Quizás, al leer esta nota, no volverás a beber estas 8 cervezas

La calidad de la cerveza dependerá tanto de sus cereales como del proceso de malteo; sin embargo hay algunas de estas bebidas que contienen ingredientes nocivos para la salud.

En un día caluroso no hay nada mejor que una cerveza fría: clara, ámbar u oscura. Aquella bebida tan antigua como la aparición del pan en el 10000 a.C., es ideal para refrescarse y aminorar toda carga profesional que se tenga sobre los hombros.

La cerveza puede realizarse con cualquier cereal o grano, el cual debe prepararse para ser fermentado. Para la preparación, es preciso activar unas enzimas del grano, reduciendo las cadenas de almidón y liberando los azúcares. El producto, también llamado malta verde,  se hornea y tuesta para adquirir maltas claras (lager o pale) o malta negra.

El grado de tostado de la malta determinará el color de la cerveza y, en ocasiones, a conseguir aromas. En consecuencia se distinguirán entre: la malta básica o clara, las cuales son poco horneadas pero con un gran poder enzimático; las maltas especiales o negras, cuyo color varía de ámbar a negro, son muy horneadas y con casi nada de poder enzimático; y las maltas mixtas o de color caramelo, que son más tostadas conservando sus propiedades enzimáticas para sus propios azúcares.

La calidad de la cerveza dependerá tanto de la calidad de sus cereales como del proceso de malteo; sin embargo hay algunas de estas bebidas que contienen ingredientes nocivos para la salud. Entre ellos están el jarabe de maíz OGM (organismo genéticamente modificado), maíz OGM, vejiga de pescado, propilenglicol, glutamato monosódico, colorantes, tintes a base de insectos, carragenina, bisfenol A, y más. De acuerdo con la FAO, existen ciertos factores de riesgo de los alimentos genéticamente modificados, tales como:

  • identidad, origen y composición;
  • efectos de la elaboración y la cocción;
  • proceso de transformación, ADN y productos de la expresión de la proteína del ADN introducido;
  • efectos sobre la función;
  • posible toxicidad, posible alergenicidad y posibles efectos secundarios;
  • posible ingestión y consecuencias alimentarias de la introducción del alimento modificado genéticamente.

 A continuación te compartimos 8 cervezas cuyos componentes son dañinos para la salud:

The Newcastle Ale. Esta cerveza de color caramelo contiene amoniaco, el cual se ha clasificado como cancerígeno. Por un lado el alcohol es cancerígeno en sí, pero por el otro beberlo en dosis moderadas puede disminuir las posibilidades de desarrollar cáncer. Sin embargo, al añadir otros químicos cancerígenos, el efecto es el contrario: provocar esa enfermedad.

newcastle-gmo

Budweiser. Una de las cervezas más populares contiene maíz genéticamente modificado.

budweiser-gmo

Corona. Hechas con jarabe de maíz genéticamente modificado y propilenglicol, el cual es considerado como un elemento nocivo para la salud.

creative-corona-extra-print-ads-7

Miller Lite. Todos sus ingredientes están modificados genéticamente.

Miller-Lite-GMO

Michelob Ultra: Uno de sus ingredientes principales es un endulzante genéticamente modificado.

michelob_ultra

Guinness. Cuantiosas investigaciones han comprobado que los ingredientes de esta cerveza son nocivos para la salud. Contiene cola e hígado de pescado, además de un jarabe alto en fructosa el cual se prohibió hace muchos años.

guinness-gmo-beer

Coors Light. Esta cerveza es famosa entre estudiantes universitarios; sin embargo uno de sus ingredientes es jarabe de maíz modificado genéticamente.

Coors-Light-GMO

Pabst Blue Ribbon. Sin más, esta bebida contiene jarabe de maíz genéticamente modificado.

Pabst-Blue-Ribbon-GMO

Por el otro lado, estas son algunas opciones que cumplen con las reglas de calidad y salubridad en relación con las cervezas: Wolaver’s, Lamar Street, Bison, Dogfish Head, Fish Brewery Company, Lakefront Brewery, Brooklyn, Pinkus, Samuel Smiths, Wychwood, Sierra Nevada, Duck Rabbit, Dogfish Head, Shipyard, Victory Brewery, North Coast – Blue Star, Bridgeport, Ayinger, Royal Oak, Fraziskaner, Weihenstephaner, Maisel’s, Hoegaarden, Heineken, Steamwhistle, Amstel Light, Duchy Original Ale Organic, Mill Street Brewery, Fuller’s Organic, Nelson Organic Ale, Natureland Organic.

