Secretos naturales para balancear tus niveles de hormonas

Vivimos en un mundo que nos sobreexpone a los estrógenos y esto está vinculado a todo tipo de enfermedades (como el cáncer) y desbalances emocionales. Aquí te damos consejos para evitarlo.

Aprende sobre los distintos tipos de estrógeno

Lo primero que debes saber es que las mujeres producen tres tipos de estrógeno: la estrona (E1), el estradiol (E2) y el estriol (E3). Estos deben estar balanceados, para que las mujeres puedan estar saludables y se reduzcan los muy conocidos efectos del desbalance hormonal (mal humor, irritabilidad, melancolía, bochornos, cambios de ánimo, acné, perdida de cabello, aumento de peso y un largo etcétera). Aparte de ello, estamos expuestas a los xenoestrógenos, estrógenos que vienen de fuentes externas al cuerpo. Al vivir de manera sencilla, podemos reducir nuestra exposición a los xenoestrógenos nocivos.

Los xenoestrógenos se encuentran en la carne comercial y los productos lácteos, ya que a la mayoría de los animales les inyectan estrógenos para que produzcan más leche y para acelerar su crecimiento. La carne y los lácteos de animales alimentados con hierba (grass-fed), salvajes y de fuentes orgánicas contienen xenoestrógenos menos dañinos.

Las drogas sintéticas hormonales, así como aquellas que se administran para controlar los bochornos, y los anticonceptivos, contienen formas nocivas de estrógeno.

Tanto los plásticos como los contaminantes ambientales, los productos de cuidado personal, la radiación y la corriente eléctrica pueden provocar problemas en nuestro balance de estrógeno. Estas son algunas de las causas más tóxicas del desbalance de estrógeno. Minimiza tu exposición a todos estos productos, siguiendo estos pasos:

-Compra productos naturales para el cuidado de la piel (o mejor aún, aprende a hacerlos tú misma).

-Evita la exposición cercana a cables de poder.

-Cocina tu propio alimento en una estufa, no en un microondas.

-Utiliza productos no tóxicos para la limpieza (o aprende a hacerlos tú misma).

 

Alimentos que promueven el balance saludable de hormonas

Además de limitar tu exposición a xenoestrógenos, las decisiones dietéticas tienen un impacto enorme en reducir el desbalance hormonal.

La soya contiene fitoestrógenos, que son estrógenos que se encuentran en los vegetales pero que son parecidos a los estrógenos humanos. Estos son benéficos porque se unen a los receptores del cuerpo a los que también se unen los estrógenos nocivos. Como resultado, los fitoestrógenos eliminan a los estrógenos nocivos del cuerpo. Procura comer soya, pero tampoco te excedas, y recuerda que la mayoría de la soya es OGM (busca soya orgánica).

Algunos alimentos son ricos en químicos vegetales protectores, llamados isoflavonoides. Dos de los más poderosos son la genisteína y la daidzeína. Estos compuestos tienen muchas bondades curativas, y bloquean diversos receptores para que los estrógenos nocivos no puedan quedarse en el cuerpo.

Las mejores fuentes son: soya, frijoles, chícharos, lentejas y germinados. La mayoría de estos alimentos son accesibles y contienen muchísimos nutrientes. Aquí te decimos cómo crecer tus propios germinados durante todo el año.

Las plantas de la familia de las brasicáceas contienen compuestos químicos llamados indol. El indol reduce la producción del tipo de estrógeno que está vinculado al cáncer, los bochornos y otros problemas de salud. Además, las verduras crucíferas (como las coles) ayudan al hígado a funcionar bien, por lo que mejoran la habilidad del cuerpo para desintoxicarse y eliminar el exceso de estrógenos nocivos. Las verduras crucíferas incluyen:

-todos los tipos de col

-colirrábano

kale o col rizada

-col china

-rábanos

-nabo

-germinados de mostaza

Los flavonoides, a su vez, bloquean los sitios de recepción de estrógeno y ayudan a eliminar los estrógenos tóxicos. La mayoría de las frutas y verduras son buenas fuentes de flavonoides. Así pues, aliméntate de una gran variedad de productos locales y orgánicos. Consume alimentos crudos tanto como puedas, ya que contienen más vitaminas que los alimentos cocidos.



Este es el último sobreviviente de una tribu amazónica (VIDEO)

En 22 años no se había podido captar así a un habitante primitivo de esta selva.

La amazonía sigue siendo un territorio indómito y repleto de misterios, pero cada vez está sufriendo más invasiones. Su riqueza como selva no está sólo en su asombrosa biodiversidad –que ha sido la razón de que la invadan–, sino también en las narrativas –muchas de ellas ya perdidas­– de las grandes culturas que ahí se han asentado.

De estas tribus aún quedan ecos. Así lo demuestran las primeras imágenes captadas en 22 años de un hombre amazónico. Según la agencia indígena Funai, que se encarga de monitorear y salvaguardar a los pueblos indígenas, el hombre debió pertenecer a alguna comunidad que se presume extinta, debido al exterminio paulatino de sus miembros a manos de granjeros, leñadores y otros invasores de esta selva.

Según Funai, existen aún 113 tribus aisladas en el Amazonas brasileño

Lamentablemente son cada vez menos los habitantes originarios en el Amazonas. Las actividades productivas y de extracción han depredado esta selva –la deforestación incrementó un 88% desde 2012–, y desaparecido a sus habitantes –animales y humanos– a un ritmo acelerado.

