¿Cuál es la forma ideal de defecar y qué beneficios puede traerte?

La cultura moderna occidental hizo todo mal al diseñar retretes para sentarse como si nos sentáramos en una silla. ¿La manera ideal de ir al baño? Las cuclillas. Aquí te damos algunos consejos para modificar tu posición.

Ponte en cuclillas:

La revista Slate sacó un artículo hace un par de años acerca de cómo nuestra postura del baño está afectando nuestra salud. De hecho, cuando al presidente estadounidense Jimmy Carter le dio un severo caso de hemorroides, el proctólogo Michael Freilich explicó el problema del presidente: “No estamos hechos para sentarnos en retretes”.

Y muy probablemente esté en lo cierto. En los sesentas y setentas, esta idea era relativamente un lugar común. En su libro The Bathroom, de 1966, el arquitecto Alexander Kira argumentó que la psicología humana está más adecuada a las cuclillas. Esta posición, además de ser ideal para el cólon, es increiblemente más limpia que la usamos normalmente, sentados como en una silla. Tiene decenas de beneficios para la salud, y podrías evitarte algunas enfermedades como la que sufrió el presidente Carter, o incluso un cáncer de colon.

Una de las posibilidades para cambiar a las cuclillas sería simplemente usar las letrinas que se usan en muchos lugares subdesarrollados de la Tierra: un hoyo en el suelo. Pero si quieres algo más higiénico y discreto, hay muchísimos productos que te ayudan a defecar en la posición correcta.

La primera en poner un pequeño banco frente a ti y subir ambos pies mientras te sientas. De acuerdo a expertos, “esto ayuda en la prevención de problemas de colon, constipación, hemorroides, problemas del suelo pélvico y similares”. La posición tiene un diseño perfecto que ayuda a alinear el colon de manera óptima para el trabajo. Además, después de probarla verás lo cómoda que es, y difícilmente regresarás a ir al baño sin banquito. Otra de las cualidades del banco es que lo puedes guardar discretamente. Este es un video educacional en el tema:

Otra opción es la Plataforma Natural. Esta es bastante menos discreta, pero es la manera natural en que el humano debería defecar siempre. Con las rodillas cerca del pecho. Ellos apuntan que “dos tercios de la humanidad las cuclillas para responder al llamado de la naturaleza. En esas culturas, la apendicitis, diverticulosis, hemorroides, colitis y problemas de próstata son prácticamente desconocidos”.2views_4_5_2013

Una más es el Retrete-en-cuclillas, que inventaron los ingleses. Mucho más caro y sofisticado, pero vale la pena verlo para entender la importancia de una posición correcta al momento de hacer lo que todos, absolutamente todos, hacemos una o más veces al día.



El intestino tiene mente propia: ¿de qué te sirve saberlo?

Cultiva la inteligencia de este extenso órgano (y te sabrá responder en agradecimiento).

Cuando los seres humanos comenzamos a razonar más profundamente fue cuando generamos una especie de idolatría por el cerebro. Por mucho tiempo consideramos que el intelecto era sólo la capacidad, alojada en el cerebro, de usar la razón para aprender y conocer. Pero ahora sabemos que algunos órganos tienen mente propia.

Es el caso del intestino: un órgano que tiene más neuronas que la espina dorsal.

cuidar-intestino-segundo-cerebro-probioticos-salud-mental

Por eso lo apodan “el segundo cerebro”, y sus funciones van mucho más allá de procesar la comida que ingerimos. Aunque, contrario a lo que pensaba Leonardo da Vinci, el intestino no nos ayuda a respirar, lo que es cierto es que sí puede interferir en nuestra salud psíquica.

Este órgano está repleto de serotonina… ¡más aún que el cerebro! Aproximadamente el 80% de este neurotransmisor se produce y se encuentra en el intestino: no sólo regula el humor, sino también las funciones digestivas.

Por eso, muchas investigaciones están estudiando la correlación entre la salud del intestino –que depende de las bacterias buenas– con la salud mental, pues además las bacterias interactúan con el sistema nervioso central, el cual comunica directamente con el cerebro.

Existe otra razón por la que el intestino es llamado el segundo cerebro: tiene su propio sistema nervioso

cuidar-intestino-segundo-cerebro-probioticos-salud-mental

El intestino puede funcionar solo y tomar decisiones sin la interferencia del cerebro. El intestino es dominado por el sistema nervioso entérico, un tejido que recubre el estómago y que está destinado sólo a dar órdenes al aparato digestivo. 

Esta autonomía intestinal tiene consecuencias insólitas. Según expertos como la doctora Megan Rossi, entrevistada por la BBC, el intestino reconoce cuando comes cosas con miedo de que te hagan daño. Aunque no seas intolerante al alimento en cuestión, tu intestino reaccionará como si lo fueras y tendrás problemas digestivos.

Así que es necesario no mandar señales de estrés a nuestro intestino, por lo cual expertos como Rossi recomiendan realizar meditación o yoga para reducir los niveles de cortisol, la hormona del estrés que afecta directamente al intestino.

Otro factor a considerar sobre la inteligencia intestinal es que el intestino es el hábitat de miles de bacterias: una forma de vida que forma en este largo órgano su propio ecosistema. Tomando eso en cuenta, es importante respetar nuestro reloj biológico y nuestro cronotipo, pues si los alteramos estaremos alterando también la vida de las bacterias y su trabajo en el intestino –y, como ya vimos, esto afecta también al cerebro.

