Diez razones para dejar el café y empezar a tomar LSD

A pesar de su acrónimo con el compuesto alucinógeno, el LSD es una bebida sustituta del café, que se prepara con lattes de leche de soya y dientes de león.

¿En qué momento el LSD se convirtió en un compuesto más saludable que el café? Desde que el LSD, a pesar de su acrónimo con el compuesto alucinógeno, es una bebida sustituta del café, que se prepara con lattes de leche de soya y dientes de león. A pesar de ser un humilde menjurje de hierbas, muchas personas han alterado su abuso de cafeína por su continuo uso.

En 1819, se descubrió que en el café existía una sustancia llamada cafeína, la cual estimula al sistema nervioso, provocando el estado de vigilia. Si bien el café es un compuesto milenario utilizado para arrancar individuos de los brazos de Morfeo, su abuso puede desencadenar consecuencias negativas en la salud física y psicológica de la persona en cuestión: insomnio, nerviosismo, excitación, enrojecimiento, diuresis y problemas gastrointestinales. Por ello te compartimos diez razones para reducir el consumo del café y empezar a tomar LSD.

1.El sabor.

Cuando se prepara el LSD, se colocan las raíces de diente de león en una máquina para café espresso; después se añade leche de soya para hacer la espuma: como si fuera un clásico Latte. Se le puede agregar canela, aunque el líquido tiene por sí solo un sabor intenso a nueces. Muchas de las mezclas contienen un poco de la bebida favorita de los antiguos egipcios: achicoria.

2.Es rico en nutrientes.

De acuerdo con la Universidad de Maryland, el diente de león es rico en vitaminas A, B, C y D; además de contener hierro, potasio y zinc. Por el otro lado, el café provoca una reducción de estos minerales en el cuerpo.

3. Disminuye el consumo de cafeína.

Dado que el diente de león no tiene cafeína, no hay un estímulo anormal en el cuerpo. Un estudio por el psicólogo Peter Rogers de la Universidad Bristol encontró que, aunque muchos consumidores de café se sentían más alertas, es realmente la reacción corporal por inercia ante la fatiga. Por el otro lado, la ansiedad y la alta presión sanguínea pueden inducir a un mayor consumo de cafeína.

4. Mejora la digestion.

En la medicina tradicional de China, el diente de león se utilizaba como tratamiento para problemas estomacales. De acuerdo con la Universidad de Maryland, el diente de león puede actuar como un laxante.

5. Te ayuda a despertar sin el efecto del dolor de cabeza.

Al dejar alguna sustancia psicoactiva, los efectos de abstinencia pueden ser dolorosos. Por ello, algunos nutriólogos explican que el diente de león evita los dolores de cabeza (y también, facilita el abandono al café).

6. Ayuda en el funcionamiento del hígado y de la vesicular biliar.

Los herbolarios utilizan el diente de león como desintoxicante de estos dos órganos. Mientras que el café altera los niveles de azucar en la sangre (y por consiguiente, en la presión sanguínea), el diente de león ayuda a regularlos.

7. Es más fácil de producir y de transportar.

Oxfam explica que la mayoría de las semillas de café se producen en pequeñas granjas de países desarrollados, permitiendo que los compradores de café impongan sus propias reglas. Por el otro lado, se puede encontrar el diente de león en cualquier tienda de comida o plantarlo uno mismo.

8. Es orgánico

Las plantaciones de café son tratadas usualmente con pesticidas y fertilizantes. Y aunque existen semillas de café orgánicas, representan solo el 0.5% del total del mercado cafetalero. Es más fácil y barato encontrar raíces orgánicas de dientes de león; o incluso, repetimos, existe la posibilidad de plantarlo uno mismo.

9. Se encuentra fácilmente.

A menos que te encuentres en una region cafetalera, el café que tomas ha viajado miles de kilometros provocando emisiones de dióxido de carbono en el proceso. Por el otro lado, el café de diente de león contiene ingredientses locales: cuidando al medio ambiente.

10. Reduce la contaminación.

Otra razón por la cual dejar el café: estudios sugieren que estas semillas contaminan el océano Pacífico. Mientras que el diente de león genera un impacto positivo en el medio ambiente, ya que es orgánico.

Entonces, ¿te convenciste en cambiar el café por un LSD?



Las personas que consumen psicodélicos tienen mayor conciencia medioambiental (ESTUDIO)

Según estudio liderado por el Journal of Psychopharmacology, el uso de sustancias psicodélicas puede exteriorizar una renovada conciencia ecológica en nosotros.

No es la primera vez que escuchamos hablar de las bondades que ofrece el consumo de psicodélicos, ya sea por su uso terapéutico o incluso medico. Al entrar en contacto con este tipo de sustancias, nuestro organismo entero se entrega a un estado de sensibilidad mayor que, en la mayoría de los casos, puede resultar en una toma de conciencia positiva, tal vez de nuestro entorno, de quienes nos rodean o de nosotros mismos. Y es precisamente ese estado de éxtasis –al igual que los sueños–, el que invita a reflexionar en las propiedades que tienen las sustancias psicodélicas para despertar, quizá, una ancestral conexión con la naturaleza.

En un estudio liderado por el Journal of Psychopharmacology, psicólogos de las universidades de Yale e Innsbruck observaron las conductas de 1487 personas que, al haber consumido psicodélicos (LSD, psilocibina y mezcalina), demostraron tener mayor sensibilidad hacia la naturaleza y el medio ambiente, una reacción que llevó a los sujetos estudiados a generar una conciencia evidente sobre el cuidado de todo lo que estaba vivo a su alrededor. 

peyote-droga-psicodelicos-naturaleza

Los investigadores encontraron que las personas que habían usado estas sustancias reportaron comportamientos más respetuosos con el medio ambiente, tales como el reciclaje y la importancia en reducir su huella de carbono. Muchos también reportaron un mayor sentido de unidad con la naturaleza. También descubrieron que cuanto más psicodélicos se usan, mayor es el sentido de conexión, y mayores son las actividades pro-ambientales reportadas: “Cuanta más gente tenía experiencia con psicodélicos clásicos, más les gustaba pasar tiempo en la naturaleza y más se consideraban parte de la naturaleza”, se lee en el estudio.

