¿Qué pasaría si todo el mundo se volviera vegetariano?

Un estudio holandés sacó los resultados ambientales de lo que sucedería si dejáramos de comer carne globalmente.

Sabemos que la industria de la carne es una de las más nocivas para el medioambiente y la más cruel para los animales. Directa o indirectamente, produce el 14.5% de las emisiones de gas invernadero, y el consumo global de carne está en aumento. A la gente generalmente le gusta comer carne, y mientras la población crece y come más productos animales, las consecuencias del cambio climático, la contaminación y el uso del suelo podrían ser catastróficas.

Pero, ¿qué pasaría si todos en el mundo voluntariamente dejaran de comer carne al mismo tiempo? Sabemos que esto no va a pasar, pero al menos, un grupo de investigadores ha sacado los números de lo que un veganismo global haría para el planeta. En el 2009, investigadores de los Países Bajos, de la Netherlands Environmental Assessment Agency, publicaron sus proyecciones de las consecuencias de gas invernadero si la humanidad llegara a comer menos carne, nada de carne o ningún producto animal.

Predijeron que el veganismo universal reduciría las emisiones de carbono relacionadas a la agricultura en un 17%, las emisiones de metano en un 24% y las emisiones de óxido de nitrógeno en un 21% para el 2050. De manera similar, el vegetarianismo universal resultaría en reducciones impresionantes de las emisiones de gas invernadero. Lo que es más, los investigadores encontraron que la eliminación de carne no sólo prevendría el calentamiento global, sino que ayudaría muchísimo a mitigar el cambio climático.

potatoandblackbeannachos-3297Los investigadores holandeses, sin embargo, no tomaron en cuenta qué más pasaría si todos dejáramos de comer carne. “En este estudio enfocado hemos ignorado las posibles implicaciones socioeconómicas como el efecto en la salud, en producto interno bruto y en números de población”, escribieron Elke Stehfest y sus colegas. “No hemos analizado las consecuencias agroeconómicas de los cambios dietéticos y sus implicaciones; esas consecuencias quizá no involucren costos de transición, sino también impactos en los precios de las tierras”.

Y, de hecho, si el mundo completo se volviera vegetariano o vegano en el transcurso de 1 década, es razonable pensar que la economía se hundiría. No sólo millones de personas se quedarían sin trabajo (desde los que crían ganado hasta los que cultivan alimento de ganado), sino que por la misma razón estaríamos padeciendo una extensa agitación social. Otro fenómeno importante estaría relacionado con las extensiones de las tierras disponibles, que bajarían de precio, por lo cual, la economía sufriría enormemente.

En fin; sólo podemos concluir que si esto pasa de la noche a la mañana (o sea, en un transcurso de 10 años) sería catastrófico para la humanidad. Sin embargo, sabemos que esto no pasará. Y si sucede, lo mejor es que sea gradual, para que el mundo se vaya acomodando a las circunstancias.

Pero podemos intentar un camino medio (que, como siempre, es el mejor de todos). No vamos a ser todos vegetarianos o veganos, pero la mayoría de nosotros podemos optar por no dar nuestro dinero a granjas industriales (los ofensores más grandes y crueles, por razones que van desde la contaminación hasta problemas de salubridad). Podemos comer menos carne, o comer carne grassfed orgánica. No sólo podemos, sino que debemos hacerlo.



¿Los veganos tienen mejor sexo?

De acuerdo con la data científica e incluso la práctica tántrica, la dieta cotidiana ejerce una influencia poderosa tanto en la psique, el cuerpo y la sexualidad.

Parece insulso, pero una salud sexual requiere de una constante instrospección y autocuidado; inclusive numerosas preguntas relacionadas con nuestra posición acerca de la sexualidad, las prácticas sexuales que llevamos a cabo en nuestra cotidianidad, los vínculos con los que nos relacionamos a través del sexo e inclusive nuestros estilos de vida –niveles de estrés, dieta diaria, horas de sueño, etcétera–. 

