Quizás, al leer esta nota, no volverás a beber estas 8 cervezas

La calidad de la cerveza dependerá tanto de sus cereales como del proceso de malteo; sin embargo hay algunas de estas bebidas que contienen ingredientes nocivos para la salud.

En un día caluroso no hay nada mejor que una cerveza fría: clara, ámbar u oscura. Aquella bebida tan antigua como la aparición del pan en el 10000 a.C., es ideal para refrescarse y aminorar toda carga profesional que se tenga sobre los hombros.

La cerveza puede realizarse con cualquier cereal o grano, el cual debe prepararse para ser fermentado. Para la preparación, es preciso activar unas enzimas del grano, reduciendo las cadenas de almidón y liberando los azúcares. El producto, también llamado malta verde,  se hornea y tuesta para adquirir maltas claras (lager o pale) o malta negra.

El grado de tostado de la malta determinará el color de la cerveza y, en ocasiones, a conseguir aromas. En consecuencia se distinguirán entre: la malta básica o clara, las cuales son poco horneadas pero con un gran poder enzimático; las maltas especiales o negras, cuyo color varía de ámbar a negro, son muy horneadas y con casi nada de poder enzimático; y las maltas mixtas o de color caramelo, que son más tostadas conservando sus propiedades enzimáticas para sus propios azúcares.

La calidad de la cerveza dependerá tanto de la calidad de sus cereales como del proceso de malteo; sin embargo hay algunas de estas bebidas que contienen ingredientes nocivos para la salud. Entre ellos están el jarabe de maíz OGM (organismo genéticamente modificado), maíz OGM, vejiga de pescado, propilenglicol, glutamato monosódico, colorantes, tintes a base de insectos, carragenina, bisfenol A, y más. De acuerdo con la FAO, existen ciertos factores de riesgo de los alimentos genéticamente modificados, tales como:

  • identidad, origen y composición;
  • efectos de la elaboración y la cocción;
  • proceso de transformación, ADN y productos de la expresión de la proteína del ADN introducido;
  • efectos sobre la función;
  • posible toxicidad, posible alergenicidad y posibles efectos secundarios;
  • posible ingestión y consecuencias alimentarias de la introducción del alimento modificado genéticamente.

 A continuación te compartimos 8 cervezas cuyos componentes son dañinos para la salud:

The Newcastle Ale. Esta cerveza de color caramelo contiene amoniaco, el cual se ha clasificado como cancerígeno. Por un lado el alcohol es cancerígeno en sí, pero por el otro beberlo en dosis moderadas puede disminuir las posibilidades de desarrollar cáncer. Sin embargo, al añadir otros químicos cancerígenos, el efecto es el contrario: provocar esa enfermedad.

newcastle-gmo

Budweiser. Una de las cervezas más populares contiene maíz genéticamente modificado.

budweiser-gmo

Corona. Hechas con jarabe de maíz genéticamente modificado y propilenglicol, el cual es considerado como un elemento nocivo para la salud.

creative-corona-extra-print-ads-7

Miller Lite. Todos sus ingredientes están modificados genéticamente.

Miller-Lite-GMO

Michelob Ultra: Uno de sus ingredientes principales es un endulzante genéticamente modificado.

michelob_ultra

Guinness. Cuantiosas investigaciones han comprobado que los ingredientes de esta cerveza son nocivos para la salud. Contiene cola e hígado de pescado, además de un jarabe alto en fructosa el cual se prohibió hace muchos años.

guinness-gmo-beer

Coors Light. Esta cerveza es famosa entre estudiantes universitarios; sin embargo uno de sus ingredientes es jarabe de maíz modificado genéticamente.

Coors-Light-GMO

Pabst Blue Ribbon. Sin más, esta bebida contiene jarabe de maíz genéticamente modificado.

Pabst-Blue-Ribbon-GMO

Por el otro lado, estas son algunas opciones que cumplen con las reglas de calidad y salubridad en relación con las cervezas: Wolaver’s, Lamar Street, Bison, Dogfish Head, Fish Brewery Company, Lakefront Brewery, Brooklyn, Pinkus, Samuel Smiths, Wychwood, Sierra Nevada, Duck Rabbit, Dogfish Head, Shipyard, Victory Brewery, North Coast – Blue Star, Bridgeport, Ayinger, Royal Oak, Fraziskaner, Weihenstephaner, Maisel’s, Hoegaarden, Heineken, Steamwhistle, Amstel Light, Duchy Original Ale Organic, Mill Street Brewery, Fuller’s Organic, Nelson Organic Ale, Natureland Organic.

Definitivamente estas cervezas se han bebido por años en el mundo y ninguna ha probado ser peligrosamente tóxica, sin embargo, hay que recordar que los productos de hoy no son los mismos de hace cinco o diez años; cada vez se usan más químicos en las mezclas y más OGM. La moderación, entonces, sería doblemente importante con las marcas citadas arriba.



El vaso de cerveza que te invita a vivir el momento presente

Con la llegada de los smartphones, la conectividad amenaza nuestro ‘estar en el presente’; este vaso te invita a reflexionar sobre ello.

Con la masificación del uso de smartphones y otros dispositivos, se ha diluido la frontera entre nuestra vida laboral y nuestra vida recreativa. Además, esta hiperconectividad nos da la sensación de poder estar en muchos lugares al mismo tiempo –aunque tal vez, en realidad imposibilita el acto de estar–.

