8 métodos simples y realistas para vivir de manera ecológica

Esta es una serie de tips que cualquiera puede implementar en su vida diaria sin mucho trabajo y en cualquier momento.

Estos son algunos consejos realistas y viables para llevar una vida más ecológica, sencilla y saludable. Aunque algunos dependan del tipo de clima en el que vivas, todos los tips se pueden implementar en el hogar y todos son económicos, sencillos y efectivos.

 

Calefacción solar pasiva: incluso si no puedes pagar un sistema de calefacción solar para tu casa (que aún pueden ser bastante caros), si tienes suficiente luz solar directa durante el invierno, implementar calentadores pasivos de luz solar puede aumentar efectivamente la temperatura interior y reducir la necesidad de fuentes de energía externa.

Ventanas aislantes o con sombra: al bloquear la luz directa del sol de las ventanas durante el verano y añadir cortinas aislantes en el invierno, los hogares pueden mantenerse frescos en verano y cálidos en invierno, sin necesidad de utilizar energía extra.

Secado solar: en una cultura en que la electricidad y el gas son bastante baratas, tendemos a usarlas generosamente, especialmente para secar nuestra ropa o calentar nuestros hogares o el agua. Una manera efectiva de reducir las emisiones de gases de invernadero o combustibles fósiles es simplemente secar nuestra ropa al sol después de lavarla. De esta manera, además, evitas que tu  ropa se gaste demasiado y se acabe más pronto. Para aquellos que viven en lugares más fríos, se pueden implementar estantes para secar telas en el interior de una casa. Tal vez tarden más en secar, pero tanto el ambiente como tu ropa se beneficiarán de ello.

Cargadores solares: los cargadores solares para teléfonos, iPods y otros dispositivos te permite aprovechar la energía renovable de los días soleados. GoalZero es una de las marcas que distribuye este tipo de cargadores. Y otro es  WakaWaka, que además tiene luces LED para poder leer en la noche.

Reúsa el agua de tu casa: dependiendo de los reglamentos de tu país acerca de la recolección de agua pluvial, puedes utilizarla para regar tus plantas o lavar platos. Recolectar el agua después de bañarte en tina también es una buena idea para ahorrar este recurso. Toda esa agua sirve después otras funciones como jalar el baño, por ejemplo. Otro método es tomar baños de regadera más cortos, o al estilo “marinero”, que es apagar el agua mientras te lavas el pelo o te enjabonas. Jalar el escusado tantas veces también es una de las formas de desperdicio de agua. Cuando sólo haya orina en el escusado, puedes prescindir de jalarle.

Harapos reusables para limpiar: como bien lo apuntó Bea Johnson, la reina del “cero-desecho”, no tienen que utilizar toallas de papel para limpiar tu casa; siempre puedes usar tiras de ropa vieja o toallas viejas para limpiar todo, y además te durarán mucho más tiempo.

Germinar y cultivar en casa: aprender a germinar tus propias semillas es una sencilla manera para entrar al mundo de los huertos domésticos, y es mucho más económico y saludable. De esta manera puedes estar seguro de que tus productos están libres de fertilizantes y no requieren mucho espacio ni sol. Aquí te compartimos una guía para germinar semillas y una guía para crecer verduras y hierbas a partir de las que compras en el mercado.

Limpiar con productos verdes y caseros: uno de los grandes problemas de contaminación marina es el uso de detergentes tóxicos. Hay maneras de preparar tus propios productos de limpieza en casa, aquí te decimos cómo, y también hay varias marcas de detergentes ecológicos, tanto de trastes como de ropa, que se pueden encontrar en el supermercado.



Sabiduría milenaria sustentable para aplicarla en tu hogar

El daño provocado por el consumismo se puede resarcir con pequeños y valiosos hábitos.

El consumismo es una praxis que se expandió apenas el siglo pasado. Por milenios las personas usaron sus recursos al máximo. El manejo de una casa era un arte en el dominio de la sustentabilidad, pues se esperaba que las cosas  tuvieran un uso máximo.  Aunque los hogares tenían un promedio de al menos ocho hijos,  el consumo de energía y agua era mínimo porque los hábitos de sus integrantes eran cuidadosos.

Las culturas nativas, por su parte, algunas que aún persisten, honraban casi ineludiblemente la significación de la naturaleza. En una especie de simbiosis ontológica, las culturas ancestrales situaban su relación con el medio ambiente en el más alto valor de su sentido existencial. Los seres humanos eran uno con la natura, no había división, mucho menos jerarquías, y en la mayoría de los casos, el respeto era  garante de la convivencia armónica con el universo. 

Aunque a inicios del siglo XX no existía la tecnología de hoy, y por ello los hogares eran más sustentables, lo cierto es que la mentalidad sobre el aprovechamiento de los recursos era latente. La cultura de lo desechable es relativamente nueva, asociada cabalmente a la comodidad. Pero, ¿es tan molesto renunciar a ciertas facilidades del consumismo, a cambio de una vida más sustentable, y de una expansión acertada de la conciencia colectiva?

