La conveniencia económica de hoy vs los beneficios de una buena salud mañana

Estudios disciernen las verdaderas implicaciones económicas de alimentarte sanamente o no hacerlo.

La mayoría de las personas aseguran que los hábitos poco saludables son el resultado de problemas económicos. Aseguran que los alimentos sanos son simplemente mucho más caros que la comida chatarra. Pero ahora, la ciencia refuta todo esto.

El estudio más sensato al respecto indica que sí, la comida chatarra es alrededor de un dólar (americano) y medio más barata por día, o alrededor de $550 dólares al año, que la comida sana. En un meta-estudio de 27 estudios en 10 países, investigadores publicaron en el British Journal que las carnes y proteínas tenían más diferencias de precios: las opciones sanas cuestan un promedio de $.29 dólares más que las opciones menos sanas. Otras categorías sanas de snaks, dulces y granos también cuestan más que las opciones menos sanas. Ninguna diferencia significante de precios se encontró entre jugos y refrescos sanos y menos sanos.

Los autores del estudio alertan que la conclusión del $1.50 al día está basada en comparar una dieta muy sana –una repleta de frutas, vegetales y pescado, por ejemplo- con una dieta llena de alimentos procesados, carnes y granos. La diferencia de precios, por lo tanto, está basada en un contraste extremo.

Adicionalmente, y lo más importante de todo, es que, mientras $550 dólares al año sí puede ser trabajoso para muchas personas, ese costo no incluye ninguna cuenta médica a la largo plazo, que sería producto de alimentarse con comida chatarra.

“Esta diferencia de precios es muy pequeña a comparación de los costos económicos de enfermedades relacionadas con una dieta deficiente, que serían dramáticamente reducidos con dietas saludables”, apuntaron los investigadores.

La obesidad, las enfermedades del corazón, la diabetes y el cáncer son cuentas “escondidas” que sin duda se revelarán a aquellos que se alimenten con demasiados productos procesados y comida chatarra.



Abu extraña a su nieta recién diagnosticada con Diabetes 1

Querida niña, Hace pocas semanas te diagnosticaron Diabetes 1, desde entonces cada que lo pienso me dan ganas de llorar. En alguna red social leí algo que me hizo sentido, lo cito textual (en mayúsculas): SHOCK Y ADAPTACIÓN AL DEBUT DE LA DIABETES, COMO EN TODA SITUACIÓN DE SHOCK, HAY UN PERIODO DE “CAOS/DESCONCIERTO” INICIAL, […]

Querida niña,
Hace pocas semanas te diagnosticaron Diabetes 1, desde entonces cada que lo pienso me dan ganas de llorar.

En alguna red social leí algo que me hizo sentido, lo cito textual (en mayúsculas):

SHOCK Y ADAPTACIÓN
AL DEBUT DE LA DIABETES, COMO EN TODA SITUACIÓN DE SHOCK, HAY UN PERIODO DE “CAOS/DESCONCIERTO” INICIAL, SEGUIDO DE UNA FASE DE “HUNDIMIENTO/DESESPERACIÓN”, PARA POSTERIORMENTE IR ENTRANDO EN LA “ACEPTACIÓN/RECUPERACIÓN” Y FINALMENTE LLEGAR A LA “ESTABILIDAD”, RETORNANDO AL CONTROL ACTIVO DE LA “PROPIA VIDA”.

Esto me hace entender que mis lágrimas no son porque elijo sufrir, son naturales y parte de esta nueva etapa en nuestras vidas.

Lo que sucede es que aún no te he visto como la niña que solías ser y eso es porque tu glucosa aún no está del todo ajustada, pero tu excelente endocrinólogo pediatra sugirió unos cambios que seguro te ayudarán a estar mejor.
Como son vacaciones ya saliste a pasear, te extraño, pero te quiero decir que me ha tocado ver en estos días de fiestas decembrinas a muchos jóvenes alcoholizados y cómo pierden su estado de conciencia. Entonces he pensado en ti querida niña, tu Diabetes 1, va a ayudarte a ser una mujer más sana, tu hígado no va a sufrir por tanto alcohol.

¿Por qué la gente no ve que el alcohol daña tanto a su salud y a su estado de conciencia? ¿Por qué no existen campañas de prevención efectivas?

¿Estaré en la etapa de encontrarle lo bueno a tu Diabetes? ¿Te convertirás en una mujer deportista y con buenos hábitos alimenticios? Hoy por lo pronto tan solo tienes tres años.

Blue Bayou.

 

Parte I: 7 consejos a 7 días de que mi nieta fue diagnosticada con diabetes 1



¿Dónde está el dinero asignado para los bebederos en las escuelas? Cuestionan organizaciones mexicanas al gobierno

Aún no hay información sobre cuántos bebederos han sido instalados aún cuando el dinero ha sido asignado.

Foto:www.chilango.com

Cuando se trata de encontrar los motivos por los cuáles la población mexicana, sobre todo en las últimas décadas, ha aumentado exponencialmente sus niveles de obesidad, las respuestas suelen apuntar a que se trata de un asunto cultural. Sin embargo, es muy curioso, pues el aumento alarmante de los niveles de obesidad justo coincide con el tiempo en que las fronteras han sido abiertas a la entrada masiva de comida chatarra.

Estudios apuntan cómo en México no solo es más barato comer chatarra que comida sana, también cómo la distribución de los productos hace que sea mucho más accesible conseguir una producto chatarra que uno sano…

Lo anterior es un indicador de que la cultura mucho se define por lo que hay disponible. Es decir, si las personas, quienes generalmente tienen poco tiempo libre, en sus tiempos de compra disponen mucho más fácilmente comida chatarra, esto perneará su cultura.

Lo anterior es altamente importante, y apunta a que es necesario volver accesibles los productos sanos para los habitantes. En parte por ello en la estrategia nacional contra la obesidad es importante para decenas de organizaciones civiles la incorporación de miles de bebederos a las escuelas públicas.

Los niños han ido en las últimas décadas acostumbrándose a beber bebidas azucaradas cuando tienen sed; lo que resulta fatal para su salud. Por ello es crucial que aumente la cultura del consumo gratuito de agua natural en las escuelas con los bebederos.

Este es el Cuestionamiento

En 2015 fueron asignados $1 mil 360 millones 87 mil 240 pesos para la instalación de bebederos en las escuelas. Sin embargo, la organización El Poder del Consumidor ha encontrado que es inexistente la información sobre el tema. Según el director general del Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (Inifed), para 2015 se tenía programada la instalación únicamente de 1 mil 500 bebederos. De estos, aún no se cuenta con información sobre cuántos han sido instalados y cuánto han costado.

Según un censo de 2013 del Cembe, en 2013, de 145 mil 427 escuelas públicas de nivel básico, solo el 18% tenía bebedores instalados. Es decir, aún faltaban 118 mil planteles por cubrir.

Ante la nula información organizaciones de la Alianza por la Salud Alimentaria cuestionan al gobierno. ¿Dónde está el dinero y los bebederos en las escuelas?

Si te suena, pregúntaselo tu también a Aurelio Nuño y a la SEP.