Vuelve la ameneza sobre Holbox: lugareños son despojados de sus terrenos para construir un complejo turístico

La aprobación de la división de la isla provocará el despojo de 2 000 habitantes de la isla. Aunque aún falta que se ciertos acuerdos se apliquen, Holbox está siendo el escenario entre la injusticia y la desesperación.

La isla de Holbox, ubicada al norte de Quintana Roo (México), es un sitio impregnado de historia y cultura. Cuenta la leyenda que las tierras fueron habitadas por los mayas y sus descendientes, formando parte del cacicazgo de Ekab. Con el paso del tiempo, la tierra se mantuvo custodiada por piratas, europeos, sobrevivientes de la Guerra de Castas, empresarios yucatecos, entre otros. 

Actualmente, Holbox es uno de los destinos turísticos más importantes de la zona. Cuenta con alrededor de 2000 habitantes, quienes viven mayoritariamente de sus productos agrícolas y pesqueros. 

Sin embargo la isla está viviendo un momento de crisis. Desde el domingo empezó el despojo de los dueños de terrenos dentro de Yum Balám, en Holbox. Esta decisión se llevó a cabo a partir de una asamblea (considerada como ilegal), protegida por antimotines del gobierno de Quintana Roo, donde se aprobaba por unanimidad la división de la isla en cuatro ejidos: Holbox, Isla Holbox, Península Holbox y Punta Holbox. 

holbox01

El objetivo de exiliar a los dueños originales es facilitar el desarrollo de un proyecto turístico impulsado por Fernando Ponce, empresario yucateco dueño de Bepensa y  de la embotelladora de Coca Cola. De ese modo, bajo el nombre de Península Maya Developments, se construirían 875 villas y condominios, hoteles, áreas comerciales, canales y un puerto. 

En la asamblea antes mencionada estuvieron presentes funcionarios del gobierno de Quintana Roo, ejidatarios yucatecos proactivos al diseño turístico, Fernando Ponce y Hermilo Castilla Rocha. De acuerdo con una entrevista en el semanario Proceso acerca del frente “Yo Defiendo a Holbox” (YDH), los dueños que asistieron a la reunión no son nativos ni vecinos de la isla, sino empresarios o prestanombres yucatecos que obtuvieron ilegalmente los certificados ejidales. Mientras que, afuera de la reunión, se manifestaban decenas de pobladores y ejidatarios en contra del despojo de sus hogares. 

Fue entonces que cerca de 200 ejidatarios tomaron el domingo la alcaldía en protesta por la asamblea ilegal. Advirtiendo que no abandonarán las instalaciones hasta que el presidente municipal, Luciano Sima, los defienda del fraude por parte de Península Maya Developments. 

Como consecuencia de la manifestación hubo un operativo policiaco, encabezado por el secretario estatal de Seguridad Pública, General Carlos Bibiano Villa Castillo, donde la policía aventó rocas y gases lacrimógenos. Personas de la tercera edad, niños y mujeres embarazadas salieron lastimadas. 

La aprobación de la división de la isla provocará el despojo de 2000 habitantes de la isla. Aunque aún falta que se ciertos acuerdos se apliquen, Holbox está siendo el escenario entre la injusticia y la desesperación. Con el fin de evitar que el desalojo se lleve a cabo, varios medios empezaron a movilizarse para que la isla se convierta en Patrimonio de la Humanidad. Firma tu petición aquí, para salvaguardar a la isla de la manos de las mafias coorporativas. Te toma un minuto.



¿Por qué el guardaparque es importante en las áreas naturales protegidas en México?

Se requieren más de 200 mil millones de dólares para que los guardaparques resguarden y operen las ANP de forma adecuada

El fortalecimiento del sistema de áreas naturales protegidas (ANP) debe de incluir el fomento de las capacidades y herramientas para los guardaparques, ya que representan un nexo entre la conservación y las comunidades. A pesar de que las ANP son una de las estrategias implementadas en la política pública ambiental para conservar los ecosistemas, su biodiversidad y sus servicios ambientales fomentando el desarrollo sustentable, la figura del guardaparque no ha sido valorada de una forma sobresaliente en la gestión estos espacios en México.

