Acuerdo de Asociación Transpacífico: medidas placebo para la protección del medio ambiente

El borrador del Acuerdo de Asociación Transpacífico revela que el capítulo ambiental del mismo no define ninguna medida tangible para proteger recursos naturales, tomar acciones para prevenir el cambio climático o sancionar a las compañías que dañen el medio ambiente.

“Se esperaba que el capítulo ambiental del ATP fuera un amistoso endulzante público que compensaría lo amargo del resto del texto, pero es un ejercicio de relaciones públicas sin dientes. No hay protecciones ambientales obligatorias. Al compararlo con el capítulo de propiedad intelectual, que mandata sanciones penales y otras intervenciones, queda claro que las mayores empresas estadunidenses continúan mandando en la negociación del ATP”, explicó Julian Assange con respecto al borrador secreto del Acuerdo de Asociación Transpacífico que Wikileaks hizo público a través del New York Times y de La Jornada.

Aunque las negociaciones del ATP (TPP, por sus siglas en inglés: Trans Pacific Partnership) han durado más de tres años, tiempo durante el cual lentamente se ha dado forma al borrador del Acuerdo, los detalles del mismo se han mantenido en secreto (hasta ahora). Los impactos del mismo serán globales ya que algunos de los miembros, que incluyen Japón, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda, representan alrededor del 40% del PIB mundial, otros de los 12 países participantes incluyen a México, Canadá, Perú, Chile, Singapur, Vietnam y Brunei.

wl-tpp-cartoon

La versión del Acuerdo que obtuvo y publicó Wikileaks data de noviembre del 2013 y fue el resultado de las negociaciones entre los representantes de los 12 países participantes. El capítulo ambiental del mismo es extremadamente decepcionante: carece de un mecanismo para hacer cumplir las estipulaciones, no definen una aplicación de las reglas ambientales y además le permite a las empresas demandar a los gobiernos que busquen establecer medidas ambientales que afecten su desarrollo.

Uno de los principales problemas —y quizá el más preocupante— del Acuerdo es la sección que trata con la explotación insustentable de los recursos marítimos (la pesca, conservación de tortugas y mamíferos marinos). El acuerdo establece que cada país debe tomar sus propias medidas para controlar la pesca ilegal y desmesurada, siguiendo las estipulaciones internacionales.

Ante todo, el ATP es un recordatorio de que las trasnacionales y las empresas estadounidenses controlan al mundo, y que estas tienen el poder de ignorar la importancia de la conservación de la biodiversidad, las comunidades locales y métodos comerciales sustentables.

El documento original se encuentra siguiendo este enlace.



¿Qué tipo de aire respiras tú? 1 de cada 8 muertes están vinculadas con la contaminación

Un reporte de la Organización Nacional de la Salud nos indica que las condiciones del aire son mucho peores de lo anticipado, y una de cada 8 muertes a nivel global es causa de ello. ¿Qué podemos hacer ante esto?

Cuando pensamos en “calentamiento global”, lo primero que nos viene a la mente es el futuro. Un futuro más o menos lejano en el que la naturaleza acabe por romperse y los humanos tengan que usar toda su tecnología para sobrevivir en condiciones de separación. O Quizá nos venga a la mente el derretimiento de icebergs, esos hermosos monstruos de hielo que no resisten el calor y acabarán por descompensar el balance geográfico. Pero la verdad es que pocas veces pensamos que, en el presente y aquí donde estamos (lejos del polos y lejos del futuro), está habiendo consecuencias fatales.

Y mientras la mayoría de nosotros no pueda hacer mucho más que cambiar nuestro estilo de vida a uno más consciente a un nivel doméstico y local (elemento fundamental en la suma de factores), los gobiernos sí podrían tener un alcance enorme y crucial . Y no necesariamente lo hacen.

Al día de hoy ya hay no miles, sino millones de personas muriendo víctimas de la contaminación. Un nuevo reporte de la Organización de Salud Mundial estima que 7 millones de humanos murieron prematuramente en el 2012 como resultado de enfermedades causadas por la polución del aire. Más específicamente, 1 de cada 8 muertes causada por la contaminación. La vasta mayoría fue del sureste de Asia y el oeste del Pacífico (China y las Filipinas).

sky-china

Por supuesto, las amenazas a corto y a largo plazo de la contaminación y el cambio climático están relacionadas. Las plantas de electricidad de combustible fósil cerca de Beijing afectan tanto a la salud de las personas como a la atmósfera. Contribuyen a la acumulación de emisiones que cambiaran el clima en un futuro (y ya lo están haciendo).

El reporte asegura que las prácticas más sustentables en industrias como el transporte, la energía, el manejo de desperdicios pagarán por sí mismos. Incluso afirma que, en la mayoría de los casos, estrategias más sanas también serán más económicas a largo plazo, debido al costo de las enfermedades de las personas que lo sufren.

Recordemos que no hay tal cosa como un “debate en torno al cambio climático”; el cambio climático existe, y es causado por el humano. Mientras los gobiernos y los intereses políticos se decidan a hacer algo al respecto, nosotros, a nuestra pequeña pero poderosa escala, podemos protestar cada vez más al hacer cambios en nuestra vida.



10,853 de 10,855 científicos están de acuerdo: el calentamiento global está sucediendo, y es culpa de los humanos

Virtualmente todos los artículos científicos pubicados en 2013 aceptan el cambio climático. No existe tal cosa como un debate en torno a esto.

Contrario a lo que los conservadores puedan sugerir, no existe ningún debate en la comunidad científica acerca de si el cambio climático es real. Es real y es causado por el humano. Como el geoquímico James Lawrence Powell continúa probando, las únicas personas que siguen discutiendo acerca de esto son los que no están haciendo las investigaciones.

En un avance de su proyecto actual, Powell revisó cada uno de los estudios científicos publicados en medios académicos durante el calendario del 2013 y encontró 10,855 en total. De ellos, solamente dos rechazaron el calentamiento global antropogénico. El consenso se ve así:

Screen-Shot-2014-03-25-at-6.16.26-PM

De lo anterior, Powell ha desarrollado una teoría propia:

Muy pocos de los negadores públicos del calentamiento global han escrito artículos académicos en los que digan explícitamente que el antropogénico global es falso. ¿Por qué? Porque entonces tendrían que proporcionar la evidencia y, evidentemente, no la tienen.

¿Qué se puede concluir de esto?

1. Hay una montaña de evidencia científica a favor del calentamiento global antropogénico y no hay evidencia convincente en su contra.

2. Aquellos que niegan el calentamiento global antropogénico no tienen una teoría alternativa para explicar el incremento observado en el CO2 atmosférico y la temperatura global.

Estos dos datos juntos significan que el así llamado “debate acerca del calentamiento global” es una ilusión, un engaño conjurado por un puñado de científicos apóstatas y una media desviada y a veces conspiradora, pagada por compañías de combustible fósil y fundaciones de derecha.

El calentamiento global no es un debate, es una realidad.