Cinco pasos para reducir cuantiosamente la basura de tu cocina

Con estos cinco pasos prácticos podrás reducir muchísimo desperdicio doméstico, y además ahorrar dinero y tiempo.

Nunca está de más enfatizar en la importancia de reducir la basura doméstica. Y mientras, obviamente, no se tengan que alcanzar niveles tan impresionantes como el de Bea Johnson, cuya familia produce solo un cuarto de desperdicio al año, se puede reducir bastante de la basura diaria, y honestamente, es muy fácil.

El columnista Ross Catrow ha recolectado una lista de 5 cosas esenciales que, llevadas a la práctica, son un inmenso y afortunado cambio en la basura del hogar. Todas ellas son relativas a la cocina, donde más basura se genera en el acontecer diario.

1. Ve de compras con contenedores reusables

Para prevenir que la basura entre a tu casa y luego no tengas que lidiar con ella, rehúsa que te vendan productos empacados. Esto también hace un hincapié para educarGlass-canister-pantry-storage a la gente acerca del “cero desperdicio”. Puedes ir de compras con frascos herméticos que, además de fáciles de llenar, son fáciles de guardar y lavar. Puedes leer más sobre ello aquí.

Lleva contigo una bolsa grande y varias bolsas reusables de tela para los productos pequeños. Este paso es esencial.

2. Compra a granel

Esto puede significar dos cosas: la primera es que compres producto suelto y lo guardes en tus bolsas de tela y frascos de vidrio, y la segunda es que compres algunos productos en grandes cantidades para minimizar el empaquetamiento en general. El tipo de cosas que puedes comprar en cantidades grandes es arroz, frijoles, harina y productos secos o deshidratados. Además de ser más económico, entre menos viajes hagas al mercado menos contaminas el medio ambiente.

3. Arma tu propio sistema de composta

Ya sea en tu cocina, en un contenedor de proporciones razonables, o en tu jardín, la composta es la mejor manera de lidiar con el desperdicio orgánico. Puedes usar compostas de gusanos u otros tipos de compostas pequeñas que convertirán tus sobras en tierra nutritiva para tus plantas. Aquí te damos algunos tips  para construir tu propia composta doméstica.

4. Cocina algunas cosas desde el principio para evitar paquetes

Algunos verás con sospecha la siguiente lista de alimentos que se pueden preparar desde el principio, pero cuando se vuelve parte de tu rutina, las recetas se acomodan perfectamente a tu cocina. Puede ser muy rápido e incluso ahorrarte tiempo al final del día.

Yogurt: hazlo en frascos de vidrio. Toma pocos minutos para mezclarse, y luego puede dejarse por horas.

Pan: la mayoría de las recetas de pan requieren alrededor de 10 minutos de trabajo, y luego poca atención esporádica a lo largo del día.

Frutas y vegetales en conserva: Estas requieren bastante trabajo. Pero todo sucede en el verano y el otoño, cuando el producto vegetal alcanza su clímax. Si puedes dedicar algunos días a enlatar, te lo agradecerás mucho en los siguientes meses; no sólo por ahorrar dinero, sino también por la frescura del sabor.

Cereal: En lugar de comprar cereales con cajas de cartón y bolsas de plástico no reciclables,  has grandes lotes de granola y guárdalos en jarras de vidrio.

5. Elimina de tu vida los productos desechables

Aunque al principio pueda parecer extraño, no hay necesidad de tener toallas de papel, servilletas de papel, aluminio, plástico para envolver y platos desechables en la cocina. Siempre hallarás alternativas reusable cuando surja la necesidad. Aquí encontrarás una lista de maneras prácticas para guardar productos frescos.



Vivir sin generar basura: nada es un desperdicio, todo se transforma

En tiempos de desechos masivos, existe una comunidad que propone lo opuesto: nada se desperdicia.

Imagina que el mínimo de basura que puedes generar durante 1 año quepa en este frasco:

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura

Es posible, y de eso trata el Zero Waste (Cero desperdicio), una iniciativa que, más allá de acabar con el plástico, busca replantear el concepto de basura: nada es un desperdicio, todo se transforma. A partir de esta idea, cada vez son más aquellos que deciden replantearse su existencia y comenzar a reducir su basura a un pequeño frasco. Un verdadero logro para quienes buscan trascender desde dinámicas que impactan colectivamente. 

cero-desperdicio-consumo-responsable-zero-waste-sin-basura

En estos tiempos, en donde mucho de lo que se consume es desechable (servilletas de papel, móvil, envases de plástico, accesorios, entre otros), existe una comunidad que busca vivir a partir del principio opuesto: nada se desperdicia.

El movimiento Zero Waste cobra cada vez más fuerza y sentido en un mundo en el que, de acuerdo con el Banco Mundial, el nivel actual de residuos sólidos habrá aumentado en un 70% (de 1,300 millones de toneladas al año a 2,200 millones de toneladas) para el 2025.

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura

Además de la iniciativa global, existe en cada país una necesidad de actuar para un futuro sustentable.

¿En qué consiste el Cero desperdicio?

Según la revista National Geographic, no se trata de que logres guardar toda tu basura en frascos, sino de que un frasco de máximo 500 mililitros sea suficiente para guardar toda la basura anual que no se pudo reutilizar, reciclar o renovar.

Muchas de las soluciones que propone el Cero Desperdicioson prácticas que eran comunes antes de la era de los plásticos y los productos desechables.

Ser Cero Desperdicio es pensar en servilletas de tela y pañuelos, vinagre y agua para limpiar, recipientes de vidrio o acero inoxidable para guardar las sobras y bolsas de tela para guardar alimentos.

cero-desperdicio-consumo-responsable-zero-waste-sin basura-

Soluciones similares de la vieja escuela, que no producen desperdicios y son más baratas a largo plazo.