Aunque es cierto que este tipo de herramientas nos permite “regalarnos” una media hora más con un amigo en lugar de, por ejemplo, tener que estar en la oficina para revisar correos electrónicos, también es un hecho que hemos dejado de consagrarnos a vivir el momento.

Hace apenas unos años, por primera vez en el mundo, había más de mil millones de smartphones en circulación, es decir, una de cada siete personas en el mundo utilizaban estos dispositivos. 

Mauricio Perussi, Melissa Pottker y Fischer&Friends se unieron para crear The Offline Glass. Básicamente, se trata de un vaso que mantiene su equilibro por medio del soporte de tu smartphone: si retiras de ahí el teléfono, el vaso caerá inevitablemente. Lo anterior te obliga a entregarte al momento de forma consciente.   

Los creadores han especificado que su invento no busca resolver el problema del ‘ausentismo’ digital, sino provocar una reflexión sobre la sistemática interrupción de la convivencia a causa de los teléfonos. En pocas palabras, se trata de recordarnos nuestra cita con el momento presente, a la que fallamos constantemente por el continuo sentimiento de estarnos perdiendo de algo en la red. 



Parece que se está acabando la cerveza en Europa (y la causa podría afectar a todo el mundo)

Este milenario elixir está escaseando. ¿Por qué?

El proceso de producción de la cerveza incluye el uso de germinados y otros cereales, así como de levadura. Por eso es tan deliciosa y nutritiva, e incluso ayuda a contrarrestar los procesos neurodegenerativos. Pero hay otro ingrediente fundamental: el CO2, el cual le da su cuerpo burbujeante a la cerveza.

Si bien podríamos imaginarnos que el cambio climático es lo que estaría poniendo en peligro la existencia de la cerveza –al afectar las cosechas de los granos que se utilizan en su elaboración–, lo cierto es que esta bebida está en riesgo (por ahora sólo en Europa) debido a una crisis en el suministro de CO2, lo cual afecta también a la producción de otras bebidas, como los refrescos o la sidra.

 

¿Cómo puede haber escasez de CO2, un gas que se encuentra en la atmósfera?

escasez-cerveza-europa-por que se esta acabando

La industria alimenticia no saca este gas de la atmósfera, sino que existen plantas manufactureras –por ejemplo, de amoníaco– que como subproducto generan CO2, el cual es disuelto en líquido para ser vendido a las refresqueras y cerveceras.

Así que ahora mismo la cerveza escasea en el viejo mundo porque los mayores productores de gas en el norte del continente han cerrado por problemas de mantenimiento, lo que coincidió –en una especie de complot contra los amantes de la cerveza– con el cierre temporal de plantas productoras de bioetanol y otros químicos que también producen CO2. No obstante, se trata de una crisis que pronto verá su final, y ante la cual ya se han tomado medidas para que la escasez de cerveza y otros productos no afecte a los consumidores europeos.

 

Pero, ¿y si vuelve a pasar?

escasez-cerveza-europa-produccion-mala-medioambiente

Como sea, lo interesante es pensar que una bebida tan cotidiana como la cerveza depende de plantas químicas de todo tipo para existir, pues sin los debidos suministros de CO2 que éstas proveen a la industria, la cerveza no tendría el cuerpo burbujeante que nos deleita, ya que según el método de fermentación puede perder todo el gas después del proceso de producción.

Pero, en un futuro, ¿seguirá siendo necesario que la producción de cerveza esté sujeta a la existencia de plantas donde se generan sustancias tan nocivas como el amoníaco? Lo ideal sería que no, pues aunque hay un gran debate acerca del amoníaco, lo cierto es que es malo a nivel medioambiental, sobre todo para los ecosistemas marinos, pero también para los suelos vegetales (mismos que, aunque lo contienen de manera natural, no soportan el exceso de esta sustancia).

Es por eso que el amoníaco ha sido incluido en

la lista de la Agencia Europea de Medio Ambiente, de contaminantes que es preciso restringir al máximo.

escasez-cerveza-europa-produccion-mala-medioambiente

Así que podríamos pensar que en algún momento no existirán las plantas que hacen el subproducto del CO2 para la industria cervecera. Habrá que aprender entonces de otras formas de elaboración, como por ejemplo, la de la cerveza artesanal. La fabricación casera o artesanal de la cerveza tiene varios métodos para conseguir CO2 no industrial; uno de ellos es usar fermentadores isobáricos que hacen posible conservar el CO2 que se produce naturalmente antes y durante la fermentación, para que se mantenga hasta que sea embotellada la bebida.

No hay que esperar a que haya escasez de cerveza por falta de CO2 industrial, sino comenzar a pensar en otras formas de elaborar y consumir la cerveza que hagan innecesario el uso de este recurso. Por eso aquí la cuestión es si brindamos con cervezas artesanales o con cervezas industriales; las primeras son de gran calidad, mejores para nuestra salud y para el planeta, mientras que las segundas utilizan un subproducto de plantas nocivas y poco ecológicas, así como monstruosas cantidades de agua, y algunas –sobre todo las más “famosas”– usan cultivos transgénicos.

Nuestra recomendación es que no esperemos a la crisis: comencemos a cambiar la manera en la que nos relacionamos con la cerveza, la cual debe ser consumida de manera responsable no sólo por su cantidad de alcohol, sino por su impacto en el planeta. En México ya hay muchas marcas comprometidas tanto con el medioambiente como con nuestra salud, que puedes consumir con tranquilidad.