Perro detecta cáncer en su dueña antes que los médicos y ella se salva

Max logró detectar en su dueña un tumor cancerígeno a pesar de que los exámenes médicos no lograron registrarlo; gracias a esto Maureen Burns fue oportunamente operada.

Ya existían antecedentes de perros que son capaces de detectar la presencia de tumores cancerígenos en un humano. Por ejemplo el caso de Marine, un labrador negro que investigadores en Japón utilizaron para hacer pruebas y que obtuvo un 90% de eficiencia en la detección de cáncer en intestinos. Sin embargo, recientemente se registró una caso mucho más ‘intimo’, ya que Max, un collie de nueve años, alertó a su ama, Maureen Burns, de la presencia de cáncer en uno de sus senos.

Burns notó un comportamiento inusual en su mascota: “Las extrañas señales eran que el venía a mi y tocaba mi seno con su nariz, luego retrocedía y expresaba tristeza en su mirada”. El extraño ritual de Max coincidía con que ella justo había ubicado un pequeño quiste, pero había descartado cualquier problema tras realizarse una mastografía que arrojó resultados negativos. Ante la insistencia de Max, su dueña acudió nuevamente a realizarse el mismo estudio, con los mismos resultados que el anterior, y no fue hasta que se sometió a una biopsia, que los médicos confirmaron que tenía cáncer.

Tras someterse a una cirugía para removerle el tumor, lo cual afortunadamente ocurrió a tiempo y en buena medida gracias a la alerta de su perro, Burns regreso a su casa y asegura que inmediatamente notó un cambio en el comportamiento de Max: “Colocó su nariz en mi pecho para ‘checar’ el lugar donde me habían hecho la operación y mostró señales de alegría.”

Esta historia, más allá de reafirmar los indicios de que los perros pueden detectar, por medio del olfato, la presencia de cáncer en una persona –con los beneficios que esto puede implicar en el campo de la medicina–, es un episodio más en la ancestral historia de conexión y lealtad interespecies que puede gestarse entre humanos y canes.



Reflexión para grandes teorías: ¿es el perro o el gato más inteligente?

Un estudio revela que los perros tienen más neuronas que los gatos, pero no es el único signo de inteligencia.

Muchos se han preguntado quién tiene la mayor inteligencia: los perros o los gatos. Según un estudio publicado en Frontiers in Neuroanatomy, realizado por investigadores de Brasil, Estados Unidos y Sudáfrica, los canes tienen 530 millones de neuronas corticales, mientras que los felinos tienen la mitad, es decir, alrededor de 250 millones. 

Lo anterior podría llevarnos a la conclusión de que los perros son más inteligentes, pero, ¿por qué? Porque a mayor número de neuronas, mayor capacidad para realizar acciones de mayor complejidad. Pero si bien esto es importante, en realidad ni el número de neuronas ni el tamaño del cerebro son determinantes en la inteligencia de un mamífero. Para entender por qué primero hay que saber qué son las neuronas.

quien es mas inteligente perro o gato

Las neuronas son las encargadas de transmitirle información al cerebro del sistema nervioso. En promedio, un ser humano tiene 86 mil millones de neuronas encargadas de esa labor. En sus viajes por las diversas áreas del cerebro, y siendo conducto también de diversas hormonas, las neuronas nos posibilitan realizar acciones mucho más complejas que a otros mamíferos.

Pero eso no es todo: las neuronas son, por definición, las células que nos permiten codificar los estímulos externos. En ese sentido determinan nuestras emociones y comportamiento, pero no como tal nuestro nivel de inteligencia (o IQ), pues eso depende también de otros factores.

Según un estudio publicado en la Royal Society que indaga en las mediciones sobre inteligencia en mamíferos:

El mejor cálculo entre los grados de inteligencia entre mamíferos es a partir de la combinación de estos elementos: el número de neuronas corticales, la densidad de los paquetes neuronales, la distancia interneuronal y la velocidad a la que se conducen los impulsos nerviosos por el axón (o entre neurona y neurona).

Los perros y los gatos son animales domesticados desde hace milenios, y por ende son proclives a que la influencia de la sociedad modifique su selección genética. Se puede afirmar por ello que las condiciones en las que viva un perro o un gato pueden hacer variar su inteligencia. Sus neuronas pueden ser estimuladas, dando como resultado gatos que tocan el piano o que ejercitan sus sentidos para resolver problemas complejos:

Por otro lado, tenemos que los perros son más torpes, por ejemplo, que sus parientes agrestes: los lobos. Pero sólo en algunas tareas. El perro, en su relación con el humano, ha generado cientos de habilidades incluso comunicativas que lo han hecho desarrollar ciertas partes del cerebro para comprender nuestros gestos. Por su parte, los gatos también se comunican por medio de la posición de su cola o sus orejas, e inteligen la comunicación de nuestro cuerpo y ojos. Lo más sorprendente es que esto ha evolucionado a tal grado que tanto perros como gatos son capaces de generar hormonas como la oxcitocina cuando nos miran.

Entonces, ¿quién es más inteligente?