La gobernanza ambiental internacional ha sido severamente criticada por haber sido ineficiente ante la problemática global (Alfie-Cohen et al., 2011), y México no es la excepción de esta realidad. Si bien, la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA) no considera a las ANP como un instrumento en la política ambiental, son la mejor herramienta que tiene el país para conservar la biodiversidad (Bezaury-Creel y Gutiérrez-Carbonell, 2009). El fortalecimiento del sistema de ANP es una de las tareas más importantes y fundamentales para poder mantener la representatividad y funcionalidad de los ecosistemas de México, y este fortalecimiento debe de incluir el fomento de las capacidades y herramientas de los guardaparques.

El objetivo de este ensayo es analizar las fortalezas y las debilidades de los guardaparques que laboran en México. Como ellos son la primera imagen que tienen las comunidades que habitan en las ANP, deben de generar un estrecho vínculo con estas. Su visión tiene que ser amplia para que abarque aspectos socio-culturales, económicos y ambientales de los recursos naturales porque son el nexo entre la comunidad y la conservación; así que su función es fundamental. Las actividades prioritarias que en general realizan los guardaparques son (Paz-Barreto, 2009):

1. Extensionismo y educación ambiental

2. Control y vigilancia

3. Atención al visitante

4. Monitoreo y apoyo a la investigación científica

5. Relación con las comunidades y resolución de conflictos

Reserva de la Biosfera Volcan Tacana

A partir de la última década del siglo XX es cuando verdaderamente se empieza a consolidar la atención y manejo de las ANP en México (Bezaury-Creel y Gutiérrez-Carbonell, 2009). Desde entonces se han realizado avances significativos, sin embargo, las ANP se enfrentan a problemas por decretos antiguos e imprecisos, conflictos de tenencia de la tierra, pobreza y marginación de sus habitantes (Brenner, 2010; Campos y Boada, 2008), así como de falta de presupuesto, infraestructura y personal suficiente para llevar a cabo las diversas líneas de conservación. Aún queda mucho para cuidar efectivamente el patrimonio

natural dentro de las ANP, y para ello, es necesario primeramente un análisis de las políticas públicas ambientales para buscar un resultado que apunte la solución de esta necesidad (Merino y Cejudo, 2010). Quiero remarcar una falta considerable de personal y de financiamiento para la realización de acciones de conservación enmarcadas en los programas y estrategias de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

Las actividades fundamentales de los guardaparques están claramente implicadas en los objetivos específicos del Programa Nacional de Áreas Naturales Protegidas 2014-2018, aunque para realizarlas solamente se cuenta con 500 guardaparques para atender las ANP que cubren más de 25 millones de hectáreas, esto equivale a que cada guardaparque es responsable de una superficie igual a la isla de Cozumel, Quintana Roo. Se sabe que la CONANP reconoce en discurso que la figura del guardaparque es el primer contacto con las comunidades. En la Estrategia 2040 (CONANP, 2014) se establece dentro del eje “Administración para la Conservación” como línea de trabajo el aseguramiento de suficiencia presupuestaria para garantizar la operación de las diferentes áreas y el fortalecimiento de la plantilla del persona en número, remuneración y capacidades, y dentro del eje “Capacidades Institucionales” como línea de trabajo, asegurar la suficiencia del personal con plazas acordes con responsabilidades, contar con programas de fortalecimiento y capacitar al personal en las diferentes herramientas. En la realidad, es bien sabido que esta situación pasa desapercibida.

Si bien, dentro de la CONANP existe el “Programa Formando para la Conservación” y la “Iniciativa Guardaparque” para profesionalizarlos con herramientas que les permita orientar su trabajo y mejorar sus conocimientos técnicos, no es suficiente para lograr un correcto alcance para la capacitación de todos los guardaparques en las ANP. La formación en México es poco sólida, a diferencia de otros países donde están preparados en botánica y zoología, ecología, pedagogía, resolución de conflictos, adiestramiento policiaco, primeros auxilios, legislación, entre mucho otros temas, e incluso existen programas académicos que avalan y profesionalizan la figura del guardaparque como en Argentina, Ecuador o Costa Rica.

Reserva de la Biosfera Zicuiran-Infernillo

En estos tiempos, aún la forma de contratación de los guardaparques y los técnicos responsables de programas de conservación es poco institucionalizada, pues no tienen plazas permanentes, y además de ello el personal actualmente en la CONANP resulta insuficiente para todas las actividades colocadas en el Programa Nacional de Áreas Naturales Protegidas y en la Estrategia 2040. Sumado a esto, el salario va de seis mil pesos a 12 mil pesos mensuales, y en muchos casos, no cuentan con condiciones óptimas de seguridad, servicios médicos y equipo necesario.

Ahora bien, el presupuesto asignado a la CONANP de parte del gobierno federal es insuficiente, pues se requieren más de 200 mil millones de dólares para que los guardaparques resguarden y operen las ANP de forma adecuada (Escobedo, 2015). Esta institución recibe aproximadamente una cantidad que sobrepasa un poco más de 1,000 millones de pesos mexicanos al año (CONANP, 2010); por mucho un valor inferior al deseado. Justamente el año pasado la Secretaría de Hacienda y Crédito Público recortó el presupuesto de la institución, afectando considerablemente la operatividad de la misma con más de 100 despidos en todo el país. A razón de eso, los avances y esfuerzos que se venían acumulando desde su creación se han visto perjudicados por esta decisión, incluyendo el limitado presupuesto que siempre ha tenido. Además de esto, México tiene ANP incluidas como Patrimonio Mundial de la Humanidad, en el Programa El Hombre y la Biosfera, y en la Convención Ramsar. También nuestro país se comprometió a aumentar la superficie protegida de acuerdo con las Metas de Aichi, y otros convenios internacionales. Todo esto se traduce en la necesidad de un mayor presupuesto y un mayor número de personal capacitado y con las herramientas necesarias para completar estos objetivos.

Reserva de la Biosfera Archipielago de Revillagigedo

En conclusión, las ANP podrían constituir la base para la conservación de la biodiversidad y para fomentar un desarrollo sustentable en las comunidades y del país, pero para ello se necesita resaltar y fortalecer la labor del guardaparque. A pesar de esta situación, el personal de la CONANP tiene una identidad y un sólido compromiso con la institución y con el trabajo de conservación, aunque no reciba el valor que se merece, derivado principalmente por el desconocimiento de su importancia por parte de la sociedad. Por consiguiente es necesaria una política que genere una marcha hacia el desarrollo sustentable junto con la conservación del patrimonio natural y, que de igual forma, integre en esta política la formación de personal capacitado para poner en marcha un manejo efectivo de las ANP.

Autor: 

Leonardo Noriel López Jiménez, Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas. 

Referencias bibliográficas

Alfie-Cohen, M., L. Díaz-Abraham y R. Castañeda. (2011). Una ventana de oportunidad: la gobernanza ambiental, un nuevo instrumento de política. En: Alfie-Cohen (ed.). Comprometidos para negociar: conflicto y gobernanza ambiental (pp. 25-84). Universidad Autónoma Metropolitana, México, D.F.

Bezaury-Creel, J. y D. Gutiérrez-Carbonell. (2009). Áreas naturales protegidas y desarrollo social en México. En Shaha y haha, (Eds.), Capital natural de México, vol. II: Estado de conservación y tendencias de cambio. (pp. 385-431). México, D.F.: CONABIO.

Brennet, L. (2010). Gobernanza ambiental, actores sociales y conflictos en las áreas naturales protegidas mexicanas. Revista Mexicana de Sociología, 72(2), 238-310.

Campos, M. y M. Boada. (2008). Integración de diferentes modelos de protección para el diseño de un área natural protegida en Michoacán, México. Document d’Analisi Methodologic en Geografia., 51:39-57.

