10 remedios naturales y caseros para la tos

¿Tienes tos? Estos son los mejores remedios caseros y naturales para la tos; son bastante efectivos así que te recomendamos que los pruebes antes de medicarte o acudir a un doctor.

¿Existen remedios efectivos (naturales o caseros) para la tos?

La tos es uno de los males más comunes y molestos que existen. Por suerte existen remedios caseros y naturales contra la tos, lo cual significa que la mayoría de las veces no tendrás que recurrir a medicinas o médicos para aliviarla. Obviamente si después de tratar algunos de estos remedios las molestias persisten, entonces sería buena idea consultar a un especialista. 

¿Por qué nos da tos?

La tos ocurre cuando los virus, bacterias, polvo, polen o otras sustancias irritan las terminaciones nerviosas en las vías respiratorias entre la garganta y los pulmones. La tos es la manera en que el cuerpo se trata de liberar de estas sustancias y limpiar los pasajes.

Pero, mientras la tos crónica puede ser signo de una enfermedad seria, la mayoría de las personas considera a la tos más como una molestia que como un evento de salud. Y mientras muchas personas, al sentir el comienzo de una tos, van directo a la farmacia a comprar medicina, expertos del American College of Chest Physicians apuntan que esto es una pérdida de dinero. Existe una gran variedad de remedios caseros que funcionan tan bien o mejor que las combinaciones farmacéuticas. 

10 remedios naturales y caseros para la tos

1. “Jarabe” de miel para la tos

Existe evidencia científica de que la miel puede ser efectiva en el tratamiento de la tos y la garganta irritada. Puedes tomarla directamente o, para mejores resultados, mezclar miel con aceite de coco y jugo de limón. También puedes tratar el viejo remedio de las abuelas antes de dormir: un trago de whiskey o coñac mezclado con miel.

2. Un baño caliente

Abre el agua caliente, cierra las ventanas y apaga cualquier tipo de ventilador. El vapor puede ser el peor enemigo de la tos; pero también tu mejor aliado. El vapor trabaja suavizando las vías respiratorias y aflojando la congestión nasal y las flemas en tu garganta y pulmones. (Aunque si sufres de asma, el vapor puede exacerbar la tos).

3. Té de pimienta negra y miel

Para la tos húmeda puedes probar un remedio de té de pimienta y miel; se dice que funciona porque la pimienta estimula la circulación y el flujo de flemas, y la miel es un alivio natural de la tos. Utiliza una cucharadita de pimienta fresca y dos cucharadas de miel en una taza, y luego llénala con agua hirviendo. Tapa y deja remojando por 15 minutos, cuela y bebe. (Ojo, para las personas que sufren de gastritis no se recomiendo ingerir pimienta de ningún tipo).

4. Té de tomillo

En Alemania, el tomillo es un tratamiento contra la tos, las infecciones respiratorias y la bronquitis aprobado oficialmente. Las pequeñas hojas de la hierba contienen un potente remedio que calma la tos y relaja los músculos de la tráquea, al tiempo que reduce la inflamación. Puedes hacer té de tomillo remojando dos cucharadas de tomillo machacado en una taza de agua hirviendo por diez minutos, y luego colar. Añadir miel y limón mejora el sabor y añade fuerza al remedio.

5. Toma muchos líquidos

Beber muchos líquidos, ya sea cualquiera de los tés enlistados aquí o agua simple, puede ser muy bueno para aliviar la tos. Los fluidos ayudan a adelgazar los mocos y mantiene a las membranas húmedas, lo cual ayuda a reducir la tos.

6. Gotas naturales para la tos

Las gotas de mentol para la tos adormecen la parte de atrás de la garganta, lo cuál ayuda a domesticar el reflejo de la tos.

7. Chupa un limón

Este remedio popular es realmente eficiente. Prepara la mitad de un limón y añade sal y pimienta, y después chúpalo.

8. Mezclas comerciales de té para la tos

La mayoría de las tiendas de salud tienen una variedad de tés para la tos. El té de hierbabuena, de hisopo o de flor de sauco, por ejemplo, son muy buenos para esto.

9. Jengibre

El jengibre tiene muchísimas propiedades, y se ha utilizado desde la antigüedad por sus propiedades medicinales. Tiene capacidades antistamínicas y descongestionantes. Puedes hacer un té de jengibre añadiendo 12 rebanadas de jengibre fresco en una olla con tres tazas de agua. Deja hervir a fuego lento por 20 minutos y retíralo del calor. Cuélalo y añade una cucharada de miel y exprime un limón. Pruébalo; si está muy picante añade más agua.

