Cuando uno tiene algo en la cabeza, es casi seguro que encontrará su símil visual en la naturaleza. Si estás asustado, por ejemplo, los árboles tienen cara y se mueven como monstruos. Para la diseñadora ucraniana Anna Marinenko, algunos panoramas tienen una conexión visual con gráficas de ondas sonoras. Y aunque parezca disparatado al principio, cuando vemos las imágenes una al lado de la otra todo hace sentido. La similitud estética del ruido y una cordillera de montañas o la estela de una lancha en el mar es increíble.

La simetría es la clave para que una vista pueda parecer una gráfica de sonido. Así, las hileras de árboles o casas reflejadas en agua están vinculadas con ilustraciones lineales de altos y bajos de sonido, y podrían incluso musicalizarse, pero esa esa es otra historia. Disfruta la serie.