CONANP. (2010). Logro 2010. México, D.F.; Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

CONANP. (2014). Estrategia hacia 2040: una orientación para la conservación de las áreas naturales protegidas de México. México, D.F.: Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

CONANP. (2016). Indicadores de programas presupuestarios. Recuperado de http://www.conanp.gob.mx/

Escobedo, M. (2015). Áreas naturales protegidas, entre el abandono y la conservación. Crónica Ambiental, 12: 18-27.

Merino, M. y G. Cejudo. (2010). Introducción. En: Merino, M., G. Cejudo, D. Arellano-Gault, T. Bracho, M. Casar, R. Gil-García, C. Maldonado, J. Mariscal, L. Santibáñez y L. Sour (Eds.), Problemas, decisiones y soluciones. Enfoques de política pública. (pp 9-25). México, D.F.: Fondo de Cultura Económica.

Paz-Barreto, D. 2010. Capacitación para guardaparques en América Latina. Revista Parques.



Organizaciones se unen para defender a Tulum y Holbox, México

El Programa de Ordenamiento Ecológico Local (POEL) fue modificado para permitir desarrollos dañinos para el ambiente.

Tulum, esta megadiversa zona maya esta formada en 60% por Selva Mediana Subperennifolia y en la zonas costeras de manglares y zonas inundables fundamentales para la salud de las regiones prioritarias y sus áreas naturales protegidas. Posee también un sistema de cuevas y ríos subterráneos reconocido como el más grande del mundo en su tipo con con más de 1,300 Km explorados; la única fuente de agua dulce de la zona, además.

Como es de esperarse, los megaproyectos que buscan aprovechar la rentabilida turística del lugar son numerosos; ello aunado a la corrupción de las autoridades en los distintos niveles que caracteriza a México, han generado décadas de explotación que ha devastado cientos de ecosistemas.

Uno de los atractivos más peleados de la zona ha sido la isla de Holbox, de un increíble paisaje; por ahora los proyectos que más la aquejan están temporalmente varados gracias a la lucha férrea de sus habitantes pero la isa está constantemente amenazada de ser explotada.

En estos días, organizaciones sociales como el Centro Mexicano de Derecho Ambiental A.C. están denunciando el que una nueva amenaza sobre Tulúm y Holbox está presente, pues curiosamente, el Modelo de Ordenamiento del Programa de Ordenamiento Ecológico Local (POEL) fue cambiado sin consenso, incluyendo algunos puntos que vulneran el equilibrio ecológico en el sitio.

Son los siguientes:

1. La desincorporación de 2 mil 221 hectáreas (ha) de la Unidad de Gestión Ambiental (UGA) “Fractura de Holbox”, la cual tiene asignada la política de “protección” y fue reasignada a una UGA con política de “aprovechamiento sustentable”, lo cual pone en riesgo la calidad del sistema kárstico y la disponibilidad de agua potable no sólo de Tulum, sino de toda la Rivera Maya y Cancún.

2. Se omitió incluir una tabla de porcentaje modificación máximo permitido para cada UGA con la finalidad de dar certidumbre a todos los propietarios apegados al principio de equidad, respecto de en qué áreas se debe conservar y en cuáles es posible realizar actividades de aprovechamiento.

3.Se promueve el desmonte y construcción en zonas inundables lo que implica el relleno, desecación y alteración de los humedales, lo cual puede constituir un delito penal[1].

4. Finalmente, cabe señalar que se aumentaron las densidades de cuartos por hectárea sin consulta del Comité[2].

CEMDA puso, desde luego, una queja ante la Secretaría de Medio Ambiente del estado de Quintana Roo (SEMA), pero, curiosamente, una vez más, fue rechazada sin justificación técnica ni legal. Ahora organizaciones como OMCA A.C., Razonatura y el mismo CEMDA están pidiendo a la Semarnat que intervenga para reparar estas violaciones.

Si te suena, puedes ayudarlos mencionando en redes sociales a la Semarnat para que defienda a Tulum de las modificaciones a su Ordenamiento del Programa de Ordenamiento Ecológico Local (POEL). Aquí su Twitter y Facebook.

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd