Lo que las nutrias nos pueden enseñar sobre los derrames petroleros

25 años después del derrame Exxon Valdez, uno de los peores accidentes petroleros de la historia, el ecosistema natural de la zona sigue luchando por recuperarse y por reclamar el espacio como suyo.

En 1989 un buque petrolero de Exxon Valdez derramó 30,000,000 galones de petróleo en Prince William Sound, Alaska. El estrecho era el de hogar de miles de nutrias marinas y presumía un ecosistema diverso; sin embargo todo cambió después del derrame —los voluntarios de emergencia recuperaron más de mil cadáveres de mamíferos marinos y se estima que cerca de 3,000 nutrias murieron de inmediato.

Todavía una década después las nutrias se negaban a regresar a las zonas que habían sido afectadas por el derrame. Un estudio federal que siguió la recuperación del ecosistema después del suceso, determinó que las nutrias no podrían sobrevivir en la zona aun si aparentemente ya no había residuos en la superficie porque el fondo del mar estaba cubierto con un sedimento nocivo. Es en el fondo donde se encuentran las almejas que las nutrias consumen.

Además de poner en peligro el alimento de las nutrias, el derramé las afecto directamente al cubrirlas con petróleo. El pelaje de las nutrias es grueso e aislante, una vez que el pelaje está cubierto de petróleo pierde sus propiedades y no las protege del frío del agua; además, una nutria cubierta de una sustancia nociva debe acicalarse y, al hacerlo, consume la misma sustancia.

exxon_valdez.jpg.492x0_q85_crop-smart

De acuerdo al estudio no fue sino hasta el 2009 que la población de nutrias alcanzó el número que tenía antes del derrame. “Una de las lecciones que podemos aprender de esto es que los efectos crónicos del petróleo en el medio ambiente pueden persistir por décadas”, apuntó la autora principal de estudio, Brenda Ballachey.

Este  descuido, nos recuerda exactamente cuan nocivo puede ser el petróleo y nos advierte que debemos cambiar los métodos de extracción y mejorar la manera en que lo transportamos.

 



Derrame de 3 000 barriles de petróleo en el Amazonas de Perú

Desgraciadamente esta no es la primera vez que la selva peruana se ve amenazada por la explotación de hidrocarburos, pues desde el 2011 se han registrado al menos 20 estados de emergencia como resultado de fallas en las tuberías del Oleoducto Norperuano.

Más de 3 000 barriles de petróleo –alrededor de 477 000 litros– de Petro-Perú se derramaron sobre los ríos de la amazonia peruviano, lo cual provocó la emisión de estado de emergencia en seis comunidades indígenas ubicadas en el distrito de Morona, provincia del Datem del Marañón, en la región de Loreto. 

De acuerdo con los representantes de las comunidades indígenas atribuyeron el derrame a la falta de mantenimiento del Oleoducto Norperuano, desencadenando dos accidentes que han contaminado al menos 30 km del río Chiriaco y el río Marañón. Pese a que la zona posee grandes bloques de bosque tropical intacto, los científicos encuentran imposible calcular el impacto real del derrame. 

En palabras del biólogo de la conservación del Instituto de Investigaciones Ecológicas, en Sao Paulo, Brasil, Clinton Jenkins, “La amazonia peruana es tremendamente compleja y diversa, pero es una parte del mundo de la que no sabemos mucho […] Conocer los impactos biológicos es difícil porque tenemos muy poca información de lo que hay ahí, para empezar.”

Desgraciadamente esta no es la primera vez que la selva peruana se ve amenazada por la explotación de hidrocarburos, pues desde el 2011 se han registrado al menos 20 estados de emergencia como resultado de fallas en las tuberías del Oleoducto Norperuano. Al tratarse de un problema sistémico, los derrames ocurren de manera regular “y las repercusiones no van a desaparecer fácilmente.”

Ahora, según el ministro de Ambiente, Manual Pulgar-Vidal, restaurar la flora y fauna de las áreas afectadas demorará un año; sin embargo, la realidad es que situaciones como esta tienden a destruir paisajes naturales por completo, alterando procesos básicos en las plantas y, por tanto, en la fauna. Y una vez que el petróleo llegue a la zona más baja de Loreto, donde hay grandes extensiones de palamares, se liberaría una cantidad significativa de dióxido de carbono hacia la atmósfera. 

Muchos habitantes de la región son cazados por las comunidades indígenas que viven en aislamiento voluntario, por lo que ahora es muy probable que no tengan peces ni animales terrestres para alimentarse, ni agua dulce para beber. Algunos de ellos han comenzado a enfermarse, sufriendo de dolor de cabeza, vómitos, diarrea y ronchas, dermatitis alérgica, faringitis, bronquitis y gastroenteritis. 

 

 

 

 



Nuevo derrame en el río Sonora: el gobierno no se pone de acuerdo en si es tóxico

Ante el nuevo derrame las autoridades estatales y federales, así como Grupo México, han emitido comunicados con versiones contrarias

En el último mes, ciudadanos de México fueron víctimas de los derrames simultáneos de ácidos o petróleo en ríos del estado de Sonora, Nuevo León, Tabasco y Durango. Esta sincronía de sucesos trágicos son sólo una alerta de las consecuencias que la avalada Reforma Energética en este país puede generar: fracking y catástrofes ecológicas, entre otros.

Y a pesar de la evidencia irrefutable de las consecuencias nocivas del derrame, tanto las autoridades estatales y federales como Grupo México (GMéxico) se han encargado de emitir comunicados con versiones contrarias en menos de 24 horas. ¿Las consecuencias? Sonora se encuentra sumida en un estado de confusión neurótica.

Primero, la Unidad Estatal de Protección Civil (UEPC) alertó que los municipios aledaños al río Bacanuchi se verían afectados por un segundo derrame tóxico de Buenavista del Cobre (una mina de Grupo México). Segundo, pocas horas después de ese comunicado, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) afirmó que el derramamiento del pasado 18 de septiembre estuvo compuesto por agua de lluvia y elementos ferrosos, los cuales están “debajo de las normas de riesgo para la salud”. Tercero, la Protección Civil estatal se encargó de emitir otra alerta de prevención binacional, derivada de una posible contaminación con desechos tóxicos de la minera Buenavista del Cobre, alarmando a las autoridades de Estados Unidos. Cuarto, Grupo México realizó un informe a la Bolsa Mexicana de Valores acerca de la falsedad del segundo derrame de “solución de sulfato de cobre acidulado en ninguno de los represos en Buenavista del Cobre”, además de que explican que el agua rojiza encontrada en ríos San Pedro, Bacanuchi y Sonora se derivan del arrastre de agua pluvial y que no ponen en riesgo a las personas.

Mientras tanto el Gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, quien no termina de clarificar (ni justificar) la existencia de la presa en su propiedad, afianza el acuerdo institucional entre Grupo México y la gobernación de este estado para continuar trabajando “en equipo”. Concluyó que él ve la buena voluntad de Grupo México, quien continúa buscando medidas que prevengan nuevas contingencias ambientales.  

¿Y los afectados de la región? Dicen que apenas se emitirán los primeros cheques…

Fotografía principal: Red Política