¿Mal aliento? Estos 9 remedios naturales pueden ayudarte

Varios factores pueden causar el mal olor bucal, entre ellos la higiene oral y la dieta; lidiar con la halitosis es en muchos casos cuestión de hábitos: cambia los tuyos.

El aliento de una persona nos dice muchas cosas, desde su tipo de dieta hasta la manera en que se lava los dientes. Muchos estamos conscientes de los alimentos que nos causan mal aliento, ajo, cebolla, condimentos fuertes, alcohol, tabaco, etc., y podemos evitarlos de vez en cuando; sin embargo, lidiar con una halitosis constante es cuestión de cambiar muchos hábitos.

A continuación te presentamos algunas acciones que puedes llevar a cabo si deseas deshacerte del mal aliento de manera permanente, natural y en sintonía con tu organismo:

  1. Hierbas frescas: El perejil es uno de los remedios mejor conocidos para combatir el mal aliento, pero hay otras hierbas frescas (cilantro, hierbabuena, estragón, romero) que también te pueden ayudar con el mal aliento. Puedes masticarlas o hacer una infusión y beberla.
  2. Yogurt: Si no contiene altos niveles de azúcar refinada, el yogurt puede ayudar a combatir el mal aliento. Lee la etiqueta para asegurarte de que tu yogurt tenga cultivos activos. La vitamina D del yogurt crea un ambiente que no permite que las bacterias se desarrollen.
  3. Manzanas, apio y otros alimentos crujientes: Si al masticarlo cruje, te puede ayudar a combatir el mal aliento. Estos alimentos producen más saliva lo cual contribuye a tu salud bucal.
  4. Jengibre: Como remedio, el jengibre generalmente se emplea para ayudar con problemas estomacales y virales, sin embargo al mezclarlo con un poco de limón y agua tibia tendrás una pasta de dientes completamente natural. Para otros beneficios del jengibre, sigue este enlace.
  5. Pimiento, papaya y otros alimentos con vitamina C: Esta vitamina combate las bacterias que crecen en tu boca, y además previenen problemas de las encías y gingivitis. En vez de tomar un suplemento de la vitamina, intenta consumir fresas, papayas y pimientos regularmente.
  6. Té verde: Todos conocemos y aborrecemos el aliento que nos queda después de tomar café. Por el contrario, el té verde previene el mal aliento y tiene muchos otros beneficios para tu salud.
  7. Semillas de hinojo: Generalmente se les conoce por sus propiedades como digestivo, sin embargo son ideales para lidiar con la halitosis porque neutralizan olores desagradables. Como los alimentos crujientes también causan más salivación.
  8. Agua: Simplemente con beber agua ya estás limpiando tu boca y mejorando tu digestión. Enjuagarte la boca con agua sola te ayudará a deshacerte de las bacterias que causan mal aliento.

Recuerda que debes cepillarte los dientes y usar hilo dental después de cada comida, bebe siempre mucha agua y evita alimentos con mucha azúcar refinada.

[MNN]



¿Por qué el agua relaja la mente?

Estar cerca del agua calma nuestros sentidos, y los científicos dicen que esto tiene un efecto positivo en nuestros cerebros.

Mirar el agua y escuchar su sonido coloca a nuestras mentes sobrecargadas en un estado relajado e hipnótico. En esta situación, nuestro cerebro procesa de manera diferente los pensamientos, lo que lleva a estados más tranquilos y creativos y aumenta el bienestar.

Actualmente, los neurocientíficos y psicólogos se abocan mucho más a estudiar el impacto del mar, los ríos y los lagos en nuestra felicidad y bienestar, al estar rodeados de lo que se conoce como espacios azules. Wallace J. Nichols, un biólogo marino, ha escrito sobre las diferentes maneras en que los cuerpos de agua nos afectan positivamente.

 

El agua induce estados meditativos

Escuchar el ruido de las olas junto al océano, puede llevarnos a un estado meditativo consciente. Se ha encontrado que el sonido de las olas altera los patrones de onda del cerebro y provoca un estado meditativo y relajado. Incluso, el simple hecho de observar el movimiento del agua hace que nuestras mentes se calmen. Esto tiene numerosos beneficios, pues contribuye a reducir la depresión y a disminuir los niveles de estrés y ansiedad, y promueve una mejor claridad mental y patrones de sueño.

 

Invoca la inspiración y la creatividad

Cuando estamos cerca del agua, nuestro cerebro pasa del modo ocupado al modo relajado. Esto, naturalmente, hace que el cerebro se “abra”, ya que no se centra en los millones de pensamientos que giran alrededor, que a menudo pueden provocar estrés o ansiedad. Cuando el cerebro está relajado, se abre más a pensamientos creativos.

