Top 5: las compañías más malvadas sobre la faz de la tierra

Por sus métodos insustentables, prácticas dudosas y su explotación del mercado global, estas 5 compañías se merecen un lugar en el top de las más nocivas del planeta.

Estas compañías han hecho de todo: desde privatizar el agua, llevar especies al borde de la extinción para rematarlas después y hasta han contratado a mercenarios para infiltrarse en grupos opositores, han sobornado a gobiernos corruptos, y  han obligado a campesinos a comprar productos transgénicos. Su único propósito es acumular más riqueza, sus estrategias no tienen escrúpulos y se aprovechan de un paradigma que asegura la inequidad social en el mundo. Estas son algunas de las peores compañías del mundo:

5. Nestlé

Sector: Alimentación y salud.

Nestle-first-half-results-pros-and-cons

La página oficial de Nestlé describe a la compañía como “líder en alimentación, salud y bienestar en el mundo”.

Acto de injusticia: privatización y comercialización del agua del planeta

De acuerdo a un estudio de Hang The Bankers, Nestlé busca establecer un dominio sobre el recurso más preciado del mundo: el agua. Sus tácticas son tan despreciables como su fin: buscan comprar o invertir en regiones económicamente débiles, cuyos gobiernos dan la bienvenida a inversiones extranjeras,  y luego explotan los recursos acuíferos de la región para después venderlos a precios exorbitantes, en comparación al menos, al costo de extraer el precioso líquido.

4. Mitsubishi

tunaresized

Sector: Electrónica, pesca, sistemas industrializados, y combustibles.

La compañía se estableció al final del siglo XIX como una firma de transportes, y ahora es una marca que representa más de 200 negocios en diferentes campos.

Acto de injusticia: pesca y congelamiento de atunes para venderlos después de que se extingan.

Es bien sabido que la sobrepesca del atún, en especial el Cola Azul, está llevando a la especie directamente hacia la extinción, al grado que en las próximas décadas esta dejará de existir. En vez de contrarrestar esta sobrepesca, o invertir en métodos sustentables de pesca, Mitsubishi hace todo lo contrario: continúa explotando los mares con la esperanza de que se acaben los atunes y así ellos puedan venderlos a precios altísimos. Actualmente pescan el 40% del atún mediterráneo que se vende en Japón.

3. Walmart

walmart-DFR-082213-7.JPG

Sector: Cadena de supermercados más grande del mundo

La compañía actualmente emplea a 2.2 millones de trabajadores alrededor del mundo. En México se les involucró en un escándalo por haber sobornado a las autoridades del INAH y del gobierno para construir ilegalmente un supermercado cerca de Teotihuacán.

Acto de injusticia: venta de transgénicos, explotación de empleados, arrasa con pequeños negocios.

El 85% de los productos que esta enorme trasnacional vende vienen de China, y es por esto que son tan baratos. Sus trabajadores, que llaman “asociados” perciben el salario mínimo, mientras que el CEO de la compañía gana muchas veces más de lo que estos ganan en un año en tan solo una hora. Si un Walmart abre en la zona, los pequeños comercios y sus dueños quebrarán en cuestión de meses.

2. Academi (Blackwater)

blackwater

Sector: Mercenarios

Fundada en 1997, Academi entrena a ex-soldados y los renta como “agentes de seguridad especializados”. Participan en guerras y también trabajan para Monsanto, infiltrandose en grupos que se oponen al rey de los transgénicos.

Actos de injusticia: Se estima que cada año Academi (que antes se conocía como Blackwater) entrena a 40 mil mercenarios. El gobierno estadounidense los contrató para participar en Irak, y actualmente el 90% de los ingresos de grupo provienen del Pentágono.

1. Monsanto

Monsanto1

Sector: Alimentación

Actos de injusticia: Venta de OGMs, obligan a campesinos de todo el mundo a comprar sus semillas, control del gobierno de EUA.

Monsanto es una de las compañías más poderosas del mundo ya que controlan una enorme sección del mercado alimentario global. La venta de sus transgénicos y herbicidas, pesticidas y fertilizantes han sido apoyados por Bono y hasta Bill Gates. Para Monsanto la alimentación del mundo no es más que un negocio, pero afortunadamente hay pueblos y gobiernos que se oponen al gigante. Actos inspiradores como el de los campesinos de Colombia y la prohibición de OGMs en Europa demuestran que sí podemos oponernos a Monsanto y a otras trasnacionales.

Sin embargo, no todo está perdido, todavía podemos cambiar el planeta y derrocar a estas nocivas compañías, en este vínculo podrás encontrar algunas ideas aplicables para hacerlo.



El atún está al borde de la extinción

Los biólogos marinos consideran al atún víctima de la sobrepesca, y aunque se han tomado medidas que intentan frenar este consumo desmedido, aún queda mucho por hacer.

El atún es una de las comidas más comunes y favoritas de las personas. Está presente en diversos platillos y en la gastronomía de muchos países del mundo. Esto se debe a su versatilidad y la facilidad con la que se prepara. También se debe a su valor nutrimental; poseen grasas insaturadas que benefician al corazón y los vasos sanguíneos.