10. Orozuz

La raíz de regaliz (o orozuz) ha sido utilizada desde hace siglos para tratar la tos. El orozuz puede ayudar a suavizar las gargantas inflamadas o irritadas para curar la tos. Puedes chupar el palo de orozuz o dejarlo hervir por 20 minutos. Colarlo, añadir una cucharada de miel y un limón y beber.

*También puede interesarte:

Desmitificando: remedios naturales para la tos que no funcionan (o tienen efectos secundarios)

7 remedios naturales para la depresión

4 remedios naturales para la pérdida del cabello

Remedios naturales y caseros para la piel seca



Desmitificando: remedios naturales para la tos que no funcionan (o tienen efectos secundarios)

Algunos productos naturales tienen también efectos colaterales indeseables, y otros, simplemente son un mito que se ha hecho una “verdad” cultural.

Casi cualquier problema en las vías respiratorias se manifiesta a través de la tos para que tu organismo expulse aquello que le está haciendo mal. Un cambio de temperatura o algún alérgeno puede causartártela, asimismo, el fumar, el reflujo gastroesofágico; en fin, una multiplicidad de factores hacen de este mal uno de lo más usuales.

Por ello, lo mejor es tratarte con remedios naturales, que generalmente conllevan menos efectos  secundarios en tu organismo y son más sanos. Los remedios naturales para la tos más comunes, como la miel, un baño caliente, té de pimienta negra y té de tomillo; líquidos, limón, jengibre, etc.. son útiles, pero quizá como en todo, existe alguna información diseminada que pareciera un aforismo y en realidad no lleva tanta verdad como se cree.

El sitio Healthline ha elaborado un interesante análisis de aquellos remedios naturales para la tos que son más y menos efectivos e incluso aquellos que llevan efectos secundarios indeseables. 

En el siguiente infográfico se presentan las opciones más efectivas conforme a un color.  El rojo son los remedios menos deseables y representa la palabra cuidado, el naranja se refiere que tengas cautela; el amarillo significa efectivo y el verde, no te preocupes, pues se trata de la mejor opción.

Traducción.

En rojo: sprays nasales de zinc.

Naranja: equinacea y gingsen.

Amarillo: pastillas de zinc, vitamina C.

Verde: caldo de pollo

 

info_resfriado

  

Acá te desglosamos los efectos secundarios, y también su contraparte, las bondades, de algunos de los remedios naturales y caseros contra la tos más comunes.

 

Caldo de Pollo:

Es curioso, pero este remedio de siglos, pareciera ser realmente efectivo contra la tos y gripe. Algunos estudios sugieren que su sal y la hidratación que proporciona verdaderamente combaten el virus de la gripe. El caldo de pollo con vegetales además puede matar las células virales y prevenir el crecimiento de nuevas.

Su contraparte:

Algunas personas alérgicas a la sal pueden tener problemas con ella; así mismo, los huesos de la misa pueden ser peligrosos para los niños. Aún son débiles los estudios sobre sus efectos reales.

 

Suplementos de zinc como pastillas o sprays:

El zinc está asociado con el fortalecimiento del sistema inmunológico y muchos estudios lo vinculan al combate del virus de la gripe.

Su contraparte:

Así como existen numerosos estudios que vinculan al zinc, por cierto contenido en alimentos como ostras, res, frijoles y avena, con el combate de la gripe y la tos, muchos otros dicen lo contrario. Por su parte, de las plantillas y sprays de zinc, han habido muchas quejas en el mercado por su poca efectividad.

 

Vitamina C:

Tienen pocos efectos secundarios y no existe una sobredosis de esta como tal. Estudios la vinculan a ser un buen aliciente para combatir la gripe y tos, sin embargo no así como una sustancia que la prevenga.

Su contraparte:

En realidad es una sustancia muy amable, e incluso puede usarse con otros medicamentos sin que esta interrumpa el efecto de los segundos.

 

Gingseng:

Estudios indican que los suplementos de gingsen pueden reducir la frecuencia, severidad y duración de los resfriados comunes; su efectividad está ligada a sus polisacáridos, ginsenósidos y un componente activo llamado CVT-E002.

Su contraparte:

Puede causar cambios en la presión de la sangre, azúcar baja, diarrea, problemas de sueño, dolores de cabeza y nervios; también en algunas personas, reacciones alérgicas.

 

Ajo:

Aunque existen numerosos estudios en ambos lados: los que encuentran que el ajo es de hecho bueno para prevenir la tos y la gripa y disminuir su severidad, también los hay que dicen que no es posible asegurar esta correlación. De cualquier manera no existen estudios que nieguen su posible efectividad.

Su contraparte:

Algunas personas pueden presentar efectos colaterales como acidez, nausea, vómito, diarréa, hedor y gas.

Encuentra mayor información sobre los mitos de productos naturales contra la tos aquí.



