Salvando a los gorilas del Congo: un orfanato de recuperación

Los gorilas de montaña están en vías de extinción debido al constante estado de guerra y deforestación que sucede en el Congo. El Orfanato Senkwekwe se encarga de regresarlos a la salud, tanto física como mental.

Los gorilas no sólo comparten el 98 por ciento de nuestro ADN, sino que comparten características esenciales del espíritu con nosotros. Y en la República Democrática del Congo, tanto los humanos como los gorilas son víctimas de inacabables guerras que devastan todo a su paso.

Las batallas, junto con la amenaza constante de cazadores furtivos, las enfermedades y la deforestación la han puesto en peligro la población de gorilas de montaña en el Centro de África. Al día de hoy viven sólo un poco más de 800 de ellos, la mayoría en las montañas Virunga y la mayoría han sido asesinados ya sea en la línea de fuego o atacados directamente por rebeldes que buscan robarse a los gorilas bebés.

Existen, sin embargo, refugios y reservas ecológicas que pretenden proteger a los gorilas de la muerte o el robo. Uno de ellos es el Orfanato Senkwekwe en el parque nacional de las montañas de Virunga, en el cual los trabajadores cuidan a los animales que han perdido a sus madres en manos de cazadores o de guerrilleros. El centro ofrece refugio a los gorilas que han sido traumados por la implacable violencia.

Pero incluso este refugio esta sitiado. Desde 1996, más de 136 trabajadores que han defendido el parque han muerto. Los rebeldes no solo buscan robar a los pequeños sino vender la carne de los gorilas adultos que se ha vuelto cada vez más popular en las ciudades en vías de desarrollo de África. En vista de la situación de ignorancia y de guerra y de la creciente deforestación, los gorilas no tienen mucha salida.

Mientras tanto, el centro Senkwekwe sirve como un oasis de clama, un lugar donde los animales pueden recuperar la salud tanto física como psicológica. Algo debe hacerse al respecto, quizá con intervención internacional. Todos sabemos que perder a los gorilas sería como perder una parte fundamental de nosotros mismos.



Entérate del desastre ecológico que se avecina en el Congo por la explotación de petróleo

2 de los parques de vida silvestre más biodiversos de la Tierra están ahora abiertos a la extracción de petróleo.

El Gobierno de la República Democrática del Congo (RDC) ha decidido abrir parte de los parques nacionales Virunga y Salonga a la explotación de petróleo.

Ambos parques son hogar de los gorilas de montaña, los chimpancés, los elefantes de los bosques africanos y otras especies raras, y pronto podrían dar la bienvenida a algunos visitantes nuevos: las compañías petroleras. Según informa Reuters, los dos sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO ahora serán abiertos para exploración y perforación petrolera.

La República Democrática del Congo ha estado sujeta a una creciente cantidad de inestabilidad y conflicto en las últimas décadas, pues hay compañías petroleras, gobiernos, grupos de milicias, cazadores furtivos y ambientalistas que tienen vastos intereses en la región.

congo-explotacion-petroleo-parque-virunga-salonga

Como resultado de la matanza de al menos 12 guardabosques en contra de la caza furtiva este año, el Parque Nacional Virunga tomó recientemente la decisión de prohibir la entrada a todos los visitantes y turistas hasta al menos el 2019.

La última vez que las compañías petroleras amenazaron con explotar esta parte de la cuenca del Congo, especialmente Virunga, se encontraron con la oposición masiva de activistas ambientales.

Sin embargo, el gobierno de la República Democrática del Congo ha defendido sistemáticamente su derecho a autorizar la perforación de petróleo y gas en cualquier parte del país y ha mantenido que están conscientes de que deben proteger la biodiversidad de su país.

congo-explotacion-petroleo-parque-virunga-salonga 2

El Parque Nacional Virunga

Es del tamaño de un país pequeño (tiene más de 7,800 kilómetros cuadrados) y su territorio abarca ricos bosques, sabanas, pantanos, costas de lagos, llanuras de lava, volcanes activos y montañas glaciares. Se reconoce como uno de los lugares más ecológicos de la Tierra.

Es el hogar de una cuarta parte de los gorilas de montaña en peligro de extinción en todo el mundo, junto con otras dos especies de grandes simios, el gorila de Grauer de las tierras bajas orientales y los chimpancés. Allí también habita una variedad de otras especies raras, como el okapi, el búfalo africano, los leones de África Central y el pavo real del Congo.

congo-explotacion-petroleo-parque-virunga-salonga 1

El Parque Nacional Salonga

El más grande de África, y el segundo más grande del mundo. Una reserva de selva tropical que es el hogar de una variedad igualmente deslumbrante en términos ambientales y de especies animales, sobre todo el bonobo y el cocodrilo de hocico delgado africano.



Increíble: gorilas muestran señales de que están aprendiendo a hablar, científicos

El caso más emblemático es el de Koko, quien ya había sorprendido al mundo comunicándose con señales hacia sus cuidadores.

Foto: independent.co.uk

En muchos puntos, los animales tienen actividades racionales, vinculadas a la memoria y el aprendizaje, por ejemplo. Incluso algunos parecieran resolver problemas complejos ¿te has preguntado si el cerebro de los animales también va hacia una evolución de lo racional? ¿Has observado especies que parecieran reflexionar y llegar a sus propias conclusiones? ¿o qué algunas han desarrollado una consciencia sobre sí mismos? (como cuando se miran al espejo y se reconocen).

Muchos de nosotros quizá hemos pensado en la posibilidad de que incluso los animales en algún punto desarrollen un lenguaje articulado con palabras y significados, y luego de descubrimientos recientes esta idea no es tan descabellada como podría parecer a algunos.

Investigadores de la Universidad de Winsconsin Madison han encontrado que una famosa gorila llamada Koko, conocida por haber aprendido señales para comunicarse con sus cuidadores (lo que implica mostrar una señal con un pensamiento premeditado) ha “desempeñado al menos 9 comportamientos voluntarios que requieren su control en su vocalización y respiración.

Los científicos creen que esta capacidad de control respiratorio es una intención de exteriorizar un discurso premeditado.

Koko ha saltado una grieta. Ella está mostrando el potencial, bajo las condiciones ambientales propicias, de que los simios desarrollen un poco de control (o sea intencional) sobre su tracto bucal. No es tan bueno como el control humano, pero es un cierto control.

En el siguiente video Koko parece seguir perfectamente el ritmo de la conversación: