¿Por qué podría ser buena idea dejar de comer camarón?

El proceso detrás de la crianza o la pesca de camarón podría ser suficiente razón para que hagas un esfuerzo y dejes de comer este delicioso marisco como mecanismo de presión para la industria.

El camarón es indudablemente uno de los mariscos preferidos alrededor del mundo. Sin embargo, como suele suceder con otros alimentos, los trayectos que los camarones cumplen antes de llegar a tu supermercado podrían ser razón suficiente para cuestionarnos sobre si no sería momento indicado para dejar, al menos temporalmente, de consumirlos.

Ese camarón que degustaste con alegría hace unos días, básicamente tiene dos orígenes probables. O es de granja o es ‘salvaje’. En el primero de los casos, la mayoría de granjas de camarones se establecen sobre la costa, justo donde pueden recibir agua marina de las olas tras romper. Pero esto implica que también reciben las toxinas contenidas en el mar. Para combatir estos contaminantes, las granjas suelen ser preparadas con grandes cantidades de químicos, entre ellos pesticidas, antibióticos, sosa cáustica, bórax y otros. Además, se calcula que para establecer sus granjas, el personal ha acabado con el 38% de los manglares alrededor del mundo –un estudio de la Universidad de Yale reporta que en Bangladesh existen zonas que, debido a las granjas de camarones, se han vuelto completamente inevitables.

En cuanto al otro origen, es decir, que sean capturados directamente en el mar, la tragedia no es menor. Se calcula que los buques camaroneros, se calcula, de acuerdo con Treehugger, que por cada kilo de camarón se recogen 20 kilos de pesca indeseada, que termina en la misma red de los pescadores –tiburones, estrellas de mar, tortugas, etc. Por si no fuese suficiente, en Estados Unidos analizaron camarón importado, proveniente de distintos países, y etiquetado como “listo para comer”. Como resultado obtuvieron registro de 162 variedades distintas de bacteria, que probaron resistir a diez tipos de antibióticos.

La propuesta de dejar de comer camarón puede ser un tanto radical, y sobretodo muy incomoda, sin embargo mientras los niveles de consumo no bajen significativamente será difícil que la industria camaronera revise y cambie sus procedimientos. La mesa de la conciencia está puesta, y tú decides que comer.

 



Esta esfera submarina cría peces sin contaminar el ambiente

El diseño, basado en domos geodésicos, es el futuro de la crianza de peces de manera limpia.

El panorama en que se encuentra el planeta, en cuanto a recursos naturales refiere, está exigiendo nuevas formas de alimentarnos y beneficiarnos de la naturaleza. En este sentido, los proyectos sustentables que incentivan la responsabilidad ecológica son de celebrarse, es el caso de las granjas marinas con visión hacia la sustentabilidad.

Actualmente, la pesca local representa una práctica de autoconsumo para la mayoría de lugares costeros de América Latina. Sin embargo, la pesca industrial es las que proporciona el 50% de todo el pescado destinado al consumo humano, pero con un alto costo en términos de higiene y de conservación de los ecosistemas.

La esfera submarina Aquapod: acuicultura sustentable

pesca-sustentable-innovacion-acuicultura-esfera-domo-geodesico-2-5

Por eso, Steve Page, fundador de Ocean Farm Technologies, ha creado una solución tan compleja como integral para mitigar el problema de la sobreexplotación marina y las enfermedades que tan fácilmente se esparcen en las granjas de pescado. 

Page, quien está especializado en Ciencias Ambientales, ha diseñado una esfera de paneles triangulares, basada en los domos geodésicos de Buckminster Fuller. Está fabricada con materiales reciclados, como plástico de polietileno, y reforzada con fibra de vidrio. Se trata de un hermosa esfera que funge como una red, pero no es para la pezca, sino para la crianza. En ella se pueden mantener a los peces alimentados, sin riesgos de contaminar con deshechos el entorno.

