Naturaleza aguerrida: la mariposa monarca se muda por el cambio climático

Un esperanzador estudio revela que la mariposa monarca ha encontrado nuevos espacios para adaptarse al cambio climático.

La actividad del hombre ha sido históricamente una amenaza para la naturaleza. Desde el momento en que construimos un espacio para vivir, modificamos los suelos para la agricultura o construimos caminos para desplazarnos, modificamos los ecosistemas. La expansión de las ciudades, el consumismo exacerbado, la falta de conciencia, etcétera, han empeorado la amenaza para millones de especies en el planeta.

Sorprendentemente, aún inmersa en  condiciones catastróficas de otras eras históricas, la vida ha continuado: esto se debe a que el nivel de adaptación de las especies es enorme, la naturaleza maravilla por su inercia orgánica a sobrevivir por un llamado intuitivo a la preservación.

La mariposa monarca es una de las especies que ha más reducido más (drásticamente) su población en los últimos años por el cambio climático y el uso de insecticidas. En México, según cifras del Foro Mundial para la Naturaleza (WWF), las mariposas monarcas vistieron solo 43.7% del total de hectáreas en Michoacán y el Estado de México este año.  A pesar de lo anterior, algunos científicos encontraron que esta especie ha mudado a climas más fríos para encubar.

Según un estudio, inéditamente, la mariposa monarca también se está alimentando de nuevas plantas. El crecimiento de las ciudades como Los Angeles y San Francisco ha orillado a que esta especie se traslade a zonas más altas de California.

Entre otros, la profesora  Camille Parmesan en la Universidad de Plymouth afirma que la muda de las mariposas monarca es alentadora. En su opinión, cualquier estudioso de esta especie en los años noventa estaba convencido de que hoy estarían extintas, pero han modificado sus hábitos más vitales de preservación, lo que podría ser una buena noticia sobre la probable adaptación de otros insectos por el cambio climático.

El fenómeno de muda de las mariposas no ha frenado la disminución en su población, pero sí ha sumado a su preservación. La naturaleza sigue un llamado de supervivencia que lejos de ser suficiente, nos invita a honrarla aún más, cambiando nuestros hábitos consumistas, y exigiendo a las autoridades a que se promueva su cuidado.



Sinfonías naturales: así suenan millones de mariposas monarca en un bosque en México

¿Te has preguntado qué sonido producen estos preciosos insectos? Un explorador no se quiso quedar con la duda…

No hay mejores sinfonías que las que ofrece la naturaleza. En ese sentido, un bosque puede ser la mejor caja de resonancia. Ahí podemos escuchar exquisitas melodías, como el canto de los pájaros, acompañadas de brillantes percusiones, como las del fluir del río sobre las rocas. Y en medio de todo esto, otra infinidad de sonidos que son armonizados por el viento entre las hojas… o por el batir de alas de cientos de mariposas monarca. ¿Te imaginas cómo suena eso?

Phil Torres –explorador, científico y presentador en el canal de YouTube, The Jungle Diaries– no se quiso quedar con la duda. Por eso fue al Santuario de la Mariposa Monarca, en México, donde cada año se reúnen más de 100 millones de estos preciosos insectos. Ahí, Torres grabó el sonido producido por las mariposas al desplazarse por el bosque, justo cuando el sol las despierta. El sonido de este masivo aleteo de alas es similar al de una cascada. Simplemente hermoso.

Este bello sonido que remite a la vida –pues es parte del ritual anual para su reproducción– forma parte de los muchos sonidos que nos brinda la naturaleza y cuya existencia muchas veces ignoramos. Afortunadamente la mariposa monarca seguirá deleitándonos audiovisualmente, pues es una de las aguerridas especies que están superando su extinción paulatinamente.



La tala en el Nevado de Toluca pone en riesgo a las mariposas monarca (y es legal)

La migración de la mariposa monarca en México peligra. El mayor culpable es la tala comercial que se legalizó en el Nevado de Toluca.

La tala comercial es legal en el Nevado de Toluca y las poblaciones de mariposa monarca la están padeciendo. En el año 2018 se autorizó talar 147,000 metros cúbicos de madera. Las consecuencias han sido tóxicas para esta especie, que acostumbra migrar a México durante el otoño. En su estancia más reciente en el país, su población se redujo en un 25%, según Animal Político.

Como tal, este simbólico insecto no se encuentra en peligro de extinción. Lo que sí peligra es el proceso migratorio que trae a las mariposas monarca desde el sur de Canadá y el norte de Estados Unidos hasta México. Es un asunto indignante: si cortamos los árboles que les ofrecen refugio y alimento, las poblaciones de mariposa monarca ya no tendrían por qué detenerse en nuestro país. 

 

¿Qué se ha hecho para protegerlas?

Fue a partir de 2013 que la población de mariposas monarca comenzó a disminuir. Ese año se autorizó por primera vez la tala comercial y se modificaron los acuerdos que protegían la zona desde 1936. Entre 2016 y 2018 se tomaron medidas contra la tala clandestina en la Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca, con buenos resultados. En su momento, la población de mariposas monarca aumentó en un 144%

El problema es que este incremento de población se reduce sólo a algunas áreas del Nevado de Toluca. El resto de los bosques en su periferia es todavía el blanco de la tala comercial. Antes de que se autorizara la tala, las mariposas ocupaban en promedio 1,300 metros cuadrados de bosque. Tan sólo un par de años después, ese número se redujo a 200 metros cuadrados.

 

¿Por qué debe importarnos?

Aunque las mariposas monarca también se hallan en Australia, el Caribe, el norte de África y la península ibérica, la ruta migratoria que culmina en México representa el 90% de la población total, según señaló el jefe del Instituto de Ecología de la UNAM en un comunicado. Por otra parte, su recorrido, que abarca más de 5,000 kilómetros, cumple una función polinizadora que beneficia a todos los hábitats por los que vuelan.

Que su ruta migratoria se cortara sería una catástrofe ecológica que también afectaría a la sociedad mexicana. En este país, la llegada de las mariposas monarca es vista como un espectáculo. Es una experiencia que todos deberíamos vivir una vez en la vida, pero también es un incentivo económico para el Estado de México y Michoacán, que se benefician ampliamente del ecoturismo. 

Su conservación es un asunto importante en todo sentido, pero no puede recaer en un solo país. El cuidado de la migración anual de estas mariposas depende de los gobiernos de México, Estados Unidos y Canadá, y sólo un verdadero esfuerzo en conjunto (además de la reducción de la tala masiva) podría resultar en una verdadera estrategia que no arriesgue el flujo natural de esta bella especie. 

 

* Fuentes: UNAM y Animal Político