Ganadores del Concurso Internacional de Fotografía de Jardines (FOTOS)

Selección de algunas de las más sublimes fotografías del concurso de este año. Realmente vale la pena dar un paseo por la representación fotográfica de estos jardines.

El Concurso Internacional de Fotografía de Jardines del Año no es poca cosa. Es una competencia mundial que califica, por decirlo de alguna manera, el ojo a través del cual algunas personas observan los jardines más bellos del mundo. La exhibición, organizada nada menos que por Kew Gardens, se especializa en fotografía de jardines, plantas, flores y especies botánicas.

Cada año, este concurso invita a cualquier persona en cualquier parte del mundo a compartir su visión de la naturaleza. No hay distinción entre fotógrafos profesionales o amateurs, y al final se produce un libro con las imágenes que quedaron seleccionadas para la exposición. La ganadora de este año fue Rosanna Castrini, quien logró hacer una foto de muchas plantas juntas (cosa que hemos visto cientos de veces) que contrastan en perfecta condición. Elementos oníricos y fantásticos recorren la luz de la imagen, que, cabe mencionar, no tiene ningún truco de edición. Las siguientes son algunas fotos seleccionadas de las varias categorías de este concurso.



Los espacios otros: penetrantes perspectivas aéreas del desierto para perder la mirada

Imágenes de texturas, colores y accidentales curvas que nos invitan a diluirnos en la otredad del paisaje desértico.

El desierto es, para los sentidos, un placer ambiguo. Aunque en cada persona evoca algo distinto, siempre termina por proyectar una suerte de incertidumbre, producto de su notable diálogo con lo infinito. Pero su profundidad es, también, un extraño resquicio de paz.

Innegablemente, admirar desde el aire las topografías accidentadas y las dunas caprichosas de un desierto como el de Namibia es un privilegio. Y de alguna manera, nos invita a jugar con la posibilidad de que sean otros espacios, pues como cualquier amante de la fotografía con drones se habrá dado cuenta, mirar desde el ojo de un pájaro es admirar un mundo totalmente desconocido; diferente. Eso es lo que nos permite el trabajo de la fotógrafa Leah Kennedy.

La australiana siente una arrobadora atracción por la dualidad inherente al paisaje desértico. Y optó por la fotografía aérea para poder abstraer el territorio y mostrar, así, la dualidad de sus formas y colores. Como lo explica en su sitio web:

La fotografía aérea es una nueva perspectiva de los paisajes, son vistas menos literales y más abstractas de nuestro mundo. Proveen una mirada distinta de los paisajes comunes y a veces contribuyen a la dualidad de la imagen y a la incertidumbre sobre lo que estás viendo.

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

Este tipo de fotografía aérea no sólo es hipnotizante, pues muestra que la naturaleza es arte en sí misma.

También es una forma, como dice Kennedy, de ver las cosas desde otra perspectiva. En una suerte de delirio, nosotros imaginamos que su perspectiva invita a pensar en una heterotopía orgánica; espacios que siempre son otros, y que sólo desde la perspectiva perfecta podemos observar; es decir, un territorio que construimos gracias al dron, sobre otra realidad física totalmente distinta. 

Por eso, creemos que muchas de las fotografías tomadas por drones que son premiadas cada año son capaces de remover la conciencia, y nos llaman a cambiar la forma de ver al planeta y de relacionarnos con él.

Las fotografías de Leah Kennedy son una invitación a tejer lazos de empatía con los desiertos del mundo, lo cual es de suma importancia en la actualidad. Porque los desiertos serán territorios en disputa cuando se acabe la era de los combustibles fósiles y se imponga la energía solar. Gran parte de la energía eléctrica se generará en los desiertos –como el del Sahara–, lo que modificará radicalmente los paisajes del desierto, y seguramente cambiará también sus ciclos naturales.

Así que te invitamos a ver estas fotografías para que tengas presente al desierto y no sólo lo des por sentado, pues es uno más de los territorios del mundo –y de los más hermosos– que hay que salvaguardar.

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

 



Espontáneos retratos de animales salvajes en la oscuridad

George Shiras revela lo desconocido y da fe de la belleza de un mundo en el corazón de la noche.

Para retratar la naturaleza salvaje hace falta una fotografía salvaje, una imagen que tenga una relativa falta de control en la composición y que se arriesgue en el proceso experimental.

Así es la fotografía de George Shiras, el padre de la fotografía de la vida silvestre nocturna. Shiras fue el primero en utilizar el flash para retratar a los animales salvajes en la oscuridad, revelando lo desconocido y dando fe de la belleza de un mundo en peligro de extinción.

animales salvajes en la oscuridad
George Shiras y su asistente John Hammer a bordo de su canoa equipada en el Lago Whitefish, región del Lago Superior, Michigan, 1893

En la colección George Shiras: In the Heart of the Dark Night, los animales quedan paralizados por la luz  que emite la cámara. Las imágenes fueron recolectadas en las aguas del Lago Superior de Michigan, EE.UU., durante la noche, cuando los sonidos, las formas y los movimientos parecían más misteriosos y dramáticos.

Poco a poco Shiras fue retratando ciervos de cola blanca, un búho nevado, un alce en la niebla y un mapache, entre otros animales silvestres.

En cada imagen lograba cazar a estos animales en sus rutinas nocturnas donde se detenían a observar, darse la vuelta o correr.

animales salvajes en la oscuridad 9
George Shiras

Las imágenes documentan una especie de intervención y registran la interacción humana y animal. Para fotografiar de noche, Shiras imitaba una técnica de caza que aprendió de la tribu ojibwa llamada jacklighting, cuando el fuego se coloca en una bandeja en la parte delantera de una canoa, y el cazador se sienta en la proa del bote.

Así como a Shiras, la noche ha inspirado a grandes artistas e intelectuales, como Charles Baudelaire, que encontraba inspiración en los búhos y los gatos, animales salvajes en la oscuridad y emblemas de su encanto.

animales salvajes en la oscuridad 2
George Shiras
animales en la oscuridad 3
George Shiras
animales en la oscuridad 4
George Shiras
animales en la oscuridad 6
George Shiras
animales en la oscuridad 5
George Shiras
animales en la oscuridad 8
George Shiras