De hecho, y de acuerdo con la data científica e incluso la práctica tántrica, la dieta cotidiana ejerce una influencia poderosa tanto en la psique, el cuerpo y la sexualidad. En su libro Tantra. El cuerpo como manifestación de la Realidad Suprema, Stella Ianantuoni enlista una serie de alimentos que “conviene consumir para mantener una buena salud y que influyen en los procesos hormonales sexuales”; tales como: 

– Miel, 

– polen, 

– zanahoria, 

– espárragos, 

– frutillas, 

– ajo, 

– cebolla, 

– apio, 

– ginseng, 

– avena,

– nueces,

– cacao, 

– cardamomo,

– sésamo (o ajonjolí), 

– pimienta. 

Sin embargo, ¿por qué se cree que las personas veganas tienen mejor sexo que los carnívoros u otras tendencias alimenticias? Aquí te compartimos cinco posibles razones: 

– Las frutas y verduras poseen nutrientes que mejoran tanto el olor como sabor de algunos fluidos corporales; tales como el semen, que de ser ácido se vuelve un poco más dulzón.  

Aumenta la lubricación natural. Alimentos como el pepino, melón y sandía hidratan la piel. Mientras que para la lubricación vaginal, se recomiendan alimentos ricos en omega 3, como semillas de girasol, salmón, calabaza, etcétera. 

Se incrementa el deseo sexual, gracias a los altos niveles de zinc y vitamina B –los cuales elevan los niveles de testosterona y el deseo sexual. Puede incluir la albahaca, higos, piñones, aguacate, almendras, espárragos, ajo, apio, semillas de calabaza, garbanzos y plátanos. 

Mejora el desempeño sexual. Una dieta vegana ayuda a eliminar la placa en las arterias causada por un consumo de carne. También disminuye los niveles de colesterol, mejorando la circulación y el desempeño sexual.  

Disminuye el estrés, y por tanto la calidad sexual. El consumo de frutas y verduras  aumenta los niveles de serotonina, reduciendo así el estrés y, por tanto, del deseo sexual. Esto se debe a la ausencia de ácidos grasos en los animales, lo cual promueve los cambios positivos de humor en el cerebro. 

 ¿Tú qué crees? 

 



Cada vez más adolescentes son veganos en Inglaterra gracias a Instagram

La información en las redes sociales ha sumado simpatizantes a este tipo de dietas, especialmente adolescentes.

Foto: upsocl.com

Cuando anteriormente la educación, y luego la publicidad, fueron quizá las principales influencias en la creación de hábitos e incluso mentalidades, hoy a la mano contamos con herramientas que están influyendo en la psique colectiva y de manera masiva: las redes sociales.

Como ejemplo, en Gran Bretaña está ocurriendo un fenómeno que un estudio de The Guardian sitúa como una clara muestra del poder de las redes sociales. Quizá podríamos pensar que el periodismo, en su papel de investigador, ha generado, por ejemplo, que cada vez más personas comprendan la devastación ambiental por comer carne (sobre todo por la cantidad de cultivos cuya vocación es la alimentación del ganado), sin embargo al parecer las redes sociales en su papel de divulgación (en este caso de bondades) han estado haciendo que cada vez más personas se sumen al veganismo: en particular los adolescentes.

Según las cifras en 2005 en Gran Bretaña habían unas 150 mil personas veganas, hoy hasta 542 mil lo son, un incremento de 350% en nueve años. The Guardian se propuso investigar quienes integran este sector y ha encontrado que el 42% de los veganos tienen entre 15 y 34 años; solo 14% arriba de los 64 años y el 67% de los 474 encuestados tiene menos de 34 años.

El estudio según las propias respuestas de los encuestados adolescentes, revela que su mayor influencia para convertirse al veganismo son las redes sociales, sobre todo instagram, pues va mostrando la variedad de recetas y sus beneficios nutricionales.

[The Guardian]