Podrás hacer tu propia botella de agua comestible en la comodidad de tu hogar (VIDEO)

Estudiantes de diseño han creado una botella biodegradable que puede comerse una vez que esté vacía, la cual está hecha con una membrana gelatinosa de algas que contiene al líquido.

¿Te imaginas beber agua de una botella que, una vez vacía, puedes comerla; y que, mejor aún, la puedes hacer en tu casa?

Estudiantes de diseño han creado una botella biodegradable que puede comerse una vez que esté vacía. Los autores, Rodrigo García González, Pierre Paslier y Gillaume Couche, pretenden que esta iniciativa no sólo pueda fomentar un impacto sustentable en el medio ambiente, sino también lograrlo sin mucho desembolso económico.

Los ganadores del 2014 Lexus Design Award se inspiraron en las yemas de huevo para formar la botella Ooho, la cual está hecha con una membrana gelatinosa de algas que contiene al líquido. Mientras que en su interior, se utiliza la técnica culinaria de esterificación; es decir, se moldea el agua en una esfera. De ese modo,  la doble membrana protege la estructura y la higiene del líquido en el interior, sin la necesidad de un contendedor de plástico.

0f5d2df2-6ead-4e07-a052-2b6efbdecb63

Uno de los objetivos del invento es que la botella sea un producto al alcance de todos, el cual se pueda formar en una cocina regular. Incluso que las personas puedan modificarlo a su gusto: tanto de tamaño como en forma. Por lo que, el tamaño de la esfera puede controlarse sólo cuando el agua está solidificada (en hielo) a la hora del proceso del “empaque”.

Ooho es una alternativa barata y biodegradable para el uso de las botellas de agua. Les compartimos un video de cómo funciona Ohoo:



¿Cuál es la botella más ecoamigable que puedes usar para agua?

Usar una botella de agua reutilizable es bastante ecológico, pero puedes aprovechar para comprar una cuyos materiales sean todavía menos nocivos para el planeta (y para ti).

Podría parecer que en lo que se refiere a botellas de agua no hay mucho que decidir excepto, si acaso, entre diseños y tamaños. Pero aunque sean reutilizables, muchas botellas podrían no ser tan ecoamigables como aparentan. Para saberlo no sólo hay que pensar en la botella como un producto que nos evitará la dependencia al agua embotellada, sino verla a ella misma como un producto manufacturado cuya producción puede tener más o menos impacto sobre el planeta.

 

Por eso es muy importante conocer los materiales de los que están hechas, para saber cuáles de las botellas de agua reutilizables en el mercado son la opción realmente más ecológica.

Para ello debemos saber cuál es el ciclo de vida de los materiales de cada botella de agua reutilizable, y el impacto ambiental que tiene cada uno. En el 2011, el portal Green Lifestyle hizo una investigación comparativa entre los tres materiales más comunes para la elaboración de botellas de agua, y este fue el resultado.

 

Botellas de agua reutilizables: ¿acero, aluminio, plástico o…?

botellas-agua-reutilizables-mas-ecologicas-diferencias

Tanto las botellas de aluminio como de acero resultaron tener grandes impactos durante su fabricación, pues aunque son 100% reciclables, un gran volumen de energía es usada para el procesamiento del producto. De hecho, la industria de los metales, incluido el acero y el aluminio, es de las más contaminantes: por eso países como China están reduciendo su producción de éstos. Además, muchas de estas botellas tienen revestimientos internos que a la larga pueden desprenderse y que puedes ingerir sin darte cuenta.

Por su parte, las botellas de agua de plástico resultaron ser las que menos impacto generan, tanto por sus materiales y la densidad de éstos como por el proceso de producción en general. Estas son buenas noticias, pues las botellas de agua de plástico son las que más encontramos en el mercado y las que más fácilmente se adaptan a nuestra forma de vida, por su peso y versatilidad.

botellas-agua-reutilizables-mas-ecologicas-diferencias

Lo malo es que son menos resistentes, y que algunas de estas botellas podrían no ser buenas para la salud de los seres humanos: se ha comprobado que el plástico genera pequeñas partículas que a la larga nos pueden intoxicar y que están presentes en las botellas de plástico desechables, pero también en las reutilizables.

