Casas de pájaro que te harán desear ser un pájaro por un momento (FOTOS)

El libro “Birdhouses of the world” despliega imágenes de las casas más estéticas y perfectamente diseñadas para que pongas en tu jardín y des asilo a una familia de pájaros.

Imagina poder ofrecerle una casa a un búho o a un imponente cuervo. O quizás a una familia de colibríes, que construye nidos de menos de 2 cm de diámetro. Si estudias la mejor manera de construir una casa de pájaro de acuerdo a la especie y la región, es muy probable que una de estas especies llegue a visitarte.

En “Casas de pájaro del mundo”, la autora Anne Schmauss ofrece fascinantes tours por las casas de pájaro del mundo, hechas por diseñadores y entusiastas de las aves de distintos países.

BirdhousesOfTheWorld_p079_0

Por supuesto, no todos los pájaros vivirían en una de estas casitas, pero los nidales sí están interesados en hacer sus nidos en cavidades de troncos o espacios huecos. Tristemente, debido a la deforestación y la sobreconstrucción humana, los pájaros nidales son cada vez más escasos. Una buenísima razón para pensar en poner alguna de estas casitas en tu jardín.

BirdhousesOfTheWorld_p110_0

Algunas de las casas presentadas en el libro son, obviamente, más funcionales que otras (que se podría decir que son meramente ornamentales). Pero el libro cuidadosamente indica qué cajas son prácticas para el exterior y cuales son mejores como piezas de arte.

BirdhousesOfTheWorld_p059_0

La autora define una casa funcional como: “una que albergará de manera segura y efectiva a un pájaro y a su familia”. Ello significa que la caja y el agujero de entrada tengan la medida perfecta para el pájaro que quisieras atraer. También necesitan tener muy buen drenaje y ventilación para la salud, seguridad y confort de los pequeños.

BirdhousesOfTheWorld_p028 copyBaya BirdhousesOfTheWorld_p046_0



Mira la meticulosa construcción del nido de un pájaro en una ventana (FOTOS)

La ciudad también en ocasiones nos da regalos estéticos y lecciones técnicas de gran envergadura.

Cuando vivimos en las ciudades pareciéramos más preocupados por el éxito y por el consumismo que por los momentos significativos de felicidad. Esos momentos, además, si son compartidos, te darán muy buenas herramientas de profundidad en tu vida; como una reserva de sentido cuando sientas que todo oscurece..

Uno de los momentos lindos que podrías compartir es observando la naturaleza, incluso aunque estés en una ciudad. Trata de encontrarla y contemplarla; acostado con tus hijos o esposo, novio o amigos debajo de un árbol escuchando los pájaros que llegan de pronto (uno que otro siempre lo hará).

Si en tu propia casa algún animal llega a hacerse su hogar podrías también observarlo y aprender, tener una experiencia estética enriquecedora, y de paso una lección arquitectónica de sublime técnica.

En Facebook han estado circulando fotografías de un usuario que fue documentando cómo en su ventana unos pájaros fueron construyendo su nido. Con una precisión y belleza sorprendente se nos otorga una serie de delicia de construcción orgánica.

11201610_1067886269912668_5343977729366417590_n

12274685_1067886339912661_8320316779261042276_n

12274613_1067886353245993_9093265856731046508_n

12311297_1067886259912669_8058959084867541627_n

12311180_1067886393245989_6243975226316526209_n

12274613_1067886353245993_9093265856731046508_n

12299343_1067886479912647_44764856954620962_n

12274516_1067886419912653_3037165057339407721_n

12249752_1067886499912645_7526667565994349537_n

12247140_1067886379912657_4852220892574395516_n

12247015_1067886313245997_7797672894276112592_n

12289467_1067886529912642_5761216583957911340_n

 

12243415_1067886583245970_2595273906046438086_n

12226953_1067886549912640_206423815499399021_n

12278775_1067886639912631_1993486943014233955_n

12308466_1067886669912628_2174157176789503380_n

12294663_1067886629912632_2737295268415745944_n

12310507_1067886656579296_2802070267887194593_n

12310507_1067886656579296_2802070267887194593_n

 

 

 

 

 



Identifica los cantos de los pájaros utilizando la práctica mindfulness

Una manera de entrar en este estado pleno de consciencia, es (re)aprender a escuchar los sonidos de la naturaleza –aún si se vive dentro de la ciudad–.

De acuerdo con la práctica del mindfulness, la toma de consciencia de cada una de las sensaciones corporales es la base principal para crear una conexión en el aquí y en el ahora del cuerpo, la mente y el Universo. Los maestros explican que para lograr esa consciencia sensorial, uno debe permitirse percibir en la tranquilidad: ¿cómo se siente tu cuerpo al encontrarse en la posición en la que está o en el frío o el calor que hay alrededor?, ¿qué sabor predomina al interior de tu boca?, ¿qué te hace sentir aquello que tus ojos están percibiendo?, ¿cuáles son los aromas que logra identificar tu nariz?, ¿cómo reacciona tu cuerpo ante los sonidos que estás escuchando?

Una manera de entrar en este estado pleno de consciencia, es (re)aprender a escuchar los sonidos de la naturaleza –aún si se vive dentro de la ciudad–. ¿Cuándo fue la última vez que te permitiste estar en silencio en un cuarto y lograste escuchar el canto de los pájaros fuera de tu ventana?

Por esta razón te compartimos toda una serie de sonidos mnemónicos que te ayudarán a establecer un poco más tu estado de consciencia. Basta prestar un poco de atención a cada sonido para identificar el ritmo y el tempo, y así reconocer el origen de cada sonido…

El canto de un búho: 

 

 El canto de Chickadee negro:

 

 El canto de una curruca verde de cuello verde: 

 

El canto de la codorniz: 

 

 El canto de una curruca color castaña:

 

El canto de un Antrostomus carolinensis:

 

El canto de un meadowlark del este:

 

El canto de un Vireo olivaceus:

 

[mnn]