En ese sentido también debemos comer muchos alimentos probióticos –microorganismos buenos para el organismo– del tipo que incluyen las dietas para la longevidad. Algunos de estos son la sopa miso, el yogurt, el pan y los alimentos fermentados. Los probióticos regeneran la flora intestinal, o lo que es lo mismo: equilibra el ecosistema de bacterias en tu aparato digestivo.

Ya lo sabes: alimenta la inteligencia de tu intestino con buenos hábitos –como meditar, dormir a tus horas y comer bien–, y él te sabrá responder en agradecimiento.



Medicina ayurveda: práctica milenaria y natural para reconfigurar la salud global

A este sistema acude el 70% de la población en la India, y es completamente natural.

Ayurveda es la palabra sánscrita para “ciencia de la vida”. Y es también una milenaria práctica medicinal hindú para la curación integral del cuerpo, la mente y el espíritu.

La base de la medicina ayurveda son las tres energías biológicas conocidas como doshas. Su representación física son las diferencias corporales (cuerpos delgados, medios y robustos), el vata, pitta y kapha, respectivamente. Los doshas son a la ayurveda lo que la genética a la medicina occidental; pero la medicina ayurveda no se enfoca en la curación inmediata, y tampoco mide su éxito sólo mediante la “ausencia de enfermedad”.

Más bien, la ayurveda busca el bienestar a largo plazo del paciente.

ayurveda-medicina-tradicional-india-que-es-2 copia

Por eso, los médicos ayurvédicos guían a sus pacientes para que su cuerpo mantenga su balance natural. A través de tratamientos con base en hierbas se elaboran jarabes, infusiones y ungüentos para masajear el cuerpo y restituir el equilibrio de los doshas.

Los médicos ayurvédicos fueron los primeros en practicar la nutriología, la psicología e incluso la cirugía plástica.

La sabiduría ayurvédica data de hace 3,000 años: textos como el Charaka Samhita se escribieron en el 800 a. C., muchos siglos antes que los primeros textos hipocráticos. La ayurveda concebida en estos textos no sólo guarda profundos conocimientos médicos sino toda una concepción del mundo, y sus principios rigen esta práctica hasta hoy.

 

Las guerras ayurvédicas

ayurveda-medicina-tradicional-india-que-es-2 copia

Lamentablemente, la medicina tradicional india ha encontrado mucha resistencia a lo largo de la historia. En el siglo XX fue prohibida por los ingleses, y no fue sino hasta la independencia liderada por Mahatma Gandhi –quien respetaba profundamente este método de curación– que se restituyó su legalidad.

La ayurveda siguió siendo siendo considerada como charlatanería por muchas instituciones occidentales. No obstante, el problema está en la escasa regulación del reciente mercado de la medicina ayurvédica que se vende en Internet. Muchos productos patentados no son realmente ayurvédicos, pues los remedios de este método deben ser hechos al momento para el paciente, según sus síntomas y el estado de sus doshas.

Lo que pesa sobre la ayurveda son una serie de mitos que requieren ser desmontados.

Muchos insisten en que la esencia de esta práctica se ha diluido entre los prejuicios científicos modernos, el new age –que ha propiciado la venta de medicamentos irregulares– y la falta de apoyo por parte del Estado indio a este sistema. Son estas cuestiones las que han dado mala fama a la medicina tradicional y a los remedios naturales.

Por eso, especialistas de la India han intentado salvar a la ayurveda y reivindicar los beneficios de la medicina tradicional como un derecho. En ese sentido, Bhushan Patwardhan, vicecanciller de la Universidad Symbiosis International, se expresó contra la  prohibición de la ayurveda en Europa:

La elección personal por un sistema de medicina debería ser reconocida como un derecho humano fundamental, así como los indígenas han sido reconocidos en su derecho a ser tratados por sus sistemas indígenas de medicina.

 

La ayurveda, clave para aliviar la salud global

Pese a todas las disputas, esta medicina tradicional ha persistido. Actualmente, es el principal sistema de salud en la India: los médicos ayurvédicos atienden a más de la mitad de la población de este país.

Mientras tanto, especialistas como Alex Hankey del Massachusetts Institute of Technology (MIT) han dedicado su carrera a posicionar a la ayurveda como un sistema de salud mainstream en el mundo, desmontando los mitos que pesan sobre esta práctica, buscando su regulación y demostrando sus beneficios. Hankey ha estudiado cómo la ayurveda, así como el vedanta y el yoga, tienen beneficios  en el tratamiento de enfermedades crónicas, como el dolor de espalda baja y la diabetes.

Afortunadamente, la integración de la medicina tradicional está siendo cada vez más aceptada por la comunidad global. La Organización Mundial de la Salud ha trazado ya una línea estratégica para que esto suceda paulatinamente. A la par deben seguir desmontándose mitos, pues es importante que entendamos colectivamente que la medicina tradicional es más que una “alternativa”. La ayurveda y muchos otros métodos milenarios pueden complementar y fortalecer la medicina occidental.

Una simbiosis de distintos métodos y conocimientos, que sean capaces de respetarse entre sí, podría ser la clave para restituir la salud global.

 

¿Te interesa saber más? Aquí puedes encontrar:

3 hierbas sagradas de la ayurveda para rejuvenecer física, mental y espiritualmente

8 sencillos consejos para bajar de peso según la ayurveda

¿Por qué comer con las manos es benéfico en la sabiduría ayurveda?