¿Por qué podría ser buena idea dejar de comer camarón?

El proceso detrás de la crianza o la pesca de camarón podría ser suficiente razón para que hagas un esfuerzo y dejes de comer este delicioso marisco como mecanismo de presión para la industria.

El camarón es indudablemente uno de los mariscos preferidos alrededor del mundo. Sin embargo, como suele suceder con otros alimentos, los trayectos que los camarones cumplen antes de llegar a tu supermercado podrían ser razón suficiente para cuestionarnos sobre si no sería momento indicado para dejar, al menos temporalmente, de consumirlos.

Ese camarón que degustaste con alegría hace unos días, básicamente tiene dos orígenes probables. O es de granja o es ‘salvaje’. En el primero de los casos, la mayoría de granjas de camarones se establecen sobre la costa, justo donde pueden recibir agua marina de las olas tras romper. Pero esto implica que también reciben las toxinas contenidas en el mar. Para combatir estos contaminantes, las granjas suelen ser preparadas con grandes cantidades de químicos, entre ellos pesticidas, antibióticos, sosa cáustica, bórax y otros. Además, se calcula que para establecer sus granjas, el personal ha acabado con el 38% de los manglares alrededor del mundo –un estudio de la Universidad de Yale reporta que en Bangladesh existen zonas que, debido a las granjas de camarones, se han vuelto completamente inevitables.

En cuanto al otro origen, es decir, que sean capturados directamente en el mar, la tragedia no es menor. Se calcula que los buques camaroneros, se calcula, de acuerdo con Treehugger, que por cada kilo de camarón se recogen 20 kilos de pesca indeseada, que termina en la misma red de los pescadores –tiburones, estrellas de mar, tortugas, etc. Por si no fuese suficiente, en Estados Unidos analizaron camarón importado, proveniente de distintos países, y etiquetado como “listo para comer”. Como resultado obtuvieron registro de 162 variedades distintas de bacteria, que probaron resistir a diez tipos de antibióticos.

La propuesta de dejar de comer camarón puede ser un tanto radical, y sobretodo muy incomoda, sin embargo mientras los niveles de consumo no bajen significativamente será difícil que la industria camaronera revise y cambie sus procedimientos. La mesa de la conciencia está puesta, y tú decides que comer.

 



Científicos encuentran cocaína en camarones de río

Los camarones analizados en ríos del Reino Unido contienen trazos de cocaína y pesticidas nocivos para la salud.

La contaminación no sólo vicia el aire que respiramos; nuestros residuos también llegan al mar. Cada vez más animales marinos se ven afectados por el plástico, que se encuentra hasta en nuestros propios cuerpos. Pero el daño va más allá. Científicos del Reino Unido han encontrado cocaína en los camarones provenientes de los ríos de este país. Así es: hay trazos de droga en los mariscos que varios consumimos. 

No se trata de un caso aislado, ni de un suceso extraño. Para el estudio publicado en la revista Environment International, que puede consultarse aquí, en julio de 2018 se tomaron muestras de 15 sitios que abarcan cinco zonas del área de Suffolk. A través de un biomonitoreo cauteloso, se determinó que había pesticidas y farmacéuticos en dichos entornos. ¿Qué quiere decir esto? Que aquellos químicos utilizados por la población terminan en el río e impregnan a sus habitantes acuáticos

Este no es un problema reservado al Reino Unido, pues claramente no son los únicos consumidores de farmacéuticos. Los trazos de farmacéuticos que se liberan a través de la orina y que llegan a los ríos por el drenaje son los principales culpables y, por ejemplo, un estudio realizado en México quizá arrojaría datos similares. 

Otras drogas descubiertas en los camarones fueron ketamina, un tranquilizante de alta potencia, y tramadol, un opioide usado para tratar dolores crónicos. También se hallaron muestras de pesticidas que el Reino Unido ha prohibido por su grado de letalidad, como fenuron. La transparencia de los ríos no oculta ninguna práctica nociva; todo lo que se hace en tierra firme puede encontrarse en ellos. 

¿Eso significa que comer camarones importados nos afectará? No en primera instancia. De acuerdo con el estudio, las concentraciones halladas en los camarones no son suficientes para causar un daño inmediato en quien los consuma. Pero no por eso debemos respirar tranquilos. Sabemos que el daño acumulativo si comemos productos contaminados puede ser real a largo plazo. 

Este sorprendente hallazgo sirve para recordarnos que nuestros hábitos dejan huella. De alguna forma u otra, lo que desechamos acaba por regresar a nosotros. No estamos separados del lugar que habitamos, hay una conexión que nos une al resto de los seres que viven en el entorno. Por eso el desarrollo de una conciencia sobre lo que compramos, consumimos y tiramos es vital para mantener este delicado equilibrio. 