Bolsas de tela

La revista Yorokobu pone un ejemplo: tu abuela seguro iba a la tienda con su bolsa de tela. Además, en lugar de comprarla, es probable que se la hubiera hecho ella misma con retales de tela.

 

Comprar a granel

Las legumbres se compraban a granel, al peso y presentadas en grandes sacos de arpillera. En este caso, los sacos incluso pueden ser de plástico porque, como se reutilizan y generan menos residuos que los paquetes pequeños, el costo ecológico no es tan grande.

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura

Comercio justo y responsable

Cada vez son más las tiendas que se suman al movimiento Cero Desperdicio. En la Ciudad de México, existe una tienda que busca “fomentar una vida más sana y más responsable con el medioambiente (…) trayendo sus propios recipientes y bolsas reutilizables”.

Suena difícil, pero puede lograrse, mediante cambios en los hábitos cotidianos. Es así como la comunidad Cero Desperdicio está reduciendo radicalmente su producción de desechos, mientras viven vidas más plenas.

 

Agentes de cambio

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura-
Laura Singer

Blogueras como Kathryn Kellogg y Laura Singer, son un ejemplo de personas que, en pocos años, han logrado reducir su basura de tal manera que sus desperdicios sólidos quepan en un frasco de 500 mililitros por año o dos años.

Kellogg aprendió de Lauren Singer de Nueva York, autora del blog Trash is for Tossers. Singer comenzó a reducir su huella de desechos cuando era una estudiante de estudios ambientales en el 2012 y ha convertido el Cero Desperdicio en una carrera que le permite compartir su experiencia a través de conferencias y consultorías.

 

Principios Cero desperdicio (en orden de importancia)

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura

  • Rehusar. No compres cosas envueltas o con muchas envolturas.
  • Reducir. No compres cosas que no necesitas.
  • Reutilizar. No dejes de usar los artículos desgastados, o compra productos usados.
  • CompostaCasi el 80% de los desperdicios son orgánicos.
  • ReciclarRequiere un mayor esfuerzo, pero es mejor que permitir que las cosas se conviertan en basura.


Las aves del mundo están muriendo, y la causa es realmente desoladora:

El 80% de las aves marinas en el planeta tienen restos de plástico en su estómago.

Las aves marinas, como las gaviotas, flamingos, albatros, pardelas y pingüinos, son aquellas especies que se alimentan en ecosistemas acuáticos, como lo es el Golfo de México, las costas del Pacífico y las islas caribeñas. De acuerdo con el Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa (ILCE), algunas de estas aves solo necesitan alimentarse de organismos que viven en las costas o playas, otras viven de los seres vivos que se asoman a la superficie de los mares e incluso algunas especies se sumergen en el agua para encontrar su alimento.

Para adaptarse a las circunstancias de su hábitat, las aves marinas presentan diferencias tangibles respecto a las aves terrestres, ya que suelen tener picos más largos para sumergirse en suelos blandos, como la arena de una playa. Sin embargo, un estudio presentado en 2015 por la agencia de investigación australiana Csiro y el Colegio Imperial de Londres, descubrió que estas aves también se alimentan de plástico, debido a la alta contaminación en regiones acuáticas.

El estudio estuvo liderado por los científicos Denise Hardesty, Chris Wilcox y Erik van Sebille y fue publicado en la revista PNAS. De acuerdo con CSIRO, el 80% de las aves marinas en el planeta tienen restos de plástico en su estómago.

Esta cifra es alarmante cuando se compara con la cantidad de plástico encontrado en aves en la década de 1960, la cual era menor al 5%, además, de acuerdo con los datos presentados por la agencia de investigación, se estima que para 2050 el número aumentará a un 99%.

Al tomar en cuenta el análisis de los datos históricos, el estudio afirma que cerca del 90% de estas aves ha ingerido al menos una vez en su vida plástico, especialmente tapas de botellas, bolsas y ropa sintética. Estos restos llegan al océano, generalmente, a través de ríos urbanos, depósitos de residuos y alcantarillas.

CSRIO afirma que al encontrarse con restos plásticos, las aves se sienten atraídas por sus colores llamativos, pero los efectos de su consumo son severos, ya que pueden generar daños intestinales, pérdida de peso y en el peor de los casos, la muerte.

El centro de investigación científica australiano también menciona que la presencia de aves marinas saludables es un símbolo de un ecosistema en equilibrio, es decir, la cantidad de plástico en sus estómagos es un indicador de la contaminación marina.

plastico, contaminacion martima, animales maritimos
https://www.lush.nl

La doctora Hardesty informó que su equipo de trabajo llegó a encontrar hasta 200 piezas plásticas en el estómago de una sola ave. Hay que agregar que de acuerdo con los expertos de dicho estudio, el océano Antártico, Sudáfrica, las costas de Australia y América del Sur son las regiones con mayor cantidad de plástico que afecta a la fauna local.

Las regiones donde habitan mayor diversidad de especies son los blancos perfectos para los efectos negativos del plástico contaminante, especialmente por las aves que cuentan con alguna categoría de riesgo de extinción, ya que su conservación es prioritaria para el equilibrio ambiental.

Por ejemplo, en México habita la pardela de Revillagigedo (Puffinus auricularis auricularis), la cual es considerada el ave marina en mayor peligro de extinción del continente americano, de acuerdo con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Esta ave se encuentra amenazada por la contaminación de plástico y la fauna invasora.

Por ello, para disminuir el número de aves que son víctimas de este material, es fundamental que como turistas o habitantes de regiones marinas, se evite dejar residuos fuera de depósitos preestablecidos. La contribución de cada ciudadano es la respuesta para rescatar a las especies en riesgo.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita:www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic