Top: 7 remedios naturales para controlar el reflujo gástrico

Te recomendamos alguno de estos métodos para controlar el molesto reflujo gastroesofágico.

Además de ser muy molesto, el reflujo gástrico es un padecimiento crónico que daña la mucosa del esófago. Ocurre cuando la comida, contenidos ácidos o el material bilioso regresan al esófago. La solución ácida causa inflamación, irritación y hasta cicatrices en el esófago.

La mejor manera de evitar el reflujo es siguiendo una dieta balanceada, evitando consumir chocolate, alcohol, nicotina, cafeína, grasas y picantes. Las personas mayores u obesas tienden a sufrir más de reflujo porque la grasa abdominal interfiere con las funciones del esófago.

Si tienes reflujo y quieres evitar medicina alópata te presentamos con 7 alternativas naturales:

almonds

  1. Come almendras crudas: estas balancean el pH estomacal porque son una excelente fuente calcio.
  2. Bebe 60 mililitros de áloe vera diario.
  3. Empieza tu día con un vaso de agua tibia y jugo de limón fresco: beber esto 15 minutos antes de consumir cualquier alimento ayuda a balancear los niveles de acidez en el sistema digestivo.
  4. Come una manzana roja después de alimentos pesados.
  5. Té: controla los síntomas del reflujo bebiendo té de manzanilla, menta o Trigonella foenum-graecum
  6. Mastica chicle después de cada comida: masticar chicle incrementa la producción de saliva, que de acuerdo a algunos estudios reduce los niveles de ácido en el esófago.
  7. Duerme del lado izquierdo: dormir bocabajo o del lado derecho presiona el estómago, agudizando los síntomas del reflujo.


Los 50 mejores remedios naturales para problemas comunes de salud (algunos deliciosos, todos eficaces)

El botiquín imprescindible para hacer de la naturaleza tu médico de cabecera.

Los remedios naturales han dejado de ser un complemento de los fármacos. Para cada vez más personas, la mejor manera de combatir –y prevenir– las enfermedades de los tiempos modernos es con algunas dosis de naturaleza.

Es significativo que, en tiempos cada vez más mediados por grandes avances médicos, se esté redescubriendo el tesoro de la medicina tradicional. Sin duda, esta tendencia está ligada a la sed de naturaleza que provoca nuestra vida artificial, sintética y sedentaria. Y también al hecho de que es precisamente ese estilo de vida el que está poniendo en jaque la salud colectiva.

remedios-naturales-caseros-enfermedades-comunes-problemas-salud

En ese sentido, intentar curarnos solamente mediante fármacos es entrar a un círculo vicioso. Porque a veces esos mismos medicamentos nos provocan terribles side effects. Y porque no están hechos para prevenir enfermedades, sino sólo para curarlas, lo cual dice mucho de la mentalidad contemporánea (curar lo antes posible, pero no hacer nada por prevenir).

Así que retomar un estilo de vida más saludable involucra acercarnos a la naturaleza: realizar ecoterapias –aunque estemos en la ciudad–, así como acercarnos a las bondades de los alimentos frescos que promueven la longevidad. Y no menos importante: hacer uso de plantas y flores curativas para prevenir o tratar problemas comunes de salud.

Guía de remedios naturales
para 30 problemas de salud cotidianos

remedios-naturales-caseros-enfermedades-comunes-problemas-salud

1. Anemia: vegetales de hoja verde y cítricos

Los vegetales de hoja verde como el kale, la lechuga, la espinaca o la acelga tienen mucho hierro, del cual hay una deficiencia cuando padecemos de anemia. Pero para absorber el hierro necesitas también tomar cítricos y frutas con vitamina C, como la toronja, el kiwi y la naranja.

2. Ansiedad: pasionaria

La pasionaria, también llamada pasiflora, es la flor del árbol que da la maracuyá. Tiene increíbles efectos antioxidantes y aceites esenciales cuyo efecto es analgésico y relajante. Por eso se recomienda tomar en infusión. Su acción ansiolítica es tan potente que incluso se usa para reducir el síndrome de abstinencia por tabaco, alcohol o comida.

3. Asma: gordolobo

El gordolobo es una planta mexicana de aspecto velludo. ¡Pero no te preocupes! En infusión es deliciosa y muy eficaz para tratar el asma. Sólo tienes que cocer sus ramas y flores en 1 litro de agua y tomar tres tazas calientes de infusión con miel al día.

