Un disco de materia oscura pudo ser la causa de extinción de los dinosaurios

Una nueva teoría sobre la extinción de los dinosaurios sostiene que un disco de materia oscura que la Vía Láctea produce periodicamente podría encontrarse entre las causas del desastres que condujo a dicha desaparición.

La extinción de los dinosaurios ha sido un enigma de la historia natural de nuestro planeta. Hasta ahora la hipótesis más aceptada responsabiliza a la caída de un meteorito cerca de la península de Yucatán hace 66 millones de años, y el consecuente cambio climático que desató, como la principal causa de su desaparición.

Ahora, científicos de la Universidad de Harvard sugieren la posibilidad de que la materia oscura esté implicada en dicha extinción.

De acuerdo con los astrónomos Lisa Randall y Matthew Reece, como parte de los periodos naturales de la Vía Láctea, el Sistema Solar pasa cada 35 millones de años por un disco de materia oscura que produce nuestra galaxia. En este modelo, dichas formaciones son capaces de alterar la fuerza de gravedad a su alrededor, desatando en este caso cometas que se desprenden de la nube Oort (de donde también provino el cometa ISON).

Para sustentar esta teoría, los investigadores estudiaron cráteres de 20 kilómetros de diámetro o más, la mayoría de ellos con una antigüedad de hasta 250 millones de años. Según este análisis y en comparación con dichos ciclos de 35 millones, encontraron picos en la frecuencia con que cometas impactaron en la Tierra y el momento en que el Sistema Solar se encontraba cerca del disco de materia oscura.

En el caso del cráter Chicxulub, al que se asocia con la extinción de los grandes saurios, la hipótesis todavía necesita probarse con otras coincidencias y circunstancias, en particular si el meteorito que lo provocó surgió de la nube Oort, única condición imprescindible para relacionar el hecho con los efectos del disco de materia oscura.



El último espectáculo cósmico del año: la lluvia de meteoros Gemínidas

Todo lo que necesitas saber sobre la próxima lluvia de meteoros Gemínidas, las mas brillantes del cosmos.

Como las Gemínidas no hay ninguna. Es la lluvia de meteoros más brillante y también de las más abundantes. Su luminiscencia proviene del extinto asteroide Faeton –el llamado “hijo del Sol”, pues en encuentra muy cerca de esta, nuestra gran estrella–, en la constelación Géminis, de ahí su nombre.

Escarbando en la información que se sabe sobre su constelación de nacimiento, se estima que ésta posee una edad de unos 4,500​ millones de años, muy parecida a la del Sol. Si a ello agregamos que se trata, en verdad, de una de las lluvias más intensas, entonces podemos estar seguros de presenciar un gran evento cósmico.  

lluvia-estrellas-810x536-715x473

Es la lluvia de estrellas que suele aparecer durante el mes de diciembre y en un periodo de dos semanas, aproximadamente. Durante este tiempo se pueden observar hasta 120 estrellas por hora. En esta ocasión, será entre el 12 y el 16 (con mayor actividad los días 13 y 14 de diciembre) los días en que podrán verse con mayor claridad, no obstante, el notable acercamiento de la Luna este año afectará la luminosidad de dichos meteoros, por lo que se recomienda observarlas los días de mayor incandescencia. 

En el hemisferio norte es mejor observar la lluvia apenas oscurece, mientras que en el hemisferio sur será más perceptible después de medianoche.

Recuerda que para ver mejor la lluvia de estrellas tienes que alejarte de toda luz artificial, y elegir preferentemente un espacio abierto, como un bosque. Para quienes no tendrán la oportunidad de salir a mirar el cielo, la NASA emitirá la lluvia de meteoros Gemínidas en vivo, a partir del atardecer del 13 de diciembre, y desde el Observatorio Lunar del Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA, en Alabama.

En este link podrás mirar la transmisión en vivo.

 



Hallan fósil de un nuevo dinosaurio en desierto mexicano

Es una nueva especie y género de dinosaurio en la región desértica del municipio de Ocampo, el cual medía tan sólo tres metros de longitud y se le conocía popularmentecomo Triceratops.

Fotografía principal: Conacyt

Tras diez años de una rigurosa investigación por parte del Museo del Desierto –Mude– de Coahuila, México, científicos descubrieron un Yehuecauhceratops mudei, un dinosaurio del grupo de los ceratópsidos del Cretácico Tardío. Es una nueva especie y género de dinosaurio en la región desértica del municipio de Ocampo, el cual medía tan sólo tres metros de longitud y se le conocía popularmentecomo Triceratops. 

Para Héctor Rivera Sylva, jefe investigador del Departamento de Paleontología del Mude, se trata de un descubrimiento que implicó el reconocimiento de la región norte del país: “Una región muy alejada que pocos investigadores van allá.” Empezó en el municipio de Sierra Mojada y terminaron en el municipio de Ocampo; esto con el objetivo de encontrar nuevos sitios paleontológicos de dinosaurios en regiones más al norte del estado. Como resultado, se encontraron restos de diversas especies animales, como un cocodrilo y otros restos fósiles. 

En palabras de Sylva, “En un punto en particular había unos huesos que estaban aflorando, que se veían como los demás; uno de los colaboradores los juntó, eran pocos fragmentos de hueso y no le dimos mucha importancia en ese momento, porque había otros más completos en ese y otros lugares.” Pero con el paso del tiempo, “cuando volvimos al laboratorio ncontramos que los que habíamos hallado el año anterior y los huesos que colectamos ese año formaban uno mucho más grande; concluimos que ahí no sólo había fragmentos, sino algo más.” Se encontraron huesos completos, como “la escápula, el fémur, fragmentos craneales, de la mandíbula y fragmentos de la gola”. 

Este hallazgo es un resultado trascendental para la región de Norteamérica, ya que se ha liberado una enorme cantidad de información sobre el Cretácico Tardío de hace 65 millones de años. Es, en otras palabras, una contribución científica para entender el pasado y la evolución del medio ambiente en México –a diferencia de los que hay en EE.UU. y Canadá–. Para más información, dale click aquí.