Hace falta mirar solo unos cien años atrás, para recuperar milenarias prácticas sustentables que perdimos culturalmente en un fugaz y desafortunado chasquido.

Por ello, te compartimos algunos hábitos milenarios que de recuperarse, ayudarán al planeta con la sencilla modificación de tus hábitos cotidianos:

1. Aprende a zurcir tu ropa: aunque sea económico reemplazar tu ropa rota por nueva, recuerda que esta es una práctica muy cómoda. No necesitas nuevas cosas si aprendes a hacer pequeños y discretos arreglos, que además te harán valorar más lo que ya tienes.

 

2. No compres cosas desechables: si eres mujer ya hay toallas femeninas ecológicas. Lava tus trapos o toallas cuando limpies, evita asear con utensilios desechables, es bastante irresponsable.

 

3. Recolecta el agua de los desagües: con ella puedes regar plantas  o jalar el escusado, esto se hacía usualmente en la mayoría de los hogares hasta hace muy poco.

 

como hacer hogar sustentable ecologico consejos sustentabilidad

4. Aprende a enlatar alimentos de la temporada: anteriormente se acostumbraba a hacer enlatados naturales de conservas  de los alimentos de temporada, y tenerlos de reserva para otras épocas. Esta práctica incentivaba la economía local, y evitaba depender de alimentos de importación, que demandan entre otras cosas, la quema de hidrocarburos para su transporte.

 

5. Sustituye el súper mercado por el mercado: ahí encontrarás productos más frescos, generalmente locales, y libres de transgénicos.

 

como hacer hogar sustentable ecologico consejos sustentabilidad

6. Seca tu ropa colgándola: en primavera el viento y el sol la secarán rápidamente, y cuando las condiciones ambientales  lo impidan, cuélgalas adentro, se secarán pronto por la tibieza del ambiente.

 

como hacer hogar sustentable ecologico consejos sustentabilidad

7. Cultiva en tu hogar: puedes sembrar desde aditivos para cocinar, hasta frutas, verduras, y legumbres, que además le devolverán un poco de naturaleza a tu vida.

 

8. Compra productos de belleza (shampoo, jabón o maquillaje) elaborados con ingredientes naturales, no derivados del petróleo.

recetas-jabones-ecologicos-caseros-artesanales

9. Aprovecha la energía solar: no sólo como luz natural, también como fuente para recargar tus aparatos, hay cargadores solares para muchas cosas como celulares, relojes, calculadoras, etc. 

 

10. Emplea elementos de limpieza poco agresivos, como bicarbonato de sodio o vinagre.

 

como hacer hogar ecologico sustentable refrigerador gasta energia

11. Es complicado que sustituyas tu refrigerador, el aparato que más energía consume, pero adopta algunos hábitos para ahorrar energía como: 

 

* Mantenerlo en entre 3 y 5°C, y el congelador en entre -17 y -15°C.

* No lo ubiques cerca de una fuente de calor.

* Limpia los carretes del condensador que se encuentran detrás o debajo del refrigerador por lo menos una vez al año.

 

12. Usa ollas de presión: gastan poca energía, emplea sartenes y ollas con fondo plano y con un diámetro superior al de la superficie de la parrilla, así la cocción será más rápida y ahorrarás energía.

 

 

13. Sustituye la mentalidad del consumismo: esto es lo más importante para regresar hacia una cultura más consciente, no necesitas comprar sistemáticamente. Muchos objetos pueden tener una vida prolongada si decides darles el debido valor de uso que tienen.

 

También en Ecoosfera: 10 tips para hacer tu hogar más ecológico



Te decimos cómo mantener el calor corporal con tus propias manos

En caso de que desees ahorrarte el uso de electrodomésticos para mantenerte en calor, estas son algunas alternativas

El frío en esta temporada, además de convertirnos en víctimas de varias capas de ropa, puede llegar a inmovilizarnos e inclusive alejarnos de los brazos de Morfeo, por lo que buscamos cobijo cálido a través de la calefacción en el coche o en las recámaras e incluso, en caso de tener la oportunidad, usamos la chimenea.

Sin embargo, estas alternativas requieren de energía eléctrica que no sólo sube los costos de la cuenta sino que también genera más contaminación en el medio ambiente. Esto trae como consecuencia afectaciones en varios ecosistemas alrededor del mundo…

Por ello, en caso de que desees ahorrarte el uso de electrodomésticos para mantenerte en calor, estas son algunas alternativas:

Al levantarte, dale un masaje a tu rostro a fin de estimular la microcirculación y darle un efecto calorífico. Basta con frotarte las manos, calentarlas y masajear las aletas de la nariz, las orejas, la frente, la barbilla y las mejillas.

Cubre tu cabeza para evitar que el calor corporal se escape.

Masajea los pies y las manos durante el día, aun con guantes, calcetines o medias puestos. Esto ayudará a reactivar la energía, mejorando la circulación y aliviando las tensiones.

Frota las palmas de las manos una contra la otra.

Mantén tanto el vientre como los riñones calientes a través de la ropa, brebajes calientes y respiraciones profundas (inflando el estómago a la hora de inhalar y desinflándolo a la hora de exhalar).