El suburbio más seguro del mundo no utiliza automóviles

En los setentas el pequeño pueblo de Houten en Holanda adoptó una forma de vida sin carros, más de treinta años después es un ejemplo inspirador de lo que se puede lograr al tener una cultura que no gira en torno a los automóviles

En 1979 Houten era un pintoresco pueblo construido alrededor de una iglesia del siglo XIV, sin embargo con la explosión poblacional del país, el pueblo con 5 mil habitantes debió adaptarse a una ciudad con 10 veces ese número de habitantes en poco más de veinte años. Para absorber este enorme cambio, el gobierno local decidió adoptar un plan completamente innovador: en vez de tener calles para automóviles, la ciudad solo tiene pasos peatonales y ciclovías; todos los edificios importantes en la ciudad están conectados por vías sin autos. Todo en la ciudad está cerca y todo es seguro.

Claro que Houten no está desconectado por completo del resto del mundo, tienen una ruta de automóviles que circunda la ciudad, y todas las casas del pueblo pueden ser visitadas en autos, sin embargo es un sistema que involucra salir de la ciudad y volver a entrar a ella a la altura del sitio que se quiere visitar. La estación de trenes también está conectada a la vía automovilística, pero al igual que las casas, es más fácil llegar a ella a pie que en coche. Las bicicletas pueden utilizar la vía automovilística, pero estas siempre tienen prioridad. En esta pequeña ciudad es común ver un coche que sigue a un grupo de ciclistas de la tercera edad a una bajísima velocidad.

¿Los resultados? Dos tercios de los recorridos en Houten son hechos a pie o en bicicleta. Los accidentes viales son mínimos en comparación con los de una ciudad del mismo tamaño en EUA o en Latinoamérica: entre el 2001-2005 murió tan solo una persona en un accidente de este tipo, una mujer de 73 años que fue atropellada por un camión de la basura.

Houten es el tipo de ciudad ideal para tener una familia con niños pequeños. A partir de los seis años cualquier pequeño puede ir a la escuela en bicicleta solo y no tendrá que cruzar ninguna calle con coches. Hay muchas personas de la tercera edad que habitan aquí porque es tranquilo y seguro.

En general, además de aire limpio, también se respira salud. Houten es un verdadero ejemplo a seguir, un gobierno con un poco de visión cambió la manera en la que se percibe la explosión poblacional y nos muestra como controlarla para brindar la mejor experiencia de vida posible para los habitantes.



Ver el cielo desde la ciudad te hace más feliz (un recordatorio para navegar tu día)

Reconectar con la naturaleza desde las ciudades es motivo para (re)diseñar ciudades cada vez más verdes y, por qué no, más felices.

Voltear a ver el cielo te hace más feliz. En diversas ocasiones se ha demostrado que estar en contacto con la naturaleza tanto como sea posible mejora la salud, pero sobre todo, es clave para recuperar y mantener la alegría; escuchar a un pájaro cantar, tener a la vista un árbol, o simplemente mirar al cielo frecuentemente son detalles imprescindibles para empezar a buscar la felicidad desde otros paradigmas.

Los espacios verdes en zonas de gran densidad urbana son más que un adorno o una casualidad. Por salubridad y hasta para contrarrestar los efectos del hacinamiento, en las metrópolis los paseos arbolados proveen enormes bondades, tanto para el bienestar mental individual como para el bienestar colectivo.

Especialistas de diversas áreas, tanto sociales como urbanísticas y médicas, se encuentran estudiando el impacto que tiene la ciudad en los seres humanos, y recientemente la gran influencia de los pequeños nodos verdes de las ciudades en la psique de sus habitantes. De acuerdo con una investigación liderada por el King’s College de Londres y publicada en la revista BioScience, basta con pequeñas exposiciones al aire libre en medio de la vida laboral para recobrar el ánimo. 

 

Diseño de ciudades para habitantes más felices 

ver elcielo te hace mas feliz felicidad

El urbanismo verde puede mitigar la presión que ejerce la ciudad en la vida de las personas, sean niños o adultos mayores, hombres o mujeres. Por eso el King’s College desarrolló este estudio. La idea principal del artículo que presenta los resultados de dicha investigación, más allá de redundar en los beneficios de reconectar con la naturaleza desde la realidad urbana, radica en alentar el diseño de las ciudades teniendo como fin primordial la creación de más y mejores áreas verdes que potencialicen la calidad de vida en las urbes contemporáneas.

La escritora Rebecca Solnit afirma en su libro Wanderlust que al caminar, el cuerpo, el pensamiento y el mundo encuentran ritmo y sintonía: incluso para una mente urbana, el acto de aproximarse a un balcón o un espacio abierto incrementa la felicidad.

