Vuelve la ameneza sobre Holbox: lugareños son despojados de sus terrenos para construir un complejo turístico

La aprobación de la división de la isla provocará el despojo de 2 000 habitantes de la isla. Aunque aún falta que se ciertos acuerdos se apliquen, Holbox está siendo el escenario entre la injusticia y la desesperación.

La isla de Holbox, ubicada al norte de Quintana Roo (México), es un sitio impregnado de historia y cultura. Cuenta la leyenda que las tierras fueron habitadas por los mayas y sus descendientes, formando parte del cacicazgo de Ekab. Con el paso del tiempo, la tierra se mantuvo custodiada por piratas, europeos, sobrevivientes de la Guerra de Castas, empresarios yucatecos, entre otros. 

Actualmente, Holbox es uno de los destinos turísticos más importantes de la zona. Cuenta con alrededor de 2000 habitantes, quienes viven mayoritariamente de sus productos agrícolas y pesqueros. 

Sin embargo la isla está viviendo un momento de crisis. Desde el domingo empezó el despojo de los dueños de terrenos dentro de Yum Balám, en Holbox. Esta decisión se llevó a cabo a partir de una asamblea (considerada como ilegal), protegida por antimotines del gobierno de Quintana Roo, donde se aprobaba por unanimidad la división de la isla en cuatro ejidos: Holbox, Isla Holbox, Península Holbox y Punta Holbox. 

holbox01

El objetivo de exiliar a los dueños originales es facilitar el desarrollo de un proyecto turístico impulsado por Fernando Ponce, empresario yucateco dueño de Bepensa y  de la embotelladora de Coca Cola. De ese modo, bajo el nombre de Península Maya Developments, se construirían 875 villas y condominios, hoteles, áreas comerciales, canales y un puerto. 

En la asamblea antes mencionada estuvieron presentes funcionarios del gobierno de Quintana Roo, ejidatarios yucatecos proactivos al diseño turístico, Fernando Ponce y Hermilo Castilla Rocha. De acuerdo con una entrevista en el semanario Proceso acerca del frente “Yo Defiendo a Holbox” (YDH), los dueños que asistieron a la reunión no son nativos ni vecinos de la isla, sino empresarios o prestanombres yucatecos que obtuvieron ilegalmente los certificados ejidales. Mientras que, afuera de la reunión, se manifestaban decenas de pobladores y ejidatarios en contra del despojo de sus hogares. 

Fue entonces que cerca de 200 ejidatarios tomaron el domingo la alcaldía en protesta por la asamblea ilegal. Advirtiendo que no abandonarán las instalaciones hasta que el presidente municipal, Luciano Sima, los defienda del fraude por parte de Península Maya Developments. 

Como consecuencia de la manifestación hubo un operativo policiaco, encabezado por el secretario estatal de Seguridad Pública, General Carlos Bibiano Villa Castillo, donde la policía aventó rocas y gases lacrimógenos. Personas de la tercera edad, niños y mujeres embarazadas salieron lastimadas. 

La aprobación de la división de la isla provocará el despojo de 2000 habitantes de la isla. Aunque aún falta que se ciertos acuerdos se apliquen, Holbox está siendo el escenario entre la injusticia y la desesperación. Con el fin de evitar que el desalojo se lleve a cabo, varios medios empezaron a movilizarse para que la isla se convierta en Patrimonio de la Humanidad. Firma tu petición aquí, para salvaguardar a la isla de la manos de las mafias coorporativas. Te toma un minuto.



El turismo de masas pintado de verde en Holbox

A un paso de la transición de gobierno, ahora más que nunca es necesario evitar estos errores al momento de modificar espacios naturales para el turismo.

* Por: Luis Damián McAnally Armijo

 

El turismo es una actividad que se ha visto como la alternativa no extractiva para el desarrollo en muchas partes del mundo. México no ha sido la excepción. Conforme la idea del desarrollo sostenible fue permeando en el discurso de la política mexicana, el ecoturismo o turismo de naturaleza ha ido ganando terreno dentro de las actividades económicas de distintas regiones. El estado de Quintana Roo es un claro ejemplo.

