Conoce cómo aprovechar los beneficios del ajo

El ajo cuenta con altos niveles del compuesto organoazufre (o organosulfurado), el cual protege al cuerpo de ciertas enfermedades, como cáncer o del corazón.

El ajo goza de la reputación de ser un alimento saludable para quien lo consuma. De acuerdo con Natural Medicines Comprehensive Database, entre sus beneficios están la prevención de enfermedades cardíacas (como la presión alta), de arterioesclerosis, de cáncer del colon, del recto y del estómago; para el cuidado de mordeduras de garrapatas, y de la infección por hongos o bacterias en la piel, entre otros.

Por ello, encontramos numerosas personas que cocinan con esta hierba; aunque se corra el rumor que, al guisarla se pierden sus poderosos beneficios. Por consiguiente, Dr. Ernest Hawk, vicepresidente de Cancer Prevention & Population Sciences en el Centro de cáncer MD Anderson, explica que hay evidencia científica demostrando que “al amasar o cortar la hierba y dejarla reposar durante un periodo de tiempo, se puede aprovechar el potencial benéfico de sus compuestos de organoazufre.”

El ajo cuenta con altos niveles del compuesto organoazufre (o organosulfurado), el cual protege al cuerpo de ciertas enfermedades, como cáncer o del corazón. Y aunque se desconoce el modo en que se genera este mecanismo de defensa del compuesto, la investigación señala que este compuesto orgánico no sólo inhibe alteraciones en la plaqueta del organismo, sino también que cuenta con propiedades antioxidantes. Incluso, se intuye que está relacionado con cualidades antiinflamatorias; por consiguiente, con el control del colesterol en la sangre.

Una de las enzimas primordiales en el funcionamiento del organosulfurado es la alliin lyase, la cual es liberada al momento de cortar o amasar el ajo. No obstante, se cree que al calentar el ajo, se bloquea esta enzima. Un estudio publicado en Journal of Nutrition, en 2001, aclaró que al calentar el ajo durante 60 segundos (en un microondas), éste parecía perder su cualidad preventiva; sin embargo, una vez que se cortó y se dejó reposar durante diez minutos antes de calentarlo, la hierba pudo retener sus efectos benéficos. Incluso, en otro estudio del Journal of Agricultural and Food Chemistry, en 2007, demostró que calentar un ajo (intacto) durante seis minutos, suprimía su función inhibidora de alteración plaquetaria.

No obstante, el Dr. Hawk puntualiza que aún es muy pronto para recomendar que el ajo se deje en reposo durante diez minutos antes de cocinarlo. Las investigaciones fueron exclusivas en grupos de ratas; por consiguiente, es necesario hacer un estudio en humanos para confirmar o refutar la hipótesis. Aunque, ¿cuál podría ser la consecuencia de hacerlo?



12 sorprendentes beneficios del ajo

Desde producto de belleza hasta plaguicida para el jardín o superantibiótico, el ajo es tu más increíble aliado

Conforme ha aumentado la globalización, la popularidad del ajo como condimento predilecto de todas las comidas ha aumentado. Su fuerte sabor acre, aunado a sus deliciosas propiedades curativas, hace de él uno de los sazones obligados en la cocina de todo hogar.

Si bien sus propiedades increíblemente antibióticas son conocidas por muchos, con el regreso del interés colectivo hacia lo natural, el conocimiento sobre sus múltiples beneficios ha ido expandiéndose.

De ahí que la popular revista Reader’s Digest se diera a la tarea de publicar los verdaderamente sorprendentes beneficios de comer ajo. Además de sus ya conocidos beneficios para la salud (como la prevención de enfermedades cardíacas (presión alta), arterioesclerosis y cáncer del colon, así como para reducir el colesterol, aumentar el nivel de insulina y combatir el estrés y la depresión), es también excelente para cultivarlo en casa.

