3 cosas que puedes hacer con tus zapatos viejos

Antes de tirar tus zapatos viejos o pasados de moda, considera estas opciones ecológicas para reducir la contamianción.

Vamos dejando atrás a los zapatos porque nos dejan de quedar, de gustar, o porque de plano están muy rotos o viejos. Y mientras la ropa puede ser reutilizada como trapos de cocina u otras cosas útiles, los zapatos presentan un dilema. No hay mucho que se pueda sacar de ello cuando decidimos dejar de usarlos. Entonces ¿qué debería hacer una persona ecológicamente consiente con ellos? Pues, dependiendo de su condición, puedes hacer lo siguiente:

Repara

1. Intenta cuidarlos lo más posible (guardarlos en un lugar ventilado, nunca secar en un calentador, limpiarlos). Pero si, por ejemplo, se desgasta la suela, cámbiales la suela.

2. Si se mojan con la lluvia resiste la tentación de colocarlos junto a calentados, ello arruina la piel y el pegamento.

3. Cuando huelan un poco mal, introduce en cada uno una bolsita de té negro sin usar y déjala allí por algunos días. Luego lava suavemente las plantillas con tu champú y sécalas al sol. También puedes verter un poco de bicarbonato de sodio y dejarlo actuar por el transcurso de la noche, luego retirar.

 

Recicla

1. Dona los zapatos que no estén rotos o en pésimas condiciones. Si ninguna de las tiendas de caridad los acepta, intenta la organización internacional Soles4Souls. Recuerda, también, que es difícil que unos zapatos en la basura no sean encontrados por alguien que pueda necesitarlos, sobre todo si vives en el tercer mundo. Entonces, si los tiras, intenta hacerlo separado de la basura orgánica o la basura sucia. Mételos en una caja o bolsa a parte y, si quieres ir un poco más lejos, deja una nota que diga que son un regalo.

 

Dales otro uso

1. Convierte un zapato viejo en una maceta de exterior. Solo asegúrate que tenga buen drenaje.

 



Recicla tus zapatos viejos y cuida al medio ambiente

Una vez que vemos cómo uno de nuestros zapatos favoritos empieza a fallecer poco a poco, entonces decidimos tirarlos o donarlos.

Este estereotipo donde las mujeres están obsesionadas con la moda y los zapatos ha alcanzo fronteras donde el consumo irresponsable afecta al medio ambiente. Cuando se fabrica un zapato, los materiales usados son productos extraídos de la naturaleza mientras que los residuos del proceso pueden contaminar al mismo entorno. Digamos que se trata entonces de “un mal necesario”. Sin embargo, ¿qué pasa con los zapatos cuando terminan su vida de utilidad?

Una vez que vemos cómo uno de  nuestros zapatos favoritos empieza a fallecer poco a poco, entonces decidimos tirarlos o donarlos. Si bien va y no es costoso, podemos mandarlos a reparar; ya que, de hecho, la reparación es la opción más verde y ecológica en este tema. No obstante, hay ocasiones en que de plano no se puede hacer mucho al respecto.

Los zapatos son muy complejos de reciclar. Esto es debido a que están compuestos de numerosos tipos de plásticos, fibras y otros materiales. Sin embargo, hay alternativas útiles para lograrlo. Por ejemplo, la empresa de zapatos deportivos Nike cuenta un programa donde se reusa un zapato, reciclando las diferentes partes de cualquier otra empresa (las cuales pueden dejarse en varios centros de recolección en el mundo). También es posible aclimatar al zapato como una maceta con un estilo único. Recuerda que se trata sólo de dejar fluir la imaginación y así cuidar al medio ambiente.