7 razones para cambiar de tampones o compresas desechables a toallas de tela

¿Conoces el impacto al medio ambiente y a la salud de cada mujer cuando utiliza alrededor de 16 800 tampones o compresas a lo largo de toda su vida?

La menstruación es un proceso biológico (y hasta psicológico) que cada mujer genera y deja fluir mes con mes. Existen mujeres que experimentan esta fase vital como una auténtica expresión de su feminidad y de su fortaleza; mientras que, del otro lado, hay quienes la sufren optando por reducir o desaparecer este proceso natural mediante químicos. Estas polaridades sólo son reflejos de cómo aceptamos esa parte de nuestra sexualidad, y por ende de nosotras; de cómo respetamos a nuestro cuerpo y su amor a dar vida en todo aspecto.

 Al integrar conscientemente esta parte biológica a nuestra vida cotidiana, muchas mujeres buscamos alternativas más saludables para el cuidado de nuestro cuerpo cuando estamos “en nuestros días”. Diversas campañas ecológicas promueven el uso de copas menstruales, de esponjas de mar o de toallas de tela, y así reducir el consumo de los típicos tampones o compresas desechables. Pero, ¿cuál es el punto en hacerlo?

1. Pones tu granito de arena en el cuidado del medio ambiente.

¿Sabías que cada tampón o compresa tarda en desintegrarse entre 500 y 800 años? Además, como ya se mencionó, una mujer utiliza y desecha en promedio 16 800 estos productos. Multiplícalo por el total de la población femenina en el mundo…

Además, el proceso de fabricación de estos productos de plástico conlleva a la utilización de químicos y de energía que contaminan tanto los canales de agua como el hábitat de diversos animales.

2. Apoyas a compañías independientes y artesanales.

En caso de comprar compulsivamente productos de la índole menstrual, puedes también investigar en otras compañías que se especializan en proveer alternativas más saludables y seguras. Como por ejemplo: Femmcup, Ecoluna, Recibe tu luna. O incluso, puedes hacer tus propias toallas femeninas con originales diseños a tu gusto (instrucciones aquí).

Toallas femeninas

3. Porque nos hacen sentir bien. Y punto.

Estas opciones reutilizables tienen diseños únicos: diversos en colores y personalidades. Incluso hasta puede influenciar en tu estado de ánimo durante tu ciclo menstrual. No olvides que es un proceso único en tu cuerpo, así que hay que respetarlo y cuidarlo como si fuera una extremidad física de nuestro ser.

Olvídate de aquellos comerciales que te dicen: “Siéntete de nuevo limpia”, “Evita esos malos olores”, etcétera. La menstruación es un proceso natural en tu cuerpo, el cual es sabio. Cada funcionamiento de nuestro cuerpo tiene el único objetivo de cuidarnos. Por consiguiente, no es una cuestión que debe avergonzarnos. Y tú, ¿cómo vas a cuidar a tu cuerpo?

Este artículo se escribió en colaboración con la página de Mamá Natural. Para ver la segunda parte da click aquí.



¿Cómo valora la Semarnat los daños mineros?

Hay algo que nunca puede faltar al calcular los daños de un proyecto sobre el medioambiente: información clara y veraz.

* por: Francisco José Flores Ramos

 

Como respuesta al desastre ambiental ocurrido en 2014, cuando Grupo México envenenó los ríos Bacanuchi y Sonora por derramamiento de sulfato de cobre, la Semarnat presentó en el año 2016 un proyecto llamado Metodología de valoración económica del daño al medio ambiente por contingencias del sector minero. Esta metodología define los pasos a seguir para ponderar los daños ocasionados por un desastre asociado a la actividad minera en México.

Desde un enfoque de valuación comentaré la primera fase del documento que se concentra en tres métodos específicos: evaluaciones de impacto ambiental (EIA), análisis costo-beneficio y compensaciones ambientales.

Por EIA nos referiremos al estudio de la presión de las actividades de las personas sobre la naturaleza, el estado de los recursos estudiados y la respuesta del medio ante estas actividades. En este sentido, el impacto ambiental es la diferencia entre el estado inicial y final de los aspectos ambientales estudiados. El principal resultado de una EIA es el establecimiento concreto de acciones en la planeación e implementación de medidas de mitigación.

Por su parte, “el análisis costo-beneficio (ACB) estima y compara los beneficios y costos totales de un proyecto para [las y] los miembros de una comunidad en particular” (Abelson, 2015, citado en INECC, 2016). Este método se concentra en medir el bienestar social, que dependerá de los resultados de los impactos económicos, sociales y ambientales.

En este contexto, Semarnat propone la siguiente operación para identificar si el proyecto minero en cuestión traerá o no algún beneficio social. Entonces:

el beneficio neto social de un proyecto minero es igual a los beneficios netos directos del proyecto, menos cualquier gasto neto público asociado, menos los gatos sociales y/o ambientales que no hayan sido internalizados en los costos de la compañía minera. También es posible que existan otros tipos de impactos económicos en otros negocios que pueden ser positivos o negativos.

(INECC, 2016)

De tal forma que:

representa las ganancias brutas de la producción minera, es el valor residual del predio y los activos de capital, es el costo de oportunidad del predio con respecto al uso de suelo, es la inversión de capital, son los costos de operación, son los gastos de mitigación ambiental y son los gastos de rehabilitación.

(INECC, 2016)

Los efectos pueden ser a primera ronda o directos, como los gastos o beneficios económicos; o de segunda ronda o follow-on, como los efectos sociales o ambientales. Particularmente, los daños ambientales de las minas se pueden clasificar en tres tipos: daños al aire, al suelo y/o al agua. Además, se ha establecido que todos los métodos mineros existentes afectan invariablemente la calidad del aire.

Para valorar una externalidad de la actividad minera se precisa seguir tres pasos: estimar el impacto físico sobre el medioambiente, estimar esos impactos sobre las actividades de la zona y monetizar dichos impactos. Algunas de estas externalidades pueden ser: calidad del aire, ruido, paisaje, cobertura, calidad y uso de suelo, calidad del agua, biodiversidad, impactos sociales, impactos económicos.

La elección de la técnica para estimar el valor del daño de cada impacto depende de lo siguiente: propósito del estudio, nivel de aproximación requerido, valores ambientales involucrados, naturaleza de los bienes y servicios. Pero lo que determina la elección de técnica es, regularmente, la disponibilidad de información. Sólo si se tienen los datos suficientes es posible aplicar las técnicas en su totalidad.

Sumado a esto, el flujo de tiempo es una variable clave para estimar con mayor precisión los impactos de los desastres ambientales por actividad minera. Así que “es necesario identificar el período o momento inicial en el que la pérdida de bienes ambientales comenzó y el momento en el futuro en el que la pérdida cesa; estimar el valor anual de bienestar; y elegir una tasa de descuento” (Dosi, 2001, citado en INECC, 2016).

En sus otros apartados, la Metodología de valoración económica del daño al medio ambiente por contingencias del sector minero recoge los métodos de cambio en la productividad, costo de enfermedad, costo de reemplazo, costo de viaje, precios hedónicos, valoración contingente, modelos de elección y transferencia de beneficios, entre otros.

Para concluir, enfatizo que la información es el punto nodal para que cualquiera de estos métodos funcione. En primer lugar, el conocimiento y difusión de la información relacionada con los costos ambientales y sociales es de vital importancia, puesto que con base en ella se decide la viabilidad de un proyecto minero. Y en segundo lugar, el acceso efectivo a la información ambiental es prerrequisito para la democracia y la gobernanza ambiental en nuestro país.

 

* Referencias:

INECC (2016). Metodología de valoración económica del daño al medio ambiente por contingencias del sector minero. Informe final. Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC). México.

 

* Imágenes: 1) El beneficio social, en INECC (2016)

 

* Fotografía destacada: Proceso

Eco Maxei
Autor: Eco Maxei
Eco Maxei Querétaro AC es una organización sin fines de lucro cuya misión es fomentar la coexistencia armónica entre las personas y con la naturaleza. Somos una organización multidisciplinaria, fundada e integrada por jóvenes agentes de cambio desde 2014.


Conoce las 4 etapas de tu ciclo femenino con esta guía

El “periodo” como una suerte de resiliencia sagrada, cuya salud depende de nosotras. Conoce aquí sus fases y algunos hacks para tu cuidado.

Las mujeres, en sintonía con la naturaleza, tienen un ciclo que se repite cada mes y que consta de diversas fases. La menstruación es parte de un delicado equilibrio, donde las hormonas juegan un papel fundamental.

conoce-las-4-etapas-ciclo-menstrual-consejos-periodo-mes-mujeres-salud

Para muchas mujeres, los días de la fase uno de este ciclo (la menstruación) suelen ser molestos y hasta dolorosos. Y para la basta mayoría, el resto de las fases no tienen demasiada importancia, aunque todas estas impliquen un delicado sistema reproductivo, dependiente de la salud de todo el metabolismo femenino.

Si llegan a presentarse irrupciones en el ciclo, producto del estrés o de malos hábitos, las hormonas se descontrolan, ocasionando entre otras cosas el Síndrome de Ovario Poliquístico. Éste es el más común de los desórdenes endocrinos en mujeres en edad reproductiva, con graves consecuencias para la salud.

Por eso, la nutricionista holística, Kristin Dahl, encargada de una preciosa comunidad digital llamada The Women’s Wellness Collective, ha hecho una guía esencial para conocer los movimientos naturales de nuestro ciclo, con el fin de atenderlo correctamente. Cuidar cada fase de tu ciclo de manera holística requiere de que pongas atención a lo que comes y las actividades que practicas. La integración de medicina alternativa natural ­­–por ejemplo, mediante infusiones– hará posible que restablezcas el equilibrio de tu ciclo y, con ello, de tu cuerpo entero.

Fase uno:
Menstruación

las-4-etapas-ciclo-menstrual-femenino-consejos-cuidados periodo-mes-mujeres-salud

Esta fase comienza cuando comienzas a sangrar, y es el día que inaugura tu ciclo –algo así como tu luna nueva–. Dura entre tres y cuatro días, y se trata básicamente de un proceso de eliminación que está haciendo el cuerpo. Lo normal es experimentar antojos de alimentos altos en hierro y magnesio, como la carne roja y el chocolate.

Hacks de cuidado alternativo

Una forma de apoyar este proceso, según Kristin Dahl, es mediante el consumo de distintas semillas en diferentes momentos del mes, para apoyar al sistema endocrino en la tarea de equilibrar las hormonas.

Ciclo de semillas:

Al comienzo de la fase dos de tu ciclo (la folicular) debes comenzar a tomar una cucharada de pepitas, hasta el día 14. Esto ayudará a inhibir la producción de estrógeno en exceso y elevará los niveles de progesterona –y de paso te recargará de omega 3 y grasas buenas–. En el día 15 (fase luteal) cambia la semilla por semillas de girasol o de sésamo hasta que termine tu ciclo.

Nutrición:

Nueces, semillas, algas marinas, aguacate, bananas, chocolate oscuro, pescado.

Plus: Agua. Por lo menos litro y medio al día.

Para los cólicos:

Elimina el café, incluso unos días antes de esta fase si los dolores son muy intensos.

Hierbas:

Bebe tés herbales o infusiones de hoja de frambuesa, que ayuda en la metabolización del hierro.

Extra tips:

  • Intenta hacer ejercicios de respiración o meditación guiada, sobre todo en los primeros días de la fase.
  • Prueba hacer sesiones relajadas de yoga o estiramientos.
  • Duerme mucho, pues el cuerpo está haciendo un esfuerzo extra.
  • Ve a que te realicen un masaje, ya que eso promueve una mejor circulación.
  • Mantén tu cuerpo caliente, con bebidas y abrigándote bien.

Fase dos:
Folicular

conoce-las-4-etapas-ciclo-menstrual-consejos-periodo-mes-mujeres-salud-2

Esta fase comienza justo cuando se detiene el sangrado, cuando los niveles de estrógenos y testosterona están subiendo. Durante este tiempo es importante que te asegures de que estás nutriendo bien a tu cuerpo, para que haya una correcta maduración del óvulo y restablecimiento del útero.

Hacks de cuidado alternativo

 

Nutrición:

Grasas buenas y proteínas, tubérculos como la papa y el betabel, lentejas, salmón, huevos, nueces y semillas. Concéntrate en comidas que no incrementen demasiado el azúcar en la sangre: sustituye los carbohidratos simples con carbohidratos complejos, y realiza tus comidas en un horario establecido.