Conforme el turismo de masas o de enclaves como el impulsado en Cancún perdía atractivo, fue necesario encontrar nuevos espacios que atendieran a las nuevas tendencias turísticas globales. Turismo de aventura, turismo alternativo, turismo sustentable, ecoturismo… Muchas ideas sobre cómo debía ser el turismo fueron adoptadas y las Áreas Naturales Protegidas brindaban los espacios ideales para satisfacer esta nueva demanda (Durand, 2014; Eagles, McCool y Haynes, 2003; González-Luna y Vázquez-Toriz, 2016; Guzmán, Figueroa y Durand, 2013; López-Santillán, 2015a; Murray, 2005).

salvemos holbox

En los 1990 y principios de los 2000 muchas áreas protegidas en Quintana Roo comenzaron a turistificarse (como es el caso Xcalak) y algunas fueron incluso creadas en un intento de regular el turismo ya existente en la zona (como el caso de Puerto Morelos) (Murray, 2005). Este también fue el caso del Área de Protección de Flora y Fauna Yum  Balam (APFFYB). Esta área protegida decretada en 1994 se encuentra en un “hotspot” de biodiversidad. La zona es visitada por gran número de aves migratorias, es zona de anidación de varias especies de tortugas marinas, tiene importantes humedales y zonas de manglar, etc. Dentro del APFFYB se encuentran las poblaciones de Solferino, Chiquilá y Holbox, pertenecientes al municipio de Lázaro Cárdenas (Berlanga y Faust, 2007).

La isla de Holbox ha sido la zona turística dentro del APFFYB por excelencia y en los últimos años ha sido promocionada intensamente como destino turístico a nivel nacional e internacional. Los esfuerzos iniciales para el decreto involucraron a distintas organizaciones civiles e instituciones académicas, así como a las poblaciones. Originalmente, el decreto del APFFYB buscaba desarrollar el turismo de forma sostenible, con base en el manejo comunitario (Berlanga y Faust, 2007).

aves-holbox

Todo parecía indicar que esta nueva Área Natural Protegida tendría una gobernanza basada en ideas como la democracia deliberativa, tal como expone Cohen (2013), pero cuando el área fue decretada cualquier mención sobre el manejo comunitario fue omitida (Berlanga y Faust, 2007). El turismo creció en Holbox en los años subsecuentes al decreto con actividades como avistamiento de aves, tours a islas cercanas y el nado con tiburón ballena.

La propiedad de la tierra en Holbox es ejidal. Hasta antes del decreto del Área Protegida la relación de la comunidad con su tierra había sido determinada por la actividad pesquera, las fiestas locales y las costumbres propias de la comunidad. Debido a la llegada del turismo, aunado a la reforma del artículo 27 constitucional en 1992, la comunidad holboxeña sufrió un cambio radical en su relación con la isla (López-Santillán, 2015a). Las tierras se parcelaron y la playa se volvió una mina de oro. Diversos hoteles comenzaron a aparecer en las costas de Holbox. El mercado de tierras en la isla ha causado controversia dentro de la comunidad y ha erosionado fuertemente el tejido social, ha individualizado la colectividad que previamente dominaba el hacer y sentir de los holboxeños.  

La historia del APFFYB ha estado llena de omisiones gubernamentales y hoy en día, 23 años después del decreto, el APFFYB permanece sin un plan de manejo. La isla es manejada para satisfacer el mercado turístico y el gobierno estatal y municipal se han convertido en facilitadores de este fenómeno, cosa común en el turismo (González-Luna y Vázquez-Toriz, 2016). Se ha optado por una estrategia de conservación neoliberal en donde el dinero rige lo que se hace y lo que no, y la tierra debe venderse para ser conservada (Durand, 2014; Guzmán et al., 2013; López-Santillán, 2015b).

holbox-turismo-de-masas-tortugas
Milenio

El dilema social que expone Cárdenas (2009) es evidente en Holbox: los intereses individuales se encuentran alienados de los intereses colectivos. El beneficio a corto plazo de la venta de tierras ha cegado a muchos y puesto en riesgo la estabilidad económica de otros, formando élites que han acaparado los beneficios económicos del turismo. La cohesión social tan importante para la organización colectiva (Kieffer, 2016) se encuentra debilitada debido a esto, por lo que la actividad colectiva hoy en día es difícil.

Otros problemas sociales típicos del turismo (Cañada, 2016; Eagles et al., 2003; Palafox-Muñoz, 2016) también se han hecho presentes: cada día el robo de bicicletas, cámaras y celulares es más frecuente, la pesca se ha ido abandonando poco a poco a favor de las actividades turísticas, algunas fiestas locales se han mercantilizado y comienzan a perderse, los empleos creados a los que pueden acceder las comunidades de la zona son precarios y la comunidad original de holboxeños se encuentra dividida. La idea de una gobernanza ambiental comunitaria parece ahora lejana.

holbox turismo de masas contaminacion
El Universal

Los problemas ambientales que acarrea el turismo de masas (Cañada y Gascón, 2006; Eagles et al., 2003) no tardaron en llegar. Las playas que en Internet se venden como un destino virgen se encuentran llenas de basura. Las aves cada vez se ubican en zonas más alejadas. Las calles de arena que tanto encanto le daban a Holbox están ahora compactadas y llenas de charcos en donde la lluvia se mezcla con aguas negras. Los lancheros turísticos tienen que ir año con año más lejos para encontrar tiburón ballena. Se ha perdido gran extensión de manglar que ha sido sustituido por hoteles y casas lujosas y el cielo estrellado que dominaba las noches de Holbox ha sido invisibilizado por las luces del pueblo.