 

También en Ecoosfera: 10 acciones contra la contaminación por plástico



Ver estos documentales te inspirará a detonar un cambio desde tu alimentación

¿Necesitas motivación para mejorar tu alimentación? Ver esta serie de documentales te obligará a hacerlo.

The Game Changers (2018)

Dirigido por Louie Psihoyos y con James Cameron como productor ejecutivo, The Game Changers cuenta la historia de James Wilks, entrenador y ganador de The Ultimate Fighter, mientras viaja por el mundo en busca de la verdad detrás del mito más peligroso del mundo: la carne es necesaria para tener la cantidad de proteína necesaria, así como la fuerza y ​​la salud óptimas. Al entrevistar a atletas de élite, soldados, científicos, íconos culturales y héroes cotidianos, James cambia su relación con la comida y su definición de  fortaleza. El lanzamiento mundial será a finales del 2018.

 

Well Fed (2017)

¿La modificación genética puede usarse de manera sostenible y para aliviar el hambre y la pobreza? Dos amigos de Ámsterdam discuten sobre los organismos genéticamente modificados (OGM) y van en busca de la verdad. Esta manera de contar la historia hace que un tema difícil sea amigable, tanto para las personas que saben algo sobre los OGM como para quienes nunca han escuchado sobre el tema.

Teaser de Well Fed, de Karsten de Vreugd en Vimeo

 

Sustainable (2016)

Esta película descubre el futuro de la agricultura: un matrimonio de tradición milenaria y ciencia innovadora. Los pioneros de la industria de todo Estados Unidos revelan los secretos detrás de la salud humana y la protección del medioambiente. Entretejidos en estas historias están los principales expertos de la industria alimentaria, que conectan los puntos entre la agricultura, el medioambiente, la economía y la salud pública.

 

Hungry for Change (2012)

Este documental se creó con la intención de exponer los secretos sobre la dieta, la pérdida de peso y todo aquello que la industria alimentaria no quiere que los consumidores sepan. La película también trata de explicar la conexión entre los alimentos que comes y su efecto hormonal en el cuerpo, haciendo énfasis en el consumo de azúcar y su rol en las enfermedades crónicas y de obesidad.

 

Fat, Sick and Nearly Dead (2011)

Este documental habla sobre la comida, la salud y la longevidad. El resultado es una historia inspiradora, que busca mostrar que existe la esperanza de tener una vida saludable. Fat, Sick and Nearly Dead narra la historia de Joe Cross, quien es obeso y padece una enfermedad autoinmune que le exige tomar esteroides para curarse. Cross se compromete a beber sólo jugos hechos con frutas y verduras frescas, con la esperanza de perder peso.

 

Forks Over Knives (2011)

Forks Over Knives tiene un objetivo ambicioso: salvar tu vida. El documental se zambulle en la exploración de todos los ingredientes tóxicos que la gente consume diariamente y que crean una adicción similar a los narcóticos. El director, Lee Fulkerson, hace una dieta de alimentos integrales a base de plantas durante 6 meses. Al final, Fulkerson ha perdido peso, duerme mejor y tiene más energía.

 

Vegucated (2011)

En parte un experimento social y, también, una aventura parcial, este documental estilo guerrilla sigue a tres antiguos amantes de la carne que hacen un paréntesis de 6 semanas en su dieta habitual y adoptan un estilo de vida vegano. A lo largo de la película, los protagonistas resisten la tentación de las vacaciones familiares y los buffets, y tratan de luchar contra el impulso de volver a su estilo de vida.

 

Food, Inc. (2009)

Este documental es una buena manera de aprender la manera exacta en la que los cultivos y la carne van de las granjas a la mesa. La película le da un rostro humano a sus personajes, que son agricultores que luchan por sobrevivir mientras trabajan en cuatro grandes industrias alimentarias.

 

Food Matters (2008)

Este documental es una mirada rápida y directa al estado de salud de las personas. Repleta de expertos en nutrición y médicos, la película propone que invertir en los alimentos que consumes puede ser tan importante como financiar investigaciones para el tratamiento del cáncer pues, a largo plazo, los alimentos nutritivos pueden salvarte de las enfermedades crónicas.

 

Super Size Me (2004)

Este filme obliga a la audiencia a pensar dos veces antes de ingresar al drive-thru. Morgan Spurlock, el director convertido en conejillo de Indias, come en Mc Donlad’s todos los días durante 1 mes; el médico que visita le expresa su preocupación porque tendrá insuficiencia hepática, y el experimento continúa.