El mirador invisible de los lagos de Escocia

Los estudiantes de arquitectura Angus Ritchie y Daniel Tyler diseñaron un mirador cubierto de espejos que multiplican el bellísimo paisaje del Parque Nacional Lago Lomond.

Usando madera dura y láminas de abedul, los estudiantes de arquitectura Angus Ritchie y Daniel Tyler diseñaron y construyeron en 2014 un mirador cúbico reflejante en el Parque Nacional Lago Lomond y los Trossachs. Su diseño es simplemente precioso.

 tumblr_n5zuslGRSp1sjz20io4_500 1

En lugar de interrumpir el exquisito paisaje del panorama escocés, los jóvenes hacen más evidente su belleza. Te invitan a sentarte en el mirador que, además de reflejar la naturaleza y por lo tanto multiplicarla, te recuerdan que el simple hecho de observar un paisaje es un acto importante.

Dentro de la caja cúbica hay dos bancas, una con un solo asiento y la otra con un asiento doble que los visitantes pueden usar como un refugio energetizante. Su cualidad “invisible” lo convierte en ese refugio… Si estás allí dentro eres el paisaje pero estás dedicado a él.

 3 4 5 tumblr_n5zuslGRSp1sjz20io6_500 6 5



Una metáfora cuántica para entender el amor de nuestros tiempos

Amar a alguien es un acto tan violento como lo fue la creación del cosmos.

El Universo emergió cuando el vacío fue perturbado.

Según las teorías de la cuántica de campos, el “falso vacío” es una zona en el espacio que está “vacía” y cuyo estado de energía está en el punto cero, es decir: el nivel de energía más bajo que puede existir.  No obstante, el vacío nunca puede estar del todo desprovisto de materia. Según la cuántica, en su interior contiene formas de energía; fluctuaciones cuánticas.

Podría decirse, entonces, que un vacío es al Universo lo que el corazón al cuerpo humano. El corazón nunca puede estar del todo desprovisto de fluctuaciones emocionales.

El “falso vacío” cuántico contiene energía cuántica: ondas electromagnéticas que fluctúan de manera permanente, así como partículas que saltan dentro y fuera de él. Se trata de un estado peculiar en el espacio cargado positivamente y sumamente inestable. Cuando es perturbado por un desbalance, el vacío se desintegra, dando lugar a la creación del cosmos.

El vacío deja de ser vacío y da paso a la expansión de la materia.

De esta forma, para la física cuántica la creación es producto de un desbalance cósmico: del azar y las circunstancias cuánticas. ¿Acaso no lo es también el amor? Por lo menos eso es lo que plantea Slavoj Žižek.

Quizá no hemos entendido lo que el filósofo esloveno quiere decir –no sería raro–. Pero probablemente su punto sea este: que lo primordial surge del azar y del caos. De las grandes explosiones.

El corazón humano –como eufemismo de amor– es inestable, pero jamás puede estar vacío. Cuando sucede un choque circunstancial y azaroso con otro ser, cuando un encuentro inesperado se convierte en una relación amorosa que transforma la vida de las dos personas implicadas, es cuando podemos decir que el amor es como un fenómeno cuántico.

El amor surge de un desbalance cósmico: de una perturbación.

En ese sentido, el amor tiene siempre algo de violento, como el propio cosmos. Amar es un riesgo latente, un miedo constante. La extinción de la pasión es inminente, como la de un astro, y cuando muere se produce una masiva supernova que deja restos estelares.

Pero tal y como, pese a todo, el Universo se empecinó en existir… nosotros insistimos en amar.

fisica-cuantica-amor-valso-vacio-cuantico

Quizá el problema del amor en nuestros tiempos es que vemos esto como un problema. Ya no nos atrevemos a aceptar que el amor es entregarse, afirmarse, comprometerse, al tiempo que implica aceptar que todo lo que conocemos pueda desaparecer de un momento a otro. Tememos tanto a que algo perturbe nuestro sagrado vacío –en realidad inexistente–, que ya no dejamos fluir en él la energía ni a las azarosas partículas cuánticas.

Estamos deteniendo el proceso de creación caótica que desata el verdadero amor. Y eso puede tener graves consecuencias para la existencia, a niveles cósmicos.

Pero el propio Universo y la física cuántica nos demuestran que el vacío no está en realidad vacío, y que el amor no es sólo amar, en abstracto. En ese sentido, debemos volver a atrevernos a amar, pese –e incluso debido a– los riesgos y la violencia implícita. Como dice Žižek, el amor es malvado.

 

 

*Imágenes: 1) imgur; 3) plástica graphic artist / øjeRum

Sandra Vanina Greenham Celis
Autor: Sandra Vanina Greenham Celis
Colaboradora del proyecto político Colectivo Ratio. Le gusta potenciar la depresión en su psique consumiendo productos culturales de las postrimerías del siglo XX. Cree teleologicamente en el arribo de la humanidad al comunismo.


Isla de Escocia se convierte en el primer lugar en ser 100% autosustentable

La isla Eigg no sólo es un atractivo cultural e histórico, sino también ecológico ya que consigue el 90 por ciento de su energía a través de fuentes renovables.

¿Te imaginas un lugar rodeado de montañas, valles verdes y energía limpia? La isla Eigg, en Escocia, se convirtió en el primer lugar sobre la tierra que goza de paisajes de ensueño y de una amplia gama de estrategias sustentables.

Con una de las vistas más asombrosas de toda Europa, la isla Eigg no sólo es un atractivo cultural e histórico, sino también ecológico ya que consigue el 90 por ciento de su energía a través de fuentes renovables.

Sus habitantes, quienes compraron la isla en 1997, administran cada aspecto del lugar. Inclusive, quien viva más de seis meses en la isla se convierte en miembro del comité de residentes, la cual toma decisiones para el beneficio de todos. De ese modo, los escoceses se han convertido en el epítome de una buena calidad de vida, sin la necesidad de combustibles fósiles ni degeneración ambiental.

Con paneles solares, turbinas eólicas y programas hidroeléctricos, cada hogar de la isla satisface sus necesidades energéticas. Su método, con base en economizar la electricidad, mantiene el consumo de energía entre 5 y 10 kilowatts. Gracias a la ubicación geográfica de la isla, se disfruta de abundantes rayos solares y viento que benefician a la producción energética; y es así que los espacios públicos ofrecen calefacción gratis.

Les compartimos este video que ofrece una perspectiva más amplia de la isla Eigg, en Escocia.