Los radicales beneficios de comer nueces fueron confirmados en un reciente estudio realizado por investigadores del Dana-Farber Cancer Institute, el Brigham and Women’s Hospital y la Harvard School of Public Health. Podría parecer que los resultados de esta investigación son la propaganda de un producto milagroso pues, aparentemente, consumir “nueces de árbol” reduce en un impresionante 20% los riesgos de cualquier tipo de muerte. Entre las especies que incluye esta familia se encuentran los pistaches, las macadamias, las nueces de la India, las almendras, las nueces de Castilla y otras. Por cierto, en el estudio también se descubrió que, contrario a la idea popular de que este alimento engorda, los comedores de nueces son en promedio más esbeltos que los demás. Los resultados de la investigación fueron publicados en la prestigiosa revista médica New England Journal of Medicine.

El estudio incluyó el análisis de dos grandes investigaciones previas, el Nurses’ Health Study, que entre 1980 y el 2010 registró datos de 76,464 mujeres y el Health Professionals’ Follow-up Study, que incluyó data de 42,498 hombres entre 1986 y el 2010. A lo largo de estos períodos, los participantes de ambas investigaciones respondieron cada 2 o 4 años un cuestionario sobre sus hábitos alimenticios, entre ello, cada cuándo consumían nueces.

nueces-salud-beneficios

Como bien apunta John Phillip en un artículo, la validación científica de las propiedades de las nueces que calificarían como “milagrosas” ameritaría ser un magno suceso al menos entre médicos y nutriólogos, y debería obtener decenas de encabezados y mucho “tiempo aire” en los grandes medios alrededor del mundo. Sin embargo, esta noticia apenas ha sido cubierta por algunos medios, la mayoría de ellos digitales. Dice Phillip que:

Si las nueces fuesen un costoso producto farmacéutico, entonces indudablemente nos enfrentaríamos a una ola de comerciales televisivos, reportajes noticiosos y un representante del medicamento en cuestión en la oficina de cada médico.

Lamentablemente, podemos esperar que esto no ocurrirá, pues al no ser un producto procesado (la manufactura de las nueces no depende de una industria) ni una marca registrada, y puesto que su consumo no representa ningún beneficio para el mercado (al contrario, es más una amenaza), difícilmente la noticia gozará de espacio en los grandes medios.

No cabe duda de que el mercado y la salud no se llevan bien; pero independientemente de esto, si no estás ya comiendo nueces en este preciso instante… ¿qué esperas?