Beneficios de dormir desnudo

Los siguientes consejos te convencerán de dejar a un lado tus pijamas, al menos algunos días de la semana, para verte y sentirte bien.

La desnudez es liberadora, terapéutica y “sensibilizante”. Pero además de esto la desnudez podría ser el mejor atuendo para dormir. Y no lo decimos pensando en potenciales historias eróticas, sino en beneficios tangibles para tu cuerpo y mente, de los cuales a continuación te compartimos algunos importantes:

4 razones para dormir desnudo  

1. Previene infecciones genitales.

Aunque es totalmente normal tener bacterias ahí abajo, los ambientes húmedos y cálidos fomentan su reproducción. Dormir sin ropa mantiene al cuerpo ventilado y fresco, y por lo mismo, protegido contra este tipo de infecciones. También es sabido que, para los hombres, dormir desnudo incrementa la fertilidad, pues los testículos se mantienen a la temperatura adecuada.

2. Vigoriza tu piel

Estar a una temperatura muy alta durante la noche interrumpe la liberación de tus hormonas antiedad. Cuando la temperatura de tu cuerpo baja, se liberan hormonas de crecimiento que trabajan regenerando tu piel. Ello ayuda a que tanto tu piel como tu cabello se vean radiantes.

3. Alivia el dolor naturalmente.

La ropa restringe la circulación, así que despojarse de la vestimenta ayuda a estimularla; además, contribuye a eliminar la tensión e incomodidad de la región abdominal e incluso, alivia el dolor de cintura. Las bandas elásticas de la ropa interior no favorecen en nada el sueño, porque interrumpen la circulación y pueden causar dolores a largo plazo. En diversas investigaciones médicas también se ha señalado que en aquellos que sufren de insomnio, dormir desnudo tiene un efecto positivo.

4. Ayuda a bajar de peso.

Dormir desnudo favorece que se restauren las hormonas que queman grasa (por ejemplo, la ghrelina), porque ayuda a que tu cuerpo se enfríe. Mientras tu cuerpo se enfría, libera este tipo de hormonas, las cuales también reconstruyen células cutáneas, células óseas y células musculares mientras duermes, lo cual no sólo pormueve la pérdida de peso sino que tengas sueños placenteros. Por el contrario, las pijamas o las cobijas pesadas no te permiten enfriarte, lo que implica que no se liberan dichas hormonas.

Además de todo esto, y por si no fueran razones suficientes para dormir sin las restrictivas pijamas, varios estudios han demostrado que la desnudez es un estimulante de la salud física y psicológica de las personas, pues provoca que se libere el vapor bioquímico y fortalece nuestra relación mente/cuerpo frente al espacio que nos rodea. En esta nota encontrarás cinco buenas razones para quitarte la ropa, no sólo al dormir sino en cualquier momento en que te sea posible.



¿Podemos aprender mientras dormimos?

Se cree que las ondas lentas que se registran en el cerebro mientras dormimos, actúan como un eco en la data de la memoria que se retoma a la hora de despertar.

Dormir no sólo brinda un placer excesivo, sino también una diversa lista de beneficios para el cuerpo y la mente: renueva las células corporales, refuerza los procesos cognitivos como la memoria y el aprendizaje, regula las emociones y el estado de ánimo, e inclusive reduce el riesgo de contraer enfermedades graves.

De acuerdo con las últimas investigaciones del neurocientífico Jordan Lewis, dormir ayuda tanto a recuperar energía invertida en las actividades diurnas como a potencializar el aprendizaje y la memoria mientras se está en los brazos de Morfeo. Se cree que las ondas lentas que se registran en el cerebro mientras dormimos, actúan como un eco en la data de la memoria que se retoma a la hora de despertar.

En palabras de Lewis, las ondas lentas durante el sueño profundo forman una especie de consolidación de la memoria de corto y largo plazo:

Durante el sueño profundo, el cual suele suceder durante la primera mitad de la noche, las células del cerebro están altamente sincronizadas. Cuando se mide el sueño con electrodos pegados al cuero cabelludo, el sueño profundo aparece con oscilaciones de amplitudes largas y lentas.

Esto es un fenómeno ideal para el proceso del aprendizaje.

Por decirlo de algún modo, el cerebro desarrolló un mecanismo increíble que facilita numerosos procesos cognitivos, principalmente el del aprendizaje y la memoria. Así que si estás en época de exámenes académicos o entregas importantes en el trabajo, lo indispensable será dormir las horas con las que tu cuerpo pueda estar cómodo y sentirse vital.

 

También en Ecoosfera:

7 errores que están afectando tu sueño (Infográfico)

¿Qué tanto afecta a nuestro cuerpo la falta de sueño?

¿No puedes conciliar el sueño? Estos 5 consejos te pueden ayudar

¿Por qué hoy debes dormir las horas que necesitas?



Tomar la siesta podría salvarte la vida; un estudio

No solo te da alivio mental; también tiene compensaciones cardiovasculares extraordinarias.

En numerosas culturas, desde la totalidad de las hispanohablantes hasta en Oriente Medio, India y algunos sitios de Asia como China o Taiwán, la siesta, un remanente también de la cultura romana, es una costumbre añeja.

Asociada con la palabra romana de sexta, era la hora en que se hacía pausa en el día para reponer la energía (alrededor de las 14 hrs). Esta costumbre permitía hacer un “receteo” de la mente y el organismo; y si eres una persona que la acostumbra, sabrás que verdaderamente pareciera que a tu cerebro le inyectan una fresca dosis de oxígeno.

Más allá de los mitos, numerosos estudios prueban cómo la siesta tiene efectos muy positivos para tu vida; no solo en el tema psicológico, también con efectos físicos contundentes. Un estudio de Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism mostró como la siesta puede ayudarte a compensar tu déficit de sueño en las noches malas, con resultados positivos para tu sistema inmunológico y neuroendocrino.

Por su parte, otro estudio reciente, encabezado por el doctor Manolis Kallistratos, cardiólogo del Hospital General de Asklepieion Voula en Atenas, ha comprobado que el hábito de la siesta podría salvarte la vida pues esta reduce la presión en la sangre en los niveles suficientes, en comparación con personas que no la toman, como para evitar un ataque cardíaco, por ejemplo.

[Treehugger]