Naturaleza aguerrida: la mariposa monarca se muda por el cambio climático

Un esperanzador estudio revela que la mariposa monarca ha encontrado nuevos espacios para adaptarse al cambio climático.

La actividad del hombre ha sido históricamente una amenaza para la naturaleza. Desde el momento en que construimos un espacio para vivir, modificamos los suelos para la agricultura o construimos caminos para desplazarnos, modificamos los ecosistemas. La expansión de las ciudades, el consumismo exacerbado, la falta de conciencia, etcétera, han empeorado la amenaza para millones de especies en el planeta.

Sorprendentemente, aún inmersa en  condiciones catastróficas de otras eras históricas, la vida ha continuado: esto se debe a que el nivel de adaptación de las especies es enorme, la naturaleza maravilla por su inercia orgánica a sobrevivir por un llamado intuitivo a la preservación.

La mariposa monarca es una de las especies que ha más reducido más (drásticamente) su población en los últimos años por el cambio climático y el uso de insecticidas. En México, según cifras del Foro Mundial para la Naturaleza (WWF), las mariposas monarcas vistieron solo 43.7% del total de hectáreas en Michoacán y el Estado de México este año.  A pesar de lo anterior, algunos científicos encontraron que esta especie ha mudado a climas más fríos para encubar.

Según un estudio, inéditamente, la mariposa monarca también se está alimentando de nuevas plantas. El crecimiento de las ciudades como Los Angeles y San Francisco ha orillado a que esta especie se traslade a zonas más altas de California.

Entre otros, la profesora  Camille Parmesan en la Universidad de Plymouth afirma que la muda de las mariposas monarca es alentadora. En su opinión, cualquier estudioso de esta especie en los años noventa estaba convencido de que hoy estarían extintas, pero han modificado sus hábitos más vitales de preservación, lo que podría ser una buena noticia sobre la probable adaptación de otros insectos por el cambio climático.

El fenómeno de muda de las mariposas no ha frenado la disminución en su población, pero sí ha sumado a su preservación. La naturaleza sigue un llamado de supervivencia que lejos de ser suficiente, nos invita a honrarla aún más, cambiando nuestros hábitos consumistas, y exigiendo a las autoridades a que se promueva su cuidado.



¿Qué sucede con las mariposas monarca en México?

Es necesaria la organización entre ejidatarios como instituciones con un objeto en particular que es la conservación del fenómeno migratorio de la mariposa monarca.

Autor: María Fernanda Medina Velázquez

Piedra Herrada se encuentra ubicado en San Mateo Almomoloa, del Municipio de Temascaltepec, Estado de México, forma parte de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca que abarca parte del Estado de México y Michoacán (CONANP, 2001). El régimen de propiedad es ejidal, esta situación genera un reto para la conservación de los bosques de oyamel por la coordinación entre ejidatarios e instituciones; de acuerdo con Brenner (2009) el reto es coordinar a los actores, intereses y conflictos, al ser los ejidatarios los dueños del predio tienen la necesidad de aprovechar los recursos tanto maderables como no maderables así como sus tierras, desencadenando cambios de usos de suelo donde el impacto es al deterioro ambiental.

En el presente ensayo tiene como objetivo relacionar la conservación de la Mariposa Monarca con el desarrollo sustentable de la comunidad de Piedra Herrada desde el punto de vista de gobernanza ambiental, que de acuerdo con Hufty (2008) se asocia a los acuerdos formales e informales en el ámbito normativo para solucionar problemas, donde no solo interviene el gobierno para dirigir a la sociedad, si no es un enfoque integrador donde interactúan todos los actores. Se realizó una visita al paraje Piedra Herrada el 9 de enero 2017 con la finalidad de conocer la situación socio-ambiental a través de entrevistas informales a los guías, los cuales son ejidatarios, con base en ello se realizó un análisis para concluir si la gobernanza es aplicada en la conservación de la Mariposa Monarca que a su vez se traduce en desarrollo sustentable en el paraje Piedra Herrada en Temascaltepec, Estado de México.

Fotografía de WWF
Fotografía de WWF

Durante décadas existe la preocupación por el ambiente, este tema ha logrado ser de carácter global formalizándolo con diversas reuniones internacionales, México fue cede en el 2010 para la Conferencia de la ONU sobre el cambio Climático en Cancún; a pesar de esta preocupación internacional y nacional no se ha logrado compaginar esfuerzos para llegar a una conservación ambiental y por lo tanto un desarrollo sustentable. Generalmente se entiende que la conservación ambiental va dirigida a recursos naturales y biodiversidad; sin embargo, va más allá de temáticas ambientales, no es posible hablar de conservación si no se involucran aspectos sociales, culturales, políticos y económicos.

En 1986 fue decretando el hábitat de la Mariposa Monarca como Reserva de la Biosfera (RB) (SEMARNAT, 2017), el objetivo es conservar el fenómeno migratorio de la Mariposa Monarca, Piedra Herrada comprende 100 hectáreas (Velázquez, 2006) siendo un punto de interés por diversas instituciones para impulsar la economía de la mano con el desarrollo sustentable para minimizar impactos ambientales, puesto que los habitantes de Piedra Herrada presenta problemas económicos y por ello tienen la necesidad de hacer uso de los recursos naturales que presenta el ejido.

