7 animales regresados a la naturaleza del punto de extinción

Estos siete animales estuvieron a nada de desparaecer de la faz del planeta, pero gracias a esfuerzos de conservación fueron devueltos a la vida.

En los últimos 50 años se extinguieron estas 17 especies. Pero además, según la ciencia, la Tierra está experimentando una de las peores extinciones en masa en la historia. La llamada Sexta Extinción, o extinción Holoceno dice que de las 47,677 especies contadas por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza, 17, 291 de ellas están en vías de extinción.

Sin embargo, más allá de los números rojos, hay algunas historias alentadoras. Varios animales han visto a la extinción a los ojos y cambiado las cosas. Esta es la lista de ocho animales que han regresado del precipicio.

1. El águila calva

eagle_4

Aunque es difícil creerlo, los norteamericanos casi dejan que su ave nacional se extinga. En 1967 fueron declaradas en extinción debido al uso del pesticida DDT; pero finalmente, en 1972 se prohibió el DT y la población de águilas volvió a la vida. En 1995 el águila calva fue oficialmente retirada de la lista de especies en peligro de extinción.

 

2. Turón patinegro americano

ferret_3

Esta es una especie que literalmente regresó de la extinción. Los turones patinegros fueron declarados extintos en 1979, afortunadamente, sin embargo, se descubrió que la declaración fue prematura cuando una pequeña población de turones fue encontrada viva en Wyoming. A partir de entonces se inauguró un programa de reproducción en cautiverio que comenzó con 18 individuos y al día de hoy hay más de 1,200 en libertad.

 

3. Rinoceronte blanco del Sur

white_rhino

La de ellos es una de las grandes historias alentadoras de conservación animal. A finales del siglo XIX sólo quedaban alrededor de 100 individuos, pero después de más de un siglo de protección contra cazadores, la población consta de más de 20,000, principalmente en África. El esfuerzo ofrece esperanza para las otras especies de rinocerontes en peligro (aunque todas, por desgracia, estén a punto de la extinción).

 

4. Cóndor de California

condor_1

El cóndor de California es el ave de tierra más grande de Norteamérica y se extinguió de la naturaleza en 1987, cuando los últimos 22 individuos fueron capturados por razones de conservación. Un programa de reproducción en cautiverio, liderado por el San Diego Wild Animal Park y el Zoológico de Los Ángeles logró multiplicarlos y ahora tienen 350 pájaros en cautiverio y varios otros que han liberado en los cielos de Arizona, Baja California y México.

 

5. Ballena jorobada

humpback_0

Como casi todas las especies de misticetos (o cetáceos barbados), las jorobadas fueron cazadas ferozmente para usos comerciales antes de la década de 1980. Se estima que su población se redujo al dos por ciento de sus números originales. Gracias a la prohibición internacional de caza de ballenas, los números han rebotado bastante rápido. Hoy en día la población de ballenas jorobadas es de alrededor de 80,000.

 

6. Caballo de Prezewalski

przewalskis

A diferencia de los otros llamados “caballos salvajes”, el Prezewalski es único y nunca ha sido domesticado. Representa, entonces, uno del únicos caballos salvajes reales de la historia. Trágicamente, después de disminuir constantemente por décadas, el raro animal fue declarado extinto en libertad después de que nadie lo vio desde 1960. Se inició un programa de reproducción en cautiverio con los 14 individuos en existencia y, sorprendentemente, ahora hay alrededor de 1,500 animales en zoológicos e instituciones de reproducción, y se han liberado a 400 caballos en paramos de Mongolia y China.

 

7. Bisonte americano

bison_1

Alguna vez, el bisonte americano cubrió el paisaje norteamericano, ya que corría en estampidas enormes desde Alaska hasta México. Pero gracias a la caza comercial y las enfermedades bobinas, su número se redujo casi al punto de la extinción. Esfuerzos modernos de conservación están ayudando a regresar a esta icónica bestia de vuelta a la vida salvaje.



Factores contaminantes que afectan a las ballenas

Varias especies de cetáceos se encuentran en grave peligro de extinción a causa de las actividades industriales humanas. La regulación de éstas es la única manera de disminuir el daño hecho.

* Por: Valeria Jasso Rodríguez

 

Hasta hace poco tiempo, el hombre creía que debido a la inmensidad y profundidad de los océanos, podía verter basura y sustancias químicas en cantidades ilimitadas sin que esto tuviera consecuencias, incluso tenían un eslogan: La solución a la contaminación es la dilución”. Botello (2009) expone que el mar cubre el 71% de la superficie de la Tierra, tiene 2.7 kilómetros de espesor (promedio) y 1,400,000 kilómetros cúbicos que se distribuyen en toda la superficie terrestre. La magnitud de estas cifras ha contribuido al mito de que el mar tiene una capacidad de dilución infinita y que, por lo tanto, puede servir como un gigantesco vertedero para todos los desechos producidos por el hombre. Este mito estaría justificado si los desechos se dispersaran y diluyeran instantáneamente, pero en el mar los procesos físicos no actúan tan rápido, de manera que en algunas zonas los desechos se pueden acumular y, en consecuencia, dañar al medio.

ballenas-narval-manada-fotos

La contaminación marina se define como:

la introducción, directa o indirecta, de sustancias o energéticos en el medio marino, la cual acaba por dañar los recursos vivos, poner en peligro a la salud humana, alterar las actividades marinas, entre ellas la pesca y reducir el valor recreativo y la calidad del agua del mar

(Joint Group of Experts on the Scientifics of Marine Pollution, 1972)

Aunado a esto, factores como el cambio climático, la destrucción de la capa de ozono, la sobreexplotación de los recursos marinos, las alteraciones de los sistemas costeros y oceánicos, y la contaminación química y acústica, son algunas de las amenazas a las que están sometidas las poblaciones de cetáceos alrededor del mundo.

El Centro de Conservación Cetácea expuso en 2002 que la contaminación ambiental producida por las actividades humanas afecta directamente a todas las especies marinas. Si dichas amenazas se consideran a manera individual, éstas son preocupantes tanto para las poblaciones de ballenas en la actualidad como para el futuro de los océanos en general. Este ensayo analiza el efecto directo que tienen los contaminantes derivados de las actividades humanas en el océano sobre los cetáceos más vulnerables.

Siglos atrás, todas las especies de ballenas grandes, excepto la ballena franca pigmea, se cazaron sistemáticamente en el Atlántico Sur. En algunas épocas, especialmente entre los siglos XVII y XIX, los cetáceos fueron víctimas de la cacería más indiscriminada, reflejándose ello en la reducción de sus poblaciones. Debido a esto, la Comisión Ballenera Internacional prohibió la caza comercial de cetáceos en 1986 para evitar su extinción, a pesar de que países como Japón lo continúan haciendo bajo la polémica justificación de “caza científica”.

Hoy en día, de las 83 especies de ballenas que existen en todo el mundo, las especies más amenazadas son:

Ballena jorobada (Megaptera novaeangliae)

Ballena boreal (Balena mysticetus)

Cachalote (Physeter macrocephalus)

Beluga (Delphinapterus leucas)

En cuanto a la contaminación marina, diferentes formas de contaminación invaden los mares.

 

Contaminación sónica

La contaminación sónica es el primer factor que más afecta a las poblaciones. Esto se debe a que los mamíferos marinos son criaturas altamente orientadas por los sonidos, y al ser expuestos a grandes niveles de ruido, las ballenas y los delfines sufren daños en su audición, e inclusive, otras formas de daño físico y psicológico. Actividades tales como la exploración petrolífera y de gas, la construcción de plataformas petroleras, los sonares activos y las pruebas militares con explosivos, el uso de aparatos acústicos para ahuyentar a los mamíferos marinos de las redes de pesca y de los criaderos de peces, los experimentos marinos que causan grandes niveles de ruido y el creciente nivel de ruido de motores de barcos pueden tener consecuencias severas y de debilitamiento a largo plazo en las ballenas, son todas fuentes de contaminación para estos mamíferos.