Estos son los sustitutos naturales de los 7 fármacos más prescritos en el mundo

Ser dependientes de los fármacos no es algo natural; es, más bien, producto de una cultura que los acepta

El frenético mundo en el que vivimos nos ha hecho creer que la salud es un asunto de segunda importancia, al menos hasta que sufrimos una enfermedad. Y cuando se nos presenta una molestia, buscamos férreamente encontrar algún remedio exprés para seguir con nuestro ritmo de vida. 

Hemos perdido la noción de que la prevención es la mejor estrategia para encontrarnos sanos, lo cual se logra a través de los alimentos y hábitos saludables, siguiendo la máxima de Hipócrates: “Que tu alimento sea tu medicina”.

Según un interesante artículo de Waking Times, entre 1997 y 2012 en Estados Unidos (país que suele marcar tendencia) y Canadá, aumentó en un 500% el número de prescripciones de fármacos, lo que significa que la dependencia a los medicamentos, mayormente químicos, se ha incrementado desbordadamente. 

Lo anterior es producto de una cultura que apuesta por los remedios fáciles y, por su puesto, es resultado de los grandes intereses de las corporaciones farmacéuticas, que de ninguna manera quieren que se modifique esta cultura. 

Para cambiar la forma en que abordamos los temas de salud, debemos comenzar por conocer cuáles son los alimentos y productos naturales que previenen y alivian las enfermedades más comunes. 

Estos son los pares naturales de los fármacos más prescritos del mundo (recuerda que la prevención es el primer remedio): 

  1. Hidrocona/(paracetamol, Vicodin, oxicodona)

Para curar el dolor.

Los analgésicos son, definitivamente, los fármacos más consumidos en el mundo. 

Sus versiones naturales: jengibre, cúrcuma, bayas, pimienta de cayena, semillas de apio, cerezas, verduras verde oscuras, nuez.

 

    2. Estatina (versión genérica de Lipitor/Zocor/Simbastatin/Crestor)

Para reducir el colesterol.

Un 15% de los fármacos prescritos son genéricos de la estatina.

Sus contrapartes naturales: 

Nueces, espinacas, manzanas, cúrcuma, arándano, jitomate, té verde, pescado graso, frijoles, alfalfa, pimiento, ajo, semillas de fenogreco, caramelo de orozuz, majuelo. 

 

    3. Lisinopril (Prinivil/Zestril/Norvascc/Amlodipina)

Para la reducción de la presión arterial o hipertensión.

Representan el 23% de las prescripciones médicas. 

Sus versiones naturales:

Comidas con altos contenidos de vitamina C como chile, guayaba, pimiento, brócoli. Comidas con altos contenidos de magnesio como chocolate, hojas verdes, nueces brasileñas, almendras, anacardo, melaza, semillas de calabas y calabacín; nueces de pino, nueces de nogal. Alimentos con altos contenidos en potasio: champiñones, bananas, papas, naranjas, aceite y agua de coco.

 

     4. Synthroid (levothyroxine sodium) 

Para hipotiroidismo.

Ocupa el 11% de las prescripciones médicas.

Versiones naturales: 

Los alimentos que contienen sodio como algas marinas, rábano, perejil, pescado, comida de mar, huevo, plátano, fresas, arándano, sal cristalizada del Himalaya; hierro, selenio y zinc son esenciales para evitar el hipotiroidismo. Un ejercicio mínimo de 20 a 30 minutos por día puede ser suficiente para mejorar tu ritmo cardíaco. 

 

      5. Prisolec (omeprazol/versiones genéricas de Nexium) 

Un antiácido, también usado para la gastritis. 

Por ser un remedio para las úlceras, gastritis y reflujo, suele ser muy recomendado. 

En alimentos naturales:

Toronja, probióticos, germinados de brócoli, miel de manuka, goma de mástique, té de malvavisco, glutamina, jugo de sábila, jugo de pepinillo.

 

       6. Azitromicina y Amoxicilina

Como antibiótico. 

Generalmente prescrito para niños, y el antibiótico más vendido del mundo. 

Insumos naturales:

La luz del Sol (por su vitamina D), ajo, aceite de coco. Alimentos ricos en nicotinamida (contenida en la vitamina B3) como salmón, sardinas y nueces. Miel de manuka, extracto de hojas de oliva, té verde, agua de rosa, mirra, extracto de semillas de uva, aceite de orégano, probióticos.

 

       7. Glucophage (metformina)

Usado como un antidiabético.

En sus versiones naturales: 

Té negro, luz del Sol (por su vitamina D), nueces, semillas de chía, vinagre, vinagre de cidra de manzana, canela, uvas rojas, avena, brócili, espinaca, frijoles rojos, fresas. También, el 90% de los casos de diabetes pueden ser resultos comiendo alimentos con baja carga glucémica y con ejercicio aeróbico.