En conclusión, sin un cambio en la forma de gobernanza en esta Área Natural Protegida pronto los motivos que incentivaron su creación podrían desaparecer, y con ellos la pequeña gran mina de oro. Hasta ahora, parece sólo otra playa bonita a punto de convertirse en el nuevo Cancún, con toda la desigualdad y destrucción que eso conlleva. El pasado 27 de septiembre el Twitter de la CONANP se llenó de propaganda del Día Mundial del Turismo. Fotografías de escenarios prístinos y actividades como paseos en kayak alimentan el imaginario de que el turismo sostenible es posible; no obstante, ejemplos como el de Holbox son desalentadores.

 

Bibliografía:

Berlanga, M. y Faust, B. B. (2007). We Thought We Wanted a Reserve: One Community’s Disillusionment with Government Conservation Management. Conservation and Society, 5(4): 450–477.

Cañada, E. (2016). Implicaciones socioambientales de la construcción del espacio turístico. Ecología Política: Cuadernos de Debate Internacional, 2016(52): 12–16.

Cañada, E. y Gascón, J. (2006). Turismo y Desarrollo: Herramientas para una mirada crítica (1ra Ed.). Managua, Nicaragua: Enlace.

Cárdenas-Campo, J. C. (2009). Dilemas de lo colectivo: Instituciones, pobreza y cooperación en el manejo local de los recursos de uso común (1ra ed.). Bogotá, Colombia: Ediciones Uniandes.

Cohen, M. A. (2013). Democracia deliberativa y gobernanza ambiental: ¿conceptos transversales de una nueva democracia ecológica? Sociológica, 28(80): 73–122.

Durand, L. (2014). ¿Todos ganan? Neoliberalismo, naturaleza y conservación en México. Sociológica, 29(82): 183–223.

Eagles, P. F. J., McCool, S. F. y Haynes, C. D. (2003). Turismo sostenible en áreas protegidas: Directrices de planificación y gestión. Madrid, España: Organización Mundial del Turismo, Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y IUCN.

González-Luna, L. A. y Vázquez-Toriz, R. (2016). Megaproyectos turísticos y ecoturísticos: Del despojo al cercamiento de bienes comunes de comunidades rurales en México. Ecología Política: Cuadernos de Debate Internacional, 2016(52): 57–61.

Guzmán, M. G., Figueroa, F. y Durand, L. (2013). Ecología política y ecoturismo en México: reflexiones desde la huasteca potosina y la selva lacandona. En: Guzmán Mauricio y Diego Juárez (eds.) En busca del ecoturismo. Casos y experiencias del turismo sustentable en México, Costa Rica, Brasil y Australia. México: EÓN-El Colegio de San Luis, A.C.

Kieffer, M. (2016). La cohesión social: Elementos de análisis comparativo de dos iniciativas de Turismo Rural Comunitario en Chiapas, México. Ecología Política: Cuadernos de Debate Internacional, 2016(52): 69–72.

López-Santillán, Á. A. (2015a). Desarrollo sustentable y turismo de naturaleza: reevaluación y acción colectiva en torno a recursos comunes en Holbox, México. Otra Economía, 9(17): 187–198. https://doi.org/10.4013/otra.2015.917.07.

López-Santillán, Á. A. (2015b). Turismo y desarrollo sustentable en áreas protegidas o sobre los “nuevos”contrasentidos para la producción y el marasmo en el ámbito rural. Desacatos, 47(2015): 36–57.

Murray, G. D. (2005). Multifaceted measures of success in two mexican marine protected areas. Society & Natural Resources, 18, 889–905. https://doi.org/10.1080/08941920500248814.

Palafox-Muñoz, A. (2016). Turismo e imperialismo ecológico: El capital y su dinámica de expansión. Ecología Política: Cuadernos de Debate Internacional, 2016(52): 18–25.

México Sostenible
Autor: México Sostenible
Somos una organización de jóvenes comprometidos con la conservación de la riqueza natural y cultural del país. Integramos un equipo interdisciplinario capaz de analizar diferentes temas de la agenda ambiental, con el fin de generar acciones para fortalecer la capacidad de adaptación de las sociedades frente al cambio climático e incentivar su desarrollo sostenible.