La estimulación del complejo sistema cerebral de los canes durante milenios de domesticación nos hace pensar que quizás los perros le lleven mayor ventaja a los gatos. A los felinos jamás se les ha dado una tarea qué cumplir (más que ser admirados, cual efigie egipcia), ni se les ha hecho tan dependientes de nosotros como a los perros. Esto explicaría quizás el mayor desarrollo neuronal en los canes. Pero no evita que perros y gatos puedan aprender a andar en patineta por igual, lo que comprueba que el desarrollo de la inteligencia está en conexión directa con la estimulación y la educación:

 

 

Como en los humanos: siempre habrá diferencias entre perros y gatos: algunos más inteligentes que otros, o con algún talento especial. Sea como sea, ambos son compañeros entrañables de nuestro día a día y está por descontado que los queremos más allá de su IQ.

 



Miles de personas podrían evitar el cáncer con sólo cambiar sus hábitos, según nuevo estudio

Antes que vernos obligados a afrontar el cáncer, podríamos evitarlo. Un estudio reciente, publicado en el ‘International Journal of Cancer’, recomienda cómo hacerlo.

El cáncer es la peste moderna. Ha ocasionado millones de muertes y, se espera, causará muchas más en los años próximos. Debido a que se trata de un padecimiento que tiene diferentes tipos, en muchos casos resulta difícil desarrollar curas eficaces. De ahí que este fenómeno de la modernidad haya llevado a la comunidad científica a pensar en la necesidad de encontrar cómo prevenirlo, algo que podría funcionar mucho mejor, en vez de sentarse a observar cómo incrementa la tasa de personas que lidian con la enfermedad para sobrevivir.

cancer-evitar-habitos-como-cuidarse-contra-cancer

Científicos del Berghofer Medical Research Institute realizaron una investigación en Australia, con la cual determinaron que el  40% de las personas que fueron invadidas por diversos tipos de cáncer y fallecieron lo pudieron haber evitado con sólo cambiar algunos hábitos.

Más aún, esta investigación —publicada en el International Journal of Cancer— explicita también cómo muchos casos de cáncer podrían evitarse. No obstante, antes de cambiar de hábitos para prevenir esta enfermedad, hay que saber bajo qué condiciones se encuentra nuestro estilo de vida, pero sobre todo, qué es lo que ocasiona el cáncer.

 

El fenómeno del cáncer

En América Latina, 550,000 personas murieron tan sólo en el 2012 a causa de esta enfermedad. Esta cifra ha seguido en aumento, a tal grado que se espera que para el 2030 aumente el número de pacientes en 106%Así lo indicó un estudio de la Unidad de Inteligencia de The Economist, el cual también da un panorama sobre la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran los habitantes del continente, debido a los recursos insuficientes para dar seguimiento al tratamiento del cáncer.

En esta investigación se señala que la desigualdad es “la pesadilla del control del cáncer en América Latina”. Ello hace aún más importante evitar la enfermedad, antes que sólo combatirla.

 

Pero, ¿qué factores nos ponen en riesgo de desarrollar cáncer?

cancer-evitar-habitos-como-cuidarse-contra-cancer-3

Según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC):

Un 40% de los cánceres se deben a la acción de agentes externos que actúan sobre el organismo.

Fumar, tomar alcohol y tener una mala dieta son factores determinantes. Pero según el National Cancer Institute, otro factor de riesgo son los celulares y las ondas producidas por tecnologías como los rayos X y los microondas. Dependiendo su frecuencia, este tipo de aparatos pueden alterar nuestro organismo, ya que el cuerpo la absorbe.

No obstante, el vínculo entre las ondas de radio y el cáncer aún no ha sido comprendido por completo. Pero arroja una hipótesis interesante: que los objetos con los que convivimos a diario puedan acrecentar la posibilidad de desarrollar cáncer.

Hasta hace unas pocas décadas no nos relacionábamos como hoy con tantos tipos de productos, muchos de los cuales, con el tiempo, han demostrado su toxicidad. El asbesto es un buen ejemplo de ello; un material que fue usado para construir cañerías y que ahora se sabe que es cancerígeno.

El llamado de estudios de gran importancia como el publicado por el International Journal of Cancer es claro: si la enfermedad es cada vez más invasiva en las sociedades contemporáneas, hay que prevenirse.

 

¿Cómo? Algunos de estos consejos son obvios. Otros pueden sorprenderte:

  1. Evita fumar.
  2. No tomes en exceso.
  3. Evita las bebidas muy calientes.
  4. ¡Medita! O haz yoga. El estrés produce cáncer. Te compartimos aquí los beneficios de la meditación según la ciencia.
  5. Toma vino moderadamente, adereza con jengibre e ingiere estos otros cinco alimentos.
  6. Evita alimentos como harinas refinadas, azúcar artificial, productos transgénicos, carnes procesadas y una lista de muchos más que puedes checar en este enlace.
  7. Asegúrate de vivir en un lugar que no esté rodeado de actividades tóxicas, como el fracking.
  8. Investiga si estás expuesto a altos niveles de radiación en tu casa. En caso de que así sea, haz algo para evitarlo.
  9. También evita el abuso del celular y otras tecnologías. Quizás aún no está comprobado que éstas propicien el cáncer, pero será menos riesgoso y más provechoso leer un libro o utilizar tu tiempo libre en otros pasatiempos.
  10. Protégete del Sol y evita exponerte a él por tiempo prolongado.
  11. Vacuna a tus hijos contra la hepatitis B y, especialmente a las niñas, contra el virus de papiloma humano.
  12. Consume maíz nativo (y aléjate de los transgénicos, cuyo sinónimo es “cancerígeno”).
  13. Y lo más importante: vive con una dieta balanceada, así evitarás llevar esta y otras enfermedades más en tu ADN.