Definitivamente estas cervezas se han bebido por años en el mundo y ninguna ha probado ser peligrosamente tóxica, sin embargo, hay que recordar que los productos de hoy no son los mismos de hace cinco o diez años; cada vez se usan más químicos en las mezclas y más OGM. La moderación, entonces, sería doblemente importante con las marcas citadas arriba.



Otra deliciosa razón por la que una mujer debería beber cerveza

En el estudio se analizaron los resultados de 200 000 mujeres que bebían cerveza, resultando en un menor riesgo de sufrir alguna fractura de cadera

Además de deliciosa, la cerveza es realmente saludable para quien la consume en medidas adecuadas. De acuerdo con un estudio realizado en el Centro Nacional de Evaluación de Riesgo de Osteoporosis, un vaso de cerveza diario previene el riesgo de padecer osteoporosis en caso de mujeres.

En el estudio se analizaron los resultados de 200 000 mujeres que bebían cerveza, resultando en un menor riesgo de sufrir alguna fractura de cadera y, en consecuencia, una mayor esperanza de vida. Esto se debe a que la bebida es rica en flavonoides, una hormona natural de reemplazo que reduce los sindromes premenopáusicos.Pros-And-Cons-Of-Drinking-Beer

El estudio, que se publicó en New England Journal of Medicine, explica que “Las mujeres que consistentemente se toman entre medio a un vaso por día de cerveza tienen menos discapacidad cognitiva como también menor degeneración en su función cognitiva en comparación a mujeres que no beben cerveza.”

 

 

Más en Ecoosfera: 

Quizás después de leer esto, no volverás a beber estas 8 cervezas

 



¿Y si la cerveza fuera el remedio para prevenir Alzheimer?

De acuerdo con un estudio realizado por la Asociación Española de Toxicología, el consumo de la cerveza es una fuente de ácido silícico, el cual reduce la presencia del aluminio.

Clásica y deliciosa, la cerveza es la bebida de excelencia para una tarde calurosa en fin de semana. Además las cervezas gozan de una numerosa cantidad de beneficios para el cuerpo –y la psique–; en especial las cervezas artesanales.

Inclusive, de acuerdo con un estudio realizado por la Asociación Española de Toxicología, el consumo de la cerveza es una fuente de ácido silícico, el cual reduce la presencia del aluminio que, al ser metal en un cuerpo humano, desencadena una neurotoxicidad.   

En este estudio se resaltó que la cerveza con alcohol y en dosis moderada alta parece influir sobre la toxicocinética del aluminio, disminuyendo la presencia de este metal en el tracto gastrointestinal y eliminarlo por completo a través de la excreción por la vía fetal. En consecuencia, la cerveza podría llegar a fungir un papel protector frente a la toxicidad del aluminio.

cerveza2

Si bien el estudio se realizó en una población de ratones, los resultados obtenidos confirmaron que los niveles moderados altos de la cerveza en el cuerpo, reduce la absorción del aluminio en el tracto digestivo. En otras palabras, se trata de un factor preventivo de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer

Ante el contacto constante de factores tóxicos ambientales –como el aluminio, metales pesados, disolventes orgánicos–, el riesgo de contraer numerosas enfermedades neurodegenerativas es realmente alto. Principalmente desde el descubrimiento de la influencia predominante del aluminio en enfermedades tales como el Alzheimer, osteomalacia, anemia microcrítica, cirrosis, etcétera. Es decir, el aluminio ejerce una acción tóxica en el cuerpo, principalmente en el cerebro, contribuyendo al desarrollo de patologías; no obstante, de acuerdo con el estudio de la asociación española, la cerveza provee un método preventivo de esta neurotoxicidad y por tanto de la evolución de las enfermedades antes mencionadas.

Más en Ecoosfera:

Quizás, al leer esta nota, no volverás a beber estas 8 cervezas