El ejido al estar dentro del polígono de la RB implica una limitación del uso tradicional de los recursos naturales; Cárdenas (2009) menciona en el dilema de los prisioneros que las instituciones utilizan reglas como prohibiciones o impuestos, por consecuencia el individuo decide no cooperar; dentro de este análisis situamos los conflictos que se enfrentaron los ejidatarios de Piedra Herrada, primero por qué no se tenían el conocimiento que sus tierras se encuentran dentro de un área natural protegida, esta situación les implica restricciones para el uso de los recursos naturales y por lo tanto genera conflictos sociales al no comprender el porqué de las restricciones.

Durante la entrevista, el guía menciona que hace aproximadamente 25 años los pobladores se introducían al bosque para cuidar el ganado percatándose que existían colonias de mariposas que solo aparecían en una temporada y desaparecían posteriormente este fenómeno se repetía año con año atribuyéndole su estancia en el sitio como místico, la comunidad argumentaba que eran las almas de sus ancestros que año con año los visitaban; sin embargo, desconocían los beneficios que trae consigo que sus bosques sean elegidos por esta especie.

Con el pasar de los años llegaban visitantes de otros estados y países preguntando donde se encontraban las colonias de la mariposa, en ocasiones pagaban a las personas que los llevaran hasta donde se encontraran; la situación económica de los habitantes de Piedra Herrada era complicada puesto que las vías de comunicación eran carreteras de terracerías y los servicios de transporte públicos no eran frecuentes, complicando el traslado a otros lugares como Valle de Bravo o la ciudad de Toluca donde eran los destinos para trabajar o estudiar; la necesidad de buscar sustento para su familia los obligaba a hacer uso de sus terrenos deforestándolos para realizar agricultura.

Ante este escenario es necesaria la organización entre ejidatarios como instituciones con un objeto en particular que es la conservación del fenómeno migratorio de la mariposa monarca, considerando que la gobernanza se ha “convertido en una herramienta sociopolítica en la gestión ambiental” (Alfie, 2013), cuya base es la participación de la comunidad con instituciones para lograr el objeto principal; aproximadamente hace 10 años fue cuando se comenzaron a realizar redes de trabajo principalmente con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), de acuerdo con el guía los primeros años fueron complicados porque no todos los ejidatarios estaban de acuerdo con conservar el bosque cuando tenían la necesidad de ejercer actividades agrícolas.

Los primeros esfuerzos de conservación el bosque se complicaron por la organización de la comunidad; sin embargo, poco a poco se ha logrado una organización colectiva, Cárdenas (2009) menciona que los intereses e incentivos individuales con los colectivos es la suma de las decisiones individuales, generando una solución individual y socialmente deseable para los involucrados; para optimizar la conservación se sumaron organizaciones como Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) donde su papel es el monitoreo de la mariposa monarca sobre los bosques de oyamel en toda la RB, de igual forma han brindado herramientas para que la comunidad pueda obtener un beneficio económico bajo un esquema de desarrollo sustentable que busca estrategias y medidas socio-ambientales balanceadas en este caso el turismo desempeña un papel importante en el desarrollo económico de la comunidad de Piedra Herrada.

En conclusión Piedra herrada ha logrado avances durante los últimos años, han consolidado estrategias a favor de la conservación de una especie, la cual implica mantener un ecosistema que brinda refugio a otras especies de flora y fauna, generando servicios ambientales y económicos. La gobernanza de acuerdo con Hufty (2008) se puede relacionar con la dinámica social ya que desde los ejidatarios hasta las instituciones tienen el mismo objetivo, una de las mayores motivaciones es lograr un desarrollo sustentable, la infraestructura que utilizan en Piedra Herrada está diseñada para que el impacto al ambiente no sea agresivo, aportando una sensación al turista como parte de la naturaleza, aún falta trabajo pero concluyo que Piedra Herrada es un ejemplo de trabajo en conjunto donde los actores fijaron un objetivo y están participando para conseguirlo, la mariposa monarca es vista como un impulso económico para los ejidatarios y ellos trabajan para mantener su hábitat donde habitan otras especies son beneficiadas.



En 207% la mariposa monarca monarca aumenta respecto a 2014

En Michoacán ocupó 4 hectáreas de Santuario; el año pasado había alcanzado solo una.

Desde hace dos décadas la población de la mariposa monarca fue descendiendo hasta que el año pasado fue el más catastrófico de todos. Cuando hace solo 2 décadas la monarca ocupaba hasta 14 hectáreas de santuario en México, el pasado 2014 solo lo hizo en 1 hectárea. Ello preocupó enormemente a los científicos y a miles de personas en el mundo.

Su disminución está asociada principalmente al uso de fertilizantes, sobre todo de Monsanto, en la zona conocida como el Cinturón del Maíz y que ha disminuido el algodoncillo, el alimento de las mariposas monarca.

Esta disminución ha hecho tanto ruido que incluso acuerdos políticos entre los 3 países que forman parte de su migración: México, Canadá y Estados Unidos, han sido alcanzados. Algunos esfuerzos de ciudadanos que han estado sembrando algodoncillo también se han hecho, como el caso de Gerardo Moreno, quien ha regalado ya más de 20 mil asceplias en México:  su perfil de Facebook y Twitter es Ballena Feliz.

Este año el incremento de 3 hectáreas de presencia de la mariposa monarca en Michoacán ha devuelto esperanzas a muchos quienes veían el colapso de la mariposa como inminente. Por fenómenos meteorológicos, Homero Gómez González, Comisario del Santuario de la Mariposa Monarca, explicó que este año el arribo de la mariposa estuvo retrasado 10 días llegando hasta entre el 3 y 13 de noviembre.

[Notimex]