 

Da un sentido de asombro

Para la psicología positiva, el asombro es un factor importante. La emoción del asombro contribuye en gran medida a nuestra felicidad, porque no sólo nos permite estar en el momento presente sino que nos hace pensar en nuestro lugar en el mundo e invoca un sentimiento de humildad, así como sentimientos de conexión con algo más allá de nosotros mismos, frente a la vastedad pura de la naturaleza.

 

Potencia los beneficios del ejercicio

Obviamente, hacer ejercicio es una buena manera de mejorar nuestro bienestar mental. Sin embargo, salir a correr o caminar por el océano hará que estos beneficios sean diez veces mayores. La idea es que estar rodeado de un espacio azul desencadena beneficios más positivos al hacer ejercicio, pues la ingesta de iones negativos en nuestros sistemas aumenta en esta situación.

tiburones marco-del-borrello-28383-unsplashlos-tiburones-prefieren-el-jazz
Marco del Borrello via Unsplash

 

Es una gran fuente de iones negativos

Los iones positivos son emitidos por aparatos eléctricos como computadoras, microondas y secadoras de pelo que nos despojan de nuestra energía natural, mientras que los iones negativos son generados por cascadas, olas de océanos y tormentas eléctricas. Una gran cantidad de iones negativos en la atmósfera acelera nuestra capacidad de absorber oxígeno y de equilibrar los niveles de serotonina (el químico relacionado con el estado de ánimo y el estrés), y contribuye a rejuvenecer la mente y mejorar el estado de alerta y la concentración.

beneficios-agua-relaja-mente-salud

 

Haz una inmersión natural

Sumergirse en una fuente natural de agua, como el mar o un lago, vigoriza enormemente tu cuerpo. Las diferentes temperaturas tienen beneficios por ambos lados: el frío puede proporcionar un tratamiento calmante para los nervios y refrescar el cuerpo, mientras que las aguas más cálidas durante el verano pueden ayudar a relajar los músculos y las tensiones corporales.

Entonces, ya sea que elijas relajarte cerca de una fuente o en el muelle de la playa más cercana, descansa tranquilo sabiendo que los efectos calmantes del agua están trabajando en tu mente, cuerpo y alma.

 

* Fotografía principal: Maya Beano



Tres remedios caseros con jengibre para enfermedades respiratorias

Existen numerosas maneras se sanar este tipo de enfermedades, sin embargo no todas son efectivas o naturales para el cuerpo.

 Al año se reportan 893 mil casos de enfermedades respiratorias en el país, de los cuales, el 60 por ciento corresponde a niños menores de cinco años. Estas enfermedades se relacionan con afecciones en los bronquios, cavidades nasales, faringe, laringe, pleura, pulmón y tráquea; y entre las más populares se encuentran silicosis, asma, bronquiolitis y afecciones pulmonares derivadas de sustancias químicas aromatizantes; sin mencionar la gripa, tos y catarro. 
 
Existen numerosas maneras se sanar este tipo de enfermedades, sin embargo no todas son efectivas o naturales para el cuerpo. Por lo que hemos reunido tres remedios naturales que utilizan el jengibre como planta medicinal efectiva, saludable y deliciosa: 
 
– Infusión de jengibre y limón para bajar la fiebre, pues además es un gran analgésico y antibacteriano, es un remedio ideal para enfermedades como la gripa. Necesitas: 3 cucharaditas de jengibre fresco y una taza de agua hirviendo. Deja reposar por 10 minutos y añade 1 cucharada de zumo de limón recién exprimido. Endúlzalo con miel. 
 
– Té de jengibre para la garganta. Necesitas dos cucharadas de té negro en hierbas, trozo de jengibre, limón, un litro de agua y miel. Instrucciones: Corta en trozos el limón con su pulpa y miel, y el jengibre previamente pelada. Llévalos a una cacerola con el litro de agua y deja que hiervan durante cinco minutos. Apaga el fuego y añade dos cucharadas de té negro, y deja que repose durante quince minutos más. Cuela y listo. 
 
– Infusión de jengibre y ginkgo para la circulación. Al ser vasodilatadores, esta combinación es un remedio interesante y efectivo para mejorar la circulación sanguínea. Necesitas: una taza y media de agua, una cucharada de jengibre rayado, una cucharada de hojas de ginkgo biloba y miel. Instrucciones: Hierve la taza y media de agua, añadiendo el jengibre y la cucharada de hojas de ginkgo. Deja hervir durante cinco minutos, apaga el fuego y deja reposar durante unos 15 minutos.