveles de colesterol, ayuda a bajar de peso. Esto se logra porque reduce la acumulación de grasa. En caso de que el sabor sea muy fuerte considera añadirlo a jugos o aderezos, o tomarlo con agua.

El consumo de este líquido promueve la circulación, desintoxicando el hígado. Además, tiene el poder de eliminar las toxinas y las mucosas que bloquean los nudos linfáticos.

Disminuye los síntomas de la sinusitis y heridas en la garganta. Basta con hacer gárgaras con una mezcla de agua caliente y vinagre de manzana.

También reduce la comezón de alergias y los efectos de la piel expuesta en exceso al Sol. Aplica un poco en las zonas afectadas; inmediatamente sentirás alivio.

Es más efectivo que un café. Agrega un poco de vinagre de manzana a un vaso de agua y bébelo durante la actividad física para prevenir la fatiga.

Para la higiene y belleza

Gracias a sus propiedades antibacteriales, es un limpiador y tonificador facial. Inclusive, puede prevenir el acné. Disuelve un poco de vinagre de manzana en agua y aplica la mezcla con un poco de algodón.

Es un desodorante efectivo y natural. Aplica un poco de vinagre en las axilas. Una vez que se seque, ni siquiera sentirás su aroma.

Ayuda a desaparecer várices y moretones, ya que actúa como agente antiinflamatorio.

Funge como blanqueador dental y como eliminador de malos olores.

Reduce el mal olor de los pies, ya que crea un equilibrio en el pH. Basta con remojar un poco los zapatos en vinagre de manzana (y secarlos con una toalla).