Cinco opciones para tener un San Valentín eco-amigable

¿Qué mejor manera de expresar tu cariño por alguien que cuidando al planeta? Aquí te decimos como tener un San Valentín verde.

Muchos de nosotros asociamos el día del amor y la amistad con cursilerías, enormes corazones rojos y ositos de felpa baratos, sin embargo, un día que celebra los mejores aspectos del ser humano no tendría por qué ser así. En vez de caer en las garras del consumismo irresponsable, ¿por qué no regalas una planta, tu tiempo o una deliciosa cena orgánica?

Aquí algunas sugerencias:

  1. Regala orgánico: en vez de invertir en una caja de chocolates transgénicos invierte en una alternativa más sana y natural. Si no quieres regalar chocolates invierte en una canasta de fruta orgánica, o flores en una maceta.
  2. Evita regalar cosas desechables: no compres tarjetas que sabes terminarán en la basura. Envuelve tus regalos en papel reciclado o en bolsas reutilizables.
  3. Recicla: no se trata de deshacerte de regalos que no te gustaron, en vez piensa en un libro que hayas amado y que quieres compartir, quizá un suéter que jamás te quedó muy bien.
  4. Busca una botella de vino sustentable: si vas a brindar busca una opción que cuide del medio ambiente. Actualmente hay muchos viñedos sustentables en todo el mundo y, afortunadamente para los amantes del vino, esto significa que hay una amplia variedad de donde escoger. Las tiendas con productos orgánicos generalmente tienen varias opciones de vinos orgánicos (y otros licores).picnic_CNT_9Aug10_b
  5. Prepara una deliciosa cena romántica o un divertido picnic: ya sea que ames cocinar o nunca lo hagas por falta de tiempo, puedes dedicarte a deleitar los sentidos de tus seres más queridos preparando alguno de estos menús orgánicos:

Entrada:

Plato Principal:

Postre:

  • Fresas con chocolate orgánico

         Bonus: Ten sexo eco-amigable: no salgas de tu casa (o si disfrutas de las escapadas, encuentra un lindo rincón oculto en la naturaleza) y haz el amor. Hoy en día hay muchos productos sexuales orgánicos, naturales y sustentables. Búscalos y disfruta.

5719142

Celebra el día del amor y la amistad con amor y amistad, no con productos. Hay muchas maneras de agradecer la presencia de alguien en nuestra vida y ninguna de ellas tiene que ver con productos hechos en China. Busca siempre productos orgánicos locales y cuida del planeta. 



Lecciones de resiliencia orgánica: las hormigas inventaron la agricultura (y encontraron un antibiótico natural)

Hasta 3 distintas especies de hormigas llevan millones de años creciendo hongos y protegiéndose con simbiontes de Actinobacteria, sin crear resistencia.

Los seres humanos nos jactamos de haber inventado la agricultura hace nada menos que 12 mil años, lo que nos supuso una ventaja evolutiva fundamental, sin la cual el mundo que hemos construido hasta ahora no existiría. También nos gusta presumir del uso de antibióticos a partir del siglo pasado, los cuales nos alivian de enfermedades que hace 100 años diezmaban poblaciones enteras. Pero nuestros logros como especie parecen modestos comparados con los de las hormigas.

Según un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, las hormigas han estado cultivando hongos desde hace unos 60 millones de años. El riesgo que conllevan estos cultivos es el de desarrollar parásitos que podrían diezmar las colonias de hormigas; por ello, algunas especies llevan un “traje” hecho de Actinobacteria, un simbionte que funciona como antibiótico natural y que las protege de los parásitos.

Una hormiga cubierta con un “traje” de Actinobacteria

 

El profesor Christian Rabeling, de la Universidad Estatal de Arizona, afirma que:

Los humanos aprendieron a emplear antibióticos con propósitos médicos hace menos de 1 siglo, mientras las hormigas han estado utilizando las secreciones antibióticas de bacterias desde hace millones de años para controlar sus jardines de hongos.

 

Antibióticos naturales

Los investigadores lograron este impresionante descubrimiento al observar las “criptas” que una especie de hormigas desarrolló en República Dominicana. Estas criptas parecen bolsillos similares a los de las hormigas actuales, para llevar consigo a las benéficas Actinobacterias. El descubrimiento fue posible gracias a que se encontraron algunos ejemplares de entre 15 y 20 millones de años conservados en ámbar.