El Sistema Arrecifal Veracruzano: un área natural protegida en crisis

El Sistema Arrecifal Veracruzano es un área de enorme biodiversidad y belleza. Aunque está protegida actualmente, aquí se proponen mejores medidas para garantizar su conservación.

* Por: Nayeli Osorio Vera

 

En el golfo de México se encuentra ubicado uno de los ecosistemas más importantes del país, no sólo debido a su tamaño, sino también a la diversidad de especies que alberga, así como los servicios ambientales que proporciona y el valor económico que éstos representan. Su existencia data de aproximadamente 10 millones de años de antigüedad[1]; sin embargo, no fue hasta hace apenas 30 años que esta área natural recibió el justo nombramiento de Área Natural Protegida (ANP) y Parque Nacional, para su respectiva conservación. A pesar de los esfuerzos destinados para hacer de este espacio un ANP y con esto poder asegurar su existencia de manera equilibrada con los asentamientos humanos, éstos no han podido ser suficientes ni eficientes para dicho propósito.

Este es el caso del Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano (PNSAV), un ecosistema que, frente a las circunstancias adversas de supervivencia, ha logrado mantenerse de pie y sigue siendo fuente de vida no sólo para las especies que alberga sino también para las miles de personas que de éste dependen. 

boca-del-rio-veracruz-arrecife
Boca del Río, Veracruz

El presente ensayo hace un análisis sobre la crisis actual que vive el PNSAV. Para tal efecto en primer lugar haré mención precisa y clara de la importancia social, económica y ambiental del Sistema Arrecifal Veracruzano y de los factores que amenazan en la actualidad a este ecosistema; de manera secuencial se analizarán los intentos de gestión que ha tenido dicha ANP desde 1992 al presente año, y en respuesta a lo anterior, finalmente concluiré con una propuesta para llevar a esta área natural a un manejo sustentable costero.

Frente a las costas de los municipios de Veracruz, Boca del Río y Alvarado se encuentra ubicado el Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano, integrado por 23 arrecifes y cinco islas[2]; su importancia recae en ser hogar de la mayor biodiversidad de especies arrecifales del oeste del golfo de México, entre ellas especies protegidas y especies endémicas. Desde un punto de vista social también es cimiento de diversas actividades económicas como la pesca, el turismo y el buceo deportivo. El Sistema Arrecifal protege a la costa frente a huracanes y nortes, además de ser fundamental para muchos ciclos biogeoquímicos, entre ellos la producción de oxígeno[3]. El valor de estos servicios se estima en casi $290,500,000 millones de USD (CEMDA, p.8). Lamentablemente, estos servicios ambientales están en riesgo debido al gran daño que las actividades humanas han provocado en este ecosistema.

Actividades como el turismo, la navegación de buques petroleros, la contaminación proveniente de las descargas de aguas residuales, agroquímicos y fertilizantes, y de los desechos de ingenios azucareros (AIDA, 2015, p. 19) son alarmantes amenazas para la subsistencia del PNSAV. Todas estas actividades obedecen a la inevitable necesidad proveniente del crecimiento poblacional de la zona costera, lo cual provoca un mayor conflicto en el uso y explotación adecuada de este recurso común. Actualmente los Parques Nacionales se encuentran abiertos para todos, sin ningún límite, a pesar de tener en sí mismos una extensión y producción de recursos limitadas (Hardin, 1968).

arrecife natural veracruzano area natural protegida
Revista Dónde Ir

Esto genera una situación perjudicial de estrés al ecosistema por satisfacer la demanda ilimitada de una población cada vez más numerosa. Por otra parte las malas decisiones sobre el uso de los recursos públicos, la corrupción, los conflictos de interés, la falta de experiencia y el constante cabildeo de empresas nacionales y extranjeras para el impulso de proyectos de desarrollo de las ANP han hecho a un lado la expresión más pura de estos espacios en México: el derecho de todos los habitantes de este país a un medioambiente sano (CEMDA, p. 2). La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 4° dice que:

Toda persona tiene derecho a un medioambiente adecuado para su bienestar.

El daño a un ecosistema que está tan íntimamente conectado a la forma de vida de la población costera, sin lugar a dudas perjudica el bienestar de la población. Por ejemplo, factores como las aguas residuales vertidas en las playas de la zona conurbada de Veracruz-Boca del Río son un foco rojo de infección y riesgo sanitario para los bañistas que asisten a las playas a disfrutar de este espacio de ocio y recreación.