Y aprovechando la conectividad tecnológica, el King’s College –en colaboración con J&L Gibbons, Nomad ProjectsA&E, el Van Alen Institute y la Sustainable Society Network– desarrolló una aplicación a partir de la cual se llegó a las conclusiones anteriores y se pudo comprender cómo la vida urbana está afectando el bienestar mental.

La app Urban Mind emite alertas durante el día al usuario para recordarle que reconecte con su entorno natural, por mínimo que éste sea, ya que el efecto de mirar por la ventana, salir a un parque o a respirar aire fresco durante unos instantes es restaurativo y puede durar varias horas, hasta en los momentos de claustrofobia masiva en una ciudad o inclusive al regresar a tu cubículo del trabajo.

square

Para entender cómo los diferentes aspectos del entorno urbano afectan el bienestar mental, Urban Mind recopila datos de sus usuarios en tiempo real. Con base en sus resultados, las organizaciones involucradas en el proyecto esperan aportar, para el futuro compartido, un mejor planeamiento urbano y una política social orientada a mejorar el diseño y la salud de los habitantes. La última recopilación de datos se encuentra en el estudio presentado en BioScience, mismo que puedes consultar en inglés en este link.

Conforme la población siga creciendo en el planeta, el secreto para mantener las ciudades en equilibrio será defender y procurar que el asfalto no se quede sin paisaje. Los huertos urbanos y la forestación vertical conformarán bancos de oxígeno, pero también puntos de encuentro, aprendizaje y esparcimiento.



La próxima generación de edificios limpiará el medio ambiente

En el futuro, los edificios realizarán funciones ecológicas y su eficiencia reportará beneficios concretos para el entorno.

La investigación y construcción de edificios verdes, cada vez más inteligentes, es una tendencia ya consolidada. Son cada vez más los espacios arquitectónicos que auto-regulan sus funciones climáticas, reciclan su energía o almacenan su propia agua.

Un ejemplo de lo anterior, es la sede de Laboratorios de Investigación Zeo, ubicada en Malasia, la cual prescinde para su funcionamiento, de cualquier influjo energético externo, como la electricidad o el gas –además de convertirlo en un edificio con cero emisiones de carbono–.

Actualmente, universidades y despachos de arquitectura alrededor del mundo, concentran sus esfuerzos en desarrollar modelos integrales, los cuales ya no se limitan solo a evitar la generación de desechos, sino que están diseñados para purificar su entorno inmediato.

diseno-de-ciudades-verdes-edificios-sustentables-arquitectura-ecologica

La firma de ingeniería multidisciplinaria Arup, publicó hace unos años un trabajo, en forma de infográfico, sobre las posibilidades tenco-sustentables de edificios proyectados para el año 2050 –según las tendencias tecnológicas proyectadas para los próximos años. 

edificio-ecologico-del-futuro

Según los especialistas de Arup, para el año 2050 el mundo se encontrará en los 9 mil millones de habitantes y un 75 % de los mismos vivirá en ciudades:

En el mundo de entonces, la tecnología estará más enfocada en solucionar problemas específicos de cada persona y habrá un flujo constante de elementos y recursos en evolución constante, todo con la finalidad de adaptarse a los cambios. Los edificios se asemejarán a organismos vivos y por tal razón, su estructura misma necesitará ser adaptable y multifuncional, con componentes dinámicos, inteligentes y reactivos. Estos también generarán recursos para su propia habitabilidad y contarán con fachadas y exteriores reactivos, casi como si tuvieran piel.

Si bien la hipótesis de la firma de ingeniería es bastante radical –casi como una historia de sic-fi–, y apela a un futuro positivo en el que tomamos acción sobre los impactos que implica nuestro actual modelo de desarrollo, es una opción bastante viable y no estaría nada lejos de materializarse. 

edificio-inteligente verde

Hace cuatro décadas, arquitectos como Ian McHarg, en Estados Unidos, y Robert Vale, en el Reino Unido y Nueva Zelanda, participaron en la cimentación de los fundamentos de lo que hoy conocemos como arquitectura sostenible –la cual desde un inicio estuvo inspirada funcionamiento de la naturaleza–.

La realidad actual, caracterizada por el encarecimiento de los combustibles y fuentes de energía, el cambio climático, la sobrepoblación en las ciudades, etc. nos demanda restablecer una relación armónica entre el interior y el exterior, entre los inmuebles y el medioambiente. Afortunadamente, una arquitectura orientada a la simbiosis con su entorno, se erige como una determinante tendencia del actual “arte de los espacios”.