Científicos descubren la manera de comer carne sin matar animales

Imagina un mundo en el que puedas comer toda la carne que quieras sin que sea a costa del sufrimiento de los animales.

Para los amantes de la carne que también son amantes de los animales, esta noticia será lo mejor en mucho tiempo. Imaginemos un mundo en el que pudiéramos comer toda la carne que queramos, sin la necesidad de sacrificar a un solo animal.

La idea de carne sintética no es nueva. Por años, las iniciativas de biotecnología han estado tratando de crear carne crecida en laboratorio que pueda llegar a alimentar a toda una población. De hecho, el año pasado, el fundador de Google, Sergey Brin develó una hamburguesa de $333,000 dólares hecha de células de tubos de ensayo. Obviamente ninguno de nosotros podríamos pagar esa cantidad de dinero por una hamburguesa (y si pudiéramos no lo haríamos), pero los investigadores piensan que están en el camino correcto para crecer carne sintética a un nivel local.

Un par de científicos holandeses tienen una propuesta para usar infraestructura agrícola existente para producir carne de laboratorio. Con su modelo, los granjeros podrían criar un pequeño número de ganado; pero en lugar de ser asesinados, estos animales donarían periódicamente sus células madre, que serían reproducidas en masa mediante un bioreactor. “Los cerdos pueden actuar como bancos de células vivas, mientras que nosotros seguiríamos teniendo contacto con los animales y la fuente de nuestro alimento”.

“Aquí, de pronto, tenemos un atisbo de un mundo posible en el cual podríamos tenerlo todo: carne, el final del sufrimiento animal, la compañía de animales y tecnología sencilla cerca de nuestras casas”, escribió Corvan der Weele, uno de los investigadores.

 

labmeat¿Cómo funciona?

Muchas iniciativas de carne sintética tratan de usar productos no animales, pero el modelo de los holandeses no crecería de fibras de carne, sino de células madre que serían replicadas y se les añadiría un enzima para hacer que se unan y se asienten en el fondo. Finalmente, esa sustancia sería presionada en un sólido, molida en un moledor y dividida en filetes. El proceso de un mes podría alimentar a alrededor de 2,500 personas.

Al parecer esta carne tendría un sabor idéntico a la carne natural.

 

Por qué es tan importante:

Mientras que la carne de tubo de ensayo podría parecer una opción más atractiva para vegetarianos y veganos que la carne de animal sacrificado, esta opción también ayuda a nivel ecológico y de sustentabilidad.

Nuestro métodos actuales de producción de ganado son poco eficientes: los animales necesitan una cantidad inmensa de agua, a veces contaminan ríos con desechos y contribuyen a casi el 15% de las emisiones de gas invernadero del planeta. Tratar de proveer suficiente carne para alimentar a 7 billones de personas es complicado, y solo se pondrá peor cada vez. Se espera que la demanda de carne se duplique en los próximos 40 años.

La carne crecida en laboratorio, entonces, es una gran opción medioambiental y consiente. De acuerdo a un estudio independiente, la carne de laboratorio usa 45% menos energía que la cría de ganado; produce 96% menos emisiones de gas invernadero y requiere 99% menos espacio de tierra. Esperemos que esta propuesta tenga oportunidad de ver la luz en poco tiempo.



La gentrificación en Berlín provoca avistamiento de fantasmas callejeros

La instalación “Los desahuciados” del colectivo Reflektor busca crear empatía con las historias de quienes fueron desalojados por la gentrificación.

Fatma es una inmigrante turca que vivía en el distrito de Neukölln, un barrio obrero de Berlín, que en los últimos años se ha puesto muy de moda. Cuando su esposo Ali no pudo pagar el alquiler de la casa donde vivían, tuvieron que mudarse con sus suegros, donde Fatma tiene que ocuparse de todas las labores.

Historias como esta son las que el colectivo de arte callejero Reflektor intenta recuperar a través de la instalación Los desahuciados.

Se trata de muñecos fantasmales dejados en distintos puntos del barrio que buscan romper con la inercia de la ciudad ideal, y recordar que antes de que llegaran las galerías y los cafés de moda, Neukölln era un barrio residencial cuyos habitantes fueron expulsados paulatinamente debido al encarecimiento de la vivienda y la voracidad inmobiliaria.

La gentrificación ocurre cuando una zona se pone de moda, por lo que los precios de la vivienda y los servicios aumentan. Estudios recientes indican que estos movimientos en la organización de las ciudades podrían llevar a un aumento en casos de depresión y ansiedad clínica, entre otros padecimientos mentales.

fantasmas-desahuciados-Eva Maria Stotz
Los desahucios en la zona han aumentado dramáticamente los últimos años (imagen: Eva Maria Stotz)

Según Matthias Holland-Moritz de Reflektor, las esculturas representan historias ficticias basadas en hechos reales. “Se trata de la estigmatización, de estar ahí afuera, socialmente muertos.”

Desde hace unos años, la zona se volvió blanco de grupos inmobiliarios internacionales que han abierto bares, restaurantes y cafés, lo que provocó el desalojo masivo de mucha gente que solía vivir ahí.

Lee también: ¿Los fantasmas están tratando de alertarnos sobre el cambio climático? 

Las esculturas de todas las edades tienen un globo de texto en el que los transeúntes pueden leer sus historias, así como visitar el sitio web del proyecto para concientizarse sobre las condiciones de los antiguos habitantes del barrio.

fantasma-gentrificacion-Eva Maria Stotz
Las esculturas buscan romper la inercia de los nuevos inquilinos y turistas (imagen: fantasma-gentrificacion-Eva Maria Stotz)

Además de ser un interesante proyecto artístico, Los desahuciados busca prevenirnos mediante un ejercicio de empatía de que cualquiera de nosotros puede encontrarse en algún polo de la lógica de la gentrificación: apropiándose del espacio de alguien que solía vivir ahí, o siendo desalojado al no ser capaz de pagar lo que los administradores inmobiliarios exigen.

 

Lee también: Embellecer un barrio disminuye radicalmente la delincuencia (y funciona mejor que la “mano dura”)



Este hombre afirma que encontró la manera de preservar la biosfera comiendo carne

Sin embargo los estudios en que se basó Savory no contienen nombres ni han sido formalmente comprobados.

Hace un año, Allan Savory, pionero ecologista, dio a conocer al mundo su técnica milagrosa para reconciliar nuestra insaciable demanda de carne con la necesidad de salvar al planeta. En una plática en TED talk, él proponía que el consumo de carne podría realmente salvar a la biosfera. 

 

En su declaración, Savory expone apasionadamente imágenes del antes y después de la transformación de su técnica, reafirmando que él revirtió la desertificación del suelo al aumentar el número de ganado y cabras al 400 por ciento, haciéndolas pastar en pequeñas áreas para que vivan eventualmente ahí. De modo que, según él, las pezuñas de los animales rompen con el ciclo de la desertificación, estimulando a las plantas a crecer. Asimismo, el revestimiento de la vegetación produciría una manta que aseguraría la absorción acuífera del suelo. Por consiguiente, se eliminaría gran parte del carbono de la atmósfera, evitando el cambio climático y recreando numerosas áreas verdes para el bienestar de nuestros hijos, de sus hijos y de toda la humanidad… Todo esto con la posibilidad de consumir vastas cantidades de carne. 

¿O no?

Tras una investigación acerca de los estudios, pruebas y experimentos en relación con el Holistic management, la técnica de Savory, se encontró que desgraciadamente sus declaraciones no contaban con evidencia empírica ni apoyo experimental para afirmar su eficacia. Los estudios en que se basó Savory no contienen nombres ni han sido formalmente comprobados. 

De acuerdo con Agricultural Systems, International Journal of Biodiversity y RealClimate.org, las declaraciones de Savory son erróneas al afirmar que el holistic management puede reducir las emisiones de gas a niveles anteriores de la época industrial. Para RealClimate.org y la ciencia, “esto es irracional”. Además que realmente generan un efecto opuesto al declarado: en términos de emisiones de gases invernadero, el pastoreo intensivo del ganado puede empeorar la situación (que si se concentraran en áreas de engorda). 

Por consiguiente, necesitamos tomar atención a aquello en lo leemos en internet, en lo que creemos y consideramos cierto (aún cuando si hay base científica que lo compruebe). Por consiguiente, nuestra capacidad de razonar y actuar en pos a un bien común es la que podrá mejorar el transcurso de nuestra vida.