Evidentemente, el PNSAV carece de un programa de manejo eficiente para los recursos naturales (AIDA, 2015, p. 19). Las condiciones administrativas y el marco jurídico bajo el cual se regula esta ANP han sido un intento fallido para el equilibrio del Sistema Arrecifal Veracruzano, el sector económico que más se ha visto beneficiado ante esta deficiencia administrativa y legal ha sido el desarrollo portuario. Esto se ve reflejado en el decreto original del PNSAV en 1992 y las modificaciones que se le realizaron al decreto en 2012, donde el área que se delimitaba en un principio como ANP fue modificada, desincorporando la bahía de Vergara y Punta Gorda, para ejecutar el proyecto llamado “Ampliación del puerto de Veracruz en la zona Norte” (CEMDA, p. 25).

Actualmente el área enfrenta un proceso de amparo presentado por los oponentes a la ampliación portuaria y su destino está en espera de una resolución definitiva (Jiménez Baldillo et al., 2014). Por otro lado, los organismos encargados de esta ANP tales como la SEMARNAT y la CONANP no han cumplido con las importantes obligaciones legales que posibilitan el buen manejo del PNSAV y cuando han decidido actuar se ha hecho sin tomar en consideración la mejor información científica y técnica disponible (CEMDA, p. 48).

Como posible solución a la problemática anterior es indispensable implementar estrategias que favorezcan la resiliencia y recuperación del PNSAV ante la situación del crecimiento poblacional y la falta de programas de manejo. Es necesario implementar de forma efectiva medidas de adaptación basadas en ecosistemas que aseguren la conservación de los recursos naturales y la biodiversidad, fomenten el desarrollo económico, y mejoren las condiciones de vida de la sociedad costera

Para esto, las autoridades encargadas de la creación y manejo de estos programas se deben guiar en primer lugar por la información científica y técnica respecto de la situación actual del PNSAV para poder responder a las problemáticas, comprender y mitigar las amenazas, y restaurar y asegurar la existencia equilibrada los ecosistemas.

De igual manera, se debe buscar la práctica sustentable de las actividades económicas que se realizan en las costas de los municipios de Veracruz-Boca del Río y Alvarado, dándole preferencia a aquellas que generen un mayor beneficio económico y social causando el menor de los impactos al ecosistema, como es el caso del ecoturismo y la pesca artesanal. Se debe asegurar el manejo regulado de los desechos residuales de las actividades industriales a través de leyes jurídicas y normas sociales que permitan asegurar a largo plazo el derecho de los individuos a un medioambiente adecuado para su bienestar.

Por último, es fundamental fomentar el involucramiento y participación de la sociedad a la preservación de este recurso natural invaluable pues no existe ley que sea eficiente sin una sociedad que esté dispuesta a ejecutarla, vigilarla y hacerla cumplir.

 

Referencias:

AIDA. (2015). La protección de los arrecifes de coral en México: rescatando la biodiversidad marina y sus beneficios para la humanidad. Recuperado de: http://www.aida-americas.org/sites/default/files/Informe_Corales_Mexico.pdf.

CEMDA. Sistema Arrecifal Veracruzano. Reporte de un área natural protegida amenazada. Recuperado de: http://www.cemda.org.mx/wp-content/uploads/2011/12/PNSAV.Final_.pdf.

Hardin, G. (1968). La tragedia de los comunes. Recuperado de: http://mexicosostenible.org.mx/plataforma_ms/cursos/guruPrograms/1-ms/7-gestion-integral-de-mares-y-costas290.

Jiménez Badillo et al. Problemática ambiental y socioeconómica del Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano. Investigación y Ciencia [en línea] 2014, 22. Recuperado de: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=67431160007> ISSN 1665-4412.

 

[1] Arrecifal Veracruzano. Maravillas de México. http://www.maravillasdemexico.com:80/cgi-bin/MaravillasDeMexico/Maravilla?M=5.

[2] http://regiongolfodemexico.conanp.gob.mx/sistemarrecifal.php#.Wk5tzN_ibIU.

[3] CEMDA. Importancia del sistema arrecifal veracruzano. Recuperado de: www.cemda.org.mx/wp-content/uploads/2011/12/PNSAV.Final_.pdf.

México Sostenible
Autor: México Sostenible
Somos una organización de jóvenes comprometidos con la conservación de la riqueza natural y cultural del país. Integramos un equipo interdisciplinario capaz de analizar diferentes temas de la agenda ambiental, con el fin de generar acciones para fortalecer la capacidad de adaptación de las sociedades frente al cambio climático e incentivar su desarrollo sostenible.