Este brillante adolescente tiene un plan para limpiar el océano en 10 años (VIDEO)

Bonyan Slat, con sólo 19 años, está desarrollando un plan para limpiar la mitad de la mancha del Pacífico en los próximos 10 años, sin consecuencias para la vida marina.

El adolescente Boyan Slat no es el primero que, durante un viaje en barco, ha advertido que hay más bolsas de basura que peces en el mar. Ya Ivan Macfayden había relatado que lo más impresionante de cruzar el océano es que no se escuchan muchos pájaros porque ya no tienen peces para alimentarse. Slat, sin embargo, está en camino hacía algo realmente prometedor para limpiar el océano Pacífico de basura.

Con apenas 19 años, Slat lleva 2 años desarrollando un plan para limpiar la mitad del “vórtice de plástico” encontrado en el Pacífico, en sólo 10 años. Es verdad que hay muchos planes para hacer esto pero, como explica Slat, la mayoría incluyen barcos con redes para recolectar basura que, además de costar millones de dólares y tomar miles de años, pueden atrapar todo tipo de vida marina dentro de sus redes y eso sería catastrófico.

Aprovechando el sentido de las corrientes del mar, Slat ideó una estructura flotante, amarrada al fondo del mar, que captura el desperdicio de plástico. A la fecha más de cien personas se han unido a The Ocean Cleanup, que prueba ser un proyecto viable (le fue otorgado el premio a Mejor Diseño Técnico por la Universidad de Tecnología de Delft y el premio a la innovación sustentable del iSea).

La elocuencia de Boyan es brillante. El mundo necesita personas como él, que además tengan el magnetismo para involucrar a más personas en sus ideas medioambientales. Su precencia en el mundo es reconfortante, pero no por ello debemos dejar todo en sus manos. También en Ecoosfera: Diez tips para ayudar al océano desde tu casa.

 

 



Las fotografías de las sirenas contemporáneas que llaman al cuidado del océano (FOTOS)

Mujeres de todo el mundo y de todo tipo de belleza posan para salvar al océano.

Desde el 2012 las fotógrafas Angelina Venturella y Chiara Salomoni han viajado por el mundo, sobre todo en parajes rodeados de agua como los océanos. Han convocado a personas comunes, sobre todo a mujeres, cuya belleza natural nos recuerda que la diversidad es más sublime que la estética homogénea promovida desde los medios de comunicación. Con la ayuda de una producción notable en vestuario han convertido humanas en sirenas contemporáneas (algunas de sus colas han costado miles de dólares). 

La producción de las fotos es muy sorprendente. Alguna que otra estrella de Disney aparece en las fotografías pero la mayoría son mujeres comunes. 

Estas imágenes forman parte del Project Mermaids hecho para hacer conciencia sobre la protección de los océanos. Ahora han acumulado un bagaje bastante sugerente y grande y han conseguido algunas muestras de arte. Las ganancias serán para la asociación Save Our Beach: te recomendamos ver su serie completa en su sitio.



La fascinante magia de la geometría fractal está en el océano

El cineasta italiano Sandro Bocci, también conocido como Bolidesottomarino, rinde honor a este elemento indispensable del planeta: el océano.

El océano es un lugar misterioso, en cuyos rincones habitan criaturas con simetrías casi perfectas y colores infiltrados por el inconsciente colectivo.  Se trata de un ecosistema que refleja la magia trascendental del micromundo y el cosmos, de la experiencia fractal y el caos.

Basta con observar atentamente este escenario para desestabilizar tanto la perspectiva espacial como  el continuum temporal, y así dejarse encandilar por las escenas vibrantes de los organismos que cohabitan en este planeta.

Por ello, el cineasta italiano Sandro Bocci, también conocido como Bolidesottomarino, rinde honor a este elemento indispensable del planeta: el océano. En su film Porgrave, enaltece la belleza perfecta de la naturaleza para demostrar la importancia del cuidado que el mundo necesita:

Es una película experimental que órbita entre las reflexiones filosóficas y científicas acerca del tiempo y el espacio, y que, a través de varias técnicas cinematográficas, abarca la magnificencia. Y con un soundtrack excitante, transmite vibras entre la ciencia y la magia.