¿Por qué es sustentable?

pesca-sustentable-innovacion-acuicultura-esfera-domo-geodesico

Aún están siendo estudiadas sus posibilidades, pero estas son algunas de las ventajas que hasta ahora ya han sido comprobadas:

  • Realizar acuicultura a mar abierto implica que el océano será capaz de absorber los nutrientes que se usan en la granja, y no contaminarán las costas o sus cercanías como hasta ahora.
  • Gracias a que está ideado para pescar en mar abierto, puede evitar la sobreexplotación de las costas que conllevan las granjas tradicionales instaladas en ellas.
  • Es mucho menos intrusivo que las granjas actuales, fusionándose con el ecosistema marino y sirviendo de hábitat a los demás peces del entorno.

En términos productivos también funciona mejor:

pesca-sustentable-innovacion-acuicultura-esfera-domo-geodesico-2

  • Las granjas tradicionales de crianza suelen lidiar con el problema de los predadores marinos, como los tiburones, algo que este hermético diseño soluciona con sus redes, hechas con cable de metal galvanizado que ahuyentan a los predadores.
  • Su volumen hace posible criar en su interior hasta 7 mil peces.
  • Utilizando GPS y otros dispositivos, estos domos podrían crear circuitos de circulación, transportando la pesca por el mar y evitando así la dañina dinámica de  exportación terrestre de la pesca.

Además de todo…

Steve Page asegura que el sabor del pescado que crece a mar abierto es mejor, pues las aguas prístinas de ese inexplorado océano son más limpias que las más cercanas a la costa, o aquellas a donde llega la acuicultura a mar abierto. Esto lo hace, también, más saludable.

 

Pero, ¿por qué esto es necesario?

La acuicultura se concentra en Asia (80%), lo que significa también un monopolio de la pesca y la sobreexplotación de ciertos mares y costas. Esto recrudece tendencialmente el daño que esta actividad ocasiona al ambiente y el daño exponencial a la fauna marina.

La importancia de pescar sustentablemente

Para la FAO, en la pesca se encuentra la seguridad alimentaria de millones de personas, y resalta el potencial que tienen las aguas continentales y océanos para suplir las necesidades nutricionales de la humanidad. Este sector es tan importante en la actualidad que tan sólo en 2013 se registró una producción mundial de 80 millones de toneladas.

Pero la función de las aguas continentales y los ecosistemas acuáticos en la regulación de la temperatura y la fijación de carbono es  lo que hace urgente revertir la actual tendencia de sobreexplotación y contaminación para recuperar los servicios de los ecosistemas acuáticos y la capacidad productiva de los océanos.

No obstante, en los modelos de sostenibilidad productiva de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU), aún falta indagar en las posibilidades de relocalizar la pesca y renovarla con tecnología sustentable, como la propuesta por Steve Page.

Sólo así, lograr la soberanía alimentaria no estará peleado con la supervivencia de los mares y el mundo entero.

 

*Referencias: El estado mundial de la pesca y la acuicultura 
A Fishy Engineering Innovation
*Imágenes: innova sea



Más allá de reducir calorías, retoma el diálogo con tu alimentación

Seguir estas recomendaciones tiene mejores efectos que una dieta rigurosa basada en reducir calorías.

Es importante recordarnos que la reducción de calorías no debe girar en su totalidad sobre la idea de perder peso. Antes que nada, se debe tener bien claro que las calorías son la energía que nuestro cuerpo necesita para funcionar naturalmente. Pero sobre todo, que las hipótesis en torno a la salud y al consumo de alimentos han variado muchísimo a lo largo del tiempo. 

En este sentido, conviene recordar las francas palabras de Hipócrates, uno de los médicos más lúcidos de la antigua Grecia: “que tu alimento sea tu medicina”. La nutrición, vista en la Antigua Grecia como un complejo sistema que involucra metabolismo y bienestar, es hoy reducida a un hábito más en la vida; una necesidad de supervivencia. De ahí que nuestra más cercana solución a procurarnos alimento sea consumir en supermercados o en el peor de los casos, en establecimientos de fast food.

Y a propósito: ¿Sabes qué ingieres cuando comes fast food?

Paradójicamente, nuestra relación con la comida se ha convertido en algo nocivo que toca extremos, ya sea por el incremento de la obesidad o por el lado de los trastornos alimenticios. 

Frente a este panorama, en la actualidad podemos encontrar múltiples investigaciones que sugieren que reducir la ingesta diaria de calorías podría ser bueno para la salud, algo que, no obstante, debe ser tratado con cuidado y responsabilidad. Muchos científicos han puesto de manifiesto que se trata de un tema complejo, pero han logrado comprobar que reducir el consumo calórico puede ser benéfico, no sólo por el hecho de perder peso, sino por todo lo que ello implica.

Reducir calorías no necesariamente implica que aprenderás disciplina

alimentacion-como reducir-calorias-bajar-de-peso-consejos

Un estudio publicado en Jama Network analizó a dos grupos de personas cuyos índices de masa corporal eran distintos, pero ninguno propiamente obeso. Uno de los grupos mantuvo su dieta habitual mientras que el otro redujo su consumo calórico en un 25 % durante dos años. El grupo que redujo su consumo calórico vio resultados positivos a los 12 meses en cuanto a estados de humor y sueño, y remarcadamente en su vigor y vida sexual, mientras que en el otro grupo no hubo diferencias significativas. No obstante –y pese al rigor que implicó mantener una dieta baja en calorías durante dos años–, al terminar el estudio todos los participantes volvieron a sus prácticas alimenticias habituales, lo que demostró lo difícil que puede ser desarraigar algunos hábitos.

Por otro lado, investigadores como Robert Butler, han probado que reducir el consumo de calorías en exceso puede contribuir al decaimiento del libido y a una falta de energía en general.

Retomemos el diálogo con nuestra alimentación

alimentacion-como reducir-calorias-bajar-de-peso-consejos

Pero más allá de estos estudios, que resultan contradictorios entre sí, lo más importante debería ser el entender qué relación hay entre lo que elegimos comer y los efectos que produce este alimento en nosotros; ¿será que nuestra alimentación es capaz de moldear nuestra salud a niveles, incluso, emocionales? Tal vez la respuesta esté en retomar un diálogo con nuestra alimentación; aprender a diferenciar los efectos físicos y anímicos de cada alimento y ser honestos con nosotros mismos sobre el resultado. En este sentido, conviene retomar las lecciones de Hipócrates sobre la posibilidad de que la alimentación sea, también, una herramienta para estimular el proceso natural de sanación y bienestar en el cuerpo humano, y cómo es que la cualidad primordial de la alimentación podría ser de corte “preventivo”, es decir, que funge como una especie de escudo invisible frente a los agentes externos de la vida, aquellos que podrían hacernos entrar en desequilibro (o enfermedad). 

Vale la pena poner en la mesa algunas recomendaciones que ha hecho la OMS para reducir calorías de manera saludable. Esta organización propone, entre otras cosas, que el consumo calórico esté en resonancia con el gasto de energía del individuo, y se tome en cuenta el índice de masa corporal de cada persona dependiendo la estatura, así como la edad y el género. Las grasas no deben superar el 30 % de la ingesta calórica total para evitar un aumento de peso y éstas deben ser de origen natural, como las de aceite de olivo o aguacate. Estar atentos también a la cantidad de sodio que ingerimos es importante; está comprobado que la sal, por ejemplo, puede ser sustituida por el chile,  mientras que el potasio, presente en verduras y en frutas como el plátano, puede mitigar los efectos negativos del sodio.

retomar dialogo alimentacion como reducir calorias consejos-

Te aseguramos que seguir estas recomendaciones tendrá mejores efectos que una dieta rigurosa basada en reducir calorías, que para muchos es imposible de seguir. Reducir calorías no debería ser la meta, en su lugar te proponemos buscar la calidad en los alimentos que consumes, al fin y al cabo, los beneficios (o perjuicios) los notarás haciendo efecto en tu vida diaria.

*Referencias: The Benefits of Calorie Restriction