De acuerdo al Consejo de la Defensa de los Recursos Naturales (1999), la explotación marina ha aumentado el nivel de ruido del océano desde la Revolución Industrial. De hecho, se estima que entre 1950 y mediados de la década de los 70, el ruido generado por actividades humanas en las costas y mares ha elevado el nivel de ruido ambiental del océano en 10 decibeles.

 

Residuos sólidos

Más allá de la contaminación acústica, los cetáceos se encuentran también expuestos a otros tipos de contaminación. El segundo en importancia serían los residuos sólidos como bolsas, espuma y otros desechos vertidos en los océanos desde tierra o desde barcos en el mar que acaban siendo con frecuencia alimento de mamíferos marinos, peces y aves que los confunden con comida, con consecuencias a menudo desastrosas. Las redes de pesca abandonadas permanecen a la deriva durante años, y muchos peces y mamíferos acaban enredados en ellas. En algunas regiones, las corrientes oceánicas arrastran billones de objetos de plástico en descomposición y otros residuos hasta formar remolinos gigantescos de basura.

residuos-plastico-basura-mar-comida-microplastico

Cambio climático

En 1997, IWC dedujo que la temperatura en la Antártida aumentará más que en otras regiones del planeta, con la posible excepción del Ártico. Sin embargo, los registros de De la Mare, W. K., sugieren que la masa de hielo antártico ha disminuido un 25% entre 1950 y mediados de 1970, lo que significa una reducción de masas de hielo durante el invierno, pudiendo tener esto impactos negativos en la disponibilidad de alimento de la cadena alimenticia.

 

Contaminación química

En 1998, la Agencia Ambiental Europea publicó que, solamente en 1995, la producción mundial de productos químicos alcanzó 400 millones de toneladas. La situación es preocupante si se considera la falta de monitoreo e información sobre estos productos, su nivel de concentración en el aire, agua, sedimentos, suelos, especies y alimentos, y sus efectos están literalmente contaminando los tejidos de las ballenas. La HIS sospecha que algunas muertes y encallamientos de ballenas son causados por fallas del sistema inmunológico, resultado de la exposición de tejidos; otros productos tienden a acumularse en el cerebro, órganos vitales y grasa de los animales, y su efecto es acumulativo a través de la cadena alimenticia.

Recientes análisis de ADN indican que la venta de carne de ballena en los mercados asiáticos, obtenida a través de la denominada caza científica, ha posibilitado un activo tráfico ilegal de especies de ballena protegidas actualmente por la CBI y la CITES. Desde 1986, más de 1,000 toneladas de carne ilegal destinadas al mercado japonés han sido confiscadas. La reapertura del comercio de productos de ballena podría incrementar las operaciones de caza pirata y las oportunidades de comercializar ilegalmente carne y productos de especies protegidas, como la ballena de Bryde o Minke, entre otras.

Las soluciones viables para detener la declinación de la industria pesquera son aliviar la presión sobre las poblaciones de peces capturados y eliminar la sobreexplotación actual. Cualquier sugerencia distinta es sólo un intento de la industria pesquera de evadir su responsabilidad en la desaparición de los recursos pesqueros, evitar tomar las medidas necesarias para la recuperación de las poblaciones de peces sobreexplotados y promocionar internacionalmente la reapertura de la caza comercial de ballenas.

