¿Qué contiene una Mantecada Bimbo?

De acuerdo con El Poder del Consumidor, las porciones de los componentes de las Mantecadas Bimbo son exorbitantemente nocivas para la salud.

Ante las prisas o el antojo, vamos a una tienda de abarrotes a comprar cualquier producto que sacie nuestro capricho culinario. Escogemos entre las cuantiosas opciones de papas fritas, golosinas o pan dulce industrializado. Sabemos que podríamos elegir un snack más nutritivo, pero a veces el cuerpo pide sólo unas cuantas Mantecadas Bimbo.

Sin darnos cuenta, al zamparnos un paquete completo de seis piezas, estamos consumiendo un equivalente a 10 cucharadas cafeteras de grasa y a 8 ½ cucharadas cafeteras de azúcar. Por consiguiente, ingerimos prácticamente 804 calorías por paquete, resultando el 40 por ciento que se sugiere para un adulto promedio a lo largo de su día (ni imaginarse los efectos en un niño).

De acuerdo con la nutrióloga Xaviera Cabada, coordinadora de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor, las porciones de los componentes de las Mantecadas Bimbo son exorbitantemente nocivas para la salud. Les compartimos una “radiografía” de este producto:

Entre sus ingredientes se pueden encontrar la harina de trigo (gluten), azúcar, huevo, aceite vegetal, grasa vegetal, jarabe de maíz de alta fructosa, almidón modificado de maíz, bicarbonato de sodio, sulfato de aluminio y sodio, fosfato monocálcico, grasa butírica, monoglicéridos destilados de ácidos grasos, sustituto de grasa butírica, sal yodada, leche, saborizante artificial, propionato de sodio, ácido sorbico, goma xantana, sorbato de potasio, colorante artificial (amarillo 5, rojo 40), vitaminas y minerales (vitamina B1, B2, B3, hierro); con dos tipos de endulzantes y cinco diferentes tipos de grasas (vegetal, animal, monoglicéridos destilados, sustituto de grasa animal, manteca vegetal). Con un total de 27 ingredientes, estas son sus proporciones:

  1. Azúcar. Cada pieza contiene 7.1 gramos de azúcar, equivaliendo a 1 ½ cucharada cafetera de este ingrediente; por lo que, el paquete completo de seis piezas, equivale a 8 ½ cucharadas. Con base en la Asociación Americana del Corazón, la cantidad máxima tolerable de azúcar para una mujer no debe ser mayor a cinco cucharadas; es decir, con este producto, se superan las cantidades máximas toleradas de azúcar hasta casi el 300 por ciento.
  2. Grasa. El paquete completo contiene 49.2 gramos, es decir casi diez cucharadas cafeteras de grasa. La Organización Mundial de la Salud explica que la ingesta diaria de grasa no debe ser mayor al 30 por ciento de las calorías totales; es decir, no más de 600 calorías. Por consiguiente, el paquete cubre casi el total de grasas recomendadas para un día completo.
  3. Cero fibra. Con un total de cero gramos, las mantecadas están hechas únicamente con harina refinada.
  4. Sodio. Las mantecadas contienen 522 miligramos de sodio; es decir, el 22 por ciento del requerimiento total para un adulto. Esto trae como consecuencia, un valor elevado de presión arterial.

mantecadas-bimboCon base en Michael Pollan, investigador y autor de The Food Rules, cualquier alimento que contenga más de cinco ingredientes, no es recomendable. Además, las mantecadas cuentan con el colorante tartrazina, el cual está asociado con cambios conductuales en niños, como la hiperactividad y déficit de atención. El Poder del Consumidor explica que:

El tipo de información que utiliza la industria en los etiquetados frontales desorienta a los consumidores en lugar de orientarlos. Este tipo de información induce a creer que las cantidades, ya sean de calorías, grasas saturadas, sodio o azúcar son bajas cuando en realidad no lo son. Además, la industria no siempre resalta los mismos nutrientes o utiliza la misma información: adecúan qué tipo de información resaltar dependiendo del tipo de producto. En este caso, no se encuentra el criterio de fibra porque es de 0 gramos.

Cuantiosos estudios científicos han comprobado que una alta ingesta de azúcar se asocia a un mayor riesgo de obesidad y diabetes, así como una adicción provocada por el exceso de dopamina. Por consiguiente, se ha observado que un elevado consumo de azúcar puede convertirse en un hábito difícil de cesar. El problema se presenta cuando la mayor parte de la población tiene cierta asequibilidad a este tipo de productos, convirtiéndolo en una ingesta cotidiana.

Dado que existe un fuerte engaño en relación con la calidad de los productos que consumimos, es importante traer a consciencia la importancia de una buena alimentación, de un ejercicio equilibrado y constante, del consumo moderado de snacks saludables, del equilibrio emocional y psicológico. Es tuya la decisión al escoger cualquier producto de la tienda de abarrotes.



Por descontento ciudadano, legisladores se retractan de favorecer a las refresqueras en México

Los diputados votaron disminuir un 50% el impuesto de 1 peso por cada litro, pero los senadores revocaron este intento considerado un evidente impulso por favorecer a la industria.

Foto:huffingtonpost.es

La semana pasada el descontento ciudadano, sobre todo en redes sociales, se hizo notable cuando los diputados aprobaron disminuir los impuestos a las bebidas azucaradas en México. Por primera vez, en el último año, había descendido hasta un 6% el consumo de refrescos y bebidas azucaradas en el país, y ello como resultado de un impuesto especial de 1 peso aplicado por cada  litro .

Muchas personas argumentan que este tipo de medidas en realidad no hacen un impacto significativo en la venta y compra de alimentos, sin embargo, las cifras apuntan a que, por primera vez en décadas, no solo dejó de crecer sostenidamente la venta, disminuyó también el consumo.

Por ello, organizaciones sociales como la Alianza por la Salud Alimentaria iniciaron una campaña en contra de la medida para disminuir los impuestos a estas bebida, aprobada sobre todo por diputados del PAN y del PRI. Finalmente, aún pese al enorme poder de estas transnacionales, los senadores decidieron no modificar los impuestos.

Cuando se trata de corporaciones tan poderosas, es muy difícil aplicar medidas en contra de sus ventas, dado el gran poder que tienen y el lobby que hacen con los políticos. Hace un año que comenzó a aplicarse la medida, muchos se sorprendieron, e incluso el impuesto ha sido aplaudido por diarios como The New York Times.

Los argumentos para reducir el impuesto eran en realidad muy débiles, como el del prirista Estefan Chidiac. Según él, al reducir los impuestos, las corporaciones encontrarían incentivos para desarrollar bebidas menos azucaradas.

Desde su implementación se ha demostrado que el impuesto ha tenido un efecto positivo en el consumo de bebidas azucaradas, logrando una disminución en el consumo de estas bebidas en un 6% en promedio en los hogares mexicanos y llegando hasta 12% en diciembre 2014. Según Inegi, el impuesto disminuyó el consumo en alrededor del 7%, ya que indica que el crecimiento anual en estas bebidas venía siendo de 3.4% y se presentó una reducción de 3.8%. – apunta un comunicado de la Alianza por la Salud Alimentaria.

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd

 



Radiografía: Pan Bimbo Cero Cero ¿Qué contiene?

Un vistazo a sus ingredientes, ¿son verdaderamente sanos?

Bimbo, una de las empresas paneras más grandes del mundo, es considerada como de comida chatarra por los pocos nutrientes que aporta y, sobre todo, por las altas cantidades de azúcar que contiene. De hecho, se cree que es gran responsable, junto con otras empresas de la industria chatarra, de los altos niveles de obesidad en países como México.

En los últimos años esta empresa ha elaborado algunos productos bajos en azúcar y grasa, pero, ¿Qué tan saludables son en realidad? La organización El Poder del Consumidor comparte un análisis hecho por especialistas nutriólogos sobre este producto:

Aquí algunos datos:

  • Tiene cero azúcar y cero grasa adicionada, pero con endulzante artificial (no recomendado para niños) y con ácidos grasos sueltos.
  • Contiene doble gluten, personas con enfermedad celiaca o sensibles al gluten deberían ser alertados.
  • Es básicamente harina de trigo integral, gluten (adicional al gluten presente en el trigo) y aditivos (12 aditivos en total). Para las personas con sensibilidad al glúten es peligroso y la etiqueta no lo especifica.

Ingredientes:

Harina de trigo integral (gluten), gluten de trigo, levadura, salvado de trigo (se hace la aclaración de que el salvado presente es utilizado sólo en la superficie), cloruro de potasio, sal yodada, vinagre, fosfato monocálcico, mono y diglicéridos, propionato de calcio, ésteres de ácido diacetil tartárico, enzimas, sucralosa (9 mg/100 g), sorbato potásico, lecitina de soya.

*Hay que recordar que para el pan, lo mejor es que no contenga más de 5 ingredientes.