4. Artritis: curcuma

Esta fuerte hierba a sido usada por milenios en la medicina ayurvédica de la india. Ayuda principalmente contra la artritis ya que controla la inflamación. Puedes encontrarla en polvo para usarla en platilos, pero es mejor tomarla en té. Sólo corta en rodajas un trozo mediano y hiérvelas por 5 minutos.

5. Caída del cabello: espinaca y bayas

La espinaca tiene hierro, el cual ayuda a prevenir la deficiencia de oxígeno en el cuerpo, lo que ayuda a evitar la caída del cabello. Puedes consumirla en un smoothie de leche de almendras y bayas –como moras, zarzamoras y arándanos–, que por su aporte de vitamina C ayudan en la formación de colágeno, el cual se encarga de mantener el cabello fuerte.

6. Cabello seco: aceite de ricino y de soya

El ricino es una planta de África, cuyo aceite se consigue fácilmente en tiendas especializadas en aceites y esencias. Es como la cápsula de vitamina E –tan famosa en tratamientos para el cabello– pero de la naturaleza, pues tiene gran cantidad de dicha vitamina, así como de ácidos grasos esenciales. Sólo tienes que aplicarlo durante las noches en el cuero cabelludo y en el cabello después de frotarlo en las manos.

7. Caída del cabello: clara de huevo

Bate cuatro claras y frótalas en el cuero cabelludo con movimientos circulares. Deja actuar media hora, enjuaga y lava. La clara del huevo tiene albúmina, que fortalece los folículos y las hebras del cabello.

8. Caspa: vinagre blanco

Contiene ácido acético, el cual crea un ambiente en el cuero cabelludo donde no pueden crecer hongos y levaduras. Sólo lava el cabello con una mezcla de agua y vinagre (una parte de vinagre por cada tres de agua), y deja que actúe por 4 minutos.

9. Cólicos: pericón

Tomar en infusión esta planta con olor y sabor a anís puede ayudarte eficazmente contra los cólicos. Pero tienes que hacerlo antes de que empiecen, o apenas empieces a sentir dolor. Pon a cocer los tallos: son los que más aceites soltarán en la infusión.

10. Colitis: encino

Esta planta puede ayudar a reducir síntomas de colitis porque reduce el exceso de líquidos en el intestino. Se usa un trocito de su corteza (como una cucharadita) en decocción para hacer un vaso de agua. Para aliviar la diarrea se toman 3 vasos al día.

11. Conjuntivitis: perejil

Un jugo con perejil, zanahoria y apio ayuda a mejorar la visión y actúa sobre los ojos y el nervio óptico. 

12. Controlar peso: nueces

Alimentos con grasas polinsaturadas, como las nueces, las almendras o los pistaches, te ayudan a sentir saciedad y te proveen de beneficios que las grasas saturadas no tienen. Come lo que te quepa en un puño de tu tipo de nuez favorita.

13. Comezón en la piel: propóleo

El propóleo tiene flavonoides, que son antioxidantes y regeneradores del daño celular. Además tiene propiedades analgésicas. Por todo esto, aplicarlo sobre la piel ayuda a quitar la comezón inmediatamente. Puedes conseguirlo en atomizador en tiendas naturistas y farmacias.

14. Comezón vaginal: yogurt

Normalmente es causada por hongos. De ser el caso, puedes aplicar yogurt directamente y dejarlo actuar por 10 minutos. Te aliviará, pero además sus probióticos regenerarán la flora de tu vagina y acabaran con las bacterias que estén ocasionando el daño. Hazlo todos los días durante una semana.

15. Depresión: plátanos

Los plátanos tienen triptófano, un aminoácido esencial que estimula el funcionamiento nervioso e incrementa los niveles de serotonina. Por eso, incluir esta deliciosa fruta en la dieta es un gran complemento para evitar los desajustes psíquicos.

16. Diabetes: diente de león

Puedes preparar algunas hojas en infusión o comerlas en ensaladas. Sirven para regular el azúcar en la sangre

17. Diarrea: agua de arroz

Para detener la diarrea debes preparar 1 taza de arroz en 4 tazas de agua durante 20 minutos a fuego lento. Puedes beber hasta 3 tazas del agua, tibia o al tiempo. Realmente funciona porque te ayuda a regular el intestino, y detiene la irritación estomacal por su contenido de almidón.

18. Disfunción eréctil: aloe vera 

Sí: el aloe vera regula la capacidad sanguínea. Así ayuda a evitar la disfunción eréctil, que es provocada por una mala circulación. Lo puedes tomar en smoothies, agregando ingredientes afrodisíacos como la almendra o el chocolate oscuro.

19. Dolor de cabeza: albahaca

La albahaca es una noble planta que puedes tomar en infusión, cociendo algunas hojas durante 2 minutos. Ayuda a aliviar dolores de cabeza que no sean causados por presión arterial inestable.

20. Dolor de cadera: cúrcuma y jengibre

Este dueto es un antinflamatorio ancestral. Toma una infusión hecha con algunas rodajas de ambas plantas todos los días, y los dolores en huesos y articulaciones irán desapareciendo.

21. Dolor de garganta: salvia

Hierve dos cucharaditas de salvia en una taza de agua por diez minutos. Cuela y añade una cucharadita de sal marina. Haz gárgaras cuando sientas un dolor punzante.

22. Dolor de riñones: palo azul

Esta maderita es usada en una infusión que adopta un color azul con matices dorados, y que es supereficaz para limpiar los riñones de la dolorosa arenilla. Por eso, es también una excelente forma de prevenir la formación de piedras. Sólo tienes que cocer algunos trozos y tomar 1 litro de agua durante el día.

23. Dolor de muelas: hoja de guayaba

La hoja del conocido fruto tiene cualidades anti-inflamatorias, por eso se utilizan para aliviar el dolor de muelas, haciendo gárgaras con una infusión al tiempo. Sólo tienes que hervir 40gr de hojas en un litro de agua y hacer las gárgaras 2 veces al día o cuando tengas molestias.

24. Estrés: lavanda y baño caliente

La lavada se puede tomar en infusión para relajar. Pero, alternativamente, puedes tomar un baño caliente con el aceite esencial de esta planta, lo que relajará todo tu cuerpo y tu sistema –pues es una forma de inhalar el benéfico vapor de la lavanda–.

25. Espinillas: vinagre de manzana

Sólo tienes que frotar directamente sobre las espinillas un poco de vinagre de manzana antes de dormir.

26. Fatiga: yerba mate

La yerba mate es un excelente energético que ayuda a la concentración. Si no sabes cómo tomarla, aquí te decimos cómo. Es muy amarga, pero la puedes endulzar con un poco de miel.

27. Gastritis: agua de coco

El agua de coco tiene ácidos grasos que favorecen el sistema digestivo. Pero además tienen un efecto desinflamatorio, y como la gastritis es la inflamación del revestimiento estomacal, la mejor manera de contrarrestarla es con un antiinflamatorio natural como el agua de coco.

28. Gripa: jengibre, cúrcuma y ajo

Esta combinación es infalible para tratar la gripa. El ajo es un potente antibiótico, el jengibre un gran analgésico y la cúrcuma es un desintoxicante. La combinación de estos tres ingredientes en una infusión con miel no sólo sabe mejor de lo que podrías esperar, sino que puede cortar la gripa mejor que cualquier medicamente sintético. Incluso la puedes tomar para prevenir resfriados (verás que sobrevivirás al invierno sin una sola gripa).

29. Hemorroides: papa

Raya una papa y haz una pequeña compresa con un trozo de tela. Aplícala en la zona durante varios minutos, varias veces al día. El almidón de la papa ayudará a aliviar los síntomas y a desinflamar.

30. Herida infectada: miel

La miel es un antiséptico natural que inhibe el crecimiento bacteriano gracias a su alta concentración de glúcidos. Poner un poco de miel sobre una herida infectada ayudará a su rápida curación. También calma el dolor y ayuda a cicatrizar.

remedios-naturales-caseros-enfermedades-comunes-problemas-salud

31. Hongos en los pies: vinagre

Sólo tienes que sumergir los pies durante 20 minutos en una solución de agua con un vaso de vinagre. Intenta hacerlo durante 1 semana y mira los resultados.

32. Indigestión: menta

Desde hace mucho, la menta es el mejor digestivo. Tomar un té de sus aromáticas hojas te ayudará a sentirte mucho más ligero.