Comprobaron, además, que los sujetos no tenían esa percepción previamente, y que el uso de psicodélicos fue decisivo en su cambio de perspectiva. Y es que estas sustancias, como explica el doctor británico Robin Carhart-Harris (el primer científico en 40 años en estudiar sustancias psicoactivas alucinógenas), liberan al cerebro de sus funciones estructurales y permiten un flujo sensorial sin precedentes.

psicodelicos estudio conciencia ecologica-maps of the mind

Esto podría ser el equivalente científico al trabajo de Aldous Huxley sobre los alucinógenos, que describe en su libro Las puertas de la percepción, mismas que sólo pueden destrabarse, según el autor, con el uso de cierto tipo de sustancias portentosas extraídas desde la naturaleza. Para escribir este ensayo el autor inglés se basó en la frase del poeta William Blake: “Si las puertas de la percepción se purificaran, todo se le aparecería al hombre como es: infinito”.

Y así es como muchos consumidores y estudiosos de estas sustancias describen el momento en que contactaron la naturaleza –con su entorno–: como algo infinito, como un cosmos repleto de posibilidades, de texturas, aromas y sabores que a veces el cerebro bloquea en su afán de poder seguir funcionando, pero que siempre han estado ahí, en toda su magnificencia. 

El escritor Alfonso Reyes, por su lado, realizó una ecuación para entender el estado de alucinación que generan estas sustancias, y entre líneas nos hace un llamado a reconocer que no se trata de una ilusión, sino de la posibilidad –dada por una sensibilidad tal– de entablar el mismo lenguaje con, por ejemplo, el reino vegetal.  

peyote-droga-psicodelicos-naturaleza

Los mismos pueblos originarios de América han venido practicando, desde hace siglos, la ingesta de ciertas sustancias naturales para comunicarse con la tierra y las plantas, para descodificar el lenguaje feral de los elementos naturales y para interceder, en voz de la colectividad, con una plegaria o una oración frente a un escenario indeseable para los mismos.

No cabe duda de que el uso de sustancias como el LSD, el DMT, la mezcalina o la psilocibina, regalan numerosas experiencias que vinculan la vida humana con la de la naturaleza. A nosotros nos queda hacer un uso respetuoso de ellas. 


*Imágenes: 2) Flickr Ariana Escobar; 3) Maps Of The Mind



OMS cataloga como cancerígenos a las bebidas muy calientes

Esto no significa que el café se convierta en cancerígeno una vez calentado a temperaturas altas, sino que es el calor lo que escalda la garganta facilitando la formación de tumores y, en consecuencia, cáncer.

En un reciente estudio de la Organización Mundial de la Salud –OMS– se anunció que el excesivo calor de algunas bebidas como el café y el té son causa de cáncer en el esófago. Si bien se procuró enfatizar que las bebidas no son en sí mismas cancerígenas si se sirven en temperaturas normales, la realidad es que esto ha creado un impacto en el mundo tanto científico como civil. 

Hace aproximadamente 25 años, la OMS clasificó al café como un posible cancerígeno; sin embargo, en la investigación actual se ha descubierto que no es el café, sino la temperatura considerablemente elevada la causa principal del cáncer en el esófago. De hecho, para llegar a esa conclusión, 23 científicos de la International Agency for Research on Cancer –IARC– de la OMS, revisaron más de 1 000 estudios sobre la relación entre el cáncer y el café, reportando que “había una evidencia insuficiente sobre la cancerogenicidad de beber café.”

 Por otro lado, se encontró una correlación significativa entre la incidencia de cáncer y la temperatura alta de la bebida –aunque no se llegó a definir con precisión cuánto equivale el “excesivamente caliente”–. Esto no significa que el café se convierta en cancerígeno una vez calentado a temperaturas altas, sino que es el calor lo que escalda la garganta facilitando la formación de tumores y, en consecuencia, cáncer. 

cafe, cancerigeno, cancer, bebidas calientes cancerigenas
cafe
Christopher Wild, director de la IARC, ha recalcado que no es la bebida en sí, sino la temperatura la responsable del desarrollo de cáncer.  Por lo que, para preparar una buena taza de café, el agua hervida necesita estar entre los 90.5ºC y 96ºC; y una vez servida en la taza, la bebida –no cancerígena– debería beberse a una temperatura alrededor de los 65º C. Y para no estar con un termómetro calculando la temperatura del café, sólo mete tu dedo meñique para comprobar que no te queme. Sólo de esta manera no sólo se puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer de esófago, también mejorar la experiencia de un café matutino o vespertino en horas de somnolencia. 

Y es que de hecho, según la data del American Institute for Cancer Research, las nuevas investigaciones sugieren que el café realmente es un protector del desarrollo de algunos cánceres, enfermedades del hígado, entre otras. Sin embargo, como en todo, hay que beber café en medidas que no afecte a la globalidad del cuerpo; en caso que te interese saber cuánta cafeína es suficiente para tu cuerpo, dale click aquí. De hecho, moderar el consumo del café permite prevenir la tensión cardíaca elevada y controlar el consumo de glucosa en personas con diabetes. 

cafe, cancerigeno, bebidas calientes cancerigenas
cafe