Plus: Agua. Por lo menos litro y medio al día.

Hierbas:

Té de ortiga, que te ayudará a reconstituir el cuerpo.

Extra tips:

Aprovecha la energía que estos días te regalan: si quieres hacer ejercicios vigorosos, esta fase es el momento ideal.

Fase tres:
Ovulatoria

conoce-las-4-etapas-ciclo-menstrual-consejos-periodo-mes-mujeres-salud

Esta fase ocurre justo a la mitad de tu ciclo, en el día 14, o 16 si tu ciclo es de 32 días. Sólo dura una semana, mientras es liberado el óvulo desde el ovario y viaja al útero. Durante la ovulación quizá te sientas con más temperatura corporal que lo usual, lo cual es normal pues ésta sube paulatinamente. Si quieres quedar embarazada es el momento perfecto; de lo contrario, protégete bien en esta fase. Justo al terminar esta fase puede que experimentes un repentino cambio de ánimo, acompañado de tristeza o irritabilidad, debido a la caída de tus niveles de estrógenos, y a que la progesterona no se ha restablecido por completo.

Hacks de cuidado alternativo

 

Nutrición:

Evita comidas pesadas que puedan aletargarte. Come mucha quinoa, muchas verduras, arroz y pescado. No debes enfriar el cuerpo, así que evita consumir comida cruda, o combínala con comida preparada.

Hierbas:

Prueba con la raíz de maca unos días antes de la ovulación y unos días después para balancear las hormonas. Ésta se consigue en polvo y además mejora tu estado de animo. Puedes prepararla con licuados, espolvorearla en fruta o con avena caliente. Incluso como ingrediente de pasteles y panecillos.

También se recomienda el consumo de la hierba shatavari, originaria de la India, que puedes  conseguir en forma de cápsulas. Ésta le dará un boost a tu libido durante esta fase activa, y ayudará a tu fertilidad y a limpiar la sangre.

conoce-las-4-etapas-ciclo-menstrual-guia-periodo-mujeres-salud-cuidados
La maca es una raíz peruana realmente mágica para las mujeres

Extra tips:

El óvulo se encuentra viajando hacia abajo por las trompas de Falopio, lo cual puede hacerte sentir inflamada en las caderas y el abdomen. Realiza posturas de yoga que relajen esta zona. Y aprovecha para salir y ver a tus amigos, pues estarás de humor para ello.

Fase cuatro:
Luteal

las-4-etapas-ciclo-menstrual-femenino-consejos-cuidados periodo-mes-mujeres-salud

Esta fase comienza una semana tras la ovulación y continúa hasta el fin del ciclo, cuando tu sangrado comienza nuevamente. Las paredes del útero se siguen estrechando, y la sangre comienza a llegar a esa área para llevar calor y nutrientes.

Hacks de cuidado alternativo

 

Nutrición:

Es importante preparar al cuerpo en esta fase, incrementando el consumo de proteínas y grasas buenas. El arroz integral, los tubérculos, el salmón, el aguacate, el jengibre y, también, mucho agua. Evita el alcohol y la cafeína, ya que estas bebidas pueden empeorar cualquier síntoma del síndrome premenstrual y drenar a tu cuerpo de nutrientes necesarios para la primera fase.

Hierbas:

Comienza desde ahora a tomar tés, como el de hoja de frambuesa para aminorar los cólicos. La triphala (una hierba que también puedes consumir en cápsulas) es una hierba de la India ideal para limpiar y desintoxicar el tracto digestivo, lo que ayudara a prevenir cualquier constipación y ayudará a la primera fase del ciclo.

Para la hinchazón:

Bebe té de diente de león a diario en esta fase.

Extra tips:

Realiza ejercicios leves para ayudar a equilibrar las hormonas –y tu humor–. Tu propio cuerpo te dirá que bajes un poco tu ritmo, y quizás te sientas un poco introvertida. Ten respeto por esto y, si lo necesitas, pasa un tiempo a solas e intenta relajarte, o realizar sesiones de meditación.

 

*Ilustraciones: Mali Fischer