Los investigadores combinaron información genética de 69 especies de hormigas actuales para reconstruir su árbol evolutivo a través del genoma, lo que los llevó a la conclusión de que el uso de Actinobacteria data de hace al menos 50 o 60 millones de años. Además, no se trata de la particularidad de una sola especie, sino de un caso de evolución convergente, donde el rasgo aparece en al menos tres especies.

Este descubrimiento podría tener gran relevancia en el futuro de los humanos (quienes, al parecer, tomamos todas las buenas ideas de la naturaleza), pues a lo largo de tantos millones de años no se encontraron signos de resistencia a los antibióticos en las especies analizadas. El traje bacteriano de hormigas que vivieron hace millones de años podría ser la clave para superar la grave crisis de resistencia a los antibióticos que se vive en el mundo, la cual cobra 700 mil vidas humanas cada año



Descubre cuáles son los juguetes sexuales que más afectan tu salud

Algunos de estos juguetes sexuales aumentan el riesgo de padecer cáncer cervicouterino o ulceraciones internas

El primer prototipo de dildo, de madera y con formas rudimentarias, apareció en la Grecia antigua alrededor del 500 a.C. Su finalidad era consolar a las mujeres cuyos esposos se iban a la guerra, para así reducir la infidelidad. Sin embargo no fue hasta el 1400 d.C., durante el Renacimiento italiano, cuando se le nombra dildo a aquel instrumento similar al aparato reproductor masculino, comúnmente hecho con madera y cuero (para añadirle la forma del testículo). Mientras tanto, en China se crearon los anillos para el pene hechos con párpados de cabras, así como con sus pestañas, para el placer de las mujeres. Aunque no fue sino hasta 1791 que el Marqués de Sade introdujo públicamente, a través de su obra Justine, el uso de cadenas, látigos y la sumisión sexual.

Desde entonces, los juguetes sexuales se fueron desarrollando hasta convertirse en una accesible producción global. Tamaños, formas y materiales evolucionaron para acercarse tanto a la comodidad como al gusto de las personas: dildos, vibradores, aceites, muñecas inflables, disfraces, lencería, estimulantes, lubricantes, etcétera.

No obstante, la masificación de estos productos ha provocado el uso de materiales nocivos tanto para el medio ambiente como para las personas, tales como látex, silicón 100% puro, siliconflesh o cauchos sintéticos. Desgraciadamente la mayoría de estos están compuestos principalmente de estabilizadores de metales pesados (zinc, plomo, estaño, bario o cadmio), ftalatos (DOP o DEHP), partisol, aguarrás, aceite de pollo o aceite automotriz para que se vean transparentes. ¿La razón? Ahorrarse dinero, para un mayor ingreso a expensas de la salud de los consumidores.

Las consecuencias son evidentes. Al principio no existe una sensación extraña o daño alguno. Sin embargo, conforme se usa frecuentemente el producto con estos componentes, las mucosas absorben la sangre que, a su vez, absorbió la microdosis de ftalatos. En consecuencia, estos juguetes sexuales “sin etiquetas” aumentan el riesgo de padecer cáncer cervicouterino o ulceraciones internas. Inclusive, Greenpeace explica que se ha encontrado una gran cantidad de ftalatos en sangre materna y en el cordón umbilical, provocando que los bebés nazcan con altos niveles de este componente tóxico en la sangre.

Por lo que, antes de comprarlos, tómate un tiempo para analizar los ingredientes. Es más, huélelos para conocer cuáles son los aromas que desprenden; en caso de que sea un olor fuerte a plástico, solvente o grasa similar al de la cocina, es mejor dejarlo donde está. Las repercusiones pueden ser fatales.

Esto no quiere decir que todos los juguetes sexuales tengan estos componentes y por lo tanto son peligrosos o inmorales. Simplemente nos indica que debemos tomar conciencia de los productos que usamos para el descubrimiento y goce de la propia sexualidad íntegra y saludable.

Si deseas conocer cuáles son las empresas que venden productos tóxicos (así como las que cuentan con certificado del Organismo de Verificación y Certificación de Juguetes Sexuales, A.C.), entonces dale click aquí.

infografia_vibradores_correciones

Fotografía principal: Actitudfem.com