En conclusión, las investigaciones muestran que las regulaciones en cuanto al manejo de desperdicios químicos y otros contaminantes, al igual que la contaminación sónica y la pesca masiva, no tienen ningún impacto en quienes las practican alrededor del mundo. Para las diferentes poblaciones de cetáceos, estas y demás actividades humanas hacen que la recuperación sea mínima o casi nula y algunas especies estén al borde de la extinción. Quizá con el paso del tiempo, lejos de encontrar una solución o ver una mejoría, los cetáceos afectados hayan utilizado diferentes rutas migratorias, hayan desarrollado nuevas enfermedades y algunas especies hayan desaparecido.

 

Bibliografía

Botello, A. V. (2009). Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, UNAM. Recuperado de: http://www.posgrado.unam.mx/publicaciones/ant_omnia/23/07.pdf.

Conf 9.24 de la CITES. Recuperado de: http://www.cites.org/esp/resols/9/9_24.shtml.

De la Mare, W. K. (1997). Abrupt mid-twentieth-century decline in Antarctic sea-ice extend from whaling records. Nature, vol. 389. Pp. 57-59.

EEA/UNEP. (1998). Chemicals in the European Environment: Los Doses High Stakes? Report by the European Environment Agency/Unites Nations Environment Programme.


HUMAN INTERNATIONAL SOCIETY. (2009). Ballenas en problemas. Recuperado de: http://www.hsi.org/spanish/issues/ballenas_en_problemas.html.

IWC. (1997). Report N ̊47 of the IWC. Workshop on Climate Change and Cetaceans.


Mathews-Amos y E. A. Benson. (1999). Turning Up the Heat: How Global Warming Threatens Life in the Sea. Report prepared by the Marine Conservation Biology Institute
.

P. A. Fair y P. R. Becker (2000). Review of Stress in Marine Mammals. Journal of Aquatic Ecosystem Stess and Recovery, no. 7. Pp. 335-354.

The Natural Resources Defense Council. (1999). Sounding the Depths: Super-tankers, Sonar and the Rise of Undersea Noise.

México Sostenible
Autor: México Sostenible
Somos una organización de jóvenes comprometidos con la conservación de la riqueza natural y cultural del país. Integramos un equipo interdisciplinario capaz de analizar diferentes temas de la agenda ambiental, con el fin de generar acciones para fortalecer la capacidad de adaptación de las sociedades frente al cambio climático e incentivar su desarrollo sostenible.


¿Qué es la cultura para la conservación y gobernanza?

El Marco Analítico de la Gobernanza (MAG) es una metodología pragmática que tiene como objetivo demostrar el potencial del concepto de gobernanza respecto al análisis de problemas colectivos.

Autora: Gabriela Figueroa Aragón

Escuchar el término de gobernanza suele hacernos pensar en política, sin embargo, gobernanza, en un sentido amplio, implica “la asignación autoritaria de recursos y el ejercicio del control y la coordinación, en donde los actores gubernamentales no son necesariamente los únicos participantes ni los más importantes” (Brenner, 2010). Este ensayo busca comprender y analizar la importancia de la cultura en los procesos de gobernanza para la conservación de las Áreas Naturales Protegidas (ANP), mostrando el caso de la Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán (RBTC).

En primera instancia, se hablará acerca de la importancia del fomento de la cultura para obtener beneficios ambientales y aumentar el desarrollo sustentable. Se analizarán las estrategias que pueden realizarse para aumentar la participación de la sociedad en cuestiones culturales y así obtener logros a favor del medio ambiente; y por último, se hablará de las acciones realizadas actualmente en la RBTC para la conservación a través de la cultura.

Nuestra cultura contemporánea y el modelo de desarrollo que ésta impulsa, han provocado una crisis ecológica que se manifiesta en el deterioro global de las condiciones naturales que hacen posible la vida en el planeta y ponen en riesgo el futuro de la especie humana. El desarrollo sustentable es un campo de conocimiento de frontera que integra el desarrollo económico y la equidad, el ambiente y la biodiversidad, así como la cultura y la sociedad.

La cultura contemporánea dominante y el modelo de desarrollo que ésta impulsa, han provocado una crisis ambiental que se manifiesta en el deterioro global de las condiciones naturales que hacen posible la vida en el planeta y que ponen en riesgo el futuro de la especie humana (Garza, 2007).

El Marco Analítico de la Gobernanza (MAG) es una metodología pragmática que tiene como objetivo demostrar el potencial del concepto de gobernanza respecto al análisis de problemas colectivos. Algunos postulados básicos del MAG son que los procesos de gobernanza se pueden encontrar en cualquier sociedad y pueden analizarse de una perspectiva no-normativa y no-prescriptiva. El MAG propone un sistema de cinco unidades analíticas principales, que constituyen una metodología coherente y lógicamente articulada. Como parte de estas cinco unidades se encuentran la definición del problema, las normas, los actores, los puntos nodales y el proceso (Hufty, 2008).

En un análisis dinámico de los procesos de gobernanza, las normas sociales están íntimamente ligadas a los actores, sus conductas e interacciones y condicionadas por su naturaleza, su poder, sus intereses, sus ideas y su historia (Hufty, 2008). En cuanto a los actores, existen diversas categorías, una de ellas son los Recursos Controlados, los cuales pueden ser económicos, culturales, relacionales y simbólicos. El hablar acerca de la cultura, permite cierta influencia en el discurso político ambientalista, apelando a sus derechos ancestrales, valores culturales o costumbres y tradiciones, (Livernash, 1992). Por lo que el aspecto cultural forma parte muy importante de la gestión en las Áreas Naturales Protegidas.

Las reservas de biosfera son zonas en las que se fomentan soluciones para conciliar la conservación de la biodiversidad con su uso sostenible, el desarrollo económico, la investigación y la educación. Constituyen “sitios de apoyo a la ciencia al servicio de la sostenibilidad”, es decir, son zonas para comprender y gestionar los cambios e interacciones de los sistemas sociales y ecológicos (UNESCO, 2016).

La RBTC ubicada en los estados de Puebla y Oaxaca, busca impulsar proyectos orientados a la conservación y uso sustentable de recursos, además de la realización de actividades productivas que generen oportunidades de ocupación e ingreso para las familias de las poblaciones asentadas en la Reserva. Como parte de la búsqueda de la equidad entre las particularidades culturales y ambientales de cada región comprendida por la Reserva, actualmente ésta se encuentra en un proceso formativo, que busca apoyarse de la música, la palabra, la escritura y la pintura para fomentar la cultura ambiental. De este proceso surge la “Campaña de Conservación del Agua de la Reserva a través del Orgullo”, impulsada por la CONANP, a través de la Dirección de la Reserva de la Biosfera y en coordinación con Rare Center for Tropical Conservation, que busca mejorar el bienestar social y natural, generando la participación de las familias en acciones que permitan la conservación de la riqueza natural en la región. Esta campaña se concibe “con la gente y para la gente”, trabajando con las comunidades para promover la cultura de conservación del agua, en la cual se han atendido a más de 14000 personas de 7 municipios de la Mixteca poblana, Chazumba y Tehuacán, a través de talleres, conferencias, charlas, juegos, teatro guiñol y diversos materiales didácticos, incluyendo la participación de “Sotolín”, un árbol (Beucarnea gracilis) común en la comunidad, que representa a un mensajero ambiental.

La CONANP con apoyo de las autoridades locales de la región comprendida por la RBTC, recurrió al talento local para que la campaña tuviera un par de canciones que la identificaran, por lo que se lanzó la convocatoria para la canción popular escolar, de la cual se seleccionaron “La Grandeza del Agua”, escrita por el Sr. Leonardo Lezama Atilano como la canción que identificara las actividades con adultos, mientras que la canción por el Sr. Gonzalo Campos Romero, titulada “Cuidemos el Agua”, fue elegida para promover a los niños, con música de la región, el tema de conservación del agua. Para el año 2012 se lograron grandes cambios en el uso de este recurso, reduciendo el consumo de agua en los hogares. Considerando la metodología del MAG, el problema en este caso fue el uso inadecuado del recurso hídrico, el cual fue tratado por la CONANP mediante la realización de actividades culturales.