Las siguiente virtudes del ajo son, al menos, más inesperadas de lo que creeríamos:

1. Tu cabello crecerá hermoso

Antes de bañarte, frota algunos dientes de ajo a tu cuero cabelludo. Lo anterior es muy benéfico contra la pérdida de cabello y promueve su fortalecimiento, pues contiene alicina y sulfuro.

2. Contra el acné

Es muy efectivo para eliminar marcas, y en el caso del acné, por sus propiedades antibióticas, hará que estén libres de infecciones y limpiará los granos y el resto de la piel. Frota los gajos de ajo sobre los granos.

3. Previene y controla tus resfriados

Por sus propiedades antibióticas, comer un pedazo de ajo cada día puede prevenirte de pescar resfriados. Si ya lo tienes, hazte un té de ajo. Deja reposar ajo molido o picado, durante algunos minutos, en agua hirviendo.

4. Para enfermedades crónicas en la piel

Sus virtudes antiinflamatorias ayudarán a que las áreas irritadas por algún tipo de problemas en la piel mejoren. Puedes colocarlo como aceite.

5. Para perder peso

Cocinar con ajo molido podrá ayudarte a quemar ácidos grados.

6. Para remover astillas

Desde hace milenios, el ajo ha sido usado para remover espinas o astillas encajadas. Coloca un pedazo de ajo sobre la astilla durante unos minutos y luego intenta sacarla.

7. Para combatir el pie de atleta

Remoja tus  pies en agua caliente con ajo molido por unos 15 minutos. Sus propiedades antihongos te ayudarán a combatir este molesto hongo.

8. Aleja a los mosquitos

Por algún motivo, los mosquitos rehuyen este olor. Rasca un poco los dientes de ajo y pásalos por tu piel. También puedes colocar un poco de ajo en un contenedor cercano a donde estés.

9. Para fuegos

Coloca un pedazo directamente en el fuego. Además de reducir la hinchazón, el dolor también disminuirá.

10. Es un pegamento natural

Es usado comúnmente para pegar vidrio. En una solución con poca agua coloca ajo molido y con la pasta generada, pega los pedazos de cristal.

11. Para remover hielo

Muchas personas usan la sal de ajo para remover el hielo de sus puertas o cocheras.

12. Protege tus plantas

A las plagas no les gusta el ajo. Hazte un pesticida natural usando ajo, aceite mineral, agua y jabón líquido.



Cómo crecer ajo en tu casa

Es cada vez más común e imprescindible en la cocina de todo el mundo; tenerlo a la mano de manera orgánica puede ser un paso sencillo.

El ajo, este delicioso condimento para cocinar es de los más apreciados en todo el mundo. Su sabor nos da la sensación de comer algo mucho más gourmet aunque esté acompañado de lo más sencillo, como una pasta.

Sus propiedades antibióticas además son ampliamente conocidas Hoy, en una cocina globalizada, podría decirse que una sin ajo no lo es. No necesitas comprarlo, puedes crecerlo en tu jardín, incluso en uno que esté adentro de tu casa, como una maceta, es de lo más sencillo.

Compartimos algunos tips y los pasos para cultivar este delicioso sazonador desde la delicia de tu hogar:

 

La mejor época para crecerlo es a finales del otoño o inicios del invierno.

Colócalo en un lugar donde le de sol pleno.

 

Debes sembrarlo al menos 6 semanas antes de que desees cosecharlo.

Tus semillas serán justamente los gajos de ajo que usas para cocinar. Selecciona los más largos.

Adhiere composta a la tierra de tu jardín o maceta.

Separa los gajos de la vulva. Hazlo cuidadosamente sin romper su piel.

Entierra los gajos unos 4 inches bajo tierra: la parte más puntiaguda deberá ir hacia arriba.

Cada gajo deberá ir separado asimismo unos 4 inches.

Quita las weed para que no quiten espacio ni nutrientes a tu ajo.

Riégalo regularmente.