Descubre los beneficios en la salud del bicarbonato de sodio

Diversos científicos han considerado a este componente químico como la panacea de nuestros días; al grado de proponerlo en la fórmula de medicamentos y tratamientos de numerosas enfermedades (diabetes y cáncer).

El bicarbonato de sodio, antiácido usado para aliviar problemas de estomacales, es responsable de transportar oxígeno en el cuerpo. Su función es dilatar las venas sanguíneas, permitiendo la propagación del O y el balance del pH en la sangre.

Diversos científicos han considerado a este componente químico como la panacea de nuestros días; al grado de proponerlo en la fórmula de medicamentos y tratamientos de numerosas enfermedades (diabetes y cáncer). De acuerdo con estos expertos, las personas que ingieren el bicarbonato de sodio, combinado con otras sustancias naturales como agua, yodo y cloruro de magnesio, lo hacen con el propósito de prevenir o tratar casos de acidosis u otras condiciones clínicas.

Gracias al control que ejerce en los niveles del pH en la sangre, el bicarbonato de sodio permite mantener en buenas condiciones el funcionamiento y las actividades de las células corporales; por consiguiente, previene problemas de la salud, tales como la gastritis, diabetes, artritis, osteoporosis, acidez en la sangre u orina, infecciones, enfermedades cardíacas y pancreáticas, y cáncer. En consecuencia, el hecho de que el cuerpo tenga una mejor actividad ante la ausencia de ácidos alcalinos, apoya claramente el beneficio del bicarbonato de sodio.

La efectividad del uso constante del bicarbonato de sodio consta en remover y eliminar todas las toxinas y ácidos de los tejidos, las células y los órganos. Cada reacción bioquímica es sensible a los niveles de pH porque las enzimas son receptivas a este balance. Por ejemplo, al ingerir este componente químico en el caso de las células cancerígenas, producidas por desechos de hongos y moho que viven en un entorno de baja concentración de oxígeno, éstas reciben una alta concentración de moléculas de oxígeno, permitiendo que mueran.

¿Cómo consumirlo?

Antes de decidir consumir este componente, es indispensable que lo consultes con un especialista del tema; y de ese modo, no pongas en riesgo tu salud.

Una de las maneras de ingerir el bicarbonato de sodio es disolviendo una cucharadita del componente en agua (o jugo de limón o naranja) y tomarlo antes del desayuno.



¿Por qué el agua relaja la mente?

Estar cerca del agua calma nuestros sentidos, y los científicos dicen que esto tiene un efecto positivo en nuestros cerebros.

Mirar el agua y escuchar su sonido coloca a nuestras mentes sobrecargadas en un estado relajado e hipnótico. En esta situación, nuestro cerebro procesa de manera diferente los pensamientos, lo que lleva a estados más tranquilos y creativos y aumenta el bienestar.

Actualmente, los neurocientíficos y psicólogos se abocan mucho más a estudiar el impacto del mar, los ríos y los lagos en nuestra felicidad y bienestar, al estar rodeados de lo que se conoce como espacios azules. Wallace J. Nichols, un biólogo marino, ha escrito sobre las diferentes maneras en que los cuerpos de agua nos afectan positivamente.

 

El agua induce estados meditativos

Escuchar el ruido de las olas junto al océano, puede llevarnos a un estado meditativo consciente. Se ha encontrado que el sonido de las olas altera los patrones de onda del cerebro y provoca un estado meditativo y relajado. Incluso, el simple hecho de observar el movimiento del agua hace que nuestras mentes se calmen. Esto tiene numerosos beneficios, pues contribuye a reducir la depresión y a disminuir los niveles de estrés y ansiedad, y promueve una mejor claridad mental y patrones de sueño.

 

Invoca la inspiración y la creatividad

Cuando estamos cerca del agua, nuestro cerebro pasa del modo ocupado al modo relajado. Esto, naturalmente, hace que el cerebro se “abra”, ya que no se centra en los millones de pensamientos que giran alrededor, que a menudo pueden provocar estrés o ansiedad. Cuando el cerebro está relajado, se abre más a pensamientos creativos.

 

Da un sentido de asombro

Para la psicología positiva, el asombro es un factor importante. La emoción del asombro contribuye en gran medida a nuestra felicidad, porque no sólo nos permite estar en el momento presente sino que nos hace pensar en nuestro lugar en el mundo e invoca un sentimiento de humildad, así como sentimientos de conexión con algo más allá de nosotros mismos, frente a la vastedad pura de la naturaleza.

 

Potencia los beneficios del ejercicio

Obviamente, hacer ejercicio es una buena manera de mejorar nuestro bienestar mental. Sin embargo, salir a correr o caminar por el océano hará que estos beneficios sean diez veces mayores. La idea es que estar rodeado de un espacio azul desencadena beneficios más positivos al hacer ejercicio, pues la ingesta de iones negativos en nuestros sistemas aumenta en esta situación.

tiburones marco-del-borrello-28383-unsplashlos-tiburones-prefieren-el-jazz
Marco del Borrello via Unsplash

 

Es una gran fuente de iones negativos

Los iones positivos son emitidos por aparatos eléctricos como computadoras, microondas y secadoras de pelo que nos despojan de nuestra energía natural, mientras que los iones negativos son generados por cascadas, olas de océanos y tormentas eléctricas. Una gran cantidad de iones negativos en la atmósfera acelera nuestra capacidad de absorber oxígeno y de equilibrar los niveles de serotonina (el químico relacionado con el estado de ánimo y el estrés), y contribuye a rejuvenecer la mente y mejorar el estado de alerta y la concentración.

beneficios-agua-relaja-mente-salud

 

Haz una inmersión natural

Sumergirse en una fuente natural de agua, como el mar o un lago, vigoriza enormemente tu cuerpo. Las diferentes temperaturas tienen beneficios por ambos lados: el frío puede proporcionar un tratamiento calmante para los nervios y refrescar el cuerpo, mientras que las aguas más cálidas durante el verano pueden ayudar a relajar los músculos y las tensiones corporales.

Entonces, ya sea que elijas relajarte cerca de una fuente o en el muelle de la playa más cercana, descansa tranquilo sabiendo que los efectos calmantes del agua están trabajando en tu mente, cuerpo y alma.

 

* Fotografía principal: Maya Beano