Paga tu pasaje del Metrobús con una botella de plástico o una lata de aluminio

Las máquinas biorrecicladoras, aparatos que utilizan botellas PET o latas de alumnio como medio de pago de este transporte público, han empezado a llegar a la ciudad de México.

Las máquinas biorrecicladoras, aparatos que utilizan botellas PET o latas de alumnio como medio de pago de este transporte público, han empezado a llegar a la ciudad de México.

Estos aparatos empezaron a tener su apogeo en China, donde se reciclan 50 millones de toneladas de botellas cada año. De acuerdo con Adam Minter, autor de Junkyard Planet (2013), mientras que en occidente, reciclar es una actividad verde; en países asiáticos en desarrollo, es una actividad económica. Es decir que, se busca alcanzar tanto beneficios ambientales como un desarrollo en la productividad económica del país.

Por consiguiente, según HengPlasticMx, empresa líder en la operación de máquinas inteligente de residuos sólidos y sistema de reciclado, el objetivo de introducir las biorecicladoras en México es tanto generar un impacto en el medio ambiente, como beneficiar a los usuarios que utilizan diariamente este medio de transporte.

A través de un scanner, las máquinas distinguen las etiquetas de las botellas y el peso que contengan. Mientras que en su interior, cuentan con un compactador mecánico para almacenar las botellas recicladas. Y el reembolso para el pasaje se hace vía electrónica por medio de la tarjeta recargable.

basurametro2

De ese modo, una botella de plástico vacía puede ahorrar un viaje, comprar tiempo aire, obtener descuentos en tiendas departamentales o entradas al cine, apoyar a asociaciones filantrópicas. Cada envase vale un punto en la tarjeta del usuario, convirtiéndose en puntos Recicla. Se trata de generar un impacto en el medio ambiente, otorgándole valor a la basura.



Vivir sin generar basura: nada es un desperdicio, todo se transforma

En tiempos de desechos masivos, existe una comunidad que propone lo opuesto: nada se desperdicia.

Imagina que el mínimo de basura que puedes generar durante 1 año quepa en este frasco:

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura

Es posible, y de eso trata el Zero Waste (Cero desperdicio), una iniciativa que, más allá de acabar con el plástico, busca replantear el concepto de basura: nada es un desperdicio, todo se transforma. A partir de esta idea, cada vez son más aquellos que deciden replantearse su existencia y comenzar a reducir su basura a un pequeño frasco. Un verdadero logro para quienes buscan trascender desde dinámicas que impactan colectivamente. 

cero-desperdicio-consumo-responsable-zero-waste-sin-basura

En estos tiempos, en donde mucho de lo que se consume es desechable (servilletas de papel, móvil, envases de plástico, accesorios, entre otros), existe una comunidad que busca vivir a partir del principio opuesto: nada se desperdicia.

El movimiento Zero Waste cobra cada vez más fuerza y sentido en un mundo en el que, de acuerdo con el Banco Mundial, el nivel actual de residuos sólidos habrá aumentado en un 70% (de 1,300 millones de toneladas al año a 2,200 millones de toneladas) para el 2025.

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura

Además de la iniciativa global, existe en cada país una necesidad de actuar para un futuro sustentable.

¿En qué consiste el Cero desperdicio?

Según la revista National Geographic, no se trata de que logres guardar toda tu basura en frascos, sino de que un frasco de máximo 500 mililitros sea suficiente para guardar toda la basura anual que no se pudo reutilizar, reciclar o renovar.

Muchas de las soluciones que propone el Cero Desperdicioson prácticas que eran comunes antes de la era de los plásticos y los productos desechables.

Ser Cero Desperdicio es pensar en servilletas de tela y pañuelos, vinagre y agua para limpiar, recipientes de vidrio o acero inoxidable para guardar las sobras y bolsas de tela para guardar alimentos.

cero-desperdicio-consumo-responsable-zero-waste-sin basura-

Soluciones similares de la vieja escuela, que no producen desperdicios y son más baratas a largo plazo.

Bolsas de tela

La revista Yorokobu pone un ejemplo: tu abuela seguro iba a la tienda con su bolsa de tela. Además, en lugar de comprarla, es probable que se la hubiera hecho ella misma con retales de tela.

 

Comprar a granel

Las legumbres se compraban a granel, al peso y presentadas en grandes sacos de arpillera. En este caso, los sacos incluso pueden ser de plástico porque, como se reutilizan y generan menos residuos que los paquetes pequeños, el costo ecológico no es tan grande.

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura

Comercio justo y responsable

Cada vez son más las tiendas que se suman al movimiento Cero Desperdicio. En la Ciudad de México, existe una tienda que busca “fomentar una vida más sana y más responsable con el medioambiente (…) trayendo sus propios recipientes y bolsas reutilizables”.

Suena difícil, pero puede lograrse, mediante cambios en los hábitos cotidianos. Es así como la comunidad Cero Desperdicio está reduciendo radicalmente su producción de desechos, mientras viven vidas más plenas.

 

Agentes de cambio

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura-
Laura Singer

Blogueras como Kathryn Kellogg y Laura Singer, son un ejemplo de personas que, en pocos años, han logrado reducir su basura de tal manera que sus desperdicios sólidos quepan en un frasco de 500 mililitros por año o dos años.

Kellogg aprendió de Lauren Singer de Nueva York, autora del blog Trash is for Tossers. Singer comenzó a reducir su huella de desechos cuando era una estudiante de estudios ambientales en el 2012 y ha convertido el Cero Desperdicio en una carrera que le permite compartir su experiencia a través de conferencias y consultorías.

 

Principios Cero desperdicio (en orden de importancia)

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura

  • Rehusar. No compres cosas envueltas o con muchas envolturas.
  • Reducir. No compres cosas que no necesitas.
  • Reutilizar. No dejes de usar los artículos desgastados, o compra productos usados.
  • CompostaCasi el 80% de los desperdicios son orgánicos.
  • ReciclarRequiere un mayor esfuerzo, pero es mejor que permitir que las cosas se conviertan en basura.


Este proyecto te enseña a transformar el plástico en objetos muy creativos

Hoy en día la cantidad de plástico que hay en el mundo es exhorbitante. Incluso, se ha comprobado que este material se encuentra hasta en nuestros alimentos y bebidas. El fenómeno del plástico se ha hecho tan visible que se prevé que para el 2050 habrá más plástico que peces en el océano. En este sentido, es probable que debamos comenzar […]

Hoy en día la cantidad de plástico que hay en el mundo es exhorbitante. Incluso, se ha comprobado que este material se encuentra hasta en nuestros alimentos y bebidas. El fenómeno del plástico se ha hecho tan visible que se prevé que para el 2050 habrá más plástico que peces en el océano. En este sentido, es probable que debamos comenzar a cuestionar nuestro consumo de objetos diseñados con este material o, en el más fácil de los casos, comenzar a adoptar opciones más creativas de reciclaje. 

Precisamente este es el trabajo de Precious Plastic, del diseñador holandés Dave Hakkens, un proyecto que nos enseña todas las posibles formas que puede adoptar un objeto de plástico.

reciclar-plastico-precious-plastic-dave-hakkens-1

Según Hakkens, los pasos para realizar el reciclaje son tan sencillos, que se pueden aprender a través de tutoriales que tienen disponibles en su página de internet. La página Precious Plastic, está repleta de ellos. Allí puedes encontrar desde planos para crear tu propio contenedor de reciclaje, hasta crear máquinas de reciclaje muy prácticas de tener en casa.

Dichas máquinas no son tan difíciles de crear como uno puede pensar; cada una es realizada a partir de materiales accesibles y económicos que también desarrollarán tu habilidad artesanal. Por ejemplo, uno de los primeros videos te enseña a hacer una trituradora para plástico. En otros, puedes aprender a fabricar diversos objetos creativos a partir de tu plástico reciclado, que van desde vasijas, anillos o relojes utensilios de cocina, la imaginación es tu único límite 

reciclar-plastico-precious-plastic-dave-hakkens-2

Si todavía crees que este proyecto es demasiado complicado, puedes visitar su página. Allí podrás encontrar un mapa con un registro de distintas personas que ya están familiarizadas con el proceso y pueden ayudarte. Sólo debes buscar tu país, y en seguida verás una serie iconos que te ayudarán según tu duda o necesidad. El proyecto también permite que otros usuarios se sumen. 

La cantidad de personas que participan en este proyecto es impresionante. Sin duda se trata de un ejemplo más de que existe iniciativa ciudadana para un cambio sostenible, solo hace falta tener más empatía con las causas que, a fin de cuentas, nos impactan a todos.