Lo último demuestra que no existe selva lo suficientemente basta o frondosa que el hombre no pueda invadir, llevando el exterminio que caracteriza a estas invasiones consigo: una situación alarmante que destaca, además, cómo la rapacidad que ha caracterizado a nuestra sociedad está llegando demasiado lejos, implicando la desaparición de tribus que, todavía a principios del siglo XX, se hallaban intactas.

Fiona Watson, directora de Survival international, expresó para The Guardian que encontrar a hombres como el del video tiene algo de irónico:

La ironía de esto es que estamos encontrando más tribus o hombres aislados de lo que pensamos. Pero también es preocupante que estamos mostrando al mundo dónde se esconden.

https://www.theguardian.com/world/2018/jul/19/footage-sole-survivor-amazon-tribe-emerges-brazil

No cabe duda que, por ello, la cuestión está en cómo la selva amazónica puede ser resguardada, con la cooperación de todos los países que comparten su territorio y de la mano de las propias tribus que ahí habitan. De ello dependen culturas enteras, cientos de especies animales y el pulmón más importante del planeta: tres elementos que son más importantes que cualquier “tesoro” que pueda extraerse de este ecosistema.

También dependerá de que nosotros, como consumidores, cuidemos de no comprar ningún producto que contenga materiales extraídos del Amazonas, como puede ser madera o cuero. Estas y otras acciones son urgentes si queremos detener el exterminio en esta preciosa región latinoamericana.



Parece que se está acabando la cerveza en Europa (y la causa podría afectar a todo el mundo)

Este milenario elixir está escaseando. ¿Por qué?

El proceso de producción de la cerveza incluye el uso de germinados y otros cereales, así como de levadura. Por eso es tan deliciosa y nutritiva, ayudando incluso a contrarrestar procesos neurodegenerativos. Pero hay otro ingrediente fundamental: el CO2, el cual le da su cuerpo burbujeante a la cerveza.

Si bien podríamos imaginarnos que el cambio climático es lo que estaría poniendo en peligro la existencia de la cerveza –al afectar las cosechas de los granos que utiliza en su elaboración–, lo cierto es que esta bebida está en riesgo (por ahora solo en Europa) debido a lo que han llamado una crisis en el suministro de CO2, lo cual afecta también a otras bebidas, como los refrescos o la sidra.

¿Cómo puede haber escasez de CO2, un gas que se encuentra en la atmósfera?

escasez-cerveza-europa-por que se esta acabando

La industria alimenticia no saca este gas de la atmósfera, sino que existen plantas manufactureras –por ejemplo, de amoniaco– donde el CO2 es un subproducto, el cual es disuelto en líquido para ser vendido a las refresqueras y cerveceras.

Así que ahora mismo la cerveza escasea en el viejo mundo porque los mayores productores de gas en el norte del continente han cerrado, debido a problemas de mantenimiento, lo que coincidió –en una especie de complot contra los amantes de la cerveza– con el cierre temporal de otras plantas productoras de bioetanol y otros químicos que también producen CO2. No obstante, se trata de una crisis que pronto verá su final, y ante la cual ya se han tomado medidas para que la escasez de cerveza y otros productos no afecte a los consumidores europeos.

Pero, ¿y si vuelve a pasar?

escasez-cerveza-europa-produccion-mala-medioambiente

Lo interesante, como sea, es pensar que una bebida tan cotidiana como la cerveza depende de plantas químicas de todo tipo para existir, pues sin los debidos suministros de CO2 que éstas proveen a la industria, la cerveza no tendría el cuerpo burbujeante que nos deleita, ya que dependiendo el método de fermentación puede perder todo el gas después del proceso de producción.

Pero, en un futuro, ¿seguirá siendo necesario que la cerveza dependa de plantas donde se producen sustancias tan nocivas como el amoniaco? Lo ideal sería que no, pues aunque hay un gran debate acerca del amoniaco, lo cierto es que es malo a nivel medioambiental, sobre todo para los ecosistemas marinos, pero también para los suelos vegetales, (mismos que, aunque lo contienen de manera natural, no soportan un exceso de esta sustancia).

Es por eso que el amoniaco ha sido incluido en

la lista de contaminantes que es preciso restringir al máximo de la Agencia Europea de Medio Ambiente

escasez-cerveza-europa-produccion-mala-medioambiente

Así que podríamos pensar que en algún momento no existirán las plantas que hacen el subproducto del CO2 para la industria cervecera. Habrá que aprender entonces de otras formas de elaboración, como por ejemplo, el de la cerveza artesanal. La fabricación casera o artesanal de la cerveza tiene varios métodos para conseguir CO2 no industrial; uno de ellos es el de usar fermentadores isobáricos que hacen posible conservar el CO2 que se produce naturalmente antes y durante la fermentación, para que se mantenga hasta que sea embotellada la bebida.

No hay que esperar a que haya escasez de cerveza por falta de CO2 industrial, sino ir pensando en otras formas de elaborar y consumir la cerveza que hagan innecesario el uso de este recurso. Por eso aquí la cuestión es si brindamos con cervezas artesanales o con cervezas industriales: las primeras son de gran calidad, mejores para nuestra salud y para el planeta, mientras que las segundas utilizan un subproducto de plantas nocivas y poco ecológicas, así como monstruosas cantidades de agua y, algunas –sobre todo las más “famosas”– usan cultivos transgénicos.

Nuestra recomendación es que no esperemos a la crisis: comencemos a cambiar la manera en la que nos relacionamos con la cerveza, la cual debe ser consumida de manera responsable no sólo por su cantidad de alcohol, sino por su impacto en el planeta. En México ya hay muchas marcas comprometidas tanto con el medio ambiente como con nuestra salud que puedes consumir con tranquilidad.