Pero al ser uno de los pescados más comunes, su consumo excesivo y sin regulación lo ha llevado a formar parte de los animales que se encuentran en peligro de extinción. De las 8 subespecies que existen, 5 están al borde de la extinción, entre ellos el atún de aleta azul del Pacifico (Thunnus thynnus), mejor conocido como atún rojo. Como es altamente rentable, su comercialización se da prácticamente en todo el mundo.

Estos peces son fascinantes. Han sufrido pocos cambios desde los últimos 40 millones de años. Alcanzan una velocidad de nado de hasta 110 km/h. Además, viajan grandes distancias en poco tiempo por lo que reciben la denominación de pelágicos. Las hembras pueden gestar hasta 45,000,000 de huevos, cada una. El atún rojo puede llegar a medir hasta 3 metros y pesar 600 kg.

Japón es el mayor consumidor de este pescado, pues está presente en el sushi, uno de sus platillos más populares. Pero este consumo desmedido es lo que lo ha llevado a enfrentar una inminente desaparición. De acuerdo a los cálculos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) la población de atunes, desde 1970, se ha reducido en un 80%. Desafortunadamente, aunque es bien sabido que éste se encuentra en peligro, la misma NOAA se niega a incluirla oficialmente en la lista de animales en riesgo de extinguirse, por las consecuencias en la economía que esto implicaría.

Los biólogos marinos consideran al atún víctima de la sobrepesca, y aunque se han tomado medidas que intentan frenar este consumo desmedido, aún queda mucho por hacer. En Norteamérica los pescadores tienen restringido recolectar más de 957 toneladas. Algunos restaurantes han decidido retirar a éste de sus menús, pero al ser un platillo gourmet de alta demanda, tendremos que esperar a ver qué sucede.

Es cierto que este es un pescado muy delicioso, pero tengamos presente esta problemática y, en medida de lo posible, evitemos su consumo.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic

Earthgonomic
Autor: Earthgonomic


Monsanto patenta una flor que nunca pueda marchitarse

Al bloquear la hormona, dopando el agua de jarrón con ARN, Monsanto está alterando el flujo de la naturaleza.

Foto: http://21tubaroes.blogspot.mx/

Monsanto, esta compañía asociada con una serie de problemas ecológicos, económicos y de salud, ha lanzado la propuesta de crear unas flores que, una vez cortadas, puedan mantenerse por más tiempo. Para evitar que las flores se marchiten, la empresa de agroquímicos ha desarrollado un método que consiste en modificar temporalmente la función de ciertos genes vinculados con el envejecimiento de las plantas –moléculas ARN– y así bloquear la capacidad de las flores frescas de producir gas etileno. 

La multinacional explica que el gas etileno, la hormona de crecimiento natural, hace que las manzanas se pudran y los pétalos de las rosas se caigan,y  acelera la maduración de la fruta recolectada en un estado inmaduro, como de jitomates y plátanos. De manera que al bloquear la hormona, dopando el agua de jarrón con ARN, Monsanto está alterando el flujo de la naturaleza.

Con este descubrimiento, Monsanto piensa embotellar moléculas que consigan que las plantas florezcan, y, a su vez, utilizar aerosoles génicos que sean capaces de matar insectos como las hormigas coloradas y los alticinos. Para la empresa multinacional, “el esfuerzo floral representa un trabajo de detección temprana por equipos que han intentado identificar nuevas aplicaciones agrícolas para el ARN.”

Para el fotógrafo Mathieu Asselin, cuyo proyecto Monsanto: A PhotographicInvestigation podrás verlo dándole click aquí, explica cómo los lugares en los que Monsanto ha aplicado sus productos, han sido destrozados por su toxicidad: 

La parte más escalofriante es que, aún en la actualidad, no tenemos todavía una idea clara acerca de cómo los problemas de salud de la población van a evolucionar, y mucho menos se conocen los efectos que tendrán en las generaciones del futuro. Y este es un patrón que en las etapas tempranas se han repetido con los OGM. Es simplemente que no sabemos cuáles serán las consecuencias de la manipulación genética a largo plazo o a mediano plazo. […] Pero Monsanto va un paso antes al modificar genéticamente las semillas como el maíz, el algodón, la caña, alfalfa, soya, para que sean resistentes al Roundup (cultivos tolerantes al glifosato) llamado Roundup Ready Seeds. Las consecuencias en humanos se han mostrado en lugares como Argentina, donde gran parte de la población que vive cerca de estos cultivos rociados con estos herbicidas han desarrollado diferentes tipos de problemas de salud, entre ellos malformaciones de los recién nacidos similares a los niños en Vietnam contaminados con Dioxin (el químico más poderoso que ha sido creado por el hombre, y el componente principal del Agent Orange). […] Como pueden ver, muchos de los productos de Monsanto se construyeron en lo que llamé una cascada de fracasos exitosos. La comercialización de estas fallas ha tenido una estrategia exitosa de trabajo para esta empresa estadounidense.