Además de ser muy molesto, el reflujo gástrico es un padecimiento crónico que daña la mucosa del esófago. Ocurre cuando la comida, contenidos ácidos o el material bilioso regresan al esófago. La solución ácida causa inflamación, irritación y hasta cicatrices en el esófago.

La mejor manera de evitar el reflujo es siguiendo una dieta balanceada, evitando consumir chocolate, alcohol, nicotina, cafeína, grasas y picantes. Las personas mayores u obesas tienden a sufrir más de reflujo porque la grasa abdominal interfiere con las funciones del esófago.

Si tienes reflujo y quieres evitar medicina alópata te presentamos con 7 alternativas naturales:

almonds

  1. Come almendras crudas: estas balancean el pH estomacal porque son una excelente fuente calcio.
  2. Bebe 60 mililitros de áloe vera diario.
  3. Empieza tu día con un vaso de agua tibia y jugo de limón fresco: beber esto 15 minutos antes de consumir cualquier alimento ayuda a balancear los niveles de acidez en el sistema digestivo.
  4. Come una manzana roja después de alimentos pesados.
  5. Té: controla los síntomas del reflujo bebiendo té de manzanilla, menta o Trigonella foenum-graecum
  6. Mastica chicle después de cada comida: masticar chicle incrementa la producción de saliva, que de acuerdo a algunos estudios reduce los niveles de ácido en el esófago.
  7. Duerme del lado izquierdo: dormir bocabajo o del lado derecho presiona el estómago, agudizando los síntomas del reflujo.