33. Infección en vías urinarias: jamaica

Para prevenir o para tratar la infección en vías urinarias se tiene que poner un puño de flores en 1 litro de agua y hervir durante unos minutos. Debes tomar esta agua a lo largo del día, preferentemente sin azúcar. Si tienes molestias, verás que éstas desaparecerán en pocas horas.

34. Insomnio: hierba de San Juan

Si tomas una taza de té hecha con esta hierba, dormirás muy bien. Pero su efecto es tan potente que debes tener cuidado: usa solamente lo que alcances a tomar con tu dedo índice, medio y pulgar.

35. Mal aliento: aceite 

Se ha comprobado lo eficaz que es el aceite –ya sea de oliva o de coco– para tratar el mal aliento, gracias a sus propiedades antibacteriales. Sólo tienes que tomar una cucharada y mantenerla en tu boca por 20 minutos. Luego sólo enjuaga y cepilla tus dientes.

36. Mal olor corporal: clorofila

Bebe clorofila: es un pigmento que tiene hemoglobina, una molécula que transporta el oxígeno y que ayuda a regular un montón de cosas en el organismo (como los glóbulos rojos). Por lo mismo, se ha comprobado que ayuda contra el mal olor corporal. Sólo tienes que añadir una cucharadita a un litro de agua que sea tu agua de uso.

37. Mal olor en pies: bicarbonato de sodio y limón

El bicarbonato absorbe los malos olores, lo que lo hace un remedio muy poco invasivo contra el mal olor, ya que no suprime el flujo de la sudoración, sino que evita que éste ocasione mal olor. Si lo combinas con limón –que es antiséptico– verás que el mal olor dejará de insistir cada vez que te quitas los zapatos.

38. Moretones: cebolla

La alinasa es una sustancia natural que ayuda a estimular circulación de la sangre. Por eso basta con aplicar una rodaja de cebolla en la zona afectada del golpe, y así no aparecerán hematomas, o serán menos prominentes de lo que podrían ser.

39. Piel irritada: té verde

Una taza de té verde previamente enfriada y aplicada suavemente con un algodón ayuda a acelerar la recuperación de la piel, sobre todo después de la exposición al sol o a las toxinas de los radicales libres. Esto porque sus activos estimulan la reparación de los tejidos.

40. Quemaduras: miel

Si es una quemadura de primer o segundo grado, la miel te ayudará a aliviar u restaurar el tejido. Sólo aplícala en toda la herida, dejando solo un pequeño espacio para que respire la piel.

41. Reducir colesterol malo: diente de león

Tomada en infusión, las hojas de esta flor contribuyen a reducir los niveles de colesterol malo, pues por sus propiedades disminuye la síntesis de éste en la sangre. Puedes consumirla tres veces al día si tienes el colesterol alto y comprobar que después de 1 semana, éste habrá bajado.

42. Regular ciclo menstrual: hoja de frambuesa

Para las mujeres siempre es bueno tomar esta planta en infusión, pues en general combate los síntomas de todas las fases de la menstruación. Pero sobre todo, es útil para regular las hormonas, lo que a su vez regula el ciclo menstrual.

43. Resaca: Agua de coco y plátanos

El agua de coco te re-hidratara y te devolverá los electrolitos perdidos, mientras que el plátano repondrá todo el potasio que hayas perdido (pues el alcohol en exceso te hace perder potasio).

44. Flujo nasal: agua tibia con sal

Una solución de agua tibia con sal ayuda limpiar la mucosidad y a disminuir la hinchazón en la nariz por sus efectos antiinflamatorios. Debes usar media cucharadita de sal sin yodo en un vaso pequeño de agua. Luego pon un poco de la mezcla en la palma de tu mano e inhálala. Y para finalizar, suena tu nariz suavemente.

45. Sinusitis: eucalipto

El eucalipto tiene propiedades desinflamatorias muy potentes. Para tratar la sinusitis tienes que cocer un puñado de las hojas del eucalipto y aspirar los vapores, cubriendo tu cabeza con una toalla. Quédate así el tiempo que dure el vapor.

46. Sudor excesivo: papa

Antes de salir de casa, coloca por poco menos de 1 minuto una rodaja de papa debajo del brazo, en las axilas. Verás que sudarás mucho menos, porque la papa ayuda a absorber el exceso de agua gracias a su contenido de potasio. De hecho, también es bueno consumirla, pues el potasio ayuda contra la retención de líquidos que puede causar sudor excesivo –es decir, que el agua retenida por el sodio se escape por otros lados, como tus poros–.

47. Tos: limón con sal y pimienta

Nada más simple para cortar la tos de inmediato que chupar la mitad de un limón con sal y pimienta. Esta combinación recubre la garganta, la desinflama y desinfecta.

48. Uñas débiles: aceite de coco

Masajea diariamente tus uñas con un poco de aceite de coco: esto las fortalecerá paulatinamente.

49. Varices: castaño de indias

El ingrediente activo de su esencia, la aescina, ayuda a promover una mejor circulación sanguínea. Basta una dosis diaria de cien miligramos de extracto de este árbol, que se puede tomar en un poco de agua. Si además de eso sales a caminar 30 minutos al día, podrás despedirte de las varices.

50. Vómito: cedrón

El té de cedrón es usado en la medicina tradicional mexicana para aliviar el vómito y las náuseas. Además es antiespasmódico, lo cual es útil en caso de tener también dolores de estómago.



¿Cómo limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales? (Consejos prácticos)

Aplicando estos consejos puedes ser parte del cambio a una sociedad sin tóxicos y evitar el consumo de químicos en frutas y vegetales.

Tus vegetales y frutas pueden estar relucientes y hermosos, sin que sucumbas al uso de pesticidas tóxicos. Limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales es parte del cambio de una sociedad sin tóxicos, y una responsabilidad compartida que puede lograrse con pequeñas acciones. 

 

¿Por qué es necesario limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales?

como limpiar desinfectar-frutas-y-verduras vegetales-de-pesticidas

Los pesticidas son necesarios para evitar las plagas que, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), afectan a entre un 25 y un 35% de la cosecha mundial. El problema es que los químicos de los pesticidas se adhieren a las frutas y verduras que comemos e, ingeridos en grandes cantidades, pueden ser muy dañinos para la salud.

Lo más recomendable es consumir productos orgánicos. No obstante, te damos algunos consejos prácticos por si necesitas otra opción para limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales.

Estos consejos  te ayudarán a eliminar desde insecticidas hasta ceras que se usan para que brille la fruta:

Remoja en bicarbonato y vinagre

Esta opción te ayudará a eliminar gran parte de las sustancias tóxicas. Coloca un recipiente lleno de agua y agrega una cucharada de bicarbonato y otra de vinagre. Deja remojar las frutas y vegetales.

Utiliza vinagre de manzana

Basta con diluir un vaso de vinagre de manzana en 1 litro de agua y lavar los alimentos con esta mezcla para limpiar las frutas y los vegetales de los pesticidas que contienen.

Elimina hojas externas dañadas

Las bacterias que causan enfermedades crecen más rápido en las hojas en mal estado. 

Rechaza las secciones con hongos

Retira las áreas de frutas y verduras con hongos, cortes, heridas o zonas dañadas y demasiado maduras.

Utiliza un cepillo de dientes

Otra forma de limpiar las frutas y los vegetales es utilizando un cepillo de dientes. Frótalos suavemente, de modo que los residuos y las suciedades se eliminen por completo. 

origen alimentos ha dado cada país mundo-mapa

Vinagre y sal

Mezcla un vaso de vinagre con medio litro de agua con sal. Después introduce el alimento en la mezcla y deja que repose durante 30 minutos.

Retira la piel de frutas y vegetales

Aunque muchos nutrientes están en las cáscaras, también es la parte que más es afectada por los pesticidas. Limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales puede ser más fácil de lo que crees.

Vinagre, bicarbonato y limón

Remoja en agua, con una parte de vinagre por cuatro de agua. Agrega ¼ de taza de bicarbonato y el jugo de un limón. Remoja mínimo 20 minutos. 

Lava hierbas en manojos pequeños

Lava las hierbas como el apio, el perejil, la menta o el cilantro en pequeños manojos, y da vuelta a cada una hasta que todas las ramas queden limpias.

Desinfecta con extracto de toronja y bicarbonato

Mezcla 20 gotas de extracto de semillas de toronja con una cucharada de bicarbonato de sodio, una taza de vinagre blanco y una taza de agua. Diluye y vierte la mezcla en un rociador.