Asimismo, en la Cañada Oaxaqueña, a través del proyecto DTT004 “Protección de la guacamaya verde (Ara militaris)”, dirigido por la CONABIO, en su línea de educación ambiental de agosto del 2006 a julio de 2009, se visitaron 18 comunidades y atendieron 720 personas. Se aplicaron evaluaciones al inicio y al final de cada taller, detectando en los habitantes avances en el conocimiento de la especie e importancia de su conservación. Paralela a estas actividades, se desplegó una estrategia de comunicación comprendida por tres fases: Informativa, Sensibilización y Acción (CONANP). A pesar de que el proyecto de la CONABIO concluyó en el 2009, a partir del mismo año, VIDAS A.C. 1 , estableció en la RBTC un modelo de desarrollo comunitario basado en la conservación de la guacamaya verde, el cual continúa vigente impulsando la educación ambiental mediante festivales 1 Vinculación Interdisciplinaria para el Desarrollo Ambiental y lo Social (VIDAS A.C.), organización fundada en 2006 que busca asegurar la conservación del ambiente y el desarrollo de las comunidades rurales. Recibió el reconocimiento a la Conservación de la Naturaleza en la COP 13 bianuales con el objetivo de crear conciencia de la grave situación que enfrentan las poblaciones silvestres de esta especie.

A casi 20 años de la declaración de la RBTC como Área Natural Protegida, se realizan constantemente actividades culturales en beneficio de la protección y conservación de la zona, organizadas por los gobiernos de los estados de Puebla y Oaxaca, así como por los ayuntamientos, los grupos étnicos de la región y la colaboración de la Fundación para la Reserva de la Biosfera Cuicatlán A.C., entre otros.

A su vez, los comuneros de la región, mediante comités comunales se encargan de vigilar los recursos naturales con apoyo de la dirección de la reserva, montando operativos con autoridades judiciales y la PROFEPA, los cuales se efectúan contra cazadores, traficantes de especies silvestres y taladores. Actualmente, existen otros programas de desarrollo que han sido considerados a corto plazo como el de reforestación y prevención de incendios, así como el de las Unidades de Manejo y Aprovechamiento Sustentable de Vida Silvestre (UMAS), el cual debido a la falta de capacitación y apoyos financieros discontinuos a las comunidades, no tuvo el éxito esperado, como en el caso del programa de la iguana (Ctenosaura pectinata), en el que nunca se terminaron las instalaciones para establecer un criadero y las personas de la comunidad encargadas de las UMAS no recibieron la capacitación y los recursos para el manejo de la especie.

Por último, es importante considerar a la cultura como uno de los actores más importantes y necesarios para llevar a cabo la gobernanza ambiental y procesos relacionados con la protección, conservación y gestión de las Áreas Naturales Protegidas. El hacerlo de este modo, fomenta la participación ciudadana y permite que los pobladores de la zona se sientan más identificados con ella, como en el caso de los señores Leonardo Lezama y Gonzalo Campos, que mediante su música difundieron la cultura del cuidado del agua a su gente, o la participación de la población en los festivales de conservación de la guacamaya. Sin embargo, cuando no se cuenta con la capacitación necesaria, los recursos y apoyos financieros, aunque la gente de la región tenga la cultura de conservación, los programas planeados para el beneficio de las Áreas Naturales Protegidas, pueden no tener el éxito esperado.

México Sostenible
Autor: México Sostenible
Somos una organización de jóvenes comprometidos con la conservación de la riqueza natural y cultural del país. Integramos un equipo interdisciplinario capaz de analizar diferentes temas de la agenda ambiental, con el fin de generar acciones para fortalecer la capacidad de adaptación de las sociedades frente al cambio climático e incentivar su desarrollo sostenible.