Así que en realidad la mejor y más durable opción son las botellas de vidrio, pues no alteran la composición química de los productos ni sueltan ningún tipo de partículas; tampoco transmiten sabor y sirven mucho mejor para conservar la frescura del agua. Además, el vidrio es 100% reciclable.  

botellas-agua-reutilizables-mas-ecologicas-diferencias

Algunas botellas de vidrio en el mercado tienen aditamentos de otros materiales; por ejemplo, tapas o fundas de silicona. Pero también son reciclables: sólo debes separarlos cuando vayas a desechar tu botella. Únicamente cerciórate de que todos los materiales adicionales a tu botella de vidrio sí sean reciclables.

Por supuesto, las botellas de agua reutilizables no son ecoamigables si no les damos una vida útil muy larga. Por eso lo más importante es que intentes conservar por mucho tiempo tu botella, manteniéndola limpia (comprando una que sea fácil de limpiar) y teniendo cuidado de no perderla.



Hallan microplásticos tóxicos en agua embotellada proveniente de México y otros países

Se encontró que 90% de las botellas tiene estas partículas, que se adhieren al agua que bebemos.

En la actualidad, gran parte del agua que consumimos en áreas urbanas es embotellada. Se trata de una forma de consumir el agua que hace algunas décadas habría sido considerada inútil, pues en muchos países era –y sigue siendo– posible tomar agua del grifo, pues ésta es potable.

Lamentablemente, el agua embotellada se impuso como una necesidad debido, por un lado, a la desinformación, y por el otro, al nulo mantenimiento de las tuberías en muchos países. Es el caso de México, donde el mercado del agua embotellada comenzó en 1991 tras los brotes de cólera que se presentaron en algunas entidades del país, y siguió creciendo debido al temor tanto a las bacterias como a los materiales nocivos con los que se construyeron las tuberías, como el asbesto cancerígeno.

agua-embotellada-microplasticos-toxicos-salud

Resulta paradójico, no obstante, que la solución a los problemas del agua potable sean las botellas de plástico, que además de ser altamente contaminantes, han probado ser sumamente nocivas para la salud humana. A otras investigaciones al respecto se suma un nuevo estudio, realizado por la Universidad Estatal de New York y revisado y sustentado por la World Health Organization, el cual reveló que de 259 botellas de plástico, el 90% contenía pequeñas partículas de plástico.

Las botellas provenían de nueve países: México, EEUU, China, Brasil, India, Indonesia, Líbano, Kenya y Tailandia, y todas eran de marcas bien posicionadas en el mercado.

Los microplásticos son diminutas partículas de plástico desprendido de las botellas. Los investigadores encontraron en promedio 10 de estas partículas por cada litro de agua, y otras 314 partículas que asumen que podrían ser de plástico, pero que no pudieron identificar.

Según los científicos, los microplásticos podrían provenir del proceso de embotellamiento, o incluso desprenderse de las tapas al abrir la botella.

La preocupación principal respecto a estas partículas es que puedan liberar químicos nocivos para la salud y que debido a su tamaño puedan viajar por el tracto gastrointestinal y propagarse en el resto del cuerpo. Incluso, señalan los investigadores, las micropartículas podrían pasar hacia el sistema límbico cerebral y adherirse a los ganglios linfáticos, mismos que pueden desarrollar cáncer.

Ante toda esta evidencia y lo que pudiera descubrirse en un futuro, nuestro papel como consumidores es permanecer atentos. Y sobre todo, no olvidar que el agua potable es un derecho, y que en países como México ningún hogar debería estar comprando la absurda cantidad de mil 500 litros de agua embotellada al año. Es una tarea ciudadana (y necesaria) abogar por óptimas condiciones para beber agua, que no impacten a nuestra salud ni al planeta.