¿Te gusta beber leche? Entonces debes leer esto

Al beber leche o consumir otros productos lácteos estás también consumiendo hormonas, sangre, colesterol y hasta cancerígenos. Aquí te damos algunas otras razones para evitarlos y algunas nutritivas alternativas.

Muchos de nosotros estamos acostumbrados a acompañar nuestro desayuno con algún lácteo, ya sea la leche en nuestro café o cereal, un poco de queso o yogurt con la fruta. El consumo de lácteos ha sido asociado con ciertos detrimentos para la salud, por ejemplo los lácteos contienen grandes cantidades de grasas, colesterol y lactosa que son muy dañinos.

Estas son algunas razones por las que debes dejar de consumir lácteos (o consumirlos en menores cantidades):

  • Causa inflamación de los tejidos blandos

La caseína, una proteína en la leche que es empleada en la producción de algunos pegamentos produce una inflamación de los tejidos blandos, especialmente en los niños, está asociada con dificultades respiratorias. En particular, médicos recomiendan una dieta libre de caseína para niños con autismo.

  • Se fermenta en el estomago

La lactosa, el azúcar de la leche, es muy difícil de ingerir ya que a partir de los dos años de edad nuestros intestinos producen menos lactasa, la encima que digiere la lactosa. La inflamación estomacal asociada con el consumo de productos lácteos se debe a que estos se fermentan en los intestinos, causando problemas digestivos como hinchazón, gases y otras dificultades.

Estudios han asociado el consumo de productos lácteos con el acné y arrugas en la piel.

  • Contiene sangre animal

Los crueles métodos de ordeñar a vacas comerciales ocupan máquinas que causan heridas en las tetillas, estas sangran y en ocasiones se infectan. La leche comercial por lo tanto contiene sangre y a veces pus. A la leche se le agregan químicos para contrarrestar toxinas adicionales.

  • Está asociada con el cáncer de próstata

Según estudios recientes, hombres que consumen grandes cantidades de lácteos tienen un riesgo mayor del 11% de desarrollar cáncer de próstata según un estudio reciente, para los hombres de más de 60 años el riesgo es mayor.

Claro que no todo está perdido para los amantes de los lácteos, hay muchas deliciosas alternativas a la leche y los riesgos de consumir lácteos generalmente están asociados con grandes cantidades, así que un poco de queso o un yoghurt de vez en cuando probablemente no nos haga daño. Recuerda que para cuidar de tu cuerpo hay que escucharlo y si sientes que algo te cae pesado lo mejor es evitarlo en el futuro.

Estás son algunas recetas para preparar deliciosas (y hasta orgánicas) leches a base de semillas y frutos:

Leche de Almendra

Leche de Amaranto

Leche de Quinoa



4 maneras de usar la quinoa en deliciosos platillos

La quinoa es un ingrediente ideal para dietas para el corazón, el sistema digestivo y la salud emocional.

La quinoa, grano originario de los Andes, es considerado como un super alimento rico en hidratos de carbono, fibra, calcio, magnesio, oligoelementos, proteína y omega 3. Además ha sido seleccionada por la FDA –Food & Drugs Administration, en EE.UU.– como uno de los cultivos con seguridad alimentaria: posee una mayor adaptabilidad a todo tipo de ambientes, así como una composición nutricional bien equilibrada en aminoácidos. 

Gracias a ello, y que posee bajo contenido en grasas, es un ingrediente ideal para dietas para el corazón, el sistema digestivo y la salud emocional. Ya que es un demulcente, antigástrico, antiinflamatorio y cicatrizante natural, se usa como remedio natural para esguinces, torceduras, distensiones musculares, entre otros malestares físicos. 

Estas son algunas recetas ideales con este súper alimento: 

– Tabulé de quinoa. Necesitas: 2 tazas de agua, 1 taza de quinoa, 1 pizca de sal, 1/4 taza de aceite de oliva, 1/2 cucharadita de sal de mar, 1/4 taza de jugo de limón, 3 jitomates cortados, 1 pepino cortado, 1 cebolla picada, 2 zanahorias ralladas, 1 taza de perejil picado. Modo de preparación: En una olla, poner a hervir agua; y una vez hervida, agregar la quinoa, la pizca de sal. Bajando un poco el fuego y tapándolo, dejar que se cocine durante 15 minutos. Pasado el tiempo requerido, dejar que se enfríe a temperatura ambiente. Mientras tanto, agregar aceite de oliva, jugo de limón, sal de mar, jitomates, pepino, cebolla, zanahoria y perejil. Mezclar y servir. 

–Quinoa con frutas. Necesitas: 1 taza de quinoa, 2 tazas agua natural, sal de mar, 4 dátiles, manzana y peras deshidratadas, 1 cucharada de azúcar, 2 tazas de leche de almendras, pasas, 1 plátano, canela, nuez moscabada y 1 cucharada de vainilla. Modo de preparación: Colocar dos tazas de agua y la taza de quinoa en una olla para hervir a fuego medio –hasta que el agua se evapore–. Agregar las dos tazas de leche de almendras, pasas, plátano, canela, dátiles, una pizca de sal de mar, manzanas y peras deshidratadas y azúcar. A medida que se vaya secando, ir acondicionando la leche y volver a cocer aproximadamente durante 10 minutos –hasta que las frutas se ablanden y la mezcla se vuelva cremosa–. Servir con la nuez moscada como adorno. 

– Quinoa basmático con champiñones y vino. Necesitas: 2.5 tazas de arroz basmático integral, 1 taza quinoa, 2 ramas de cebollín, 1 ajo en aceite de oliva, 1 cucharada de aceite, 1/2 caldo de pollo en tableta, 1/2 cucharadita pimienta de cayena, sal de mar, 1/2  cebolla, 1/2 cucharada Bijol, caldo de pollo, 1/2 cucharada de cilantro, 1 ramita de tomillo natural, 1 ramita orégano natural, 1/4 vino blanco. Modo de preparación: Agregar la cucharada de aceite de oliva en un sartén, salteando la cebolla, el ajo y los champiñones. Verter el vino. Adicionando el arroz y la quinoa, agrega los demás ingredientes y, al final, el caldo de pollo. 

– Quinoa con coco. Necesitas: quinoa germinada, leche de coco, sal, ajo, aceite de coco, portobello y cebollín verde. Modo de preparación: En una olla, agrega aceite de coco para sofreír ajo. Mezcla ahí mismo la leche de coco y la quinoa. Mezclar todo con un poco de sal. Taparlo y hasta que hierva, bajar el fuego. Apagar después de 15 minutos. 



EcoReceta: Sushi de aguacate y quinoa

El resultado, como intuirás, es frescura al por mayor.

Foto:thesmartcookieblog.com

Uno de los motivos que mantuvieron vivo a uno de los hombres más longevos de los últimos años, al boliviano Carmelo Flores, fue el consumo de quinoa. Es indudablemente uno de los superalimentos favoritos de la década, en parte porque cada vez más se ha estudiado sus beneficios. Además su sabor sobrio, y aún así exquisito, puede combinarse en todo tipo de recetas como ensaladas vegetarianas o snacks saludables.

La quinoa equilibra tus niveles de colesterol, revierte el estreñimiento y te da energía por sus minerales, hidratos complejos y proteínas. El aguacate, por su parte, previene enfermedades cardiovasculares, mejora tu vista y piel, aumenta la absorción de nutrientes en tu organismo, es un antioxidante, etc.

Por ser el aguacate y la quinoa un combo perfecto, hoy te compartimos esta receta de lo más original:

Sushi de aguacate con quinoa:

Quinoa+Sushi+5+8-7-2013+3-28-12+PM

Foto:thesmartcookieblog.com

Ingredientes

1 taza de quinoa

2 tazas de agua

3 cucharadas cafeteras de aceite de arroz negro

1 cucharada cafetera de jarabe de maple

1 pellizco de sal

1 pepino pequeño

1 manojo de espinacas

1 aguacate

4 sábanas de alga para envolver sushi

 

Instrucciones

Pon la quinoa en una olla y agrégale agua, hierve hasta que la quinoa la haya absorbido y quede cocida.

Mientras, corta el aguacate y el pepino en tiras delgadas

En un recipiente mezcla de vinagre, jarabe de maple y un poco de sal

Agrega esa mezcla a la quinoa

Esparce la quinoa sobre el papel de sushi 

Sobre la quinoa coloca la espinaca, un par de trozos de pepino para cada sushi y un par de trozos de aguacate

Envuelve y luego corta los sushis

[thesmartcookieblog]