Los elfos son uno de los defensores ambientales más importantes de Islandia

Recientemente se detuvo un proyecto de carretera debido a que la ruta iba a pasar directamente sobre uno de los hábitats de elfos más importantes de Islandia.

En Islandia, esa tierra de fuego y hielo repleta de paisajes maravillosos e imposibles, abundan las historias del “folclor escondido” (Huldfolc en islandés): según las leyendas, miles de elfos construyen sus casas en los territorios salvajes. Pero más increíble aún es que, recientemente, los elfos han adquirido representación política.

450px-Elf_housesLos defensores de elfos unieron fuerzas con ambientalistas para solicitar a las autoridades locales que abandonaran un proyecto de carretera en el que se planeaba construir una ruta de la península de Álftanes (donde el presidente tiene una casa) a Reikiavik, pues temían que se perturbara el hábitat de los elfos y, además, señalaron que el área es particularmente importante porque contiene una iglesia de elfos.

El proyecto fue detenido por la Suprema Corte de Islandia. Así, mientras el resto de los escandinavos no toman en serio a sus criaturas mitológicas desde el siglo XIX, Islandia no toma nada de esto a la ligera. Björk alguna vez dijo lo siguiente:

Sí creemos en elfos. Es una especie de relación con la naturaleza, como con las rocas. Todos los elfos viven en las rocas, así que debes hacerlo. Se trata de respeto.



Sublimación de la abstracción: tomas aéreas de la exquisita topografía de Islandia

Ver desde otra perspectiva este territorio nórdico es, de alguna forma, redescubrirlo.

Islandia es un paraíso de insospechada geografía. En su territorio se yuxtaponen el hielo y la nieve: las formaciones volcánicas, los ríos glaciales e incluso algunas calurosas playas de negras arenas.

Ver toda esta riqueza simultáneamente, coexistiendo en un mismo espacio geográfico, se vuelve una experiencia multisensorial. Pero, ¿cómo contemplar toda esta diversidad en un solo plano?

fotografia-aerea-islandia-fotos

El fotógrafo Stas Bartnikas, apasionado de las tomas aéreas, nos permite hacerlo con la libertad de un ave. En el trabajo de este artista, la abstracción se vuelve una sublimación, y el territorio de Islandia –un país fotogénico, como él mismo lo define– puede ser explorado de una nueva y original manera, a partir de lo que Bartnikas llama “aero-arte”.

Contrario a sus contemporáneos –que usan drones para sobrevolar el territorio–, Bartnikas prefiere hacer sus capturas a la antigua: volando en pequeños aviones y helicópteros. Esto le permite ver con sus propios ojos los patrones, formas y colores de aquellos paisajes que de otra forma serían inaccesibles.

En el caso de Islandia, tener una vista de pájaro es sin duda un privilegio para los sentidos. Porque mucho de este territorio permanece prístino, apenas trastocado por la civilización. Y así lo demuestran contundentemente las fotografías de Stas Bartnikas, que nos permiten redescubrir este territorio nórdico.

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos



Nunca habías visto a Islandia, alucinante, de esta manera y desde el cielo (FOTOS)

Y a pesar que estos horizontes son accesibles, realmente permanecen virtualmente intocables por la civilización humana.

La belleza de Islandia habita entre la predominancia de los cuatro elementos básicos –tierra, fuego, aire y agua –, la frescura de la naturaleza y la sabiduría ancestral de su cultura. Y es que, al encontrarse entre el aislamiento y la fuerza extrema de la naturaleza, este país ha crecido en términos de la supervivencia y la fortaleza en medio de los volcanes activos, los valles ampliamente verdes, glaciares majestuosos, playas de arenas negras y ríos rugientes a lo largo de los paisajes.

Y a pesar que estos horizontes son accesibles, realmente permanecen virtualmente intocables por la civilización humana. La pureza de esta naturaleza permite trascender al respeto y al cuidado del planeta, permitiéndonos revelar los verdaderos lujos de la psique humana en conexión con los ancestros nativos.

Con este objetivo, Jakub Polomski, fotógrafo polaco, decidió inmortalizar los paisajes islandeses mientras volaba en un drone. Los resultados evidenciaron la belleza única de la tierra, del respeto a la naturaleza.