Los espejos medicinales de la naturaleza, cuídate observando la forma de tu alimento

La naturaleza tiene sus analogías explícitas con el cuepo humano, tanto que muchas frutas y vegetales dialogan directamente con alguna parte específica de nuestro cuerpo. Baste ver las semejanzas en las formas para saber en qué nos benefician.

La naturaleza habla por medio de la forma, y apela a un sentido que todos los animales tenemos en común: la asociación. Así, cuando a nuestro cuerpo le falta potasio tenemos un súbito antojo por comer plátanos y jitomates; cuando le falta energía, recuerda la existencia de los chocolates. De acuerdo a su estado de balance, el cuerpo hace asociaciones entre las cosas que conoce y las cosas que en ese momento necesita. Pero el fenómeno es aún más fascinante. Mucho tienen que ver las formas y colores de lo que comemos con los beneficios específicos que otorga cada alimento; como si el mundo de las frutas y vegetales nos hablara directamente.

La zanahoria, por ejemplo, se parece a los ojos. La forma del ojo, la pupila, el iris y las líneas dentro del iris se ven muy parecidas. Alimentarnos con zanahorias sana la visión y ayuda a fortalecerla.

d0bb0-ojo_zanahoria

Las nueces, por su parte, semejan al cerebro, y son una de las mejores fuentes de Omega 3, Omega 6 y Omega 9, mismos que son absolutamente necesarios para su buen funcionamiento.

06681-cerebro_nueces1

Los tallos del apio podrían recordarnos al radio y al cúbito humanos. Son una fuente de calcio indispensable para nuestros huesos.

da499-huesos_apio

Los higos realmente se parecen a los órganos sexuales tanto masculinos como femeninos (vagina y testículos), y ayudan a la fertilidad. Contienen vitamina B6, la cual responde a la serotonina: la hormona de la felicidad.

69018-vagina_testiculos_brevas

Los plátanos son como una mano humana. Sobra decir lo que el potasio hace por los huesos y articulaciones, y ninguna parte de nuestro cuerpo tiene más huesos y articulaciones que la mano.

a8c0c-mano_gajo_banano

La papaya, cortada transversalmente, tienen un gran parecido con los intestinos, tanto en el color como en las vellosidades y la forma. Esta, como bien se sabe,  ayuda a limpiar el colon y permite el buen funcionamiento del aparato digestivo.

c0428-intestino_papaya

La estructura de la guanábana Cimarrona, mejor conocida como “Noni”, es similar a las células y, de hecho, actúa en su beneficio. Se utiliza popularmente como una terapia contra el cáncer.

b13ab-celulas_noni

Las fresas rebanadas podrían semejar dientes. Y estas no sólo los blanquean al ser frotadas contra ellos, sino que ayudan a mantener la dentadura fuerte y sana. Su color rojo también indica su parte homóloga para la salud de las encías.

0ea13-dientes_fresas

Los cítricos en general se parecen mucho a las glándulas mamarias y es sabido que ayudan a la buena lactancia y fijan el calcio, que es indispensable para el bebé.

80356-senos_naranja



5 señales de que tu otro yo intenta comunicarse contigo

El cuerpo humano tiene diferentes niveles o planos: físico, emocional, mental y astral o pránico. Cada uno percibe estímulos o información que pueden ser interpretados como mensajes. 

Hay habilidades sensoriales que puedes poner en sintonía para equilibrar el cuerpo y la mente.

El cuerpo humano tiene diferentes niveles o planos: físico, emocional, mental y astral o pránico. Todo lo que existe en el universo es información con energía plasmada en estos cuatro planos.

Cada plano recibe y percibe diferentes estímulos que contienen información y pueden ser interpretados como mensajes

6-senales-de-que-tu-otro-yo-intenta-comunicarse-contigo _C7A2231l_1860
Christine Ödlund

Sin embargo, el ajetreo de la vida cotidiana, sus rutinas y sus dinámicas no suelen ser terreno fácil para desarrollar las habilidades del plano energético, pues además vivimos dominados por una idea de superioridad de la razón, que ha delegado a la intuición a las estepas del más básico instinto.

Pero por momentos, ese yo intuitivo sale a relucir en diferentes manifestaciones tangibles (sensaciones en el cuerpo) o intangibles (en el subconsciente).

Aprender a notarlas y entender sus mensajes es parte del trabajo que los seres humanos vienen a desarrollar en la Tierra.

6-senales-de-que-tu-otro-yo-intenta-comunicarse-contigo greatsolareclipse-l_1486
Christine Ödlund

Síntomas de que tu otro yo intenta comunicarse contigo

Tienes sueños vívidos o visiones durante la meditación

Aquí es cuando nuestras mentes están tranquilas y estamos más abiertos a las posibilidades. Es probable que surjan escenarios o personajes que captarán nuestra atención.

Especialmente cuando sueñas, estás alineado con otros niveles de vibración. Antes de meditar o dormir puedes pedir consejos con sinceridad y deliberación.

 

Tus sentidos son más nítidos

Quizás viste algo o hueles una flor que te recuerda a alguien fallecido. Al principio no sabrás lo que estás sintiendo, pero mantente tranquilo y abierto a la experiencia.

 

Sabes cosas que no puedes explicar

¿Alguna vez has tenido la sensación de que sabías algo que no sabes cómo aprendiste? Esto podría ser tu otro yo, que te brinda información. Mantente abierto a recibir el mensaje.

 

Sientes escalofríos frecuentes y aleatorios

Si alguna vez estás hablando de algún difunto o alguna experiencia y tienes una sensación escalofriante, eso podría ser una indicación clara de que tu otro yo intenta comunicarse contigo.

Aunque esta no siempre es la más placentera de las sensaciones, recuerda que es una longitud de onda diferente. Así que no tengas miedo cuando suceda: las energías intentan guiarte.

 

Sientes que estás siendo guiado

Algo te empuja en una dirección, y tu intuición no puede darle sentido. Al mismo tiempo, tu intestino está luchando contra la sensación, todo es desagradable porque no te resulta familiar.

Esta es una o más energías que percibes y que intentan llevarte a un lugar donde debes estar o revelar algo que está escondido para ti.



Si escuchas a una planta, ¿qué crees que te platique?

Gracias a este efecto de la flora, como es el del peyote y la ayahuasca, el cuerpo “habla” sin necesidad de las palabras pero de las sensaciones.

A diferencia del ser humano que usa el lenguaje verbal para comunicar sus sensaciones, pensamientos y concientizaciones, otros seres vivos aprenden a transmitir información a su propia manera. Por ejemplo, los perros ladran como un método de comunicar sus instintos; un bebé, el llanto como única vía de transmitir sus necesidades y sentimientos; una planta, sigue a los rayos del sol como medida de supervivencia. No obstante, ¿qué pasa con el resto de las plantas: realmente tienen un mensaje que transmitir?

Si bien hay plantas que proveen alimento y medicamento, algunas de ellas están tratando de comunicar sobre su historia ancestral y terrenal al poseer propiedades con el efecto de concientización sobre nuestros cuerpos. Gracias a este efecto de la flora, como es el del peyote y la ayahuasca, el cuerpo “habla” sin necesidad de las palabras pero de las sensaciones.

Dicen que los artistas poseen una sensibilidad más aguda cuando se trata de la comunicación entre las plantas y los humanos. Un ejemplo es Alex Grey o Luis Tamani, quienes han inmortalizado en cuadros las palabras de ríos, cascadas, plantas y animales de bosques y selvas.

plants-talk_iboga

Tamani, por un lado, se encarga de pintar visiones ceremoniales de la comunicación entre humanos, plantas y animales. Se trata de una relación profunda, única y valiosa capaz de no sólo amplificar la presencia en el aquí y en el ahora, también de proveer beneficios terapéuticos en casos de trauma y adicción.

Es decir que cuando una planta habla, como el tulsi o la espirulina, nuestro sistema nervioso se calma a través de una infusión o un superalimento. No se trata de una relación esencial para nuestra supervivencia, también para la salud y bienestar tanto físico como emocional.