¿Existe la comunicación arbórea? Sobre los complejos lazos del reino vegetal

En este genial video animado, la profesora Suzanne Simard nos explica la interconexión entre los árboles de un bosque.

En el siguiente video, la profesora Suzanne Simard, de la Universidad de British Columbia, relata la manera en que un árbol individual se relaciona con aquellos que lo rodean, así como las diferentes redes que permiten que todos los árboles sobrevivan. Según Simard, la interconexión de los árboles asegura la supervivencia de la mayoría pues, al contrario de lo que creía Darwin, no se trata de la supervivencia del más apto sino de la preservación de la mayoría mediante el apoyo de los demás. Quizá lo más sorprendente del video, y del trabajo de Simard, es que la comunicación sucede a través del fungi y de las raíces de los árboles, de manera similar a como las neuronas son responsables de la comunicación en el cerebro humano.

“Encontramos que el fungi conecta una planta a otra” explica Simard; mientras más nos alejemos del árbol encontraremos las raíces que participan en este intercambio. El fungi se alimenta del carbón de las raíces, que a la vez es pasado de un árbol al otro (01:39 del video), dependiendo de quién lo necesite.

Simard también señala que hay “árboles madre”, es decir, árboles muy viejos (el que ella nos enseña tiene unos 500 años) que tienen una red enorme a su alrededor, fungen como un hub que domina y se relaciona con todos los árboles que lo rodean, aunque éstos sean de otra especie.

Es un sistema complejo con muchas partes diferentes. Todas ellas trabajan juntas: el fungi trabaja con el árbol. Funciona como nuestro cerebro, en nuestro cerebro tenemos redes neuronales, tenemos neuronas y axones, y todas están físicamente conectadas, pero también están metafísicamente conectadas porque envían mensajes de un lado para el otro, aprenden una de la otra, funcionan como el ecosistema de un bosque. En un bosque, el trabajo conjunto entre un árbol y el fungi da mucha estructura, que se ve reflejada en la diversidad de especies […] y esa diversidad es la que hace que el bosque sea resistente.

A pesar de que en el video se exploran las múltiples fortalezas de un bosque, una comunidad que es capaz de resistir desastres naturales como incendios y tormentas, Simard concluye que la compleja interconexión entre los árboles no se ha podido adaptar a una de sus mayores amenazas: el ser humano. La científica narra cómo el ser humano, en vez de respetar los bosques, y especialmente a los árboles madre, los tala, haciendo caso omiso del legado que pueden dejar a los otros árboles. No obstante, después de morir, los árboles madre continúan contribuyendo a la comunidad, pasando nutrientes a aquellos que los rodean.

Aquí el video, que además de ser interesante y educativo, es hermoso:



Un pantano escondía este árbol milenario de 2,600 años de edad

El ejemplar de ciprés calvo forma parte de una colonia de árboles de humedal que se cuenta entre las más longevas del mundo.

La región del Río Negro en Carolina del Norte, Estados Unidos, es hogar de un ecosistema asombroso, en el cual se encuentran algunos de los árboles más antiguos de América del Norte. 

Recientemente, David Stahle, profesor de ciencias de la tierra en la Universidad de Arkansas, documentó uno de estos ejemplares de ciprés calvo (Taxodium distichum) de aproximadamente 2,624 años de edad. Stahle afirma que podría haber otros ejemplares de edad similar o incluso mayor. Sus resultados fueron publicados en el último número de la revista Environmental Research Communications.

rio negro cipres calvo
Río Negro, ciprés calvo

La zona del Río Negro ha sido una vía de transporte pluvial desde antes de la llegada de los colonizadores ingleses; las naciones indígenas que habitaban el territorio ya utilizaban el río como fuente de alimento y transporte.

Pero en los últimos siglos la deforestación, la urbanización y el aumento de las actividades ecoturísticas en la zona han colocado en una situación riesgosa a los cipreses calvos. Es por ello que los investigadores buscan crear conciencia sobre la fragilidad de este ecosistema, que podría aportar datos futuros sobre la información paleoclimática de la zona, esto es, del comportamiento del clima a lo largo del tiempo.

cipres calvo rio negro2

 

Árboles ancestrales

El profesor Stahle se valió de técnicas avanzadas de dendrocronología (el estudio de la edad de los árboles) utilizando datación de radiocarbono para determinar la edad de muchos árboles del Río Negro. Stahle ha estudiado los árboles de la zona desde 1985, pero sólo recientemente se fijó en la asombrosa edad de estos pobladores. El investigador solamente ha datado 110 árboles de entre miles, por lo que no descarta que algunos ejemplares superen los 3,000 años de edad.

En particular, el árbol de 2,624 años sería el quinto árbol más antiguo del mundo, según el ranking actual. Existen organismos vegetales como Pando, nativo de Utah, formado por colonias de álamos que están unidas bajo tierra por una red de raíces de más de 80,000 años de edad.

cipres calvo rio negro
Los investigadores no descartan que existan ejemplares que sobrepasen los 3,000 años de edad

Sin embargo, entre los árboles individuales, el del Río Negro asombra por su capacidad de adaptarse al medio húmedo y es un mudo testigo que observa nuestra modernidad desde sus raíces acuáticas de 26 siglos, sumergidas en las aguas. 

Este descubrimiento llevó a que un terreno de casi 7 hectáreas fuera adquirido por un patronato de conservación ecológica para ayudar a proteger y conservar el ecosistema de la zona.

 

También en Ecoosfera: Esto no es un bosque: son las “raíces” del superárbol más grande y longevo del mundo



Cada árbol esconde un universo

Estas fotografías microscópicas revelan el asombroso universo encontrado en las entrañas de un árbol.

Nuestras vidas se hilan por fragmentos. Nos forman los instantes, los recuerdos vagos y las conexiones inesperadas que a veces parecen resultar de un plan maestro. Así es también la historia de la naturaleza, que marca permanentemente el tejido de los árboles.

En estas fotografías tomadas directo del microscopio asoma el mapa celular de varias especies de árboles. Sus células forman un cálido caleidoscopio que recuerda a la composición de las estrellas, las mismas de cuyo material está hecha la vida.

arboles por dentro 7
Maytenus micrantha, corte transversal

Estas diapositivas están en exposición en el Museo Smithsonian de Washington, cumpliendo una labor doble. Además de cautivar, forman parte de una base de datos que guarda el perfil químico de estas especies de árboles.

Al consultarla, es mucho más sencillo detectar qué especies están siendo taladas para la trata ilegal de madera y así prevenir esta práctica, que ha arrasado con una cantidad inconmensurable de vegetación en Rusia y Brasil.

arboles por dentro 5
Picea pungens, corte transversal

Los árboles, además de embellecer el paisaje, son el soporte principal de esta vida que compartimos con millones de organismos. Son espectadores callados, que no sólo purifican el aire: guardan en su estructura la memoria de acontecimientos milenarios.

Maravíllate con las figuras que iluminan su interior:

Cornus controversa, corte transversal
Ailanthus integrifolia, corte radial
Quiina negrensis, corte radial
Salix fragilia, corte transversal
Ampelopsis brevipedunculata, corte transversal
Ricinodendron heudelotii, corte tangencial
Cornus kousa, corte transversal
Picea, corte radial
Colubrina arborescens, corte tangencial
Cornus stolonifera, corte transversal
Maytenus micrantha, corte tangencial
Prosopis juliflora, corte transversal
Cornus controversa, corte radial

 

* Fotografías: Brain Pickings