El árbol que vuelve a las hormigas adictas a su nectar

El árbol acacia necesita de las hormigas para que lo defiendan de otros enemigos, y por ello las esclaviza a él dándoles un nectar que las vuelve adictas.

Mucho tiempo se pensó que la hormiga Pseudomyrmex ferruginea y el árbol acacia vivían en una relación simbiótica. El árbol proporcionaba su dulce néctar y las hormigas lo protegían de hierbas y otros animales. Pero ahora sabemos que, más bien, la relación es totalmente unilateral.

Screen shot 2013-11-13 at 4.49.04 PMEl árbol no sólo causa que las hormigas se vuelvan adictas a su néctar, sino también daña a las hormigas de manera que no puedan digerir ninguna otra comida. Martin Heil, investigador de la Unidad Irapuato en México encontró que las hormigas nacen con la habilidad de digerir un número variado de azúcares pero luego pierden su enzima invertasa, la cual ayuda a romper los azúcares.

Así, después de haber probado el dulce néctar del acacia, las hormigas dañadas sólo pueden vivir de él. El árbol las ha esclavizado para que lo protejan de sus enemigos, y a cambio les regala su néctar, sin el cual ellas sufrirían delirium tremens y después morirían.



Lecciones de resiliencia orgánica: las hormigas inventaron la agricultura (y encontraron un antibiótico natural)

Hasta 3 distintas especies de hormigas llevan millones de años creciendo hongos y protegiéndose con simbiontes de Actinobacteria, sin crear resistencia.

Los seres humanos nos jactamos de haber inventado la agricultura hace nada menos que 12 mil años, lo que nos supuso una ventaja evolutiva fundamental, sin la cual el mundo que hemos construido hasta ahora no existiría. También nos gusta presumir del uso de antibióticos a partir del siglo pasado, los cuales nos alivian de enfermedades que hace 100 años diezmaban poblaciones enteras. Pero nuestros logros como especie parecen modestos comparados con los de las hormigas.

Según un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, las hormigas han estado cultivando hongos desde hace unos 60 millones de años. El riesgo que conllevan estos cultivos es el de desarrollar parásitos que podrían diezmar las colonias de hormigas; por ello, algunas especies llevan un “traje” hecho de Actinobacteria, un simbionte que funciona como antibiótico natural y que las protege de los parásitos.

Una hormiga cubierta con un “traje” de Actinobacteria

 

El profesor Christian Rabeling, de la Universidad Estatal de Arizona, afirma que:

Los humanos aprendieron a emplear antibióticos con propósitos médicos hace menos de 1 siglo, mientras las hormigas han estado utilizando las secreciones antibióticas de bacterias desde hace millones de años para controlar sus jardines de hongos.

 

Antibióticos naturales

Los investigadores lograron este impresionante descubrimiento al observar las “criptas” que una especie de hormigas desarrolló en República Dominicana. Estas criptas parecen bolsillos similares a los de las hormigas actuales, para llevar consigo a las benéficas Actinobacterias. El descubrimiento fue posible gracias a que se encontraron algunos ejemplares de entre 15 y 20 millones de años conservados en ámbar.

Los investigadores combinaron información genética de 69 especies de hormigas actuales para reconstruir su árbol evolutivo a través del genoma, lo que los llevó a la conclusión de que el uso de Actinobacteria data de hace al menos 50 o 60 millones de años. Además, no se trata de la particularidad de una sola especie, sino de un caso de evolución convergente, donde el rasgo aparece en al menos tres especies.

Este descubrimiento podría tener gran relevancia en el futuro de los humanos (quienes, al parecer, tomamos todas las buenas ideas de la naturaleza), pues a lo largo de tantos millones de años no se encontraron signos de resistencia a los antibióticos en las especies analizadas. El traje bacteriano de hormigas que vivieron hace millones de años podría ser la clave para superar la grave crisis de resistencia a los antibióticos que se vive en el mundo, la cual cobra 700 mil vidas humanas cada año



La importancia de las hormigas en el planeta

Especies pequeñas que aportan grandes beneficios.

Las hormigas pertenecen a uno de los grupos con mayor cantidad de especies descritas en todo el planeta. De acuerdo con la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) actualmente se han contabilizado cerca de 13,000 tipos de hormigas, aunque se estima que podrían ser un total de 22,000.

Estos insectos pertenecen a los formícidos, los cuales se identifican por sus antenas y estructura en tres secciones con estrecha cintura. Junto con las avispas y las abejas, son especies que viven en estructuras sociales altamente complejas. Forman colonias que pueden incluir apenas unas docenas de integrantes que viven en pequeñas cavidades naturales, hasta familias compuestas por millones de individuos que se extienden por grandes territorios.

Hay que destacar que estos insectos juegan un papel muy importante en el equilibrio ecológico, ya que tienen un amplio espectro de alimentación que se asocia con numerosas especies de plantas y animales. Además, incrementan la materia orgánica, mejoran y la estructura del suelo, dispersan las semillas de arvenses, depredan a los artrópodos y dispersan insectos en las raíces.

thumbnail_16-03-24-hormigas-ecoosfera-(2)

Para algunos agricultores la presencia de hormigas puede resultar poco agradable debido a que se relacionan con plagas en algunas cosechas. Sin embargo, algunas culturas han aprovechado su presencia, ejemplo de ello es el sur de China, donde utilizan las redes de hojas de las hormigas tejedoras para proteger sus cultivos de cítricos.

Por otro lado, en algunas partes del mundo las hormigas representan una fuente de alimento rico en nutrientes, incluso de alta gastronomía, como lo son los escamoles que son conocidos como el “caviar mexicano” y trata de la hueva de hormigas.

Cada especie en el planeta forma parte de un equilibrio con los ecosistemas y por muy pequeña que sea una especie sus funciones dentro del medio ambiente son importantes.

Te invitamos a conocer más del esfuerzo de las hormigas y de muchos insectos más que guardan grandes secretos de la naturaleza en pequeños cuerpos.

 

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic