Conoce las bondades medicinales del Cuachalalate

Este árbol originario de México tiene propiedades para aliviar malestares muy comunes. Algunos científicos han comprobado recientemente lo que ya se sabía desde épocas prehispánicas, sus cualidades anticancerígenas.

El Cuachalalate es uno de los árboles más comunes de la zona centro y sur de México. Hay una larga tradición de consumo de sus propiedades desde la época prehispánica, por sus poderes para aliviar el principalmente el estómago. Estas cualidades  paulatinamente van comprobándose con la ciencia. No solo es un aliciente ideal para la gastritis, también es un efectivo anticancerígeno.

Aunque sus milagrosos efectos gastrointestinales son un hecho, este árbol tiene más propiedades de las que comúnmente se conocen. El regreso a los conocimientos milenarios, hoy avalados por la ciencia, se reflejan en recientes estudios.  Recientemente, un grupo de científicos de la UNAM comprobó que esta planta  tienen un  efecto anticancerígeno como se creía. Su acción además no perjudica a las células contiguas, un efecto común en este tipo de alicientes.

Algunos de los efectos curativos de este árbol milagroso al que los antiguos mexicanos le atribuían un efecto purificador:

Infecciones: se usa para la fiebre, la calentura y  gangrena.

Problemas circulatorios: desde  hace siglos  se le atribuía como un desintoxicante sanguíneo. Ayuda a curar várices y úlceras variciosas.

Enfermedades bucales: con la corteza del árbol puedes endurecer tus encías,  aliviar fuegos o úlceras de la boca.

Molestias urinarias y afecciones de los riñones: se cose la corteza junto con el palo de tres costillas, y esa agua, se bebe por 20 o 30 días.

Heridas, enfermedades de la piel o granos: la corteza del Cuachalalate te ayuda a cicatrizar heridas. En la revolución mexicana se usó constantemente para los heridos.

Enfermedades gatrointestinales: este es su efecto curativo más famoso. Alivia inflamación del estómago,  gastritis crónica y úlcera gástrica. También dolor gástrico y limpia el estómago. Recientemente científicos de la UNAM comprobaron sus propiedades anticancerígenas, sobre todo en el estómago.



¿Qué es el kratom, cuáles son sus efectos y por qué se considera una planta peligrosa?

Esta planta medicinal ha llamado la atención últimamente por las intenciones del gobierno estadounidense de restringir su uso.

En lo que concierne al uso de las plantas medicinales, es fundamental informarnos y usarlas de forma responsable. Sus efectos son reales y muy poderosos, y dependiendo de cómo sean consumidas será la experiencia que se tenga. Es el caso del kratom, la hoja de un árbol tropical nativo del sureste de Asia que comparte linaje con el árbol del café y los opiáceos.

Por su ingrediente activo, la mitragyna, el kratom es usado ya sea en polvo, en cápsulas, masticada o en infusiones para focalizar la mente y energizar el cuerpo. Pero la mitragyna es un sedante, por lo cual, las dosis muy altas pueden provocar los efectos contrarios: cuerpo pesado, mente nublada y efectos más parecidos a los de la morfina.

Debido a estos paradójicos efectos es que el gobierno estadounidense, concretamente la Drug Enforcement Adminstration (DEA) ha incluido el kratom en la lista de drogas no reguladas con riesgos para la salud. Además, la dependencia que esta planta puede ocasionar aún no ha sido estudiada a profundidad, y los casos de abuso han subido significativamente en Estados Unidos.

kratom-hoja-que-es-peligrosa-droga

Las declaraciones del gobierno estadounidense apuntan a que no hay evidencia de los efectos positivos del kratom, y en cambio, esta planta sí ha demostrado tener malos efectos sobre las funciones cardiovasculares y neuronales. No obstante, hay una dimensión que parece nunca estar presente cuando se aborda la problemática de los psicoactivos: su uso tradicional.

 

¿Cómo se ha usado milenariamente el kratom?

Las hojas de kratom, como muchas otras sustancias tan cotidianas como el café, han sido utilizadas milenariamente en las culturas asiáticas para potenciar las habilidades humanas. En el caso del kratom, se trata de una hoja que se usa de manera similar a la hoja de coca en las regiones andinas: se masca para obtener sus beneficios paulatinamente durante las jornadas laborales. Es un uso que los pueblos originarios de Malasia y Tailandia le han dado al kratom desde hace siglos y que conviene tener presente cuando se debate cómo y por qué regularizar una sustancia.

Por supuesto que la utilización de los psicoactivos y las plantas medicinales puede volverse contraproducente, incluso en las regiones rurales donde están asentados los pueblos originarios que las usan. Algunos estudios han verificado que los abusos de esta sustancia han provocado ataques en quienes habitan estas regiones asiáticas.

https://ecoosfera.com/2015/01/descubre-una-gran-cantidad-de-plantas-medicinales-y-sus-usos/

Pero habría que tomar en cuenta que ingerir sustancias es una práctica social; como tal, se desarrolla al interior de sociedades cuyas dinámicas han cambiado vertiginosamente en poco tiempo y han hecho cada vez más necesario el uso de todo tipo de estimulantes y drogas, desde el café hasta el Prozac.

Entonces, ¿no es el ritmo de la vida contemporánea lo que lleva a las adicciones, más que las sustancias en sí mismas? Habría que discutirlo colectivamente. Porque debemos recordar que detrás de la criminalización (o legalización) de muchas sustancias hay intereses económicos y políticos. Por eso hace falta más investigación, así como un uso informado y responsable de todo lo que consumimos.

Así que por ahora podemos decir que el kratom no es peligroso si se consume sin excesos. Pero, sin duda, habrá que seguir indagando colectivamente en estas vitales cuestiones que nos comprometen a todos.

 

* Imágenes: 1) Redicecreations; 2) CC; 3) Next Generation Village