México albergará la planta solar más grande de América Latina

En un insólito acontecimiento en México, Aura Solar I proveerá de energía eléctrica a más de la mitad de la población de una ciudad mediana, es decir, a más de 164 mil personas por año.

Poco a poco los primeros proyectos a gran escala para generar energía limpia están concretándose en  países menos desarrollados. Entre estos se encuentra México, que persigue la ambiciosa meta de producir el 35% de su energía con fuentes limpias para el 2026 – actualmente solo es el 1.5%. Aún así, sus características geográficas le otorgan una ventaja enorme, pues presenta una extraordinaria recepción solar en su territorio.

Hasta hace poco, cuantiosos proyectos de generación de energía renovable habían sido anunciados, pero pocos concretados. Afortunadamente, la planta de energía solar más grande de Latinoamérica está en construcción, su nombre es Aura Solar I. El proyecto está instalado en La Paz, Baja California, y podría proveer hasta el 64% de la energía eléctrica de esa ciudad. Su capacidad es de 30 MW y abastecería a más de 164 mil habitantes anualmente, durante al menos 30 años.

Resulta inaudito para México que más de la mitad de la energía de una ciudad mediana, se provea con energías renovables. Este será el primer caso en ese país. Otras compañías, como First Solar Inc. de Estados Unidos, Germany’s Saferay GmbH y Grupotec Tecnologia Solar SL, también están desarrollando proyectos solares en esa nación.

Aunque el gobierno mexicano priorice el uso de energías no renovables, sobre todo el petróleo (como ejemplo, su recién aprobada reforma energética), están emergiendo proyectos ambiciosos que, gracias a su rentabilidad, marcan una diferencia en el rumbo energético nacional. Una tendencia que seguro se esparcirá a Latino América, en parte gracias al magnífico potencial lumínico de la zona.



Una comunidad en México demuestra que la autonomía energética es posible

Los pueblos originarios son resilientes de maneras creativas e inspiradoras. En México, un pueblo tomó el control de las energías renovables, y el resultado es precioso.

Las comunidades energéticamente autónomas son un elemento que definitivamente ilumina el futuro próximo. Pero en el caso de Michoacán, en la comunidad de Ucareo, esto es ya casi un ejemplar e inspirador presente. 

A pesar de siglos de marginación y abuso, México puede aún presumir la existencia de cientos de comunidades indígenas o rurales. Lo cual, por cierto, es una maravillosa noticia, ya que estos grupos resguardan una gran porción del patrimonio biocultural. Por eso, cuando nos encontramos con un caso como el de Ucareo, todos debemos celebrarlo.

Ahí los habitantes han fundado un proyecto llamado Cooperen, por medio del cual se pretende construir una planta de paneles solares comunitarios. Con la colaboración de la organización Laboratorio de Investigación en Control Reconfigurable (LiCore), la comunidad está en proceso de construir esta planta, cuya energía será aprovechada para consumo local. Pero no sólo eso: los excedentes que se produzcan serán distribuidos para generar ganancias adicionales, de las cuales gozarán exclusivamente los habitantes de Ucareo.

 

comunidad-mexico-energia-renovable-paneles-solares

 

El lugar donde seguirán fructificando los árboles

Lo que están haciendo en Ucareo es un grito de emancipación con alcances globales, que demuestra que la energía renovable en México no tienen por qué convertirse en un bien de nicho, sino que es algo que las comunidades pueden gestionar para beneficiarse en múltiples sentidos, contribuyendo además en la lucha contra el cambio climático y por la sustentabilidad en general.

De hecho, el nombre del pueblo funciona como una metáfora perfecta para describir lo que quiere lograr la comunidad, pues Ucareo puede ser traducido al español como “lugar donde fructifican los árboles”. Que los árboles sigan fructificando en su territorio, resguardado de intereses ajenos que amenazan a las comunidades, es lo que Cooperen tiene como principal objetivo.

 

Autonomía energética y justicia económica

En las acciones de la comunidad de Ucareo subyace, así, un mensaje vital para todos nosotros: el respeto a la autonomía de las comunidades es esencial para estos grupos. Este es un caso opuesto a muchos otros, lo cual ha quedado demostrado, por ejemplo, en el istmo de Tehuantepec, donde la multinacional Iberdrola ha impuesto la construcción de generadores eólicos, pese a la oposición de los habitantes.

Ucareo sienta hoy un precedente que recuerda al pueblo oaxaqueño de Talea de Castro, el cual se convirtió, vía Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias A.C., en el primer grupo sin fines de lucro en el mundo que consiguió una concesión de telefonía celular operada por ellos mismos.



Las ciudades que utilizan 100% de energía renovable (CARTOGRAFÍA)

Cada vez más ciudades se vuelven energéticamente sustentables. Mira gráficamente cuáles son

Los principales núcleos de contaminación, qué duda cabe, son las ciudades. El destino de las especies, de las civilizaciones humanas y en suma del planeta depende, en buena medida, de que estos hábitats humanos produzcan energía 100% renovable. Desafortunadamente, aún son pocos los núcleos urbanos que se han aproximado al 100% de energías verdes en su día a día, como es el caso de Costa Rica, que genera toda su electricidad a partir de fuentes renovables.

Sin embargo, existen más avances considerables en todo el mundo que deben celebrarse y que son producto del compromiso que las naciones han pactado en fundamentales proyectos como el Acuerdo de París.

que-ciudades-utilizan-energia-renovable
San José, Costa Rica

En el mundo, más de 100 ciudades obtienen entre el 70 y el 100% de su energía a partir de fuentes renovables.

Estos avances han sido cartografiados por la organización Carbon Disclosure Project (CDP), que se dedica a evaluar ciudades y revelar datos en relación a su impacto climático provenientes tanto del sector privado como del público.

Lo interesante es que esta organización constituye una forma elegante y educada de pedirle a las empresas que revelen lo que a veces no quieren revelar. Y más importante, contribuye a mapear los canales de contaminación según el país, y de esta forma obtener información de primera mano que aporte a mejorar o construir mejores políticas ambientales en beneficio de una realidad compartida. 

Esta es la cartografía que realizaron para analizar la situación:

 

Y entre las ciudades de América Latina que están optando por energía renovable y que CDP mapeó se encuentran (hasta ahora):

  • 47 de Brasil (Incluyendo Brasilia)
  • 4 de Colombia (incluyendo Medellín)
  • 1 de Chile (Temuco)
  • 1 de México (León de los Aldamas)
  • 1 de Ecuador (Quito)
  • 1 de Panamá (Chorrera)

Resulta alentador pensar que un futuro más resiliente es posible, incluso frente a un sistema de organización que ha demostrado ser tan perjudicial para el entorno como las ciudades. La fórmula para atravesar el duro panorama del cambio climático se encuentra en la naturaleza misma, y mientras no se conciba algo tan sencillo como esta idea, abriremos la puerta a un futuro con problemáticas cada vez más agobiantes.

A fin de cuentas, la prueba más clara de que una realidad compartida, aún más disfrutable, es viable, se encuentra en los efectos positivos que se han producido en los países más sustentables.